Chile cretino: Avanza la cocina para un acuerdo por arriba y un cerrojo para los de abajo.

Foto de archivo (Viernes 28 de noviembre 2014): Guillermo Tellier (PC) e Iván Moreira (UDI) en plena cocina: consensuando los alcances de las comisiones investigadoras del caso Penta y del caso Universidad Arcis.

Desde la UDI al PC: Representantes de todos los partidos se reúnen en cita clave en el Congreso para abordar una nueva Constitución.

por  Isabel Caro, Felipe Cáceres y Carlos Reyes / La Tercera.

Es la primera vez que todos los sectores de la oposición y Chile Vamos se juntan a conversar sobre un acuerdo para una nueva Carta Magna, que sería inminente.

Pasadas las 13.30 horas comenzó en el Congreso en Valparaíso una reunión entre parlamentarios de Chile Vamos y la oposición para abordar el debate por una nueva Constitución. Aunque en un comienzo el encuentro solo contó con algunos partidos, con el transcurso de la tarde se fueron sumando todos los sectores a la conversación como, la UDI, Comunes y el Partido Comunista (PC).

La cita marca un hito, ya que es la primera vez que se reúnen todos los sectores políticos representados en el Congreso a conversar sobre un acuerdo para una nueva Carta Magna.

En los diversos diálogos que han tenido las partes -ya que el encuentro ha ido sufriendo interrupciones- se han puesto diversos mecanismos sobre la mesa para avanzar en el proceso constituyente. Primaría, sin embargo, una solución intermedia entre la Asamblea Constituyente y el Congreso constituyente. Es decir una “convención constituyente”, con delegados elegidos por la ciudadanía pero que incluya a parlamentarios.

Es clave que ambas partes puedan llegar a un acuerdo en esta materia, ya que si ambos sectores quisieran avanzar de forma solitaria en sus respectivas propuestas, requerirían 2/3 de los votos para imponer sus términos. Por lo mismo, los representantes de los partidos se han abierto en buscar una solución intermedia.

Eso sí, hasta el momento, no se sabe qué pasará con el plebiscito que impulsa la oposición para elegir el mecanismo para la nueva Constitución.

 

Entre los asistentes al encuentro en el Parlamento están los presidentes de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe, del Partido Socialista (PS), Álvaro Elizalde, del PPD, Heraldo Muñoz, del PR, Carlos Maldonado; de Evopoli, Hernán Larraín Matte, de RD, Catalina Pérez, de Comunes, Javiera Toro y de la DC, Fuad Chahin. A esto se suman los diputados Camila Vallejo (PC), Gabriel Boric (CS), Juan Antonio Coloma (UDI), Alejandro Bernales (PL), Marcelo Díaz (PS), Leonardo Soto (PS), Matías Walker (DC), Gonzalo Fuenzalida (RN) y, Paulina Núñez (RN), además del presidente del Senado, Jaime Quintana (PPD), y los representantes de la Cámara Alta Andrés Allamand (RN) y Felipe Kast (Evópoli), Guido Girardi (PPD), Felipe Harboe (PPD), Ricardo Lagos Weber (PPD), Juan Ignacio Latorre (RD), José Miguel Insulza (PS), entre otros.

También participó al inicio de la cita el presidente de RN, Mario Desbordes. El diputado ha tenido un protagónico rol articulador en medio de la crisis.

La participación de los diversos partidos en la reunión es vista como un gesto, especialmente la presencia de la UDI. Esto, considerando que el martes la directiva gremialista emitió una declaración en la que aseguraron que “no estamos disponibles para negociar mientras no cese la violencia”.

Desde el gobierno también han mantenido negociaciones con la oposición para tratar de llegar a un acuerdo sobre cómo abordar el proceso constituyente. Conversaciones lideradas por el ministro del Interior, Gonzalo Blumel.

Tras varias horas de diálogo, el encuentro fue suspendido y cada sector se retiró para dialogar con sus aliados y buscar acercar posiciones que posibiliten un acuerdo.

Fuente: https://www.latercera.com/politica/noticia/desde-la-udi-al-pc-representantes-todos-los-partidos-se-reunen-cita-clave-congreso-abordar-una-nueva-constitucion/899679/

—————————————–

Todos contra los vándalos:

Categórico rechazo de sectores oficialistas y de oposición a los hechos de violencia.

por El Mostrador.

Ante la magnitud de los eventos de vandalismo, que sumaron casi 400 en todo el país, con 341 lesionados, incendios, saqueos, y ataques a instalaciones públicas, privadas, policiales y militares, en la oposición –desde la DC al Frente Amplio- levantaron la voz. La diputada comunista Camila Vallejo, por ejemplo, señaló en Twitter que “no sé si detrás de los incendios y saqueos hay ultraderechistas, ultraizquierdistas o solo rabia desatada, pero la condenamos sin matices”. Pero en paralelo, el bloque opositor exige al Gobierno respetar los DD.HH. y avanzar en la solución a urgencias sociales y una Nueva Constitución vía Asamblea Constituyente.

Más allá de la crítica al extraño mensaje presidencial de la noche del martes, las escenas de violencia, saqueos, incendios y vandalismo que se tomaron Santiago y regiones no dejaron indiferente a ningún sector político. En la oposición salieron a condenar los hechos, que hicieron revivir los momentos más duros del inicio del estallido social el pasado 18 de octubre.

De acuerdo al balance de Carabineros, durante el martes se registraron 398 hechos de violencia, 139 más que el reporte del martes en la mañana. También hubo 341 lesionados y se contabilizaron 19 ataques a cuarteles policiales, entre ellos el ingreso de una turba a las instalaciones del Ejército en San Antonio. Esto se suma a diversos ataques a instalaciones públicas y privadas.

En el oficialismo pidieron a la oposición recoger el guante lanzado por Piñera de un «acuerdo por la paz», en paralelo a las otras reformas. «Aquí tiene que haber reformas sociales potentes, tiene que haber también una agenda de orden público, tenemos que darle una señal a estos señores que están incendiando y saqueando como si estuviéramos en el far west, y lo tercero es un itinerario constitucional que deje conforme a todos, a la mayor cantidad de gente posible, de manera de que tengamos un horizonte claro respecto a cuándo habría una nueva Constitución”, ejemplificó el presidente RN, Mario Desbordes.

Para el diputado UDI, Javier Macaya, dada la situación actual, la “violencia debe parar! Un Pdte nunca puede renunciar al diálogo para la PAZ. Irracionales q siguen en violencia y quiebre institucional, se van a restar. Es tiempo de demócratas y patriotas. @sebastianpinera ha entregado 1 oportunidad más para q la política sea parte de la solución”.

Las voces en la ex Nueva Mayoría

Desde la DC, partido que ha intentado tomar la batuta para conseguir un acuerdo que dé una vía de solución a la crisis, su presidente Fuad Chahin planteó que “nadie, ninguno de nosotros como políticos ni los actores sociales, pueden quedar indiferentes ante la violencia”.

“Si hay algo que debemos extremar es el diálogo: mañana y siempre. Estamos disponibles para buscar una salida entre todos y por la justicia social. ¡Estamos por Chile!”, indicó.

Desde la ex Nueva Mayoría, el senador Ricardo Lagos Weber (PPD) también expresó “toda la condena a la violencia callejera y violación de DDHH”, mientras su compañero de bancada Felipe Harboe acusó que “este país está tomado por vándalos que pretenden afectar nuestra democracia. Es ahora cuando transversalmente hay que condenar la violencia. No hay nada, nada que la justifique”.

Por su parte, el excandidato presidencial y senador, Alejandro Guillier subrayó que “condeno sin contemplaciones la violencia desatada en Chile y en mi región de Antofagasta”, aludiendo a los graves hechos registrados en la región, incluyendo la muerte de un manifestante atropellado por un jeep.

“Necesitamos que venga el momento de la política con mayúscula, no más mezquindades ni tentaciones de más brutalidad represiva”, dijo el periodista.

En el PC también hubo una reacción de condena, como la expresada por la diputada Camila Vallejo, quien señaló en Twitter que “no sé si detrás de los incendios y saqueos hay ultraderechistas, ultraizquierdistas o solo rabia desatada, pero la condenamos sin matices”.

De todos modos, la parlamentaria advirtió que “para avanzar por una paz social, le pedimos al Gobierno dejar de infringir dolor a la población”.

Los dichos en el Frente Amplio

En el Frente Amplio, el diputado Miguel Crispi (RD) escribió en Twitter que “la violencia, los incendios y los saqueos no tienen justificación. La ciudadanía se había manifestado en masa durante la mañana, insistiendo en las demandas sociales, ante un Gobierno que no escucha. Los cambios no se conseguirán destruyendo la ciudad”.

El diputado frenteamplista Gabriel Boric planteó que “pese a que no hay mayores novedades respecto a lo que ya se ha dicho”, apeló a rescatar la voluntad de diálogo que mencionó el Mandatario.

“No queremos violencia, ni saqueos, ni incendios. No queremos ojos cerrados, perdigones ni balines. La solución debe ser política y no militar. Más democracia, no más balas ni fuego. Solución a urgencias sociales y nueva Constitución. Toda nuestra disposición para ello”, indicó.

Fuente: https://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2019/11/13/categorico-rechazo-de-sectores-oficialistas-y-de-oposicion-a-los-hechos-de-violencia/


[Nota del editor CT]
Los vándalos son hijos del modelo, no alienígenas, es verdad… Pero que se nos diga que lo son por que se desestructuró la familia parece un chiste. La iglesia como  institución colonial se fundó sobre la base de la opresión de nuestros pueblos, de las mujeres y de los niños y cuando no, de su exterminio. Funcionó luego en 200 años de república como mecanismo de reproducción del orden colonial, patriarcal y capitalista, amén del abuso de muchos de los creyentes laicos e incluso de sus mismos integrantes. No desconocemos que la iglesia ha contribuido episódicamente a las luchas de liberación y resistencia, pero cuando ello ha ocurrido, su caracter autoritario, patriarcal y opresor, a la larga se hace visible como límites a la verdadera emancipación. Mucho de esto hay en el discurso de Chomalí – que presentamos a continuación- pero a pesar de estos resguardos, sus palabras son mas certeras que el cinismo del cretinismo parlamentario desde la UDI al PC, pasando por el FA, que condena sin más la violencia de «nuestro vándalos». [Nota del editor CT]
—-

Nuestros saqueadores

por Fernando Chomali / Arzobispo de Concepción.

Quienes saquearon los supermercados en estos días son parte de nuestra sociedad: estudiaron en las escuelas y colegios y, algunos de ellos, -muy endeudados- , en las universidades que las políticas públicas generaron. Lo más probable es que sus abuelos (en muchos casos, pilar de sus familias) estén esperando hace años una operación y muchos murieron en el intertanto. Nuestros saqueadores sienten que no le deben nada a Chile, salvo penurias y humillaciones. Los dejamos solos por años. Eso nos debiese avergonzar.

Las leyes actuales en materia de familia – y en nombre de la libertad- , no sólo no promueven la natalidad sino que además premia al padre que abandona a su mujer. En Chile un alto porcentaje de las mujeres están solas, pasan muchas horas fuera de su casa, o en un sistema de transporte colapsado, para procurar el pan de cada día. A nuestros saqueadores nadie les dijo “buenas noches” o “hasta mañana” con un beso en la frente. Nadie les enseñó a decir perdón, permiso y gracias. Como cada uno es lo que aprende en su casa, ellos tampoco lo hacen. Como si fuera poco, tres de cuatro han sufrido algún tipo de agresión en su infancia y a sus abuelos les llegarán pañales si los vecinos hacen una rifa o la parroquia una colecta.

Nuestros saqueadores se enteran de los sueldos de las autoridades y ven como sus familias sobreviven con una pensión raquítica. Nuestros saqueadores son continuamente tentados por los narcotraficantes, carecen de la figura paterna y de una voz con autoridad que los guíe. En este escenario, es paradójico ver, por una parte, a los mismos que dijeron en el Parlamento que hay razones para terminar con una vida humana, -además inocente e indefensa -, y, por otra, escandalizarse por los saqueos. En estricto rigor, nuestros saqueadores pensarán, si se puede por ley terminar con una vida humana, ¿qué puede importar llevarse un escaparate para la casa? En el empobrecimiento sostenido y público del respeto a la vida humana está la raíz de lo que estamos viviendo. Para los creyentes está en el olvido de Dios a quien han querido relegar a la esfera privada. En otro ámbito de la vida social, sabemos que la publicidad es la fuente de ingreso de los medios de comunicación que tienen que mostrar rating para subsistir.

Así, como nuestros saqueadores están conectados, saben de la última oferta del viaje al extranjero –ellos jamás han salido de su barrio-; saben de las bondades de tal o cual crédito –sólo tienen acceso a prestamistas inescrupulosos-; les pasean su imaginación con autos y ropa de lujo – apenas les alcanza para la micro-; se enteran de los logros macroeconómicos y ellos están por años sin estudiar ni trabajar –son 700.000 en Chile-; viven hacinados, en casas mal construidas, en barrios alejados de sus lugares de trabajo y con escaso equipamiento, y, además, endeudados.

Nuestros saqueadores son el fruto de una serie de políticas públicas que han pauperizado la familia, empobrecido la cultura y debilitado el tejido social. ¡Tanta estrategia de marketing, vacía y engañosa! La misma universidad que un día aparece en las páginas sociales firmando un convenio con una universidad extranjera, al año siguiente cierra sus puertas y deja a miles de alumnos en la más absoluta indefensión. Y todo queda en nada.

A los niños y a los jóvenes les hemos saqueado sus sueños. ¿Qué habrán pensado cuando vieron un desfile de “personas importantes”, que estaban para velar por el bien común, cuidar a los chilenos, proteger las fronteras, administrar justicia, hablar de Dios, producir trabajo, legislar en favor de la comunidad, generar cultura, en los tribunales? ¿Por qué yo no?, se les habrá pasado por la mente. La ostentación, en medio de tanta inequidad, que se ve en algunas partes, es ofensiva e hiriente, parte el alma de la sociedad y se enquista en muchos como odio, rabia e impotencia. “Junta rabia” o “Sin ley ni Dios”’ son los grafitis que se apoderaron de la ciudad.

No seamos hipócritas, nosotros engendramos a los saqueadores, son de los nuestros, y tomará mucho tiempo revertir la situación. Asumir nuestra propia culpa en el ámbito que nos corresponda, pedir perdón y reparar el mal causado es lo primero, así como volver a hablar de virtud, de austeridad y de sencillez. No nos engañemos, no será el ministerio público, las policías ni los militares los que van a terminar con los saqueos. Será un corazón inteligente y generoso de quienes tienen responsabilidades en la promoción de políticas públicas que logren más vida familiar para que los padres puedan educar a sus hijos, y mejores políticas educacionales para que los profesores puedan enseñar.

Para ello darle el sitial que corresponde a la familia y a los profesores es fundamental. Por otro lado urge generar trabajos adecuados y justamente remunerados. Allí a los empresarios, grandes y chicos, les cabe una gran responsabilidad. Será en la familia, en los centros educativos y en el trabajo donde se cuajará el futuro del país. Todo lo demás debe girar en torno a estos tres polos esenciales de lo propiamente humano. Sólo así terminaremos con nuestros saqueadores.

Concepción, 02-11-2019.

Fuente: http://www.iglesia.cl/39465-columna-del-obispo-fernando-chomali-nuestros-saqueadores.html

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.