Chile basura: médica haitiana muere luego de ser dada de alta del Hospital Metropolitano.

La tarde de ayer, mientras esperaba ser atendida en el Hospital Clínico Félix Bulnes de Providencia –hacia donde había sido derivada desde el Centro de Salud Familiar Steeger de Cerro Navia-, Rebeka Pierre (38) le envió a su amiga Djine Leveilli el número de contacto del papá de su hijo Royce, de cinco años, que reside en Haití.El corazón de Rebeka Pierre

“No me siento bien, me falta el oxígeno. Si algo me pasa, llámalo para que venga a buscar a mi niño”, le escribió.

Djine creyó que aquello era un exceso de preocupación. Había estado hacía dos semanas con ella y la había notado triste, preocupada, con un dolor recurrente en una de sus piernas. Ahora, le había explicado, sentía el pecho apretado, pero Djine pensó que eso era por la angustia que arrastraba por el abandono de su nueva pareja, un hombre que la habría dejado apenas supo que estaba embarazada.

-Este era un mal hombre, no como el papá de Royce. Se fue para Haití y la dejó sola, casi sin nada. Él le mandaba mensajes muy feos, la trataba de prostituta. Ella no era así, era tranquila, buena. Hablé con Rebeka. “No le hagas caso, bloquéalo”, le dije. Ella solo lloraba.

Durante la noche de ayer, Djine llamó una y otra vez a Rebeka sin obtener respuesta.

Esta mañana insistió. Quería saber si había quedado internada en el recinto clínico para ir a verla. Atendió, Jeff, el hermano de su amiga:

“Me dijo: ‘ella está muerta’… No sé cómo ni cuándo ella conoció a este tipo con el que vivió y ahora ella está muerta por su culpa, por su culpa está muerta, por su culpa, tengo pruebas, tengo mensajes. Ella estaba siempre llorando, no tenía fuerzas para hacer nada, ella estaba tan triste”, cuenta Djine.

Rebeka, médico general de la Escuela Latinoamericana de Medicina Doctor Salvador Allende de Cuba, admiradora de Michelle Obama, madre de Royce, creyente, con 9 semanas de embarazo, se desplomó en la intersección de las calles Mapocho con Huelén, en la comuna donde había llegado hacía cerca de seis años.

Su corazón se detuvo.

Djine sostiene que la pena sin tregua le arrebató a Rebeka. La Fiscalía Metropolitana Centro Norte investiga si se constituye un cuasidelito de homicidio por eventual negligencia médica: cayó en la vía pública tras ser dada de alta del Hospital Metropolitano, en la sede Félix Bulnes y retornar en micro a su hogar. Su cuerpo fue encontrado por vecinos que llamaron a Carabineros y la derivaron a un consultorio comunal, pero ya no respiraba.

-Ella era tan tímida. No le habría gustado verse así, en la calle-, apunta Djine. Cuenta que conoció a Rebeka por amigos en común y que se hicieron muy cercanas. Hablaban por teléfono diariamente, una o dos veces al mes se visitaban, decidieron de alguna manera ser familia y Rebeka se convirtió en la madrina de su hija. Los problemas económicos eran, para ambas, cotidianos. Rebeka trabajó un tiempo como médico general en la Cruz Roja, pero hoy no podía ejercer.

-Tenía su diploma, pero sólo pudo trabajar allí un tiempo en su profesión. Luego tuvo problemas con los papeles. No podía ser médico. Se dedicaba mucho a su hijo. No salía, estaba con él. Es buena. Mi amiga es buena.

¿Qué pasó con Rebeka? Según un comunicado oficial del Hospital Clínico Félix Bulnes, en que se anuncia una investigación administrativa, la mujer fue derivada desde los servicios primarios y recibió en la urgencia maternal “atención gineco-obstétrica, registrando al examen físico buen estado general, con parámetros hemodinámicos normales. Se realizó ecografía donde observó embrión único vivo, biometría CRL concordante con 9 semanas y examen cardio-pulmonar negativo, por lo que se dio alta médica con indicaciones de control en consultorio y en caso de Urgencia SOS”.

Había llegado en ambulancia al recinto de calle Holanda y retornó en locomoción colectiva. El dolor precordial que la había llevado a consultar originalmente no había cedido.

Mauro Tamayo, alcalde de Cerro Navia, afirma que es incomprensible que mientras que un Cesfam se logró detectar la gravedad del asunto y se actuó en concordancia, en un hospital Rebeka fue enviada sin tratamiento a su casa.

“Es una situación súper dramática. Ella tiene acá a un hermano y apoyo de amigos, pero un niño de cinco años queda acá prácticamente solo. Le enviaremos un oficio al ministro de salud para que realice un sumario administrativo, vamos a solicitar la renuncia del Director del Servicio de Salud Metropolitano Occidente, Francisco Miranda porque creemos que existe una responsabilidad de ausencia de vigilancia, y estamos trabajando en una querella criminal para que nunca algo más así ocurra. La atención primara hizo la pega”, sostiene.

El cuerpo de Rebeka está en el Servicio Médico Legal. Los primeros antecedentes refieren que sufrió un paro cardiaco.

Djine realizó la llamada al papá de Royce:

-Aún no me contesta. No sé cómo contarle algo así.

Fuente: https://www.msn.com/es-cl/noticias/chile/el-corazón-de-rebeka-pierre/ar-AABvBj5?ocid=spartanntp

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: