¿Por qué no hay un golpe de Estado en Venezuela?: 13 razones

por Isaias Rodríguez, embajador de Venuezuela en Chile.

Luego de la disolución de la Asamblea Nacional de Venezuela por parte del Tribunal Supremo de ese país, han surgido acusaciones de auto-golpe de Estado en contra del gobierno de Nicolás Maduro. En ese marco, el embajador de ese país en Chile, Isaias Rodríguez, ha difundido un texto en donde en 13 puntos expone por qué -desde su punto de vista- lo ocurrido en Venezuela no puede ser considerado un golpe de Estado. (Nota de El Mostrador).

1. Venezuela no tiene un sistema parlamentario como los europeos.
2. Tiene cinco poderes en lugar de tres (ejecutivo, legislativo, judicial, ciudadano y electoral).
3. Contrariamente a lo que ocurre en los regímenes parlamentarios el parlamento no tiene en Venezuela la misma significación que en los sistemas europeos.
4. Se rige por una Constitución que le establece las funciones así como a los demás poderes públicos.
5. El órgano contralor y máximo intérprete de la Constitución es la Sala Constitucional del Tribunal Supremo.
6. Es de este órgano de donde han emanado las sentencias controversiales.
7. Las sentencias han sido emitidas a solicitud de recurso de interpretación sobre los acontecimientos institucionales que vive el país a partir del momento en el cual la oposición pasó a ser mayoría en el parlamento venezolano.
8. El parlamento se ha extralimitado en sus funciones, ha desviado el poder y la autoridad que como institución tiene, ha usurpado en algunos casos las funciones del poder ejecutivo y desacata las medidas judiciales tomadas con competencia constitucional para ello por el Tribunal Supremo de justicia.
9. Desde el mes de enero de 2017 se ha declarado en rebeldía absoluta.
10. Las sentencias pretenden ordenar jurídica e institucionalmente el estado frente a un poder que desobedece al Tribunal Supremo y crea conflictos con los otros poderes.
11. En la última sentencia la Sala Constitucional ha establecido, que temporalmente hasta cuando el Poder Legislativo vuelva a la normalidad, algunas de las funciones de ese poder, necesarias para el funcionamiento del estado, serán asumidas por el Tribunal Supremo.
12. Las funciones parlamentarias se incumplen por omisión o por actos no ajustados a derecho. La sentencia pretende asumir las funciones que por omisión impidan el funcionamiento del estado (ejemplo aprobar inversiones petroleras con compañías privadas para lo cual es necesario un protocolo que debe ser aprobado conjuntamente por el poder ejecutivo y el legislativo).
13. La constitución está intacta, el parlamento no ha sido disuelto, hay total respeto a los derechos humanos, existe plena libertad de expresión dentro del país, la participación política es plural dentro del país, los partidos existen y hay libre acceso a la justicia. Estos hechos demuestran que no hay golpe de estado en Venezuela
Embajador Isaias Rodríguez.
Fuente: http://www.elciudadano.cl/2017/03/31/371542/por-que-no-hay-un-golpe-de-estado-en-venezuela-13-razones/

——————————————————————————————————-

Comentarios sobre la decisión del TSJ respecto al intento de golpe de la Asamblea Nacional.

por Rómulo Pardo /Chile, Mal Publicados.

Hay una gran hipocresía política y comunicacional con respecto a la decisión del Tribunal Supremo de Justicia. El 9 de enero de 2017, la Asamblea Nacional tomó una decisión en la cual desconocía al Presidente de la República. Esa decisión, que fue votada por todos los diputados de oposición, excepto la honrosa excepción de los tres diputados del partido de Henry Falcón, planteaba que el Presidente había abandonado su cargo (cuando era un hecho público y comunicacional que eso era falso) y que por tanto había cesado en sus funciones y se producía la falta absoluta del Presidente de la República. Además, convocaba a elecciones presidenciales en el plazo de un mes.

En ese momento, no vimos a ninguno de los países de la OEA ni al taimado Almagro convocar a sus embajadores a consulta porque se había dado un golpe de estado en Venezuela. Tampoco vimos a los opinadores de oficio, en los medios de comunicación social venezolanos o extranjeros, y en las cancillerías tomadas por el iracundo neoliberalismo, armando un escándalo porque se estaba dando un golpe de estado en contra del presidente de la República.

Ahora, el Tribunal Supremo de Justicia ha interpretado un artículo de la Ley de Hidrocarburos que establece que los convenios internacionales y asociaciones extranjeras deben ser aprobados por la Asamblea Nacional, la cual se encuentra en desacato, y en consecuencia, para no paralizar financieramente al país, el Tribunal Supremo de Justicia decide que asumirá las competencias de la Asamblea en las que se omitan sus obligaciones, para poder aprobar esos contratos o esas asociaciones, y que la República pueda contraer los compromisos que sean requeridos, en especial en este momento donde la situación financiera venezolana es particularmente difícil.

La República no puede detenerse, porque la Asamblea se encuentre en una situación irregular. Es esta la principal razón por la cual el Tribunal Supremo de Justicia asume esa decisión. El T.S.J. no ha dicho que se disuelve la Asamblea, ni mucho menos ha convocado elecciones de nuevos diputados o diputadas. Sin embargo, la alharaca en los medios de comunicación es que el Tribunal Supremo Justicia disolvió la asamblea. Eso no es verdad.

Lo que está haciendo es asumir las competencias, para que la República no se paralice, mientras dure la situación de desacato. Por cierto, desacato que sería muy fácil de eliminar, sólo que a los diputados de la oposición no les conviene hacer eso, porque se quedarían sin la banderita de la victimización, que les brinda la excusa para no trabajar, y para acusar a Maduro de todas sus incompetencias.

En las próximas dos semanas, la República tiene compromisos financieros a los cuales debe responder, y esto no se puede paralizar por la situación de desacato de la Asamblea Nacional. Creo que es muy inconveniente para la institucionalidad de nuestro país, que los poderes públicos se reconozcan entre sí.

Sin embargo, para hablar en justicia, es indispensable recordar que quien desconoció al Presidente de la República fue la Asamblea Nacional, y que esta es una situación que no generó el escándalo que estamos viendo en este momento, debido a que no se correspondía con los intereses de la derecha nacional y transnacional.

¿Cómo se entiende esto de que asumir temporalmente las competencias de aprobar contratos y asociaciones extranjeras es un golpe de estado, pero desconocer al Presidente de la República y llamar a elecciones no lo es? Simplemente pura hipocresía política y comunicacional, que es utilizada para manipular tanto en Venezuela como internacionalmente.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.