Chile: Menores de edad presos políticos de la revuelta.

“A mi hijo lo tiene secuestrado el gobierno”: Dos adolescentes acusados por supuesto porte de bombas molotov siguen presos en el Sename.

Por Nico Romero.

Se trata de Kevin Uribe y Mauricio Gómez, ambos de 16 años, quienes fueron detenidos por funcionarios de la Policía de Investigaciones (PDI) el día 29 de noviembre en las inmediaciones de la estación Intermodal La Cisterna, justo dos días después de los saqueos e incendio registrados en ese lugar. Hace algunos días el juez resolvió sustituir la cautelar de internación provisoria por el arresto domiciliario total. Sin embargo, el fiscal del Ministerio Público solicitó apelación y la Corte de Apelaciones revocó esa decisión.

El 11º Juzgado de Garantía de Santiago resolvió el jueves 2 de enero sustituir la cautelar de internación provisoria en el Servicio Nacional de Menores (Sename) para dos adolescentes que están acusados por la Ley de Control de Armas (17.798), por el supuesto porte de bombas molotov, en el contexto del estallido social, dejándolos con régimen cautelar de arresto domiciliario total y arraigo nacional. 

Sin embargo, el Ministerio Público solicitó en el acto la apelación. Así, el día sábado 4 de enero, la Primera Sala de la Corte de Apelaciones de San Miguel revocó la resolución por considerar que la libertad de los imputados constituye un peligro para la seguridad de la sociedad.

Se trata de Kevin Uribe y Mauricio Gómez, ambos de 16 años, quienes fueron detenidos por funcionarios de la Policía de Investigaciones (PDI) el día 29 de noviembre en las inmediaciones de la estación Intermodal La Cisterna, justo dos días después de los saqueos e incendio registrados en ese lugar. En esa ocasión los jueces dictaron 90 días para la investigación y la Fiscalía solicitó la prisión preventiva para los dos. Desde el sábado 30 de noviembre que ambos están encerrados en el Sename “Centro de Internación Provisoria y de Régimen Cerrado” (CIP-CRC) de San Bernardo.

 

Cabe recordar que el juez había sustituido la medida luego de que los abogados defensores presentaron un informe elaborado por el propio Sename, sumado a los antecedentes de los colegios en los que estudian Gómez y Uribe y peritajes sociales de sus familias.

Con esos nuevos antecedentes, la abogada de la Defensoría Popular, Maria Rivera, dijo que con ellos se estableció que “los chicos no tienen nada que ver con el resto de la población que está ahí internada (Sename). Son dos adolescentess que están en tercero medio, que están matriculados, que tienen familia y que no tienen antecedentes previos”.

Sin embargo, la abogada Rivera, en conversación con El Desconcierto, agregó que “es bastante lamentable la resolución de la Corte de Apelaciones de San Miguel porque hace caso omiso al principio de inocencia. Porque no hay ningún tribunal de la República que haya condenado a los adolescentes por el delito que supuestamente habían cometido. Eso no se ha discutido todavía en ningún juicio. Por lo tanto hasta ahora ellos gozan de presunción de inocencia.

Incluso, explicó que “más grave aún es que la Corte de Apelaciones considera un agravante especial que se haya supuestamente cometido este delito en una situación de conmoción nacional. Eso demuestra que la decisión es absolutamente política”.

En ese sentido detalló que “se toman de eso para revocar la decisión del tribunal y ordenar la internación provisiora que es el símil a la prisión preventiva para los adolescentes. Evidentemente no compartimos el criterio de la Corte de Apelaciones. Consideramos que ambos tienen todas las condiciones para esperar el eventual juicio en su domicilio, con sus familias”. 

Las madres denuncian irregularidades en la detención

De acuerdo al relato de las madres de los dos adolescentes, ellos fueron detenidos por la PDI cuando iban llegando a la Intermodal de La Cisterna la tarde del viernes 29 de noviembre. Los apuntaron, les hicieron control de detención y les revisaron las mochilas a eso de las cinco de la tarde. Cuatro horas más tarde, a eso de las nueve de la noche, las llamaron para informarles.

Entrevistada por El Desconcierto, la madre de Mauricio, Ximena Gómez, aseguró que hubo muchas irregularidades y amenazas en la detención de su hijo Mauricio y de su amigo Kevin. “Me llamaron y me dijeron que Mauricio está detenido por bombas molotov. A mi hijo solamente le pillaron un poco de alcohol gel que yo misma le pasé y una toalla. Y yo pienso que con un poco de alcohol no se va a hacer una bomba molotov. Además, según la PDI, ellos andaban con mochila y pasamontañas. Cosa que es mentira. Mi hijo me dice, ‘pero mamá, pidan las grabaciones, si se supone que ahí hay cámaras de seguridad, para que vean que nosotros no íbamos con capuchas’”.

Respecto a la supuesta vulneración de derechos, para Gómez “revisar mochilas, llevárselos detenidos y avisar tantas horas después, es irregular. El mismo tema de la constatación de lesiones, de no esperar a que llegue el adulto para así ser acompañado. Lo primero que tendrían que haber hecho es llamarnos a nosotras”.

Además, la madre de Mauricio dijo que “no les leyeron los derechos, si no que les dijeron: ‘huevones, ¿saben leer? Ahí están los derechos, léanse los derechos par de huevones’. Además, el amigo de Mauricio, Kevin, tiene un aro y lo trataron de ‘maricón’. También los empezaron a amenazar con que se los podían violar”.

Agregó que “cuando pudimos verlos en el Sename, nos dijeron que por ejemplo, la noche que pasaron en la PDI, les pegaban para no dejarlos dormir. Les decían: ‘despierten, no se creen terroristas huevones’. Después cuando los pasaron a control de detención, todo el día esposados, mi hijo y Kevin pedían ir al baño para hacer pipí pero no los dejaron”.

“No quiero que a mi hijo le cambien la mente por estar en el Sename”

La gran preocupación de estas familias es que sus hijos puedan salir del Sename para que puedan estar en sus casas. Sobre todo porque quieren evitar consecuencias en sus personalidades al estar sometidos a este encierro. De hecho, en el informe que realizó el propio centro de internación provisoria y que presentó la abogada defensora, alertaron de que ambos corren riesgo de “contaminación criminógica” si los mantienen ahí.

“Lo siento pero aquí hay de todo. Vienen niños sanos que cometieron quizás un error en un minuto y se juntan con mucha gente. Yo no quiero que a mi hijo le cambie la mente porque es un cabro bueno. Él está para la embarrada, no entiende, me pregunta ¿qué pasa?”, relató Ximena Gómez.

“Como mamá fue terrible ir a verlo al Sename. Me hicieron desnudarme entera. Fue como que me estuvieran violando. La gendarme me sacó todo, me dejó en pelota. Poco menos faltó que me hiciera tacto anal. Mi hijo no es un delincuente, mi hijo lo tiene secuestrado el gobierno de Piñera. Mi hijo es un preso político. No viene por asaltar a alguien, no mató a nadie, no robo nada, no lo pillaron con capuchas ni nada de las cosas que se están diciendo. Son cabros sanos y los tienen como delincuentes”, recordó Gómez.

“Hay toda una familia trabajadora atrás de respaldo. Hemos presentado que son buenos alumnos, todo. Pero lamentablemente esto también lo hacen para que la gente tenga miedo, que no luchen. Estoy destrozada como mamá. Pero si mi hijo quiere ir a otra marcha, igual lo voy a dejar ir. No son delincuentes, son niños estudiantes que piensan como muchos chilenos. Y a todos los van a poder tener presos siempre. Sigamos luchando y mucha fuerza a toda la gente”, dijo Gómez.

Por su parte, Margarita Cabrera, madre de Kevin Uribe, también entrevistada por El Desconcierto, contó que “se levantan muy temprano, con agua helada, de hecho Kevin está muy resfriado por eso. Los niños fuman dentro. Se acuestan a las siete de la tarde. No hay espacios de entretenimiento o deporte. Sólo algunos talleres. Y de ahí en más no es mucho lo que pueden hacer porque quedan encerrados y se acaba su rutina”. 

“Hemos pedido mucha ayuda psicológica para el Kevin porque está súper afectado. No entiende todo lo que ha pasado ni todas las cosas que ha tenido que vivir. No tenemos ninguna seguridad de cómo es el trato que ellos reciben dentro. Qué es lo que hacen después que una los visita. Eso es algo que me cuestiono todo el tiempo. Por ejemplo, un niño de 14 años se quiso suicidar la otra vez y ellos se enteran de todo esto“, agregó Margarita Cabrera.

Abogadas que no hicieron su trabajo

Una vez que comenzó el proceso judicial en contra de Mauricio Gómez y Kevin Uribe, ambas familias decidieron contratar a las abogadas Carla Zúñiga y Camila Medel, sin embargo, ahora acusan que estas profesionales las estafaron porque en la primera audiencia, para intentar sacarlos de la internación provisoria, no presentaron ninguna prueba.

“Con la desesperación, porque me decían que a mi hijo que le estaban tirando 10 años, ley antiterrorista, contratamos a una abogada que nos estafó. Porque no presentó pruebas, no hizo nada. Son como buitres que te están esperando a la salida de los juzgados. Nos estafaron con $600.000: $300 mil yo y $300 mil la mamá de Kevin”, aseguró Ximena Gómez.

Además, recordó que “fue compleja la primera instancia. No hicieron nada, no se contactaron con derechos humanos ni con la Defensoría Popular. La situación cambió cuando la Defensoría Popular tomó el caso. La actual abogada se preocupó de hacerse presente, de prestar asesoría psicológica, a compartir con los niños en el Sename y que pudieran acceder a un taller de mosaico, por ejemplo”.

Finalmente, la mamá de Mauricio concluyó asegurando que “la abogada anterior nos estafó porque ella tendría que haber averiguado dónde los llevaron a constatar lesiones, exigir que mostraran las pruebas en contra de nuestros hijos, pero no hizo nada. Cuando nos tomó la actual abogada, ella nos decía: ‘pero qué hizo esta mujer. Antes de ayudarlos, los hundió más’”.

Fuente: https://www.eldesconcierto.cl/2020/01/08/a-mi-hijo-lo-tiene-secuestrado-el-gobierno-dos-adolescentes-acusados-por-supuesto-porte-de-bombas-molotov-siguen-presos-en-el-sename/

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.