Chile del mal: los entresijos perversos de la iglesia.

El satánico cura Raúl Hasbún.

por Alejandra Carmona López/ El Mostrador.

El sacerdote ha estado tras las investigaciones canónicas como abogado de las causas que mantienen en vilo a la Iglesia católica. De carácter controvertido, fue la cara de la Iglesia para la dictadura y también secretario personal de Raul Silva Henríquez. Ahora, pesan sobre él las críticas de los denunciantes que dicen que no solo dilata causas, sino que también muchas veces ni siquiera los llama para testimoniar cuando es designado investigador.

El viernes 28 de septiembre, Javier Molina Huerta recibió un llamado telefónico que reafirmó lo que venía diciendo hace años: el Arzobispado de Santiago le informó que su denuncia contra el sacerdote Jorge Laplagne había sido calificada como verosímil y remitió esos antecedentes al Vaticano.

Ese fue un instante esperanzador para Molina, quien había enfrentado un frustrado periplo por la fe desde que, el año 2010, se atrevió a denunciar por primera vez a Laplagne. En enero de 2002, antes que cumpliera 13 años, había conocido al religioso diocesano después de asistir –como un entusiasta niño creyente– a la Escuela de la Fe que realizaba el colegio Carolina Llona en Maipú y, como el vínculo se convirtió en lazo, se transformó en acólito del sacerdote en la parroquia Santa María de la Esperanza.

Sin embargo, no fue sino hasta 2010 que Javier se atrevió a hacer la primera denuncia, que terminó con un factor común a otras acusaciones que ha recibido la Iglesia católica en los últimos años: la investigación cayó en las manos del sacerdote Raúl Hasbún, como promotor de justicia, quien incluso le preguntó a Molina si le había gustado cuando Laplagne metió los dedos “en su ano”, como recordó en una entrevista con el semanario The Clinic.

En ese entonces, la investigación no prosperó, pero Javier Molina asegura que el rol de Hasbún resultó clave para que no siguiera su curso. Por eso, cuando, hace una semana, el Arzobispado –en una segunda investigación de la misma causa que él volvió a presentar después de la visita de Charles Scicluna y Jordi Bertomeu– esta vez sí reconoció que lo que vivió era creíble, los cuestionamientos recayeron sobre Hasbún por haber desacreditado el caso.

El investigador

Hace un par de meses y en medio de la indagación por el caso Maristas, llegó un nuevo testimonio en contra del sacerdote Cristián Precht que –como fuentes de la investigación señalaron a El Mostrador– fue parte de la información final que se envió a Roma. A pesar de eso, una persona ligada a la investigación afirmó que “Hasbún quería dejar fuera ese testimonio de abuso, porque alegaba que no correspondía a un caso de los Maristas”.

En el caso anterior, Hasbún hacía su trabajo como abogado de Precht. Sin embargo, al frente de investigaciones canónicas ha sido “un personaje nefasto para llegar a la verdad”, comenta un denunciante.

A pesar de su trayectoria como figura icónica de la dictadura, el cura Hasbún es parte del círculo de confianza del mítico cardenal Raúl Silva Henríquez, junto a Cristián Precht y Miguel Ortega, con quienes fue compañero en el seminario, aunque estrecharon lazos cuando el férreo defensor del general Augusto Pinochet cumplió funciones como secretario personal del fundador de la Vicaría de la Solidaridad.

Para el denunciante de Laplagne, el cura Hasbún fue un personaje “siniestro para encubrir los abusos que habían ocurrido, porque, si llega una persona y me menciona que ha sido abusado por otra persona, lo primero que se tiene que hacer, sobre todo si le están pidiendo que investigue, es investigar, pero él hizo como que investigó”. Molina cree que “él tomó partido por una de las partes, o sea, era una investigación sobre Laplagne y ni siquiera le tomó testimonio a él, eso es una aberración de principio a fin y grafica el principio maquiavélico de su actuar, porque no estamos hablando de una acusación de robo, sino de un abuso sexual, algo macabro, que me destruyó la adolescencia. Yo solo tenía recuerdos tortuosos y, cuando le pedí ayuda a él, no encontré nada”.

La primera vez que supo que Hasbún investigaría su caso, Molina recibió una llamada del ex canciller del Arzobispado, Óscar Muñoz –actualmente también investigado por abusos sexuales–, dándole la noticia. Es decir, el Arzobispado ha definido en más de una oportunidad que sea el sacerdote ícono de la dictadura quien lleve las riendas de casos cuyos destinos no siempre han sido la Doctrina para la Congregación de la Fe.

Palabra muerta

Hasbún también investigó el caso del sacerdote Diego Ossa. En sus manos estuvo ser promotor de la fe de uno de los favoritos de Karadima y, sin embargo, la indagación no prosperó, convirtiéndose en un nuevo portazo para otro católico abusado, Óscar Osbén, un feligrés que denunció –desde el año 2003– los abusos sexuales a los que fue sometido.

También Ósben tuvo que acudir a Scicluna y Bertomeu cuando vinieron a Chile para que alguien lo tomara en cuenta. De hecho, debido al peso de ese testimonio finalmente el Arzobispado de Santiago debió considerar ese relato –y otros dos más registrados en 2005– para investigar nuevamente. Esta vez, a fondo.

Osbén recuerda ese episodio: “Raúl fue el promotor de la fe y no hizo nada. Ni siquiera se entrevistó conmigo, desestimó mi denuncia, se le aplicó una pena menor a Diego Ossa, que fueron dos años de suspensión, pero yo a Raúl Hasbún nunca lo vi. Ni siquiera lo conozco”.

Pero hay una causa que es especialmente reprochada entre miembros de la Iglesia por el papel que jugó Hasbún: cuando fue abogado canónico del sacerdote y miembro de los Legionarios de Cristo, John O’Reilly, condenado en 2014 por abuso sexual reiterado contra una menor de edad, y retrasó lo que más pudo la causa, ya que –como varias fuentes conocedoras del caso comentan– él puso varias piedras en el camino.

Hasbún fue contactado por el diario El Mostrador, sin embargo, no quiso referirse a ningún tema.

Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2018/10/01/el-satanico-cura-raul-hasbun/

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.