No solo Venezuela, también Cuba: EE. UU. aplica severo embargo a la isla.

Un embargo más severo a Cuba por apoyar a Maduro: Estados Unidos aplica en su totalidad la ley Helms-Burton.

Por Página12.

La medida del gobierno de Trump permite reclamar ante cortes estadounidenses propiedades en la isla que fueron expropiadas tras la revolución cubana.

Estados Unidos endureció hoy el embargo que pesa sobre Cuba al implementar en su totalidad la ley Helms-Burton. La medida, que no se aplica desde 1996 y desde entonces es repudiada por la Unión Europea, permite reclamar ante cortes estadounidenses propiedades en la isla que fueron expropiadas luego de la revolución cubana.

Pero la decisión de Estados Unidos de activar por primera vez en 23 años el título III de la Ley Helms-Burton no puede leerse si no es a la luz de la crisis política que hoy vive Venezuela. El mismo Trump dijo el miércoles en una entrevista con Fox Business que le proponía a Cuba una nueva apertura si dejaba de ayudar al país caribeño. «A Cuba le espera un embargo muy duro si sigue apoyando a Maduro», afirmó Trump en referencia al apoyo dirigido a Maduro mientras que Estados Unidos apoya al opositor y autoproclamado presidente Juan Guaidó.

El mandatario cubano, por su parte, ratificó que el bloqueo de Estados Unidos no hará que se aparten de sus principios. «No hay fuerza, amenaza o bloqueo que pueda apartarnos de nuestros principios solidarios, internacionalistas, latinoamericanistas, bolivarianos y martianos», afirmó Miguel Díaz Canel. Desde su cuenta en Twitter, el presidente subrayó que América Latina y el Caribe es una zona de paz, proclamación que tuvo lugar en La Habana el 29 de enero de 2014 durante la celebración de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. El gobierno de Trump, en tanto, cree que en Venezuela hay cerca de 25 mil cubanos que presuntamente actúan dentro de la estructura de inteligencia y del sector del militar, algo que Cuba desmintió a la par que acusó a Washington de «mentir descaradamente». «Mentiras y calumnias que constituyen ofensas contra el pueblo cubano, ofenden también y amenazan la soberanía de los pueblos. A esa perversa práctica acude el imperio para justificar su descalabro en Venezuela. No más mentiras y amenazas. Nuestros pueblos no se rinden», tuitió Díaz Canel.

Pero Cuba no fue el único país en repudiar la aplicación del título III de la ley Helms-Burton sino que también la Unión Europea lamentó «profundamente» la decisión de Estados Unidos.

«La entrada en vigor hoy de esa ley, que estaba suspendida desde su promulgación por el rechazo causado a nivel internacional, supone una violación de los compromisos asumidos en los acuerdos UE-EEUU de 1997 y 1998, que ambas partes han respetado sin interrupción desde entonces», indicó la alta representante comunitaria para la Política Exterior, Federica Mogherini. La funcionara afirmó además que el nuevo movimiento de Washington originará fricciones innecesarias y debilita la confianza de la asociación transatlántica. Según afirmó Mogherini, la Unión Europea considera que la aplicación extraterritorial de medidas restrictivas unilaterales contraviene el derecho internacional, por lo que aseveró que recurrirá a todas las medidas adecuadas para abordar las consecuencias de la aplicación de la ley Helms-Burton. «Seguiremos trabajando con nuestros socios internacionales, quienes también han manifestado su preocupación a este respecto», finalizó Mogherini.

La embajadora de Cuba ante la Unión Europea, Norma Goicochea, coincidió con Mogherini. «Nosotros no tememos una fuga de inversiones. Nosotros confiamos en que la UE tomará todas las medidas para proteger a sus inversionistas (…) y prevalezca la decisión de continuar los negocios con Cuba», aseguró Goicochea.

La entrada en vigor del título III de esta ley da luz verde a las demandas contra empresas multinacionales que operan en terrenos o inmuebles expropiados en Cuba luego de la revolución. Es por eso que desde ahora los ciudadanos estadounidenses (gran parte de origen cubano) que vieron confiscadas sus propiedades en Cuba podrán demandar en los tribunales del país norteamericano a cualquier empresa extranjera que se beneficie de ellas. Esa disposición, activada por la administración de Trump, había sido sistemáticamente suspendida desde su adopción por todos los presidentes estadounidenses para no causar fricciones con sus aliados. «Nosotros esperamos que no existan afectaciones y que la decisión del empresariado de continuar las relaciones con Cuba se mantenga», aseguró la embajadora ante la UE, que afirmó no tener cifras de las posibles empresas afectadas.

La inversión extranjera es una de las prioridades de la isla caribeña para desarrollar una economía afectada por el bloqueo de Estados Unidos. La UE fue en 2017 el primer inversor extranjero en sectores como el turismo y la construcción.

La Unión Europea, en tanto, prometió llevar el caso a la Organización Mundial del Comercio (OMC) y recordó que cuenta con el llamado estatuto de bloqueo para esquivar la ejecución de sentencias estadounidenses y permitir a las empresas europeas resarcirse. Goicochea expresó su confianza en la eficacia de este estatuto de bloqueo, pero expresó además el interés de Cuba en cualquier instrumento que proteja las relaciones económicas, financieras y comerciales.

En 2017, la isla registró 600 millones de euros en inversión directa procedente de la UE, según la Comisión Europea. Ese mismo año, Cuba atrajo 2.000 millones de dólares, casi la mitad de lo necesario para estimular su economía.

2 de mayo 2019. 

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/191194-un-embargo-mas-severo-a-cuba-por-apoyar-a-maduro


Estas son las propiedades que la Ley Helms-Burton reconoce como «robadas» en Cuba.

Por Sputnik. 

Las propiedades nacionalizadas por el Estado cubano al triunfo de la Revolución han sido tema de litigio y polémica con aquellos ciudadanos que abandonaron la Isla en 1959. El Gobierno de Estados Unidos mediante la Ley Helms Burton en 1996 calificó el hecho como un robo que, según comprende, se extiende hasta la actualidad.

La Ley Helms-Burton entró en vigor el 12 de marzo de 1996, durante el mandato del expresidente Bill Clinton. Desde entonces los Títulos I y III destacan entre los más polémicos por las numerosas restricciones que promueven, entre ellas conceder recurso civil en tribunales de los Estados Unidos contra nacionales de terceros países por «traficar» con las propiedades nacionalizadas.

Según el Derecho Internacional, «todo Estado tiene derecho de nacionalizar, expropiar o transferir la propiedad de bienes extranjeros, y el deber de pagar una compensación apropiada, teniendo en cuenta sus leyes y reglamentos aplicables y todas las circunstancias que el Estado considere pertinente», explica el sitio CubavsBloqueo.

El Título III de la también conocida como Ley de la libertad, desconoce este derecho y por ende rechaza la legitimidad de las nacionalizaciones efectuadas en la Isla durante los primeros años del proceso revolucionario.

El politólogo cubano Arturo López-Levy, explicó a Sputnik cómo dicha Ley reconoce las propiedades de cubanos nacionalizados en Estados Unidos como «robadas».

«La ley Helms Burton define como propiedad estadounidense las propiedades de aquellos cubanos personas que se han hecho ciudadanos de Estados Unidos, incluso después de la pérdida de esta propiedad», aclaró el catedrático de la Universidad Gustavus Adolphus College de Minnesota.

Con el embargo, Estados Unidos también eliminó la única posibilidad que el nuevo Gobierno de la Isla poseía para compensar a los ciudadanos estadounidenses tras la expropiación de sus propiedades, tal como se estableció en ley en Cuba en 1960 y como se efectuó con otros nacionales extranjeros.

Con el apoyo a la Ley Helms Burton, el propio Congreso de Estados Unidos decretó que las expropiaciones cubanas fueron ilegales y que «fueron robadas», así como reconoció el derecho de los titulares que continúan siendo, en su criterio, aquellos ciudadanos estadounidenses al momento de la expropiación o aquellos cubanos que abandonaron Cuba y adquirieron la ciudadanía posteriormente.

«Un cubano que emigra hoy a los Estados Unidos y en cinco años se hace ciudadano estadounidense, hace valer como suya hasta la propiedad que fuera de algún predecesor de la cual él debería haber recibido herencia, convirtiéndola así en una propiedad norteamericana, en virtud de toda la ficción que esta ley comprende», explicó López-Levy.

Además, señaló que «las decisiones que tomen las cortes norteamericanas serían ejecutadas por la rama ejecutiva, lo que quiere decir que quienes adquieran o comercien con estas propiedades entrarían en deuda con el Gobierno estadounidense y este podría confiscar sus cuentas, empresas, barcos y activos de cualquier tipo».

18 de Enero 2019. 

Fuente: https://mundo.sputniknews.com/america-latina/201901181084819247-ley-helms-burton-propiedades-robadas-cuba-eeuu/

 

 

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.