Brasil pardo: Bolsonaro, evangelistas, neoliberales, militares y fascistas,

Jair Messías Bolsonaro, pastor del Dios dinero.

por Rubén Armendáriz/SurySur.

En Brasil, la influyente Iglesia Universal del Reino de Dios convocó abiertamente a respaldar en la elección al excapitán del ejército Jair Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura (1964-1989) y puso a su disposición el oligopolio mediático de la Red Record para imponer su candidatura en el imaginario colectivo, siguiendo la ruta trazada por la Red Atlas, la internacional del capitalismo, que desde hace años trabaja en la imposición de nuevos imaginarios colectivos en la sociedad brasileña.

Los movimientos evangélicos han aumentado su influencia en la política de América Latina. Aunque Brasil es el país con más católicos del mundo, los evangélicos ya representan casi un tercio de la población. Un 26% de los fieles pentecostales y neopentecostales le confiaron a Bolsonaro su voto y tras una intensa campaña de los principales líderes de las iglesias, la adhesión llegó al 46 por ciento.

“Bolsonaro es quien mejor defiende nuestras banderas” contra el aborto y la llamada ‘ideología de género’, la defensa de la familia tradicional y de las “buenas costumbres”, dijo Josimar da Silva, presidente del Consejo de Pastores Evangélicos de Brasilia.

Un 40 por ciento de los católicos del mundo están concentrados en América Latina, pero las iglesias evangélicas, que se reconocen como protestantes, atraen cada vez más fieles en el área. En 2017, un estudio sobre la religión en la región realizado por la consultora Latinobarómetro estimaba que casi uno de cada cinco latinoamericanos (19 por ciento) era protestante, con picos de 41 y 39 por ciento en Guatemala y Honduras.Resultado de imagen para Iglesia Universal del Reino de Dios brasil

En Brasil, la influyente Iglesia Universal del Reino de Dios, fundada en 1977 por dos cuñados (Edir Macedo y Romildo Ribeiro Soares), con seis mil templos en todo el externso país, convocó abiertamente a respaldar en la elección al excapitán del ejército Jair Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura (1964-1989) y puso a su disposición el oligopolio mediático de la Red Record para imponer su candidatura en el imaginario colectivo

Las políticas del Vaticano pre Francisco y los escándalos de pedofilia que afectan a la iglesia católica, conducen a que cada vez más personas se acerquen a los movimientos  evangélicos.

El fenómeno no es nuevo en Latinoamérica: las recientes elecciones en Chile, Costa Rica, Colombia, Guatemala y la del domingo en Brasil revelan una polarización creciente del electorado y un giro político a la derecha. Incluso en México, el centroizquierdista Andrés Manuel) López Obrador se alió con un pequeño partido conservador, fundado por un pastor pentecostal, para asegurar su triunfo.

En Brasil el crecimiento de los pentecostales (una de las corrientes de los evangélicos) ha sido tan fuerte que este país tiene hoy la mayor población pentecostal del planeta, por encima incluso de Estados Unidos.

William Beltrán, especialista en religión y profesor en la Universidad Nacional de Colombia señala que “Las iglesias evangélicas han logrado responder mejor a las necesidades de las nuevas generaciones de latinoamericanos, especialmente en contextos de un cambio social acelerado, caracterizado por una urbanización y una globalización acelerada”.

Todos estos procesos han dejado a grandes sectores de la población excluidos, o con muy escasas oportunidades, mientras las temáticas preferidas de los evangélicos están cada vez más presentes en el debate público.

Resultado de imagen para Iglesia Universal del Reino de Dios brasil“Los pastores  evangélicos intervienen mucho más en la vida cotidiana de sus fieles y no tienen problema alguno de llamar a votar por alguien”, destaca Gaspard Estrada, especialista de América Latina en el Instituto de Estudios Políticos (Sciences Po) de París. Los escándalos de corrupción, la carencia de liderazgos y la falta de crecimiento económico han llevado a que haya “una radicalización del electorado que es conducido hacia los extremos y los candidatos alternativos”, dice.

“Esta afirmación del voto evangélico y conservador es una reacción al avance del voto feminista y de la sociedad civil”, considera Estrada. Las iglesias evangélicas han logrado constituirse en un nuevo actor político cuyo papel y poder debe considerarse cada vez que se plantea la lucha electoral.

Bolsonaro, católico formal, aunque evangélico por conveniencia política, hasta tiene un segundo nombre bíblico: Messias. Su religiosidad a medida rindió sus frutos. En mayo de 2016, el pastor y líder del Partido Social Cristiano (PSC) Everaldo Dias Pereira, lo sumergió en el río Jordán durante una visita a Israel.

Antes de terminar el bautismo le preguntó: “¿Usted cree que Jesús es hijo de Dios?”. “Creo” respondió el diputado y militar retirado que hizo campaña basándose en su credo xenófobo, misógino, homofóbico y tan reaccionario, que podría haber sido parodiado por Charles Chaplin en su célebre “El gran dictador”, señala el analista argentino Gustavo Veiga.

“Bolsonaro tiene un pensamiento cristiano: defiende la familia tradicional, está contra el aborto, la ideología de género y es un candidato honesto. Después de toda la corrupción de los últimos años, ese es un factor de peso”, dijo Ulisses de Almeida, pastor de la Asamblea de Dios. La iglesia evangélica ha conseguido avanzar a expensas de la iglesia de Roma en el país del mundo con más fieles católicos.

El error político de sus adversarios fue haberlo subestimado cuando no superaba el dígito en la intención de voto. Tanto a él como a las poderosas agrupaciones religiosas que lo respaldan. La Iglesia Universal del Reino de Dios es una maquinaria poderosísima de recaudar dinero que controla la segunda cadena de televisión del país, Record, que entrevistó a Bolsonaro a la misma hora en que los demás candidatos debatían sus propuestas electorales por TV.Resultado de imagen para Iglesia Universal del Reino de Dios brasil gladiadores del altar

Esta iglesia tiene su propia tropa uniformada, los llaman Gladiadores del altar, que marchan a paso marcial. En 2015 irrumpieron en parques y plazas de Porto Alegre, Goias y Fortaleza con camisetas verde musgo y pantalones oscuros, más una inscripción en el pecho que decía: “Yo positivo”. Son soldados de la fe que siguen hoy a Bolsonaro, inoculando el virus de la intolerancia y el racismo.

“Brasil por encima de todo, dios por encima de todos”, es su slogan principal. Sería como el “cristofascismo” a la brasileña, un término que acuñó la teóloga de la liberación alemana Dorothee Steffensky-Sölle en la década del 70, recuerda Veiga.

Mientras Mauricio Macri debió disfrazar su programa verdadero para ganarle a Daniel Scioli en las elecciones argentinas de 2015, Bolsonaro fue premiado por presentarse tal cual es. Macri ocultó la devaluación que se vendría, negó eventuales aumentos de tarifas y prometió eliminar el impuesto a las ganancias para los de mayores ingresos.

Las iglesias electrónicas (Pare de sufrir, entre ellas) controlan una quinta parte de la Cámara de Diputados. Los pentecostales o neopentecostales, bautistas, presbiteranos orillan el 29% de la población. Los fieles tienen fijado un diezmo que se calcula en el 10%  de sus ingresos. Llegaron a tener  un par de ministros en el gabinete del Partido de los Trabajadores (PT): el pastor George Hilton en Deporte y Marcelo Crivella, sobrino de Macedo- en Pesca: Hoy es cuestionado como alcalde de Río de Janeiro.

La alianza que había tejido la Iglesia Universal con el PT se terminó después del juicio politico a la ex presidenta Dilma Rousseff. El Partido Republicano Brasileño (PRB) de Macedo y ligado a su propia iglesia apoyará a Bolsonaro en la segunda vuelta. Había coqueteado con el derechista Geraldo Alckmin (favorito del establishment) primero, pero se acomodó de nuevo detrás de Bolsonaro.

La puñalada que recibió el 6 de setiembre lo tuvo postrado durante 23 días en los que evitó debatir con sus adversarios, victimizándose, mientras las cadenas Globo y Record se valieron de su internación para hacerle campaña. Por él hablaron su candidato a vicepresidente, general Hamilton Mourao, y su postulante a ministro de Hacienda, Paulo Guedes, formado en la escuela de Chicago; el aguinaldo es una excentricidad que tendrá que ser eliminada junto con las empresas del Estado, entre ellas Petrobras y el Banco do Brasil, dijeron.

El fenómeno de un militar ultraderechista convalidado por el voto de 49 millones de brasileños (en un total de 247 millones de electores que mostró más de un 20% de abstención),  con otro militar golpista y fascista de vice en la fórmula, apoyado por las iglesias neopencostales, es inédito. Y muy preocupante para la democracia.

 


La internacional capitalista impuso su candidato.

 por Álvaro Verzi Rangel/SurySur.

La internacional capitalista encontró en un exmilitar xenófobo, misógino, homofóbico, , Jair Bolsonaro, a la figura para conquistar por los votos la presidencia de Brasil, vista la incapacidad de los golpistas de 2016 para llevar a fondo las reformas estructurales que garanticen la nula intervención del Estado en las relaciones capital-trabajo y en las transacciones comerciales y financieras, el “mercado libre” en estado puro.

El trabajo para imponerlo en el imaginario colectivo de los brasileños, inmersos en una profunda crisis con más de 13 millones de desempleados, comenzó hace más de una década, de la mano del movimiento ultraliberal, sus think tanks y enorme financiamiento, y la activa participación de las iglesias evangélicas, que jugaron un papel clave en la campaña electoral y en la construcción del imaginario colectivo, lleno de golpes bajos, fake news (mentiras), como es habitual en esta época de la posverdad.

La internacional capitalista existe, la moviliza el movimiento  libertario de extrema derecha o ultraliberal (en inglés los llaman libertarians)  y, obviamente, está muy bien financiada: funciona a través de  un inmenso conglomerado de fundaciones, institutos, ONGs, centros y sociedades unidos entre sí por hilos poco detectables, entre los que se destaca la Atlas Economic Research Foundation, o Red Atlas.Resultado de imagen para MBL y los de la Fundação Eléutera brasil

En el Foro Latinoamericano de la Libertad de la Red Atlas, que tuvo lugar en mayo de 2017 en el lujoso Brick Hotel de Buenos Aires, con presencia del presidente argentino Mauricio Macri y el escritor peruano-español Mario Vargas Llosa, se debatió cómo derrotar al socialismo en todos los niveles, desde las batallas campales en los campus universitarios hasta la movilización de un país para abrazar la destitución de un gobierno constitucional, como en Brasil.

Cuando una de las crisis estructurales del capitalismo se hizo sentir a mediados de la década de los 70, la operación de esta red de think tanks se hallaba ya muy avanzada. Uno de sus campos de experimentación estaba siendo el Chile del dictador Ausgusto  Pinochet, aupado al poder por el golpe de Estado promovido por EEUU en 1973.  Proliferaron los artículos, libros, entrevistas radiofónicas, etc., criticando el Estado del Bienestar, mundializados por la red de terrorismo mediático de los grandes conglomerados cartelizados.

Más allá de las causas reales que impulsaron a la socialdemocracia a instaurar el Estado del Bienestar en los países del centro capitalista, especialmente en Europa occidental, lo que estorbaba al capitalismo era la regulación de las relaciones capital-trabajo, la política redistributiva que garantizaba las prestaciones sociales, así como la enseñanza y la sanidad gratuitas, y, sobre todo, la fortaleza de los sindicatos y las organizaciones populares.

Con los gobiernos de Margaret Thatcher en Reino Unido y de Ronald Reagan en EEUU, llegaron los procesos de privatización, desindustrialización, desregulación, externalización y demolición del Estado del Bienestar, lo que significaba sobre todo desregular el mercado de trabajo. Pero su mayor éxito fue, como expresó la propia Thatcherque incluso los partidos socialdemócratas europeos se estaban convirtiendo al credo neoliberal. Más allá de Tony Blair, Felipe González fue también un alumno aventajado.

En 1981 comienzan en San Francisaco las actividades de la Red Atlas, de la mano de Anthony Fisher, quien cifraba el éxito de esta red de fundaciones en que el público las percibía como instituciones académicas e imparciales.Pronto le crecieron filiales -con distintos nombres- en otros países, especialmente de Latinoaméricay en Europa del Este tras la desintegración de la URSS.

Resultado de imagen para Fundação EléuteraEn 1991 tomó el relevo de la dirección de Atlas el argentino-estadounidense Alejandro Chafuen, que había apoyado el golpe militar de 1976 en Argentina y desde entonces dedica su vida a la destrucción de los movimientos y gobiernos progresistas en América del Sur y Centroamérica.

Gigantes corporativos, como ExxonMobil y MasterCard, se sumaron a los donantes de Atlas, que se “prestigió” con figuras destacadas entre los ultraliberales, como las fundaciones asociadas con el inversor John Templeton (fondos buitre) y los millonarios hermanos Charles y David Koch. Así comenzaron a florecer numerosas fundaciones y ONGs conservadoras.

La administración de Donald Trump está repleta de ex alumnos de grupos relacionados con Atlas y amigos de la red. Sebastian Gorka, el asesor islamofóbico de contraterrorismo de Trump, dirigió un grupo de reflexión respaldado por Atlas en Hungría. El vicepresidente Mike Pence asistió a un evento de Atlas. La secretaria de Educación Betsy DeVos y Chafuen lideraron el Acton Institute, un grupo de reflexión de Michigan que desarrollaba argumentos religiosos a favor de las políticas de los ultraliberales, que ahora mantiene una filial en Brasil, el Centro Interdisciplinario de Ética y Economía Personalista.

Pero la figura principal del entramado es hoy Judy Shelton, economista y miembro principal de la Red Atlas, quien se hizo cargo de la NED, tras ser consejera de la campaña de Trump.  Para Chafuen el camino está trazado: más grupos de reflexión, más esfuerzos para derrocar gobiernos izquierdistas y más devotos y alumnos de Atlas elevados a los más altos niveles de gobierno en todo el mundo.

Entre otras actividades, la Red Atlas produce videos virales en YouTube que difunden la propaganda ultraliberal, para contribuir a reconfigurar el mapa político de América Latina y, por tanto, funcionando de hecho como un brazo de la política imperialista estadounidense.

Varios líderes ligados a Atlas consiguieron ganar notoriedad últimamente: varios ministros del gobierno conservador argentino, senadores bolivianos y dirigentes del Movimento Brasil Livre (MBL), que ayudaron a derrocar a la presidenta constitucional Dilma Rousseff, según señala Lee Fang en un exhaustivo informe en The Intercept.Resultado de imagen para Movimento Brasil Livre

La red, que ayudó a alterar el poder político en diversos países, es una extensión tácita de la política exterior de EEUU – los think tanks asociados a Atlas son financiados por el Departamento de Estado y la National Endowment for Democracy (Fundación Nacional para la Democracia – NED), brazo crucial del soft power estadounidense patrocinado por los hermanos Koch, poderosos billonarios ultraconservadores.

La NED y el Departamento de Estado, que cuentan con entidades públicas que funcionan como centros de operación y despliegue de líneas y fondos como la Fundación Panamericana para el Desarrollo (PADF), Freedom House y la Agencia del Desarrollo Internacional de Estados Unidos (Usaid), son los principales entes actores que reparten directrices y recursos, a cambio de resultados concretos en la guerra asimétrica en la que participan.

Atlas cuenta con 450 fundaciones, ONGs  y grupos de reflexión y presión, con un presupuesto operativo de cinco millones de dólares (2016), aportados por sus fundaciones “benéficas, sin fines de lucro” asociadas, que apoyaron, entre otras al MBL y a organizaciones que participaron de la ofensiva en Argentina, como las fundaciones Creer y Crecer y  Pensar, un think tank de Atlas que se incorporó al partido (Propuesta Republicana, PRO) creado por Mauricio Macri; a las fuerzas de oposición en Venezuela y al candidato de derecha en las elecciones presidenciales chilenas, Sebastián Piñera.

La red tiene 13 entidades afiliadas en Brasil, 12 en Argentina, once en Chile, ocho en Perú, cinco en México y Costa Rica, cuatro en Uruguay, Venezuela, Bolivia y Guatemala, dos en República Dominicana, Ecuador y El Salvador, y una en Colombia, Panamá, Bahamas, Jamaica y Honduras.

Los líderes del MBL y los de la Fundação Eléutera – un grupo de “expertos” neoliberales extremadamente influyente en el escenario posgolpe hondureño– recibieron financiamiento de Atlas y forman parte de la nueva generación de actores políticos que pasaron por sus seminarios de entrenamiento en EEUU.

La extrema derecha “moderna” es el movimiento libertario de extrema derecha que hoy navega con pabellón republicano, que basa su accionar en una deliberada estrategia de desinformar a las mayorías para imponer sus políticas plutocráticas y que tiene en la Red Atlas a su principal propulsor en América Latina.

El impulsor de este movimiento es el multimillonario Charles Koch, quien adoptó la tesis de  James McGill Buchanan –economista de la Universidad de Chicago y Premio Nobel- para desarmar el Estado progresista, con una estrategia operativa en defensa de la santidad de los derechos de la propiedad privada y para doblegar al modelo de gobierno: para que prospere el capitalismo, sostenía, hace falta ponerle cadenas a la democracia.

Entre las quince organizaciones más importantes financiadas por Koch están Americans for Prosperity, el  Cato Institute, la Heritage Foundation, el American Legislative Exchange Council, el Mercatus Center, Americans for Tax Reform, Concerned Veterans of America, el Leadership Institute, Generation Opportunity, el Institute for Justice, el Independent Institute, el Club for Growth, el Donors Trust, Freedom Partners, Judicial Watch… A ellas hay que agregar las más de sesenta organizaciones de la State Policy Network (Red de Políticas de los Estados Unidos).

El Center for International Private Enterprise (CIPE) es una fundación afiliada con la NED, creada por el gobierno de EEUU para llevar adelante las metas de la política exterior de Washington, que financia a organizaciones políticas en el mundo en desarrollo. Fue instalada por la Fundación Cámara de Comercio de EEUU, la organización de cabildeo más grande del país. El 96% de sus fondos provienen del Departamento de Estado y de la USAID.

CIPE jugó un rol primordial en el financiamiento de la red de Atlas y fue la fuerza principal en el fortalecimiento del la red. Desde 1991, el argentino-estadounidense Alejandro Chaufen, apologista de la sangrienta dictadura argentina, dirige la Red Atlas.

En Brasil

En Brasil, ONGs y think tanks trabajaron juntos para atacar las políticas distributivas del Partido de los Trabajadores, manipularon un gran escándalo de corrupción, crearon centros académicos y entrenaron activistas para el combate permanente en los medios y a través de las redes sociales para direccionar la mayor parte de la revuelta contra Dilma Rousseff, exigiendo su derrocamiento y el fin de las políticas de bienestar social.

Los medios internacionales comparan a la revuelta brasileña con el movimiento estadounidense Tea Party debido al aporte tácito de los conglomerados industriales locales y una nueva red de actores mediáticos de extrema derecha y tendencias conspiratorias. Helio Beltrão, un ejecutivo de un fondo de inversiones de alto riesgo que ahora dirige el Instituto Mises (recibió el nombre del filósofo ultraconservador Ludwig von Mises), dice que con el apoyo de Atlas, ahora existen en Brasil cerca de 30 instituciones “sin fines de lucro” actuando y colaborando entre sí, como los Estudantes pela Liberdade y el MBL.

Entre ellas se pueden destacar:

-El Centro Interdisciplinar de Etica y Economía Personalista de Río de Janeiro es un think tank religioso de Atlas que desarrolla argumentos teológicos para políticas que benficien a los empresarios y los negocios. El centro reproduce el modelo del Acton Institute estadounidense financiado por la Secretaria de Educación Betsy DeVos. Su directorio editorial incluye a Chafuen y al abogado Ives Gandra da Silva Martins, quien preparó el oficio para el juicio político a Dilma Rousseff, y los argumentos para impedir el de su sucesor, el golpista Michel Temer.Resultado de imagen para instituto milenium brasil

-El instituto Millenium es un think tank jurídico en Río de Janeiro, que promueve actividades para favorecer soluciones de libre mercado en Brasil. El grupo, fundado en 2006, recibe financiamiento de varias grandes corporaciones con sede en el país: Bank of America, Merryll Lynch, Grupo RBS, Gerdau, y de Am-Cham Brazil, el grupo de empresas estadounidenses en el país. Millenium fue particularmente activa en la promoción  de manifestaciones callejeras contra la presidenta Dilma Rousseff.

-El instituto Liberal fue fundado en 1983 en Río de Janeiro por Donald Stewart Jr., magnate de la construcción y activista libertario, que hizo buena parte de su fortuna por contratos amañados por la USAID en Brasil durante la dictadura militar. El Instituto estaba entre los primeros socios de la Red Atlas en Latinoamérica. Fue financiado parcialmente por la NED y la CIPE.

“Es como un equipo de fútbol: la defensa es la academia, y los políticos son los atacantes”. En el mediocampo estarían los que se desempeñan en la cultura, encargados del manejo mediático y de la desinformación y manipulación de la opinión pública.

El grupo patrocina a bloggeros y comentaristas incendiarios, entre ellos a Rodrigo Constantino, conocido como el Breibart de Brasil. (Breitbart News Network es un portal de ultraderecha- abiertamente pro-libertad y pro-Israel”, puesto en marcha por Andrew Breitbart durante una visita a Tel Aviv en 2007.)

Constantino polariza la política brasileña con una retórica ultrasectaria. Propenso a permanentes teorías conspirativas, preside el Instituto Liberal y popularizó una narrativa según la cual los defensores del PT serían una “izquierda caviar”, ricos hipócritas que abrazan el socialismo para sentirse moralmente superiores, pero que en la realidad desprecian a las clases trabajadoras que afirman representar.

La “breitbartización” del discurso es apenas una de las muchas formas sutiles por las cuales Atlas Network ha influido en el debate político.

Resultado de imagen para instituto milenium brasil fernando schullerFernando Schüler, académico y columnista asociado a Millenium –otro think tank de Atlas en Brasil- se encarga de atacar a los 17 mil sindicatos del país y señala que “con la tecnología, las personas podrían participar directamente, organizando  por WhatsApp, Facebook y YouTube una especie de manifestación pública de bajo costo” (es lo que entiende como participación popular). Para Schüler, el modelo actual – una constelación de think tanks en Washington sustentada por abultadas donaciones- sería el único camino para Brasil.

Atlas, precisamente, se dedica en parte a eso: ofrece becas y subvenciones para nuevos grupos de reflexión y laboratorios de ideas, imparte cursos sobre gestión política y relaciones públicas, patrocina eventos de trabajo en red en todo el mundo y, en los últimos años, ha dedicado recursos especiales para inducir a los libertarios de ultraderecha a influir en la opinión pública a través de los redes sociales y videos en línea.

En Argentina, la Fundación Pensar era una rama de la Red Atlas en Argentina que se convirtió en el PRO, el partido político que llevó a la presidencia en 2015 a Mauricio Macri. Dirigentes de Pensar y de la Fundación Libertad –otra rama de la Red-, ocupan hoy cargos clave en la administración argentina. Pero hay una serie de fundaciones, dirigida por altos funcionarios de la administración Macri, que drenan dineros públicos hacia ellas, aumentando los fondos provenientes de la Red Atlas y la NED.

A esa red se deben sumar las fundaciones SUMA (dirigida por el vicepresidenta Gabriela Muchetti), Seguridad y Justicia (del secretario de Seguridad Eugenio Burzaco), Crecer y Crecer (del alcalde Néstor Grindetti), Formar (del ministro de Educación Guillermo Dietrich), Pericles (del asesor jurídico presidencial Rodríguez Simón), entre otras.

La Procuraduría de la Criminalidad Económica y Lavado de Activos denunció en 2014 al ministro de Cultura Hernán Lombardi por el desvío de fondos públicos hacia Pensar. Asimismo se denunció ante la justicia el “diezmo” que la dirigente macrista Gladys Rodríguez solicitaba a quienes accedían a empleos públicos en la Provincia de Buenos Aires, para engrosar los fondos de la misma fundación.

El Centro de Apertura y Desarrollo de América latina (CADAL, entre los 60 think tanks más influyentes de la región según el Global Think Tank Index Report) es asociado a la Network of Democracy Research Institutes, NDRI, y puso en marcha el Instituto Vaclav Pavel y Análisis Latino, que dirige el periodista Fernando Laborda (premio a los Jóvenes Líderes 2006 de la Red Atlas), todo con fondos proporcionados por la NED, vía la Red Atlas y por los dineros drenados desde el Estado argentino.

Colofón

Es cierto que el desempeño de la derecha fue impresionante en el primer turno electoral, y trajo sorpresas con la elección de figuras identificadas con el bolsonarismo en cargos de gobernaciones y legislativos. Desde hacía tres semanas, el cuadro electoral estaba definido, con las candidaturas de centro e izquierda (no opuestas al Partido de los Trabajadores del expfresidente Lula da Silva) en el 42% de los votos, mientras la suma de los candidatos antiPT sumaron casi el 57,6%.

Hoy hay conciencia en Brasil que Bolsonaro es sólo el mascarón de proa de algo mucho más grande, el ulktraliberlismo trasnacional. La segunda vuelta electoral del 28 de octubre se inicia con el mismo desafío, de construir un bloque democrático, vital para defender la democracia y detener el fascismo.

(*) Codirector del Observatorio en Comunicación y Democracia (OCD) y del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE). Con apoyo de los equipo de investigación de OCD y CLAE.

(**) Periodista y politólogo uruguayo, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la).

 

Fuente: http://www.surysur.net/jair-messias-bolsonaro-pastor-del-dios-dinero-la-internacional-capitalista-impuso-su-candidato/

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.