Chile anarcocapitalista (*): La Fundación para el Progreso y el gobierno de Piñera.

En al foto: Gerardo Varela y Mauricio Rojas, ambos ex ministros recién despedidos por Piñera, al lado de Nicolás Ibañez 8en el centro), uno de los mecenas de narcocapitalismo chileno.

Los «socios» del Gobierno que más problemas han traído a Piñera.

por /El Mostrador.

La salida de Gerardo Varela y Mauricio Rojas del gabinete fue un duro golpe para la fundación del polémico empresario Nicolás Ibáñez. Quienes están bajo el alero de la FPP se caracterizan por su perfil “polemicista», sobre el cual han creado un piso político que choca con el estilo “más sobrio» y de consensos que intenta impulsar el Primer Mandatario. Esto ha llevado a que, al interior de los círculos de la derecha, la fundación sea vista como un símbolo de la insostenibilidad en los cargos gubernamentales, porque ese estilo puede ser aplicable en EE.UU., pero no rinde frutos en Chile. Los ex ministros de Educación y Cultura ahora lo saben.

Es sabido que la derecha tiene distintas almas, que no es un bloque compacto detrás de una sola idea, visión, o del liderazgo del Presidente Sebastián Piñera. Y si bien todas y cada una ha hecho ruido a La Moneda en estos meses por distintas razones, una de esas, en particular, le ha causado los dolores de cabeza más complejos a la administración piñerista: la liberal clásica o «polemicista”, como algunos la señalan, vinculada a la Fundación para el Progreso (FPP). Hasta hace unos días, tenían dos exponentes en el Gobierno, los ex ministros Gerardo Varela y Mauricio Rojas, y mantienen a uno, el canciller Roberto Ampuero.

Varela, la controvertida ex cabeza del Mineduc, fue el primer ministro en dejar el gabinete de Piñera, porque nunca se acomodó al traje de secretario de Estado, su pasado como columnista polémico le pasó la cuenta, lo que fue el caldo de cultivo de sus errores y salidas de libreto que incidieron directamente en la caída del Gobierno en las encuestas. Rojas, en tanto, tuvo un rol no menor en el cerrado círculo del segundo piso de La Moneda como ghostwriter del Jefe de Estado, pero eso no lo salvó de que su pasó por el Ministerio de la Cultura no fuera más que una «visita» de fin de semana, ya que a los cuatro días de ser nombrado tuvo que dejar el cargo, ante la polémica desatada por sus opiniones sobre el Museo de la Memoria, en las que calificó de “montaje” dicho recinto.

Ampuero, en tanto, ha sido cuestionado desde el seno del propio Gobierno y la derecha por ser considerado un canciller ausente, sin mucho liderazgo en las lides internacionales y con un excesivo monitoreo desde La Moneda para reforzarlo. Sus conflictos con el subsecretario Alfonso Silva fueron la base de la decisión para que este dejara el ministerio y partiera rumbo a Estados Unidos como embajador, en circunstancias que era visto como pieza clave en la Cancillería por su manejo y conocimiento en el área.

Los tres tienen algo en común. Son miembros del mismo círculo intelectual de la derecha, los autodenominados “liberales clásicos”, convocados al alero de la Fundación para el Progreso (FPP), fundada y financiada por el controvertido empresario Nicolás Ibáñez y conocida como uno de los centros de pensamiento y formación de cuadros de dicho sector con mayor posicionamiento mediático.

En sus cinco años de historia, la FPP ha cultivado un perfil disidente, duro y crítico de la labor de la centroizquierda en el país, pero también de cierta derecha. De la mano de un discurso que busca disputar la batalla de las ideas y las subjetividades, cuentan con una serie de figuras del área académica, cultural y liderazgos nuevos como el académico Axel Kaiser, ligado al pensamiento libertariano, marcado por el individualismo y la reducción de la labor del Estado.

También ha contado con la colaboración activa de Rojas y del canciller Ampuero, ambos seniors fellows de la fundación, aunque es sabido que es Varela uno de los columnistas favoritos de Ibáñez.

Desde La Moneda reconocen que el arribo de estas tres figuras al Gobierno responde a una decisión personal del Presidente Piñera, por su amistad con Rojas y la cercanía que tenía con Varela y Ampuero, vínculos que datan de mucho antes de la última campaña e, incluso, de la creación de la fundación de Ibáñez.

Pero no son los únicos lazos de la FPP con el gabinete, pues tienen nexos y cercanías políticas e intelectuales con el ministro de Economía, José Ramón Valente, y la titular del Ministerio de Energía, Susana Jiménez. Desde el oficialismo reconocen que estos ministros comparten la visión crítica de dicha fundación con políticas como la gratuidad y los cambios de connotación “más social” que ha tratado de impulsar el Ejecutivo.

La FPP mantendrían distancia con el círculo más íntimo y de confianza del Primer Mandatario, como son los ministros del Interior, Andrés Chadwick, de la Segegob, Cecilia Pérez, y hasta con el titular de la Segpres, Gonzalo Blumel, a pesar de su clivaje liberal marcado por su militancia en Evópoli. También dentro del mundo político no verían con buenos ojos las ideas del senador RN Manuel José Ossandón, ni de los timoneles de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, y de Renovación Nacional, Mario Desbordes.

En el oficialismo reconocen que este sector, como fuerza en disputa, sufrió una fuerte derrota tras la salida Varela y Rojas del Gobierno, lo que consideran responsabilidad directa de los “malos referentes que han cultivado”, perfiles que a punta de polémica habrían ido construyendo un piso político que no tiene asidero en la política “más sobria» y de consensos que intentaría impulsar el propio Presidente Piñera. Esto ha llevado que, al interior de los círculos de la derecha, la Fundación para el Progreso sea vista como un símbolo de la insostenibilidad en los cargos gubernamentales, porque ese estilo «polemicista» puede ser aplicable en EE.UU., pero no rinde frutos en Chile.

Una derrota que en la propia derecha reconocen que no significa un golpe mortal para la Fundación para el Progreso, porque su fortaleza está en los cientos de jóvenes que tiene reclutados a lo largo del país.

La filantropía de Ibáñez

Nicolás Ibáñez es lejos uno de los empresarios más controvertidos del país. El ex propietario de Lider, hoy en manos de Walmart y dueño del family office Drake, siempre ha tenido una fuerte preocupación por la influencia en el mundo de la política. Además de criticar la falta de intelectuales en la derecha, también ha financiado campañas parlamentarias de la UDI y donó $4,6 millones para la segunda vuelta de Piñera.

El ingeniero de la Universidad Adolfo Ibáñez –de cual es dueño su abuelo– es un filántropo o, al menos, esa es la imagen que proyecta con su desempeño como miembro, financista y creador de diversas fundaciones e iniciativas sociales. Además de la FPP, ha sido financista de Fundación 180, ONG del ex presidente de la Fech, Luis Felipe San Martín, y creó “Oportunidad Mayor”, fundación enfocada en la tercera edad.

Tiene una fuerte conexión con Valparaíso, no solo comparte directorio en la FPP con varios empresarios de la ciudad puerto, sino que es accionista mayoritario de Fundación Valparaíso, propietaria de Santiago Wanderers y, por lo mismo, no ha escatimado en gastos para tapar el hoyo financiero que tiene el club deportivo. En Valparaíso también ha encontrado a uno de sus máximos contendores políticos, el alcalde del FA, Jorge Sharp, con quien tiene una disputa legal tras la decisión del jefe comunal de frenar el cuestionado proyecto inmobiliario Parque Pümpin, de inmobiliaria Puerto SpA, de la cual es propietario Ibáñez.

Aún así, Ibáñez no es del club central de elite empresarial. Más bien, es reconocido como un miembro “disidente” de Sanhattan, y muy pocas veces se le ha visto en los círculos reflexivos, como los desarrollados habitualmente en Casa Piedra, a pesar de su constante crítica a la falta de desarrollo intelectual en la derecha y su cercanía con las ideas libertarianas del sector.

Si bien se le reconoce un aporte al desarrollo del retail, que estaba en pañales antes de la aparición de Lider, al menos en materia supermercadista, tras la venta de la cadena optó por cambiar de perfil, pasando de empresario a buscar –de manera insistente– perfilarse como un filántropo, para lo cual ha invertido plata, pero también esfuerzos mediáticos que le permitan situarse como tal. Un camino diferente al de otros empresarios, que una vez que venden sus negocios se dedican a asesores o a directores de empresas, mientras que Ibáñez volcó todo su tiempo a la FPP y al andinismo, actividad por la que perdió dos dedos.

A pesar de su identificación con el mundo liberal de derecha, no ha escondido su cercanía con la dictadura. “A Pinochet le tengo una enorme gratitud”, declaró en 2004 en una entrevista en revista Capital y, a fines de los 90, puso una placa conmemorativa en el patio del edificio corporativo de D&S que rezaba: “Augusto Pinochet Ugarte, Patriota, Soldado y Estadista Visionario”.

El sobrino de Pedro Ibáñez, uno de los fundadores de Renovación Nacional, también es reservista de la Armada, hasta vistió el uniforme en medio de los saqueos a supermercados tras el terremoto y maremoto de febrero de 2010, lo que le costó diversas críticas. Además es un ferviente católico ligado a Los Legionarios de Cristo y al mundo Opus Dei.

Asimismo, Ibáñez es recordado por haber tenido un polémico divorcio con María Carolina Varela, donde hubo incluso acusaciones de violencia intrafamiliar. El empresario bloqueó la distribución de una edición del diario La Nación Domingo, donde se publicó un amplio reportaje sobre las agresiones físicas y sicológicas que le propinaba a su esposa, por lo que habría ordenado a sus empleados de la red de distribución del supermercado Lider que compraran todos los ejemplares que eran vendidos en los quioscos.

Las facetas de Ibáñez no se agotan. También es columnista y muy asiduo a dar entrevistas a la prensa. Sus cercanos reconocen que posee una pluma afilada y no tiene  pelos en la lengua, una característica que muy pocos pueden reconocen en los círculos empresariales y que aumenta las distancias entre él y los sectores más sobrios.

Su defensa a Mauricio Rojas no fue una sorpresa. El empresario recalcó en La Tercera y El Mercurio que la arremetida en contra del entonces ministro y su salida del Gobierno responden a “que la intolerancia dictatorial aún persiste en Chile” y que “refleja el típico doble estándar de los que (…) denuncian la situación chilena sin pronunciarse ni hacerse cargo del verdadero genocidio que el ideario marxista ha provocado en el mundo entero”.

En la medida de lo posible

La Fundación para el Progreso se define como “una empresa intelectual sin fines de lucro e independiente de partidos, gobiernos o corporaciones”, bajo una visión “filosófica, liberal y clásica” se enfrentan al “populismo revolucionario y los proyectos de corte más estatista y colectivista” en emergencia, según destaca Ibáñez en la última memoria de la entidad.

Entre sus principales labores están el “fomento del pensamiento crítico en jóvenes” y la “difusión y reflexión pública”. En estos cinco años de vida lograron expandirse a nivel regional, consolidando sedes en Santiago, Valparaíso y Concepción. Según su última memoria, cuentan con 50 benefactores, sus videos y charlas tienen más de 2,5 millones de reproducciones en YouTube y han realizado más de 240 cursos de formación. Además de 890 publicaciones en medios de comunicación, cercanos a la fundación recalcan que para este posicionamiento ha sido fundamental el eco que han tenido sus ideas en medios como El Líbero y en especial El Mercurio.

Nicolás Ibáñez no es el único empresario ligado a la FPP. En su directorio figuran Dag von Appen B., presidente de la naviera Ultranav y el gerente general de Quiñenco S.A., Francisco Pérez Mackenna, un histórico colaborador del Grupo Luksic. En Valparaíso destaca Beltrán Urenda, miembro de la familia ligada al sector ultraconservador de la UDI; Urenda es director de Empresas Navieras S.A. y socio del estudio jurídico Urenda y Cia Abogados. En el cargo de economista senior se encuentra Gonzalo Sanhueza, director ejecutivo de Econsult, fundada por el ministro Valente.

En el ámbito de la disputa intelectual, la fundación de Ibáñez representa un tipo de liberalismo dentro de varios que hoy se expresan en Chile. Se definen como liberales clásicos, y entre sus principios destacan “el valor de la persona humana, la libertad y responsabilidad individual”, recalcan que promueven “una sociedad civil empoderada y una economía libre, basada en la paz y el escepticismo frente al poder”.

Desde el mundo de los think thanks recalcan que la FPP tienen una raíz basada en la libertad económica, por sobre la defensa de libertades individuales como la eutanasia, el aborto libre, la despenalización de la marihuana, una línea distinta al mundo liberal impulsado por el diputado Vlado Mirosevic y el Partido Liberal, o el liberalismo que postula Evópoli y Ciudadanos, que está más ligado a la socialdemocracia.

Agregan que la FPP posee una doble visión liberal, ya que por una parte tienen a sus dirigencias mayores con un profundo nexo con la obra de la dictadura, mientras que, por otra, intentan propiciar la renovación de los cuadros académicos y políticos desapegados de esa parte de la historia de la derecha. Jóvenes que provienen principalmente de ex dirigencias estudiantiles que se forjaron como contraparte a la generación que dio origen al Frente Amplio, tras el movimiento estudiantil. Estas dos caras de la FPP se explicarían por su cercanía a un sistema “social y cultural en donde el conservadurismo moral es más fuerte”, señala el analista liberal Cristóbal Bellolio.

Los círculos en donde se desarrollan y forman históricamente sus miembros, son los mismos de élite que ha tenido históricamente la derecha chilena, lo que trae consigo esta dualidad de la máxima libertad económica y una visión conservadora de las libertades de connotación social, lo que marca una posición más cercana a una mera renovación de la derecha tradicional chilena, más que un acercamiento a las ideas libertarias de derecha.

Desde la fundación puntualizan que “se deben separar las cosas. La Fundación para el Progreso define sus lineamientos en base al ideario liberal que la inspira (…) de eso se alimentan las posturas que la fundación asume frente a diversos temas actuales. La FPP no define sus lineamientos en base a lo que plantean miembros específicos, no solo porque eso es contrario a lo que promueve como institución, sino porque somos una fundación que recibe diversos apoyos gracias a un permanente trabajo de fundraising”.

En el mundo académico de la derecha reconocen que la FPP se ha hecho cargo de un vacío formativo de cuadros políticos y académicos que se había abandonado en el sector. Según Bellolio, Kaiser ha logrado posicionarse como una figura entre los jóvenes de ideas liberales, lo que puede ser aplicable a la figura de Rojas y Ampuero al interior de la FPP, quienes figuran constantemente entre sus actividades, como foros, coloquios y círculos de pensamiento, recopilados en su página web.

Esta incidencia en los jóvenes y en la opinión pública es uno de los ejes fundamentales para el desarrollo de la influencia de la FPP, que mira más allá de los partidos que tiene hoy la derecha. Recalcan que son un espacio independiente del poder político partidario y que “no tenemos incidencia, ni vinculación en las decisiones del Gobierno, ni participamos de esas instancias”. Aún así, en su última memoria anual, sus directores destacaron los nombres de Rojas, Varela y Ampuero como una forma de reconocimiento al trabajo de la fundación y sus ideas.

Bellolio explica que el triunfo de la FPP al lograr incluir a tres de sus principales figuras en el Gobierno, significó una derrota para otro sector intelectual de la derecha, el socialcristianismo, que apunta a generar un Estado Solidario, benefactor y con ciertas bases sociales aseguradas, liderado por el académico y director del IES, Daniel Mansuy. Finalmente, hay dos sectores en tensión que disputan el objetivo ideológico del desarrollo del proyecto y modelo de desarrollo para la derecha, grupos intelectuales que hoy pelean por el recambio al interior de dicho sector.

“La señal política fue que Piñera compró la tesis a la FPP que la izquierda corrió el cerco y hay que salir a atacar, ganar el partido siendo ideológicamente agresivos, sin complejos a la hora de decir que somos de derecha”, agregó Bellolio. Pero, según el académico, la mala jugada del Presidente estaría centrada en soslayar un solo tema en el cual necesita mantener un consenso social “sin pasar al ataque”: la violación a los DDHH en la dictadura, donde el Mandatario borró con el codo su legado de los cómplices pasivos y el cierre del penal Cordillera durante su primer Gobierno, al incluir a figuras como Rojas y darle visibilidad a un flanco que parecía cerrado para la derecha.

Para el director de Fundación Nodo XXI, Francisco Arellano, la FPP  y José Antonio Kast «representan esa derecha moralmente conservadora y políticamente antidemocrática, que está desesperada intentando frenar la búsqueda por mayor autonomía y libertad individual que ha venido experimentando la sociedad chilena. Se trata de una apuesta política muy peligrosa para el frágil estado de nuestra democracia, pues busca conscientemente desquiciar la discusión pública e impedir que se expresen legítimamente las diferencias existentes al interior de nuestra sociedad”.

Arellano agrega que “se han convertido en el mayor escollo del Gobierno de Piñera, quien pareciera querer dar por cerrada la agenda valórica y los temas de DDHH, para centrarse en reformas de profundización neoliberal. A la vez, esta derecha se ha convertido en un inesperado balón de oxígeno para una Concertación que necesita del pinochetismo para seguir sosteniendo sus credenciales de izquierda, ante la crisis de proyecto que arrastra desde el primer Gobierno de Bachelet”.

 

Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2018/08/21/fundacion-para-el-progreso-los-socios-del-gobierno-que-mas-problemas-han-traido-a-pinera/

———————–

(*) Nota del Editor CT: Las ideas profesadas por los referentes de la Fundación para el Progreso, FPP, nos parece mas concordantes con la ideología «anarcocapitalista» que con «liberalismo clásico» como los califica la periodista de El Mostrador.  En efecto si consideramos que:

«El anarcocapitalismo (conocido también como anarquismo de libre mercado,​ anarquismo libertario,​ anarquismo de propiedad privada o anarcoliberalismo) es una filosofía política que promueve la anarquía entendida como la eliminación del Estado y la protección de la soberanía del individuo por medio de la propiedad privada y el mercado libre.​ En una sociedad anarcocapitalista, la policía, los tribunales y todos los otros servicios de seguridad se prestarían por parte de competidores de financiación privada en lugar de a través de impuestos, y el dinero sería proporcionado privadamente y competitivamente en un mercado abierto. Por lo tanto, las actividades personales y económicas, en el anarcocapitalismo serían reguladas por la ley de gestión privada, en lugar de a través de la ley de gestión política.»​ (fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Anarcocapitalismo).

es evidente que ésta es la versión extrema del liberalismo que pone el individuo y su propiedad por sobre la sociedad y entiende a ésta como la suma de aquellos. Esta idea en nada se relaciona con el liberalismo de los clásicos que comparten, entre diversos enfoques, un bien común producto de algún tipo de consenso o contrato y que se construye como imperativo por sobre los individuos: la comunidad o la sociedad política como un orden diferente de la pura suma de individuos guiados por el mero interés común.

El economista David Friedman, hijo del Nobel Milton y Rose Friedman, profesor de derecho de la Universidad de Santa Clara, EE.UU., es uno de los máximos exponentes del anarco-capitalismo y uno de sus teóricos más heterodoxos pues justifica su posición anarco-liberal más desde el pragmatismo que desde la filosofía utilitarista. Un emulo menor en la fauna nacional es el saltimbanqui Axel Kaiser, precisamente funcionario pagado por Nicolás Ibañez en la FPP.

 

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.