Chile mutilado: Más de 200 personas con daño ocular irreparable.

Los crímenes de lesa humanidad son definidos como actos inhumanos que atenten contra la integridad de las personas y que agravian, lastiman a la humanidad entera. La sistemática política represiva que el Gobierno de Sebastian Piñera ha llevado a cabo en estas semanas para hacer frente a la rebelión popular, tiene ese carácter, particularmente las mutilizaciones oculares han generado un daño irreparable a mas de 200 personas hasta este momento y ha impactado a toda la sociedad chilena. Hoy sabemos que Gustavo Gatica, estudiante de psicología, recibió perdigones en sus dos ojos por el actuar terrorista de un gobierno sádico, por una fuerza policial que también goza con el sufrimiento, el dolor de los y las jóvenes movilizados. Como medio solidarizamos con Gustavo y con todos y todas aquellos hombres y mujeres, niños y niñas que han sufrido la crueldad de las fuerzas represivas. Exigimos además juicio y castigo a los responsables de estos crímenes: Sebastían Piñera y el director general Mario Rozas Córdova. (Editora Natalia Pravda)

 

La mutilación de los ojos como política de Estado.

Por Pedro Santander.

Hoy no son las orejas ni las narices, son los ojos de cientos de chilenos y chilenas el blanco elegido para castigar a quienes desafían el orden establecido, el orden neoliberal. No son esta vez los conquistadores españoles ni su metal, son policías chilenos quienes escopeta en mano se encargan del trabajo sucio, miserable, de desfigurar las caras de los/las compatriotas. No es el siglo 17, pero el modus operandi sigue siendo el mismo: la mutilación física como discurso del poder.

Hay muchas formas de comunicar y hacer llegar a otros los mensajes que interesan. Puede ser hablando, escribiendo, gritando, publicando una columna, mandando mails…o mutilando cuerpos. Por ejemplo, comunicar el terror como mensaje a la nación… reventando ojos.

Cuentan historiadores que a finales del siglo 17 era común en nuestro territorio cruzarse por los campos con indios e indias mutilados por los españoles. La modalidad era marca ibérica: faltaba un pedazo de nariz o una oreja. Los rostros de cientos de mapuche, aymara y diaguita fueron mutilados por el acero español, y luego liberados para que sus cuerpos desfigurados transmitieran el mensaje: acá mandamos nosotros, y este es el castigo que les espera a quienes desafíen nuestro orden.

Hoy no son las orejas ni las narices, son los ojos de cientos de chilenos y chilenas el blanco elegido para castigar a quienes desafían el orden establecido, el orden neoliberal. No son esta vez los conquistadores españoles ni su metal, son policías chilenos quienes escopeta en mano se encargan del trabajo sucio, miserable, de desfigurar las caras de los/las compatriotas. No es el siglo 17, pero el modus operandi sigue siendo el mismo: la mutilación física como discurso del poder.

“Lideramos tristemente esta cifra a nivel internacional”, advirtió el Dr. Dennis Cortés, presidente de la Sociedad Chilena de Oftalmología, cuando ya se contaban 180 casos, y lo calificó como una “emergencia sanitaria”. Es una “marca de época” decimos nosotros, una “huella generacional” de estos y estas jóvenes que salieron a desafiar el orden establecido y cuyas caras fueron marcadas a fuego. Será ahora, inevitablemente, parte de nuestra cotidianeidad encontrarnos con ellos y ellas en las calles de nuestro país, en el metro, en las micros, en los almacenes, en las salas de clases. Abracémoslos, abracémoslas, gracias a ellos/ellas hoy todos vemos mejor.  

Vemos que 500 años después la conquista continua, vemos una continuidad de la conquista mutiladora de cuerpos. La lógica colonial colonizaba territorios y cuerpos, subordinando ambos a su orden y dominio. La lógica neoliberal sigue expoliando a los seres humanos para el beneficio de pocos.

Ambas lógicas necesitan y promueven que unos sean considerados naturalmente superiores y otros inferiores. A estos últimos se les declara la guerra, se les revientan los ojos, se le mutilan los rostros.

Hoy hay menos ojos en Chile que antes del 18 de octubre. Pero hoy, gracias a la Rebelión de Octubre, como nunca, los y las chilenas hemos abierto los ojos.

Fuente: https://www.eldesconcierto.cl/2019/11/09/la-mutilacion-de-los-ojos-como-politica-de-estado/


Decano de Medicina de U. de Chile acusa al Estado de usar la «mutilación» como herramienta de control público.

por El Mostrador.

A través de una carta, Manuel Kukuljan dice que «la evidencia de estos días muestra cifras de trauma ocular y ceguera derivada de ello extraordinariamente por sobre cualquier registro internacional al respecto».

Los graves hechos de violencia ejercidos por Carabineros no han dejado indiferente a nadie. Ahora, el decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, Manuel Kukuljan, expresó su «rechazo unánime» a «la violencia ejercida por el Estado en la forma del uso sistemático de armas y procedimientos destinados a mutilar, como forma de control del orden público».

A través de una carta, el decano dice que «la evidencia de estos días muestra cifras de trauma ocular y ceguera derivada de ello extraordinariamente por sobre cualquier registro internacional al respecto».

«Como institución dedicada a la educación en salud no podemos sino condenar esta situación y pedirles, en tanto responsables superiores de las políticas y procedimientos de mantención del orden público, ordenar el fin inmediato de esta forma de proceder», agrega el texto.

Posteriormente, indican que, como Facultad, comparten «plenamente el anhelo mayoritario de nuestra sociedad que busca una solución pacífica de los conflictos, que considere el respeto de los derechos humanos, el predominio del diálogo y de la razón, la consideración y debate de todos los puntos de vista y la responsabilidad de cada persona y organización de contribuir a la construcción de acuerdos».

Fuente: https://www.elmostrador.cl/dia/2019/11/08/decano-de-medicina-de-u-de-chile-acusa-al-estado-de-usar-la-mutilacion-como-herramienta-de-control-publico/

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.