Venezuela. Tania Díaz: « … por una Constituyente global para la humanidad»

«Ahora hablan los pueblos».

Entrevista Geraldina Colotti, Resumen Latinoamericano.

Tania Díaz, vicepresidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, divide incansablemente su tiempo entre los compromisos institucionales y los del Comité de Agitación de Propaganda y Comunicación (APC) del PSUV, donde ocupa el cargo de vicepresidenta. Nos reunimos con ella en el salón Bicentenario del Hotel Alba, donde dirige un pequeño equipo duro que está preparando el Congreso Internacional de Comunicación para los días 2, 3 y 4 de diciembre. Un gran trabajo de organización, que la máquina PSUV desarrolla de acuerdo con un esquema ya consolidado, puesto en marcha por el 25º Foro de Sao Paulo (del 25 al 28 de julio). Desde entonces, se han celebrado otros congresos internacionales (de trabajadores, mujeres, de pueblos indígenas y afrodescendientes, de las comunas de la juventud), que han involucrado a todos los sectores de la Revolución Bolivariana. Un laboratorio extraordinario de experiencias y resistencias que está reabriendo el camino al socialismo para este siglo 21.

«Ahora hablan los pueblos». ¿Qué significa esta consigna, que caracteriza al Congreso Internacional de Comunicación y cómo se ha pensado?

Nuestro Congreso realiza otro capítulo de la agenda establecida durante el Foro de Sao Paulo, el penúltimo. Tiene en cuenta un tema que es transversal a cada una de las reuniones anteriores, durante las cuales surgió la necesidad de una plataforma internacional, de una red internacional de comunicación popular que permita una articulación común a nivel global. La coyuntura regional muestra una realidad de represión, criminalización y judicialización de las expresiones populares que entraron en juego en defensa de sus derechos denegados. Un despertar del cual emerge, como respuesta a la agenda belicosa del capitalismo, una bandera común, la de una Constituyente global para la vida y la humanidad. Estamos organizando una reunión para dar voz a estos problemas, discutirlos y encontrar soluciones comunes. Una ventana que trascienda las fronteras regionales de América Latina para llegar a otras regiones del mundo, acompañando a los partidos, los sindicatos, los movimientos sociales, las organizaciones populares que participaron en el Foro de Sao Paulo y otras que se agregaron más tarde.

¿Cómo se organizará el Congreso?

Se espera la presencia de alrededor de 1.000 delegados nacionales e internacionales. Pero la idea es que el Congreso se abra a la ciudad y las regiones. La reunión con el poder popular tendrá lugar en 7 espacios en Caracas, en las regiones donde la fuerza de la guerrilla comunicativa está más presente y en algunos escenarios más amplios, con la presencia de invitados internacionales. Por esta razón, se han activado las diversas instancias de organizaciones populares, que han enviado a sus representantes y harán que los contenidos del congreso vivan en las diferentes realidades. Hay voceros de los 335 municipios que cuenta el país, las mujeres, el Congreso de los Pueblos, que incluye 57 movimientos, las estructuras juveniles del PSUV, del Frente Francisco de Miranda y del colectivo Robert Serra, los CLAP, los Comités de abastecimiento y producción que tienen sus propios medios comunitarios … Toda la guerrilla comunicativa y creativa, incluidos los círculos de lectura del semanario del partido, el Cuatro F que ha realizado para la ocasión dos ediciones especiales. Para comenzar, en el Hotel Alba, damos cuenta de cinco escenarios de guerra que ocurrieron en los momentos más críticos de este año y de los cuales pudimos salir volteando el cuento dominante de los medios, el escenario de guerra simbólico, cultural y comunicativo que el imperialismo quería imponernos. Esto se discutirá con algunos teóricos de la comunicación conocidos, a la luz del contexto internacional. En resumen, continuamos la línea establecida por las tres mesas temáticas organizadas por el Foro de Sao Paulo sobre comunicación, que nos han proporcionado algunos parámetros, desarrollados después también en las Brigadas Internacionales de comunicación solidaria (BRICS), y en las diversas reuniones de los medios populares y alternativos. Nuestro partido, que está organizando este congreso, ha propuesto establecer un proyecto para una universidad latinoamericana de la comunicación popular, inicialmente concebida a nivel regional, pero que, en un segundo momento, probablemente se extenderá más allá de América Latina. La elaboración del documento final será sobre todo un plan de acción para una agenda internacional concreta, a partir de un día mundial de acción, en vista de los escenarios políticos que vendrán en 2020. Un plan que acompañará al congreso de los partidos políticos. Programado para enero y que aprovechará las diversas elaboraciones teóricas enviadas en los congresos anteriores.

Sin embargo, un proyecto similar debe medirse contra la guerra económica. ¿Cómo podemos competir, las mujeres ya le preguntaron al presidente Maduro el 8 de marzo del año pasado, si los altos costos ni siquiera nos permiten tener un teléfono celular con whatsap?

La contrarrevolución tiene medios gigantescos, todo un aparato mediático y cultural al que no podemos oponernos por decreto o en un congreso. Pero debemos comenzar por lo que hemos logrado con nuestros teléfonos parchados y nuestras claudicantes baterías. Es por eso que decidimos exhibir los escenarios de guerra de los que estaba hablando antes. El 23 de febrero, en la frontera entre Colombia y Venezuela, nos encontramos frente a todo el aparato de la contrarrevolución: estaban el vicepresidente norteamericano, los presidentes de Colombia, Paraguay, Chile, la Organización de Estados Americanos, había Paramilitares del grupo Los Rastrojos, había camiones cargados de armas y famosos músicos latinoamericanos para el mega-concierto de la oposición. Y al otro lado de la frontera estábamos nosotras y nosotros, con nuestro concierto, con nuestros jóvenes organizados, con la policía bolivariana. Y logramos detener la agenda de guerra que afirmaba no solo penetrar en nuestra frontera y atacar al país, sino también comenzar una confrontación armada entre Colombia y Venezuela como estaba en los planes del Pentágono. Lo hicimos con los pocos medios tecnológicos que teníamos, con nuestros teléfonos móviles reparados, con el poder popular. Las nuevas tecnologías no deben ser sobrestimadas. Por supuesto, como dijo Ignacio Ramonet en la reunión antiimperialista en Cuba, las nuevas tecnologías han cambiado nuestra forma de comunicarnos. Del mismo aparato se obtiene tanto la voz de la madre como la información filtrada y la cultura del consumidor. Una comunicación que te acerca y te aleja al mismo tiempo. Pero no debemos pensar que es la única forma. Venezuela es un país donde, aunque con algunas fallas, hay una democracia participativa en la cual el pueblo es verdaderamente protagonista y donde todas las formas de comunicación están presentes, no solo las digitales. Llegan mensajes fuertes y claros de los levantamientos populares en Chile, de la resistencia en Bolivia e incluso de Haití, un país que no tiene servicio de electricidad en el 90% de la capital, Puerto Príncipe. Por esta razón, decir «Ahora hablan los pueblos» indica la dirección en la cual mirar, las luchas que rompen la censura usando la plataforma tecnológica del enemigo y que sorprenden. E incluso en este congreso habrá algunas sorpresas …

¿Una nueva internacional de los pueblos en la sociedad globalizada como quería Chávez?

Un capitalismo en crisis terminal tira golpes a toda máquina, quiere asesinar la energía vital de los pueblos, naciones, culturas e identidades. Quiere imponer la cultura de la muerte, la segregación, la exclusión, sacando a relucir la peor parte del ser humano. Depende de nosotros darle voz a esa otra parte del ser humano que en esencia somos, y que vemos en las revueltas masivas que convocan a una Asamblea Nacional Constituyente. Lo digo con gran humildad, pero nos sentimos orgullosos de haber abierto el camino. Chávez, un gran comunicador que anticipó los tiempos en muchas cosas, rompió todos los viejos patrones de comunicación. Cuando iba por las calles, siempre daba voz a los humildes. En cadenas nacionales, dejó el micrófono abierto a una mujer, un trabajador, un campesiño, un estudiante que lo consultó en la calle. Y donde fuera, valoraba la cultura local, la comida, las canciones, los héroes, los hacía conocidos y amados. Por lo tanto, ha unificado el sentimiento nacional, nuestra identidad como pueblo: nuestro sentimiento patriótico, hay que decirlo, incluso si la palabra puede no gustarle en otro lugar porque no tiene el mismo significado que el nuestro. Chávez nos ha unificado en torno al concepto de Patria. Y cuando se despidió de nosotros, regresando de Cuba en diciembre de 2012, nos dejó sus palabras. Él dijo: «Habrá quienes tratarán de aprovechar la difícil coyuntura económica para reinstalar el capitalismo, el neoliberalismo y poner fin a la Patria». Nos dejó como antídoto la entrega: «Unidad, lucha, batalla y victoria». Cantó «Patria querida», que, desde entonces, se ha convertido en un segundo himno nacional. Era la canción del Batallón Bravo de Apure, donde era militar y dice: «Patria querida, tú eres la luz, tú eres mi sol». Un pegamento fuerte que identifica nuestra historia, nuestra cultura, nuestra identidad y que sigue siendo una orientación. Para esto, el enemigo intenta por todos los medios destruir nuestra bandera. Por esta razón, en Bolivia, los golpistas queman la bandera del estado multinacional, la wipala, obligando a las mujeres indígenas a quitarse la ropa tradicional. Los golpistas traen la Biblia de los colonizadores a Bolivia. Sobre esto y sobre el papel de las multinacionales religiosas como instrumento de opresión neocolonial se discutirá en profundidad en nuestro Congreso.

No hay acuerdo entre el Pentágono y la Casa Blanca sobre cómo continuar la estrategia de atacar a Venezuela. Mientras tanto, ¿qué sucede en la oposición venezolana después de su regreso al parlamento «en desacato»?

Tengo mucha confianza en la mesa de diálogo. Hemos estado tratando de traer una oposición golpista a la esfera institucional durante veinte años, pero ahora parece haberse vuelto impresentable incluso para sus propios referentes. Muchos se han dado cuenta de que han sido utilizados para nada en un crescendo de mentiras, corrupción, agresión y fracaso. Veo un nuevo tipo de oposición tomando forma, una combinación de fuerzas de la cuarta república y sectores emergentes, listos para asumir este descontento y regresar al juego político nacional. Para ellos, las próximas elecciones parlamentarias son una prueba importante en la que deben ganarse el favor de los votantes en sus circuitos territoriales. Estoy en la comisión que recopila las propuestas, por ejemplo, sobre los posibles cambios a la ley electoral con respecto al umbral de barrera, lo que permitiría que incluso los partidos pequeños tengan una mayor participación. Hay algunas formaciones que se han alejado del chavismo pero que, ante la nueva situación, tal vez tengan que desempolvar su propio antiimperialismo. Ahora hay una delegación parlamentaria de más de 8 partidos que visitan los diversos parlamentos del mundo. Nuestra propuesta es clara: el socialismo bolivariano para el siglo XXI, definido por el Plan de la Patria y llevado a cabo primero por Chávez y luego por los dos mandatos de Nicolás Maduro. Depende de los demás definir la suya, y en esto nos enfrentaremos en el juego político.

Revisión Gabriela Pereira

Fuente: http://www.resumenlatinoamericano.org/2019/11/29/venezuela-tania-diaz-ahora-hablan-los-pueblos-una-constituyente-global-para-la-humanidad/

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.