«Socialismo con peculiaridades chinas»: La gran marcha en el 70 aniversario del triunfo de Mao.

Las avanzadas armas que Pekín mostró por primera vez en el histórico desfile militar del 1 de octubre.

«Ningún poder puede detener el progreso de la nación y el pueblo chinos».

El presidente Xi Jinping dejó claro su mensaje este martes 1 de octubre, en el 70 aniversario de la llegada de los comunistas al poder: China ya no es el país que tomó Mao, empobrecido y humillado internacionalmente.

Xi presidió su quinto desfile militar y el mayor en la historia de China, en una muestra del poder que ha logrado el país -y, por ende, el gobernante Partido Comunista chino-, en un época con grandes desafíos: entre ellos, Hong Kong, donde las celebraciones fueron empeñadas por protestas a favor de la democracia y una violencia inédita en la región desde que pasase a manos chinas en 1997.

En el desfile militar en Pekín, coreografiado hasta el más mínimo detalle y presenciado por la plana mayor del gobierno, participaron más de 15.000 efectivos militares y el 40% de armamento fue mostrado al público por primera vez, según medios oficiales.

«La fuerza para lograr el sueño»

Como era de esperar, China desveló nuevos vehículos aéreos no tripulados y sistemas de misiles de última generación, que captaron especialmente la atención de los expertos.

DF-41 en desfile militar en Pekín.
Los altos cargos del gobierno y del Partido Comunista presenciaron desde la Puerta Celestial de la Ciudad Prohibida el desfile militar.

Puede transportar hasta 10 cabezas nucleares -cada una de ellas con un objetivo independiente-, según destacaron los medios oficiales.

La muestra de los DF-41 es un mensaje al mundo de que China «tiene poder nuclear suficiente y fiable estratégicamente para responder a cualquier tipo de chantaje nuclear de cualquier país», señaló el diario oficialista The Global Times, de inclinación nacionalista, citando a expertos militares locales.

Enorme retrato de Xi Jinping mostrado en el desfile militar del 1 de octubre de 2019 en Pekín.
Un enorme retrato de Xi Jinping también se mostró en el desfile.

En el evento también se mostró otro sistema de misiles balísticos, el DF-17, que incorpora un vehículo de planeo hipersónico y que puede transportar carga nuclear y convencional.

Este tipo de armamento, que los especialistas comparan con el sistema Avangard de Rusia, tiene la capacidad de evitar de manera eficaz los sistemas de defensa de misiles.

En este caso, los DF-17 hicieron su debut ante el público equipados con una ojiva convencional, según medios oficiales.

Soldados chinos en tanques durante el desfile militar celebrado en Pekín el 1 de octubre de 2019.
Para China, según los expertos, el desfile también fue una muestra de poderío ante Estados Unidos.

Algunos expertos citados por la prensa estadounidense destacaron que se trata de un arma única, que Occidente no ha conseguido aún.

En la televisión nacional china CCTV, los presentadores describieron el arsenal de misiles de China como «la fuerza para lograr el sueño de un país y un Ejército fuerte».

DF-17 en el desfile militar de Pekín.
El 1 de octubre se cumplieron 70 años desde que Mao Zedong se hizo con el poder en China y proclamó la fundación de la República Popular.

En el aniversario, desfilaron también misiles JL-2, diseñados para lanzarse desde un submarino y con un alcance de 7.000 kilómetros; o el Gongji-11 (GJ-11), el dron furtivo de última generación capaz de atacar sin ser detectado.

La aparición en el desfile evidencia que el Gongji ya forma parte del armamento activo de las fuerzas armadas chinas, publicó en Twitter The Global Times.

Tropas de mujeres durante el desfile militar de China el 1 de octubre de 2019.
Según medios oficiales, el desfile mostró 580 piezas de equipamiento militar y 160 aeronaves.

 

Otros de los drones más destacados de la jornada fue el DR-8, que ya había entrado en servicio.

Según explicó el diario hongkonés The South China Morning Post, el DR-8 jugaría un papel crucial en el caso de que se desatara un conflicto con los portaaviones de Estados Unidos en el Pacífico o en el mar de China Meridional.

JL-2 en el desfile militar en Pekín, 1 de octubre de 2019.
En el aniversario, desfilaron también misiles JL-2, diseñados para lanzarse desde un submarino y con alcance de 7.000 kilómetros.

En el aniversario, también se mostró una nueva versión del estratégico bombardero chino, el H6-N, que sería capaz de transportar armas atómicas a distancias mayores que sus predecesores, recoge la agencia AFP.

El nuevo bombardero presentado porta «misiles de crucero bajo las alas, con una capacidad de recorrer más de 2.000 kilómetros».

«Eso significa que podría atacar Alaska, Guam, Hawái, Japón, Malasia, Filipinas, Vietnam o incluso Moscú sin tener que abandonar la zona de defensa aérea en el continente chino», destacó el diario The South China Morning Post.

Un avance significativo

El Ejército Popular de Liberación de China subrayó previamente que el desfile evidenciaría sus avances en materia tecnológica y numerosos expertos valoraron los avances mostrados.

El mensaje clave del desfile militar es que «el Ejército de Liberación Popular realmente ha entrado en una nueva era, la de Xi Jinping», destacó Alexander Neill, investigador sobre seguridad en Asia Pacífico del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, en un artículo para la BBC.

Armamento en el desfile militar de Pekín, 1 de octubre de 2019.
El desfile celebrado en Pekín el 1 de octubre mostró un 40% de armamento nunca antes presentado en público.

El presidente Xi Jinping lanzó grandes reformas en este sector en 2015 con el objetivo de modernizar a las fuerzas armadas.

Durante la última década, el presupuesto en Defensa creció en al menos un 10% cada año y actualmente se sitúa en US$168.200 millones, lo que convierte a China en el segundo país en gasto militar después de Estados Unidos.

Una formación de aviones militares en Pekín, durante las celebraciones por el 1 de octubre de 2019.
China también mostró parte de su armamento aéreo.

No obstante, el país minimiza su inversión en este ámbito y señala la enorme diferencia con Estados Unidos, cuya inversión llegó a los US$643.300 millones en 2018.

«Tras las enormes reformas, el Ejército de Liberación Popular está bien posicionado para avanzar hacia convertirse en una fuerza verdaderamente modernizada en 2035 y una de primer orden mundial para 2049″, señaló Neill.

Soldados en desfile militar de China, 1 de octubre de 2019.

Sin embargo, pese a que el desfile puede mostrar la escala de la inversión, «no puede representar la capacidad militar» de las fuerzas armadas chinas, indicó de manera previa al evento.

«El Ejército de Liberación Popular aún está a décadas de distancia de alcanzar las capacidades militares que tiene Estados Unidos».

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-49898646

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.