El capitalismo ha fracasado: ¿qué sigue?

John Bellamy Foster, es profesor de sociología en la Universidad de Oregón y editor de Monthly Review, su trabajo aborda temas de economía política del capitalismo, crisis económica, crisis ecológica y teoría marxista.

por John Bellamy Foster/Monthly Review/Traducción Pedro Landsberger.

Transcurridas menos de dos décadas en el siglo veintiuno, es evidente que el capitalismo ha fracasado como sistema social.  El mundo está sumido en el estancamiento económico, la financiarización y la desigualdad más extrema en la historia de la humanidad, acompañados por el desempleo masivo y el subempleo, la precariedad, la pobreza, el hambre, el desperdicio de producción y de vidas, y lo que en este momento solo puede llamarse una «espiral de la muerte» ecológica planetaria.1 La revolución digital, el mayor avance tecnológico de nuestro tiempo, ha mutado rápidamente desde una promesa de comunicación libre y producción liberada, hacia nuevos medios de vigilancia, control y desplazamiento de la población trabajadora.  Las instituciones de la democracia liberal están a punto de colapsar, mientras que el fascismo, la retaguardia del sistema capitalista, está de nuevo en marcha, junto con el patriarcado, el racismo, el imperialismo y la guerra.

Decir que el capitalismo es un sistema fallido no quiere decir, por supuesto, que su colapso y desintegración es inminente.2 Sin embargo, significa que ha pasado de ser un sistema históricamente necesario y creativo en su inicio a ser un sistema históricamente no necesario y destructivo en el presente siglo. Hoy, más que nunca, el mundo se enfrenta a la elección histórica entre “la reconstitución revolucionaria de la sociedad en general y la ruina conjunta de las clases contendientes”3.

Signos de este fracaso del capitalismo están en todas partes. El estancamiento de la inversión salpicado de burbujas de expansión financiera, que inevitablemente explotan a continuación, caracteriza actualmente al llamado mercado libre.4 La creciente desigualdad en el ingreso y la riqueza tiene su contraparte en las circunstancias materiales en declive de la mayoría de la población.  Los salarios reales para la mayoría de los trabajadores en los Estados Unidos apenas se han movido en cuarenta años a pesar del aumento constante de la productividad.5 La intensidad del trabajo ha aumentado, mientras que protecciones al trabajo y de seguridad han sido sistemáticamente descartados. Los datos de desempleo se han vuelto cada vez más sin sentido debido a un nuevo subempleo institucionalizado en forma de mano de obra contratada en la economía esporádica.6 Los sindicatos han sido reducidos a meras sombras de su antigua gloria, ya que el capitalismo ha afirmado el control totalitario sobre los lugares de trabajo. Con la desaparición de las sociedades de tipo soviético, la socialdemocracia en Europa ha perecido en la nueva atmósfera del «capitalismo liberado»7.

La captura de la plusvalía producida por las poblaciones sobreexplotadas en las regiones más pobres del mundo, a través del arbitraje laboral global instituido por las corporaciones multinacionales, está llevando a una acumulación de riqueza financiera sin precedentes en el centro de la economía mundial y de pobreza relativa en la periferia8. Alrededor de $ 21 billones de fondos en el extranjero se encuentran actualmente en paraísos fiscales en islas, principalmente en el Caribe, que constituyen «el refugio fortificado de Big Finance»9. Monopolios impulsados por la tecnología como resultado de la revolución de las comunicaciones globales, junto con el ascenso al dominio de el capital financiero basado en Wall Street orientado a la creación de activos especulativos, ha contribuido aún más a la riqueza del «1 por ciento» actual.  Cuarenta y dos multimillonarios ahora disfrutan de tanta riqueza como la mitad de la población mundial, mientras que los tres hombres más ricos de los Estados Unidos: Jeff Bezos, Bill Gates y Warren Buffett, tienen más riqueza que la mitad de la población de los EE.UU.10 En cada región del mundo, la desigualdad ha aumentado considerablemente en las últimas décadas.11 La brecha en el ingreso per cápita y la riqueza entre las naciones más ricas y más pobres, que ha sido la tendencia dominante durante siglos, se está ampliando rápidamente una vez más.12 Más del 60 por ciento de la población ocupada en el mundo, unos dos mil millones de personas, trabajan ahora en el sector informal empobrecido, formando un proletariado global masivo. El ejército de trabajo de reserva global es un 70 por ciento más grande que el ejército de trabajo activo de trabajadores formalmente empleados.13

La asistencia sanitaria, la vivienda, la educación, el agua limpia y el aire adecuados están cada vez más fuera del alcance de grandes sectores de la población, incluso en los países ricos de América del Norte y Europa, mientras que el transporte se está volviendo más difícil en los Estados Unidos y en muchos otros países. debido a niveles irracionalmente altos de dependencia del automóvil y desinversión en el transporte público. Las estructuras urbanas se caracterizan cada vez más por la gentrificación y la segregación, y las ciudades se convierten en campos de juego de la población acomodada, mientras que las poblaciones marginadas son ignoradas. Alrededor de medio millón de personas, la mayoría de ellos niños, carecen de hogar en una noche determinada en los Estados Unidos.14 La ciudad de Nueva York está experimentando una gran infestación de ratas, atribuida a las mayores temperaturas, lo que refleja las tendencias en todo el mundo.15

En los Estados Unidos y otros países de altos ingresos, la esperanza de vida está en declive, con un notable resurgimiento de las enfermedades de la época victoriana relacionadas con la pobreza y la explotación. En Gran Bretaña, la gota, la escarlatina, la tos ferina e incluso el escorbuto están resurgiendo ahora, junto con la tuberculosis. Con una aplicación inadecuada de las normas de salud y seguridad en el trabajo, la neumoconiosis de los mineros del carbón ha vuelto con fuerza en la zona carbonífera de los EE. UU.16

El uso excesivo de antibióticos, particularmente por parte de la agroindustria capitalista, está llevando a una crisis de resistencia a los antibióticos, con el crecimiento peligroso de superbacterias que generan un número creciente de muertes, que para mediados de siglo podrían superar las muertes anuales por cáncer, lo que llevó a la Organización Mundial de la Salud a declarar «emergencia sanitaria mundial»17. Estas condiciones extremas, derivadas del funcionamiento del sistema, son consistentes con lo que Federico Engels llamó «asesinato social», en la Situación de la Clase Obrera en Inglaterra.18

A instancias de corporaciones gigantes, fundaciones filantrocapitalistas y gobiernos neoliberales, la educación pública se ha reestructurado en torno a pruebas diseñadas por empresas basadas en la implementación de estándares robóticos de núcleo común. Esto está generando bases de datos masivas sobre la población estudiantil, muchas de las cuales se están comercializando y vendiendo a escondidas19. La corporatización y privatización de la educación alimenta la progresiva subordinación de las necesidades de los niños al nexo del dinero efectivo del mercado de productos básicos. Por lo tanto, estamos viendo un dramático retorno de la sarcástica filosofía utilitaria de Thomas Gradgrind y Mr. M’Choakumchild dramatizada en Los tiempos difíciles de Charles Dickens: «Los hechos son los únicos que se buscan en la vida» y «Nunca se debe pensar»20.  Habiendo sido reducidas a mazmorras intelectuales, muchas de las escuelas más pobres y más segregadas racialmente en los Estados Unidos son meras tuberías que conducen a las prisiones o al campo militar.21

Más de dos millones de personas en los Estados Unidos están tras las rejas, una tasa de encarcelamiento más alta que cualquier otro país del mundo, lo que constituye un nuevo Jim Crow.   La población total en prisión es casi igual a la cantidad de personas en Houston, Texas, la cuarta ciudad más grande de los EE. UU.   Los afroamericanos y los latinos representan el 56 por ciento de los encarcelados, mientras que constituyen solo el 32 por ciento de la población de los EE.UU.   Casi el 50 por ciento de los adultos estadounidenses, y un porcentaje mucho mayor entre los afroamericanos y los nativos americanos, tienen un miembro de su familia inmediata que ha pasado o está pasando tiempo tras las rejas. Tanto los hombres negros como los hombres nativos americanos en los Estados Unidos tienen casi tres veces, los hombres hispanos casi dos veces, más probabilidades de morir por disparos de la policía que los hombres blancos.22  Las divisiones raciales están aumentando ahora en todo el planeta.

La violencia contra las mujeres y la expropiación de su trabajo no remunerado, así como el mayor nivel de explotación de su trabajo remunerado, son parte integral de la forma en que se organiza el poder en la sociedad capitalista, y cómo se trata de dividir en lugar de unificar a la población. Más de un tercio de las mujeres en todo el mundo han sufrido violencia física/sexual.  Los cuerpos de las mujeres, en particular, son objetivados, reificados y mercantilizados como parte del funcionamiento normal de la comercialización monopolista-capitalista23.

Bajar documento completo y notas [en word], pinche aquí

Fuente: Monthly Review 2019, Volume 70, Issue 09 (February 2019)

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.