Chile memoria: «Guerrilleros de la Nueva Aurora», una novela basada en los sucesos de Neltume.

Aminie Calderón Tapia, ex militante del MIR y autora del libro, en la sala de lectura de la Ex Cárcel de Valparaíso.

Por Guillermo Correa Camiroaga / resumen.cl

El ejercicio de rescatar la memoria, aquella negada por la historia oficial, a partir de los propios protagonistas, puede realizarse mediante distintos recursos documentales, sean escritos o audiovisuales, pero también se puede hacer a través de una historia novelada, una ficción basada en hechos reales. Y este es precisamente el caso de esta novela.

El hermoso y poético título elegido por la autora, “Guerrilleros de la Nueva Aurora”, no sólo da cuenta de la sensibilidad y el cariño con el cual ella aborda este relato, partiendo del conocimiento testimonial que tiene de los distintos compañeros protagonistas de esta historia, sino que, además, engloba el objetivo que se perseguía. Es decir, la brutalidad oscura de la dictadura sólo se transformaría en una aurora luminosa de libertad y justicia a través del derrocamiento de la misma, utilizando todas las formas de lucha, siendo la guerrillera un eslabón fundamental.

Con una concurrida asistencia, cercana a las cien personas, se realizó el viernes 25 de mayo el lanzamiento del libro “Guerrilleros de la Nueva Aurora”, escrito por Aminie Calderón Tapia, en la sala de lectura de la Ex Cárcel de Valparaíso. Esta actividad estuvo apoyada por el Parque Cultural de Valparaíso y la Unidad de Memoria y Derechos Humanos del Ministerio de la Cultura.

Erick Fuentes, integrante del Parque Cultural, fue el moderador de esta actividad que contó con la participación de Marcelo Beltrand Opazo, encargado de la edición y diagramación del libro, Marisa López Aceituno, compañera de colegio y de militancia de la escritora, y Aminie Calderón Tapia, la autora del libro.

Al introducir el acto, Erick manifestó que “esta obra se encuentra basada en los hechos acaecidos en la cordillera de Neltume, en los años 80-81, donde un grupo de jóvenes pierden sus vidas al ser exterminados por el Ejército de Chile, jóvenes que hoy recordamos en este lanzamiento, y que son parte de una generación que no dudó en optar por una vida revolucionaria para ir a apoyar los senderos a través de los campos y conseguir la libertad para nuestro país. Como señala la frase instalada en todas las Placas de Memoria del Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume:”De su ejemplo rebelde brotan montañas de nuevas esperanzas”.

En primer lugar intervino Marcelo Bertrand, que inició su participación leyendo el poema “El gran simulacro” de Mario Benedetti, cuyo tema dice relación con que “el olvido está lleno de memoria”, para posteriormente manifestar:

“Leo este poema de Mario Benedetti y no puedo dejar de pensar en todos aquellos que ya no están, que a fuerza de olvido vuelven a ratos como imágenes, como fotografías, como nombres falsos, como amigos, como compañeros. Leo y pienso y vuelvo a esas imágenes de dictadura. Rememoro remembranzas de días pasados que con los fantasmas dan sentido a este gran simulacro. Leo este poema y no puedo dejar de pensar en Guerrilleros de la Nueva Aurora, como  ahora con fantasmas reales de ese gran simulacro. Leo a Benedetti y llegan los personajes del libro de Aminie Calderón. Las figuras de los jóvenes combatientes de Neltume y Nahuelbuta, los Guerrilleros de la Nueva Aurora. Los veo caminando en la montaña, soñando en Chile diferente, convencidos de que ese era el lugar en que tenían que estar, el lugar que habían elegido. “Guerrilleros de la Nueva Aurora” es la primera novela de Aminie Calderón, novela que nos cuenta la travesía que un grupo de jóvenes hace a fuerza de utopía para convertirse en hombres, en guerrilleros. El viaje y todos los sucesos de este grupo son contados en forma ágil por Aminie, situando al lector en otra época, en otro Chile, en ese Chile donde la utopía aun era utopía. Guerrillero de la Nueva Aurora es una novela que nos acerca y nos trae la memoria a esta época cargada de olvidos.”

Un diaporama proyectado como telón de fondo con los rostros y nombres de los compañeros del Destacamento Guerrillero Toqui Lautaro de Neltume, complementaba en forma visual la memoria rescatada del olvido.

Luego fue el turno de Marisa López, quien hizo una semblanza de Aminie Calderón Tapia:

“Conocí a Aminie en marzo de 1973 como estudiante del Liceo N°1 de Niñas de Valparaíso, empezamos a compartir durante los recreos en el patio de nuestro querido colegio. Aminie cursaba un curso superior; se destacaba físicamente por su estatura y su largo cabello ondulado que casi tocaba su cintura. Fue Delegada de su curso ante el Centro de Alumnas; vivíamos tiempos de inclusión y democratización por lo que la vida liceana era muy intensa, marcada por nuestros sueños y utopías. En nuestras aulas se impulsó la discusión sobre el Proyecto Educacional del Gobierno del Presidente Salvador Allende, me refiero a la Escuela Nacional Unificada-ENU. Aminie, al igual que muchas liceanas tuvo una destacada participación en este proceso. Fue en este contexto que comenzamos un largo recorrido, caracterizado por la participación en el trabajo del Centro de Alumnas, el compromiso con el Proyecto Educacional del Gobierno de la Unidad Popular, el compromiso con el trabajo voluntario y la militancia.

Con el Golpe de Estado de 1973 su vida tuvo un vuelco de ciento ochenta grados, primero por la detención y desaparición de su hermano Mario Calderón Tapia, Periodista y Dirigente del MIR, ocurrida el año 1974. Ese mismo año ocurre su primera detención cuando fue entregada por la Directora del Liceo, Leonor Illesca, a manos del Servicio de Inteligencia Naval (SIN). En el año 1975 fue detenida por segunda vez y llevada nuevamente al Cuartel Silva Palma. Desde allí, durante su período de reclusión, fue trasladada a Villa Grimaldi y finalmente al Campo de Concentración de Tres Álamos desde donde, el año 1976, fue declarada un “peligro para la seguridad nacional” y expulsada del país, comenzando su exilio con tan solo 19 años de edad. Cabe señalar que mientras partía al exilio era procesada bajo Consejo de Guerra. Nos volvimos a encontrar hace algunos años, cuando junto a un grupo de ex liceanas, entregamos nuestros testimonios a Aminie en su calidad de coatura y compiladora del libro “Éramos liceanas en septiembre del 73”, obra editada el 2011 y que el 2012 fue galardoneada con el premio literario Escrituras de la Memoria, premio entregado, paradojalmente, por el entonces Ministro de la Cultura Luciano Cruz Coke [durante el primer gobierno de Piñera, N. del E.], en ceremonia efectuada en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos . El Editor de este libro se encuentra aquí presente con nosotros, me refiero a Marcelo Bertrand Opazo, a quién a nombre de las ex liceanas del 73, rindo un merecido homenaje y reconocimiento por su trabajo y compromiso con la obra. Hoy Aminie nos sorprende con el lanzamiento de su segundo libro en formato historia novelada, entregándonos de esta manera, un nuevo aporte a la construcción de la Memoria. Estoy segura, que la escritora sentada a mi lado nos seguirá sorprendiendo con la edición de nuevos trabajos literarios, los que sin duda, serán de un mayor aporte a la construcción de nuestra Memoria Histórica”.

Al terminar las palabras de Marisa, otra compañera y ex liceana del 73, María Teresa Aguilera, hizo entrega de un ramo de flores a Aminie, con un abrazo cargado de cariño y emoción.

Después de este pequeño homenaje, Aminie Calderón Tapia, la autora del libro, hizo uso de la palabra para expresar:

“Antes que todo quiero agradecer a Nélida Pozo, Directora Ejecutiva del Parque Cultural Ex Cárcel de Valparaíso, a Erick Fuentes, encargado de gestión patrimonial del parque cultural por su linda acogida. A Marcelo Bertrand que me ha acompañado en este trabajo. A mis amigas y amigos que me apoyan en esta presentación. A todos los aquí presentes, compañeras y compañeros. Este trabajo más que una novela u obra, es mi deber de memoria para rendir un homenaje a este grupo de jóvenes hombres que comprometieron sus vidas llevados por el sueño de querer construir un mundo nuevo. En ese entones había que oponerse a la dictadura cívico-militar. Nuestros compañeros no dudaron en renunciar a la individualidad, cambiar radicalmente su vida y optar por una vida en condiciones a veces infrahumanas en el intento de derrocar a la sangrienta dictadura. Ellos fueron conscientes política e ideológicamente de la necesidad de optar por esta forma de lucha. La generosidad de su gesto no debe quedar en el olvido por la simple razón que así como tristemente muchos en este país conocieron en su carne la bajeza de la condición humana en los años de dictadura, las nuevas generaciones no solo deben tener conocimiento de lo acontecido, sino que también enterarse de que hubo quienes enaltecieron al hombre y a la mujer.

La forma novelada me ofreció la libertad y el espacio para desarrollar diálogos en torno a la verosimilitud de situaciones realmente vividas, describir lo más fielmente posible las características y las personalidades de algunos de ellos atesoradas en la memoria de quienes los conocieron. Las anécdotas ocurrieron, que reflejo a través de los diálogos reconstruidos con palabras que me son necesarias para mostrar la esencia de los momentos vividos. El personaje de la joven militante encarna a la joven mujer de la época con su compromiso. Cierto, la palabra “Guerrillero” se compara muy rápidamente a las armas, al combate, a la muerte, tal vez porque su raíz es guerra, y prefieren no recordarla hoy. Sin embargo, se ignora que ha sido una forma de resistencia de los pueblos para su liberación desde el colonialismo, y más recientemente como fue el rol de los maquis durante la segunda guerra mundial en Francia. Deseo mostrar la calidad humana de estos camaradas, que conformaban el Destacamento Guerrillero Toqui Lautaro. Rescatar su recuerdo desde el ángulo obtuso de la historia en el que los olvidadizos pretenden encerrar. La novela me entrega el camino para dar a conocer lo ocurrido que sólo quedó en el imaginario de los que participaron en este osado proyecto, y que se trasmite de forma oral. El dolor y el sufrimiento de la derrota. La metáfora que me permite llevar al lector a conectarse con las emociones de sus personajes. La memoria histórica admite diferentes formas de recuerdo y de trasmisión, y está hecha de pequeñas y grandes historias. La protagonizada por estos jóvenes se sitúa entre muchas que relatan la de otros que perdieron también sus vidas por resistir al régimen de facto. Todas ellas nos muestran su grandeza por muy pequeña que sea considerada. La de los muchachos de Neltume vale la pena de ser contada porque es humana”.

Mientras Aminie pronunciaba estas palabras, los rostros de los compañeros de Neltume se intercambiaban en la pantalla de fondo, estando ellos de esta manera presentes en este homenaje que se les brindaba.

Luego de las intervenciones de las panelistas se ofreció la palabra a la concurrencia, y me parece pertinente destacar algunos testimonios.

El primero de ellos fue entregado por Alejandra Rodríguez, hija de Alan Rodríguez Pacheco, el compañero “Raúl” del Destacamento Guerrillero, quién salva con vida gracias a la generosa actitud de “Paine” (Miguel Cabrera, el Jefe del destacamento) que entrega su vida enfrentándose con la pistola que portaba a los Carabineros que los interceptan con sus ametralladoras en Choshuenco la noche del 15 de octubre de 1981, permitiendo que “Raúl” y “Mario” logren escapar ilesos hacia la montaña. Los compañeros continúan la lucha en contra de la dictadura y “Raúl”, Alan Rodríguez, es asesinado en Maipú, Santiago, el 3 de enero de 1985.

Alejandra nos expresó:

“Yo me llamo Alejandra Rodríguez, soy hija de Alan Rodríguez, uno de los integrantes del Destacamento Guerrillero. Me enteré hace un par de días solamente de esta presentación, así que con mi Mamá tomamos un bus desde Santiago y nos vinimos altiro.

No he leído el libro, ahora lo acabo de comprar, pero todo lo que he escuchado y viendo las fotos de presentación de lo que es el Campamento; la misma portada del libro que es el Coigüe que era el punto de referencia para ese lugar, abre toda una serie de sentimientos que todos tenemos de distintas formas. A mi Papá lo asesinaron tres meses antes de que yo naciera. Él alcanzó a escapar cuando encontraron el Campamento. Él pudo volver a Santiago, clandestino por supuesto y siguió luchando y fue asesinado en enero del 85. Quiero agradecer por rescatar esta historia, por mantener viva la memoria. Lo mataron a él, como a muchos otros compañeros, pero no los pudieron matar a todos. Ahí están los otros compañeros, estamos los hijos, los nietos que van a hacer que esto siga vivo y que se mantenga. También considero que es súper importante que cosas como estas sigan ocurriendo para que quede en la historia, porque es la historia de Chile, es la historia de todos nosotros. Gracias por hacer esto.”

Aminie, visiblemente emocionada, agradeció la presencia y el testimonio entregado por Alejandra, manifestándole que el hecho de que ella estuviera acá significaba que también estaban con nosotros los muchachos de Neltume.

Otro de los testimonios es el entregado por Ricardo Födden, ex dirigente del MIR, quién refiriéndose a “Jorge”, Pedro Yañez Palacios, nos cuenta:

“Jorge Yáñez, que está en el centro de la foto ahí, me lo encontré yo en Constitución, el año 71, cuando se estaba construyendo la celulosa. Era uno de los agitadores del MIR que estaban haciendo propaganda para convencer a los obreros de que tenían que asumir el futuro en sus manos y lo hizo bien. En Concepción, en julio del 72 se hizo la primera Asamblea Popular. Pocos meses después Constitución fue tomada por los obreros de la Celulosa y hubo durante 15 días una Asamblea de Trabajadores que comandó la ciudad y le exigió a Allende que sacara a la Gobernadora, que era una persona que no apoyaba la lucha de los trabajadores. Constitución estuvo dos semanas bajo control obrero, con ley seca, dirigido por el gobierno. Es una experiencia que hay que levantar, estudiar y también hacerle un homenaje a uno de sus impulsores, Jorge, que después se fue a la guerrilla de Neltume.”

Por último quiero recoger en esta crónica el testimonio entregado por Omar, compañero de militancia de los combatientes de Neltume, quien nos relató:

“Quiero compartir con ustedes y dar testimonio personal sobre Eugenio Monsalve, el compañero “Camilo”. Con Eugenio, como otras tantas compañeras que están hoy día acá, habíamos sido expulsados del país, condenados a extrañamiento. Eugenio llegó a Winnipeg en Canadá cuando yo ya estaba allá. Eugenio, junto a otro pequeño grupo de compañeros fueron los primeros en asumir la Política del Retorno, a pesar de que hacía muy poco tiempo que venían saliendo de la cárcel. Militamos juntos en Canadá y él asume, con otros compañeros, la tarea de ir a instrucción militar en Cuba. Me correspondió llevar a Eugenio a devolver una bicicleta que él estaba pagando a plazo. Pudo perfectamente no haberla devuelto, pero decidió entregarla. Cuento esto porque quiero hacer ver que ese era el tipo de compañeros que asumieron estas tareas. Además eran compañeros obreros que rompían el estereotipo de la militancia del MIR que se decía eran solamente estudiantes universitarios. Ellos, incluyendo a Monsalve, habían sido obreros precisamente en el aserradero de Neltume, en el Complejo Forestal. Además eran compañeros que ya habían pasado por las cárceles y la tortura, compañeros que sabían perfectamente que se les iba la vida en esto. Quiero rendir un homenaje a todos los compañeros de Neltume y especialmente a ”Camilo”, un compañero humilde, trabajador, revolucionario y muy honesto”.

Pareciera ser que desde el corazón del bosque nativo, en las profundidades de la cordillera de Neltume, las historias de lucha y dignidad de un grupo de compañeros que no vacilaron en tomar la decisión de prepararse política y militarmente para enfrentar la sangrienta dictadura instaurada en Chile con el Golpe de Estado de 1973, seguirán germinando en múltiples y variados relatos, como este que nos propone Aminie Calderón Tapia en su novela “Guerrilleros de la Nueva Aurora”.

Fuente: https://resumen.cl/articulos/guerrilleros-de-la-nueva-aurora-una-novela-basada-en-los-sucesos-de-neltume

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.