Chile fáctico: La conexión del gran capital con las instituciones policiaco-militares.

En la foto: Parte de la burguesía chilena, aquella es un poder fáctico en sí misma: Eliodoro Matte, Andrónico Luksic, Beltrán Urenda y Roberto Angelini,

Carabineros: Copec, Interexport y el exclusivo club de proveedores sin licitación.

[Y todo esto sin contar las conexiones SQM con el Ejército y otras asociaciones de “apoyo mutuo” en negocios negros nacionales y transnacionales, con la participación activa del generalato FACH y el almirantazgo de la Armada, nota del Editor CT].

por Felipe Saleh/ El Mostrador.

La ONG Observatorio de Gasto Fiscal de Chile realizó un análisis de los datos públicos relacionados con las compras que ha efectuado la policía uniformada entre 2016 y octubre de 2018. Los datos muestran que tiene un promedio más alto de compras millonarias por trato directo que el resto del Gobierno central. Por ejemplo, en 2016, Carabineros adquirió un 44% de sus compras totales por esta vía, mientras que el promedio del resto del Gobierno central fue de un 16%. En tanto, al año siguiente, la institución policial alcanzó un 81% de las compras totales versus un 16% del Gobierno central.

El fraude al interior de Carabineros, que ya suma 28 mil millones de pesos, hizo que la desconfianza en el manejo del gasto en la institución llegara para quedarse. El Congreso despachó la semana pasada el Presupuesto para 2019 y, como señal de rechazo a las irregularidades en el manejo de recursos públicos de la policía uniformada, negó la entrega de $500 millones para el ítem “gastos reservados”. Es precisamente el mal uso de esta partida la que forma parte de la investigación judicial que lleva adelante el Ministerio Público.

A pesar de eso, el presupuesto de Carabineros para 2019 es de 1 billón, o sea, 115 mil millones de pesos, que representa un 3% más que el que recibió este año.

Con el objetivo de fiscalizar la adecuada ejecución del Presupuesto estatal, la ONG Observatorio de Gasto Fiscal de Chile realizó un análisis de los datos públicos relacionados con las compras que ha efectuado la institución entre 2016 y octubre de 2018. Y los resultados son elocuentes sobre el incremento en las compras por trato directo, es decir, a un solo proveedor, sin licitación pública, especialmente en el año 2017, que correspondió al último de gestión del cuestionado ex general director Bruno Villalobos.

Mecanismo excepcional

En 2016, Carabineros gastó en compras registradas en el portal de Mercado Público un total de $60.025 millones, cifra que se elevó a poco menos del doble al año siguiente, alcanzando a $109.517 millones. Hasta octubre de este año, la cifra es de $67.772 millones.

Hay al menos cuatro modalidades en que las instituciones públicas pueden efectuar compras: las licitaciones públicas, las licitaciones privadas, las compras a través de las reglas establecidas en un convenio marco y las adquisiciones a través de trato directo. Es en esta última modalidad que el Observatorio de Gasto Fiscal puso especial atención.

La ley establece como obligatoria la licitación pública en todas las compras que superen las 1000 UTM ($48.353.000). Eso, salvo que aplique alguna de las causales descritas en el artículo 8 de la Ley 19.886 y el número 10 del Reglamento, que básicamente se refiere a licitaciones en que no se presentan más oferentes, situación en que la legislación establece realizar una licitación privada y, si nuevamente no hay interesados, se llega al trato directo.

Otra causa para el mecanismo de trato directo es que sea necesario terminar un contrato que quedó inconcluso por parte del contratante, siempre que el monto no supere las 1000 UTM. También está permitido el trato directo “en  casos de emergencia, urgencias o imprevistos calificados mediante resolución fundada del jefe superior de la entidad contratante”, consigna la ley.

El trato directo también es posible si “solo existe un proveedor del bien o servicio” o “si se trata de convenios con personas jurídicas extranjeras que deben celebrarse fuera del territorio nacional”. Y en este mismo sentido, también está permitido, en el caso que el contrato incluya servicios de naturaleza confidencial, “cuya difusión pudiere afectar la seguridad o el interés nacional, los que serán determinados por Decreto Supremo”.  

Por último, aplica también la causal “cuando por la naturaleza de la negociación existan circunstancias o características del contrato que hagan del todo indispensable acudir al Trato o Contratación Directa”.

Los elegidos

Antes de detallar las causas que pueden hacer “del todo indispensable” el trato directo y que podrían aplicar a la naturaleza de la función que realiza Carabineros, se deben conocer los contratos y el exclusivo listado de proveedores que se repiten en el período 2016-2018 analizado por el Observatorio de Gasto Fiscal.

En 2016, el primer lugar de los proveedores que se adjudicó contratos por Trato Directo lo tiene Interexport, con un total de $18.261 millones. En 2017, ocupa el segundo lugar con un total de $2.872 millones, mientras que a octubre de este año el total es de $9830 millones, ocupando el primer lugar de los contratos a través de esta modalidad.

Interexport es una empresa fundada en los años 60 y que se dedica a ofrecer soluciones de telecomunicaciones, específicamente sistemas de radiocomunicación y en 2017 pasó a ser la filial chilena de Motorola Solutions. En el caso de los contratos con Carabineros son por el arriendo de “terminales de Trunking”, es decir, de sistemas de radiocomunicaciones móviles, incluyendo antenas y equipos.

Interexport es la empresa con la red más extensa de antenas para comunicaciones de este tipo y la más grande, pero no la única. Para situaciones como esta, la ley contempla la siguiente disposición para autorizar, de nuevo, excepcionalmente el trato directo: Cuando por la magnitud e importancia que implica la contratación se hace indispensable recurrir a un proveedor determinado en razón de la confianza y seguridad que se derivan de su experiencia comprobada en la provisión de los bienes o servicios requeridos y, siempre que se estime fundadamente que no existen otros proveedores que otorguen esa seguridad y confianza”.

Sin embargo, en un dictamen de Contraloría de 2016 se pone límite a esta causal. “Para sustentar el trato directo por cualquier causal, no basta la sola referencia a las disposiciones legales y reglamentarias que lo fundamenten ni la buena impresión que se haya formado el servicio contratante respecto de la empresa favorecida, ni la circunstancia de haberse suscrito anteriormente otros convenios similares con ese mismo proveedor. En razón de su carácter excepcional, la causal de trato directo empleada, requiere que, al momento de invocarla, se acrediten efectiva y documentadamente las razones que justifican su procedencia”.

Otra de las disposiciones contenidas en la ley que puede favorecer el trato directo entre Interexport y Carabineros es “cuando se trate de la reposición o complementación de equipamiento o servicios accesorios, que deben necesariamente ser compatibles con los modelos, sistemas o infraestructura previamente”, detalla la ley.

Pero de cualquier manera los servicios de Interexport los ofrecen al menos otras tres empresas.

Otro de los proveedores que figura en el listado de tratos directos y que se repite es Servicar, dedicado a la mantención de la flota de autos de Carabineros. Informes internos de la institución divulgados por T13 revelan, entre otros aspectos, el cobro de supuestos sobreprecios por parte de esta empresa en 2014. De todas formas, Servicar en 2016 se adjudicó contratos por un total de $2.154 millones. La cifra disminuyó en 2017 a $1.081 millones. Mientras que en 2018 no registra contratos entre los 10 primeros.

Pero es pertinente preguntarse si otro taller mecánico no puede competir por este contrato en el marco de una licitación pública. En el rubro automotriz también han sido beneficiarios del trato directo las empresas Sumicar, con $263 millones en 2016, Automotriz Portillo Sur con $198 millones en 2017 y Ossa Rent a Car con $635 millones a octubre de 2018.

Lo mismo cabe preguntarse respecto de los otros proveedores que aparecen en el top ten de los tratos directos. Entre ellos está Entel Chile, que por esta vía se adjudicó $1.270 millones entre 2016, 2017 y octubre de 2018. Su filial Entel PCS Telecomunicaciones se adjudicó por trato directo $185 millones en 2017. Y, por último, Entel Telefonía Local consiguió un contrato por trato directo de $540 millones.

Por sobre el promedio

Otras empresas que aparecen en el listado de los contratos por trato directo son las compañías de seguros HDI Seguros con un total de $804 millones en 2016 y $1.225 millones hasta octubre de 2018. Mientras que Mapfre Seguros se adjudicó un total de $1.150 millones y, hasta octubre de este año, un total de $417 millones. También destaca Seguros Generales Sudamericana S.A., con un total de $238 millones.

Otras empresas que figuran en este período (2016-octubre de 2018) como beneficiaros de tratos directos son Siemens Sociedad Anónima con un total de $342 millones en 2016, Abbvie Farmacéuticos con 193 millones y Arenys Med con $181 millones. Todos durante el mismo año: 2016.

Otros proveedores que aparecen, además de los ya mencionados, son Petrinovic, empresa de ingeniería y proveedores de detectores de velocidad y gabinetes sicotécnicos. Entre 2016 y 2017, se adjudicaron un total de $365 millones. Además de TMG, proveedor de vehículos de rescate que en 2017 se adjudicó $238 millones.

Entre los proveedores con montos altos a octubre de 2018 figura Lim Chile S.A., compañía que entrega soluciones de mantenimiento, obras civiles y sistemas de seguridad. En el periodo mencionado tiene contratos por un total de $1426 millones.

Pero el caso más llamativo es el que figura en el período de 2017. Se trata de la empresa de combustibles Copec, ligada al Grupo Angelini, que ese año se adjudicó un total de $81.528 millones por trato directo para proveer de combustible a Carabineros por los próximos cinco años. Ese año el total de gasto por contratos vía trato directo fue de $89.182 millones.

Los datos muestran que Carabineros tiene un promedio más alto de compras por trato directo que el resto del Gobierno Central. Por ejemplo, en 2016, la institución adquirió un 44% de sus compras totales vía trato directo, mientras que el promedio de compras efectuadas por trato directo por el Gobierno central era un 16%. En 2017 el trato directo de Carabineros alcanzó un 81% de sus compras totales, versus un 16% del Gobierno Central en este año. Finalmente, hasta octubre de este año Carabineros ha comprado un 26% vía trato directo, versus –nuevamente– un 16% del Gobierno central.

Riesgo de corrupción

“En otras palabras, Carabineros parece comprar sistemáticamente con un comportamiento más riesgoso que el promedio del Gobierno central, dado que el trato directo es una forma solo ‘excepcional’ de compra, por no estar abierta a la competencia del mercado en general”, dice Jeannette von Wolfersdorff, directora ejecutiva del Observatorio de Gasto Fiscal.

La economista agrega que “también llama la atención la concentración de proveedores dentro de los tratos directos para el período analizado (2016-octubre 2018). En especial para 2016 y 2018 (a octubre), las compras de Carabineros al proveedor Interexport equivalen a un 69%, o un 56% del monto total de los tratos directos del respectivo año. No obstante, no es el único proveedor que se repite en tratos directos de montos altos. Lo anterior no implica que en estas compras haya conflictos de interés, pero sí se puede afirmar que implícitamente llevan un riesgo alto en materia probidad”.

A su juicio, queda pendiente un debate sobre una nueva forma de control de gastos y proveedores que no caiga solamente en la Contraloría General. “Hay que tener en cuenta que el actual control ex ante que la Contraloría realiza en estos caso suele ser sumamente formalista, sin entrar a poder analizar si un proveedor realmente es proveedor único en su rubro o no, o si realmente la urgencia ameritaba usar el trato directo como forma de compras. En consecuencia, las respectivas tomas de razones no solo tienden a ser poco profundas, sino incluso podrán complicar futuras auditorías de la Contraloría sobre estos mismos contratos, para no contradecir a la propia toma de razón ejecutada previamente”.

Von Woldersdorff propone que pueda ser la Fiscalía Nacional Económica (FNE) la que colabore en el control de los gastos por esta vía de trato directo. “Dados los riesgos de corrupción que pueden estar involucrados en tratos directos repetitivos de montos altos, consideramos muy importante debatir sobre formas de controlar mejor este tipo de contratación. Una posibilidad sería reemplazar la toma de razón de los tratos directos de montos altos por un real control ex ante de cada contrato, desde un equipo especializado –eventualmente de la FNE– que podría realizar un análisis de competencia caso por caso y una revisión exhaustiva de las bases que definen el producto a adquirir por Carabineros o de otro servicio. Los montos involucrados, ya solo en el caso de Carabineros, muestran que este esfuerzo podrá justificarse plenamente, dado que existen proveedores que suman anualmente tratos directos por varios miles de millones de pesos”, concluye.

Fuente: https://www.elmostrador.cl/destacado/2018/12/04/carabineros-copec-interexport-y-el-exclusivo-club-de-proveedores-sin-licitacion/

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.