Chile pequeño, pequeño…: la miseria del chovinismo y el racismo.

Yo también fui migrante.

por Manuel Cabieses.

Un millón ciento veinte mil inmigrantes se han convertido en una banderilla que escuece el racismo y chovinismo que padecen muchos chilenos por la brutal ignorancia en que los ha sumido el sistema. Aquellos que reaccionan ante la inmigración en una forma que nos avergüenza -al explotar su trabajo con salarios viles, esquilmarlos con el alquiler de viviendas miserables o humillarlos por el color de su piel-, ignoran que, en cambio, la migración chilena recibe un trato digno en los países donde viven, trabajan y educan a sus hijos.

Más de un millón de chilenos residen en diferentes países -sobre todo en Argentina-. Durante la tiranía (1973-89), ese número fue mucho mayor. Solamente en Venezuela encontraron refugio y solidaridad más de 80 mil. Decenas de otros miles fueron acogidos en Cuba, México, Colombia, Perú, Canadá, EE.UU. y Europa.

Son escasos los chilenos que sufrieron discriminación por su color -morenos porque somos morenos y mestizos-, aspecto físico -por lo general somos achaparrados y apequenados- o por la ignorancia del idioma local.

Dos veces en forma voluntaria y otras dos obligado, tuve que salir a ganarme la vida en otro país. La primera fue a Ecuador donde creía poder hacerme periodista. Un largo viaje por aire, tierra y mar a través de Perú y Bolivia que terminó con un fracaso en Quito. La segunda vez fue en 1958: varios periodistas de Izquierda quedamos cesantes a raíz de la derrota de Allende. Algunos fuimos a Venezuela -que se había sacudido de la dictadura de Pérez Jiménez-. Allí -en un país de inmigrantes españoles, portugueses, italianos, árabes y latinoamericanos- encontramos una segunda patria. La tercera vez, en 1975, me convertí en migrante contra mi voluntad. Fui expulsado de Chile con mi esposa y tres hijos. Cuba nos dio refugio -junto a centenares de familias chilenas, argentinas, uruguayas, brasileñas, bolivianas, centroamericanas, etc.-. La cuarta vez fue en los 80, pero ahora a las volandas. Con mi esposa, Flora, logramos salir de Chile con la CNI pisándonos los talones. Ambos éramos militantes del MIR en la clandestinidad. En Argentina encontramos asilo, solidaridad y amistades entrañables.

Gabriel García Márquez escribió en Cuando era feliz e indocumentado, sus experiencias de inmigrante en Venezuela. Más tarde pasó hambre en España pero en Venezuela encontró la misma amistad y hospitalidad que acogió a millones de colombianos en décadas pasadas. Incluso hoy más de 700 mil colombianos comparten con el pueblo venezolano los rigores de la crisis económica. Y varios millones de venezolanos son hijos o nietos de colombianos. La Oficina Internacional para las Migraciones (OIM) dice que casi un millón y medio de inmigrantes viven en Venezuela. No obstante, Argentina es el país latinoamericano que alberga más inmigrantes: dos millones, en su mayoría peruanos, bolivianos y chilenos.

El polo de atracción natural de la ola migratoria son los países ricos de Norteamérica y Europa. EE.UU. en un cuarto de siglo ha recibido casi a 47 millones que Trump quiere reducir mediante muros y deportaciones.

Varios países como México, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Honduras, Colombia, cuentan con las remesas de sus emigrantes para atender necesidades vitales de sus presupuestos.

El fenómeno migratorio -producto de un sistema que condena a la pobreza, la corrupción y la violencia a muchas naciones-, tiene su epicentro dramático en el mar Mediterráneo. Centenares de africanos -familias completas- intentan en sobrecargadas embarcaciones arribar a las costas de Europa en un empeño que a muchos adultos y niños les cuesta la vida.

En la frontera norte de Chile se vive un proceso parecido: una inmigración ilegal cruza a pie un desierto plagado de minas personales, o llega por mar y se interna en un país que no conoce, esperando encontrar una mano solidaria.

Es la desesperación de los que Frantz Fanon llamó “los condenados de la tierra”. Hombres, mujeres y niños que solo tienen un sueño: trabajo, salario y vida digna. Los migrantes se caracterizan por una voluntad de acero que los lleva a cruzar continentes para dejar atrás una vida sin futuro y a enfrentar con ánimo resuelto el desafío en aquellos lugares como Chile donde todavía imperan el egoísmo y la intolerancia con el otro.

15 de Junio, 2018.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.