El mundo de Trump: Mujer especialista en torturas y con licencia para asesinar, dirigirá la CIA.

El Senado confirma el nombramiento de Gina Haspel, la ex agente encubierta. Será la primera mujer de la historia al frente a la agencia de inteligencia.

por Amanda Mars / El País.

El Senado de Estados Unidos confirmó este jueves el nombramiento de Gina Haspel como directora de la CIA  pese al torrente de críticas que ha recibido por su vinculación con las torturas infligidas a sospechosos de terrorismo tras el 11-S. Haspel, que trabajó más de tres décadas como agente encubierta, se convertirá así en la primera mujer en dirigir la agencia de inteligencia.

La audiencia de la semana pasada había resultado bronca, con miembros del público protestando y los legisladores demócratas poniéndola contra la espada y la pared por su pasado tenebroso como  supervisora de la primera cárcel secreta de la CIA, en Tailandia, en 2002, donde se llevaron a cabo interrogatorios brutales y torturas por ahogamiento (waterboarding), entre otras técnicas. Este jueves, sin embargo, superó con holgura la prueba del Senado, no solo porque los republicanos controlan 51 de los 100 escaños, sino porque además logró el respaldo de seis demócratas.

En total, su confirmación salió adelante con 54 votos a favor (incluidos esos seis demócratas) y 45 en contra (entre los que figuran dos republicanos). El senador John McCain, muy enfermo de cáncer, no votó.  El ex candidato presidenial fue prisionero de guerra en Vietnam y sufrió torturas. La semana pasada abogó por rechazar el nombramiento de Haspel a través de un mensaje de Twitter. La calificó de «patriota» por haberse dedicado durante tantos años al servicio del país, pero consideró «perturbador» su papel en las torturas y recalcó que su negativa a tachar de inmorales aquellos interrogatorios la «descalificaban».

En aquella audiencia Haspel fue muy cuestionada por los legisladores demócratas. La exagente recalcó que no había llevado a cabo nada ilegal y que, como directora de la CIA, no realizaría ninguna acción que considerase inmoral aunque se lo pidiese el mismísimo presidente. También señaló que, como había mostrado la experiencia, la CIA no debe dedicarse a interrogar. Sin embargo, rechazó calificar de inmorales los actos que supervisó en aquel entonces.

Esas explicaciones parece que convencieron al demócrata Mark Warner, quien la ha acabado respaldado y se ha mostrado convencido de que Haspel «es alguien que se pondrá de pie y confrontará al presidente si este le ordena hacer algo ilegal o inmoral, como volver a la tortura». Ante las críticas, dos días antes de la audiencia, Trump había salido en defensa de su nominada: “Mi muy respetada candidata a la dirección de la CIA, Gina Haspel, está siendo atacada por ser demasiado dura con los terroristas. Pensad en esto, en estos tiempos tan peligrosos tenemos a la persona más cualificada, una mujer, que los demócratas quieren que se vaya porque fue dura contra el terror. ¡Que gane Gina!”, escribió en su cuenta de Twitter.

El Comité de Inteligencia del Senado había allanado el camino este miércoles al resolver recomendarla con 10 votos a favor y cinco en contra. De no haber superado este primer trámite, su nominación podría haber seguido adelante en el Senado, pero hubiese resultado un signo de debilidad para la candidatura.

Fuente: https://elpais.com/internacional/2018/05/16/estados_unidos/1526479197_273151.html


La nominada para dirigir la CIA promete no torturar más

por Amanda Mars / El País.

Gina Haspel, una veterana agente de operaciones encubiertas, asegura al Senado que «nunca jamás» reactivaría los violentos interrogatorios usados tras el 11-S.

Gina Haspel, ayer [9 de mayo] durante la sesión de confirmación en el Comité de Inteligencia del Senado. FOTO: AP / VÍDEO: REUTERS.

Las mazmorras de 11-S volvieron este miércoles al Capitolio. Gina Haspel, brazo ejecutor de los trabajos sucios de la CIA en la lucha antiterrorista tras los atentados, defendió este miércoles en el Senado su nominación para dirigir la agencia de inteligencia ante las duras críticas de los legisladores demócratas y entre gritos de “torturadora” por parte de miembros del público. Haspel trató de aplacar la hostilidad asegurando que no reanudaría “nunca jamás” aquellos interrogatorios violentos, un programa que Barack Obama liquidó en 2009, ni siquiera si el presidente se lo pidiera.

La mayor parte del trabajo de la veterana Gina Haspel como agente de inteligencia es una nebulosa. El grueso de sus 33 años en la agencia se desarrolló en operaciones encubiertas que incluyen su siniestro papel en lo que la CIA bautizó tras el 11-S como “técnicas de interrogatorio mejoradas”, que buscaban causar pánico y dinamitar la moral de los sospechosos al filo de la Constitución. La tortura estrella era el waterboading, por la cual se tumbaba al arrestado sobre una tabla, bocarriba y con una toalla que le cubría la boca para entonces echarle agua desde 30 centímetros de altura durante 30 o 40 segundos. Se podía proceder innumerables veces, así que la asfixia era permanente. La CIA aconsejaba combinar esta tortura con la privación de sueño. También animaba a abofetear con la mano abierta (más por el susto y la humillación que por el daño) o tenerlos desnudos.

Las Administración de George W. Bush, en plena guerra contra el terror tras el 11-S, permitió estas prácticas brutales en las cárceles secretas de la CIA. Y la persona que supervisó la primera de ellas, en Tailandia, fue precisamente Haspel, la mujer que Donald Trump ha escogido para dirigir ahora la agencia de inteligencia. “¿Le parece esto coherente con los valores americanos?”, le preguntó el senador demócrata Mark Warner durante la sesión en el comité de Inteligencia. “El Congreso tuvo la necesidad de debatirlo entonces”, respondió la exagente, recalcando que nada de lo que llevó a cabo incumplió la legalidad. Se negó a responder si la torura si aquella tortura la parecía inmoral.

El demócrata incidió en ese punto, ya que muchos ven a Trump, quien defendió el waterboarding cuando candidato, capaz de recuperar las prácticas más oscuras. Pero la nominada salió bien parada en la respuesta al asegurar que, aunque el presidente se lo pidiera, no permitiría actividades en la CIA contrario a los valores de EE.UU. «No permitiría a la CIA llevar a cabo ninguna actividad inmoral, incluso si fuera técnicamente legal, no lo permitiría. La CIA debe emprender actividades coherentes con los valores estadounidenses», recalcó. “Bajo ninguna circunstancia”, insistió.

Hay dos capítulos especialmente siniestros en el historial de Haspel en Tailandia. Uno es la tortura a dos sospechosos de pertenecer a Al Qaeda llamados Abu Zubaida y Abd al-Rahim al-Nashiri, que probaron en propia piel ese manual de torturas de la CIA. Cuestionada por ello, la nominada dijo que no puede hablar las actividades clasificadas como confidenciales, que son la mayoría de aquel tiempo.

También le plantearon otro episodio brumoso, cuando en 2005 redactó la orden -que luego emitió su superior, José Rodríguez- para eliminar un total de 92 vídeos sobre los interrogatorios a un mismo detenido. Este miércoles, ante el Senado, aseguró que los eliminó para garantizar la seguridad de los agentes que aparecían en ellos y aseguró que ella no figuraba allí. Su confirmación en el Senado será ajustada en el mejor de los casos, ya que los republicanos solo cuentan con 51 de los 100 votos.

Obtuvimos información valiosa”
“No creo que la tortura funcione”, dijo Haspel, de 61 años, durante la audiencia de ayer. Señaló que la CIA no debe dedicarse a los interrogatorios, pero recalcó que había sacado jugo a ellos. “Obtuvimos información valiosa de los interrogatorios a los detenidos por Al Qaeda”, señaló, y añadió: “No creo que se pueda saber si las técnicas de interrogación desempeñaron un papel en ello”. La nominada defendió sus galones como azote de los enemigos de EE UU: “Después del 11-S no me senté detrás de un escritorio, di un paso al frente. Estuve en el frente de batalla en la Guerra Fría, estuve en el frente de batalla en la lucha contra Al Qaeda”.

Fuente: https://elpais.com/internacional/2018/05/09/estados_unidos/1525891692_149551.html

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.