«El imperialismo ha fracasado». La coyuntura por J. Petras.

«ESTA CRISIS VA A CAMBIAR LA CORRELACIÓN DE FUERZAS A NIVEL MUNDIAL”
Entrevista a James Petras /CX36.

En medio de la crisis –sanitaria y económica- mundial que se está desarrollando, “Cuba gana mucho prestigio en todos los continentes” por “sus misiones y por la calidad de sus médicos”, dijo el sociólogo norteamericano, profesor James Petras, al analizar la coyuntura internacional en CX36. En ese marco, contrastó la realidad cubana con lo que está pasando en Estados Unidos –incluso publicado por el propio Financial Times- donde es muy grave  “la falta de médicos” y deben recurrir a todas las “especialidades para atender a los enfermos de coronavirus”. También habló de la situación en Brasil por la inoperancia de Jair Bolsonaro; comentó los intentos de agresión estadounidense a Venezuela a través de la frontera colombiana; reiteró que nos encaminamos a una depresión económica lo que lleva a pensar en la seguridad alimentaria y advirtió sobre el nefasto papel que puede jugar el FMI en América Latina y El Caribe en la crisis económica que se avecina. Transcribimos esta nota que puede volver a escuchar aquí:

María de los Ángeles Balparda: Con todo el gusto estamos recibiendo a James Petras. ¿Cómo estás?

James Petras: Bueno, difícil aquí, como vosotros me han comentado que está Uruguay.
Las cosas aquí siguen muy mal, es muy negativo en todo sentido, económico y social.

MAB: Desde el punto de vista de esta enfermedad, se habla de que es la peor semana. hay pronósticos muy duros para Estados Unidos.

JP: Si, es cierto.

Ahora, no saben aquí cómo va a terminar el asunto, porque están diciendo cosas que no tienen pruebas. Dicen que va a repuntar estas dos semanas, y después escuchaos noticias que van a mantener el encierro de las personas por un mes. También hablaron de cerrar las escuelas por todo el año. Hay muchas noticias y muy contradictorias.

MAB: Desde el punto de vista de la economía, se habla de los grandes números, pero ¿cómo está golpeando esto para los trabajadores?

JP: Bueno, está golpeando mucho, porque muchos no tienen cobertura, trabajan por su cuenta o como contratistas. A pesar de eso, hay un número alto de personas recibiendo cobertura de desempleo, y otros reciben pagos en el nuevo acuerdo del gobierno de Donald Trump con el Congreso. Ahora, las nuevas compensaciones no son suficientes para un tiempo mayor de uno o dos meses, y cuando terminen estos extra pagos, ¿qué van a hacer? Los alquileres son altos y no hay suficientes compensaciones para pagar alimentación, alquileres, transporte y cualquier otra cosa. Es una situación muy grave, porque las compensaciones todavía son muy mínimas, y los costos de vida siguen siendo altos aquí. Es una situación desesperante y que podría provocar  algunos brotes aquí.
La disidencia, las protestas, siguen siendo fuertes pero no se atreven a salir a las calles por las restricciones que hay. Entonces, hay  dos cosas simultáneas: más bronca, más resentimiento por no recibir un dinero; y por otro lado las restricciones para proteger a la gente de la contaminación.

MAB: En medio de esa situación interna tan grave, el gobierno de Donald Trump lanzó una operación en la frontera de Colombia y Venezuela, que dice que es contra el narcotráfico, pero va contra Venezuela directamente.

JP: Si, es cierto. Tenemos la información que un ex general golpista, que trabajaba con los Estados Unidos, denunciaba que un camión lleno de armas era producto de su intervención en favor de EEUU. Y los EEUU han acusado a este general de ser un narcotraficante para tomarlo afuera del país. Ya está en Washington este general porque habla demasiado. Y Elliott Abrams y los otros colaboradores en los golpes de Estado, lo tratan como una persona a controlar, porque las denuncias que hizo de (Nicolás) Maduro implican a los Estados Unidos. Entonces es algo complicado.

Primero, el general golpista fracasó. Descubrieron el camión con armas y después los EEUU denuncian al general como narcotraficante, pero para atraparlo y llevarlo de Colombia a Washington. Entonces todo está muy claro, es un golpe que el ex general daría en colaboración con EEUU, pero como fracasó lo tuvieron que llevar fuera del país y lo trajeron a Washington para que se calle la boca.

MAB: En el caso de Brasil, se habla de una especie de rebelión de los distintos Estados contra Jair Bolsonaro, y Bolsonaro los acusa de querer su sillón. Se habla de rebeliones militares. ¿Cómo estás viendo la realidad brasileña?

JP: Brasil está en una situación muy conflictiva actualmente. Particularmente entre los partidos y gobernantes en varias regiones del país y sienten que es un gran peligro el gobierno. Hay mucha oposición en el Congreso, muchos políticos que sienten que Bolsonaro ha perdido los papeles, pero Bolsonaro no acepta ninguna crítica, está profundizando el uso de los trabajadores en situaciones peligrosas y no quiere tomar en cuenta los peligros que enfrenta su país con el coronavirus. Tampoco quiere reconocer la crisis en la economía, la creciente desocupación, etc. Está apuntando a un cambio de gobierno. No sé si será hoy o mañana, pero es una situación muy inestable y no es de extrañar un cambio de gobierno este año.

MAB: Una encuesta de estos días dice que la población lo sigue apoyando, que el 56% dice que Bolsonaro está capacitado para gobernar y sacar el país adelante. ¿Esos datos pueden ser ciertos?

JP: No, no creo. Es un Presidente por accidente de un momento particular y ahora está cayendo, cualquier apoyo electoral que consiguió, ahora está cayendo verticalmente y queda un gobierno en doble situación: el contagio por Covid-19 y la caída en la economía, particularmente las exportaciones. Ahora, hay algunos productos que se venden bien por la falta de ellos en otros países, pero actualmente Brasil no está en la lista de principales exportadores de granos. Rusia está primero, Estados Unidos, Canadá y otros más, encabezando la lista y Brasil no aparece. Sumado al miedo de los importadores por lo que está pasando en Brasil actualmente, va a perjudicar las exportaciones.

MAB: En medio de todo este panorama, llegan noticias alentadoras de Cuba. A Cuba lo aplauden en todo el mundo. Cuba que sigue mandando misiones médicas, contingentes importantes de personal de salud, a las más diversas regiones del mundo.

JP: Si, es cierto. Cuba gana mucho prestigio en todos los continentes actualmente. En Europa con Italia, con África, con Asia y los demás países. Sólo tiene enemigos en Washington, mientras todo el mundo le está dando mucho apoyo a Cuba por sus misiones, por la calidad de sus médicos.

Quiero contrastar que aquí, en las noticias de hoy, en el Financial Times, hay un artículo muy importante que habla de la falta de médicos en Estados Unidos. Aquí no tienen suficientes médicos para atender a los pacientes y están tratando de transferir médicos de otras especialidades para atender a los enfermos de coronavirus; como radiólogos y otras especialidades, que ahora están tratando pacientes porque hay una gran insuficiencia. Y tratan de importar médicos de otros países.

MAB: Muy buen contraste ese que estás haciendo.
Hoy leíamos acá que reapareció Henry Kissinger, quien fuera Secretario de Estado de los Estados Unidos, haciendo una columna de opinión en el Wall Street Journal donde habla de este momento, y dice que esta pandemia va a alterar el Orden Mundial para siempre y que ya habría que estar programando la nueva época.

JP: Si, es algo reconocido hasta por los muchachos de Secundaria, no es ninguna innovación de Kissinger. Lo que pasa es que le falta tiempo a Kissinger para reconocer que la globalización, el imperialismo, han fracasado y no pueden manejar ni a sus propios sujetos. Y eso indica que se va a fragmentar el polo unilateral, incluso todos los polos están ahora divididos, China está más fuerte que Washington ahora frente a la crisis; Rusia ha ganado mucho espacio en Medio Oriente; Washington no tiene suficiente protección interna para mantener su equilibrio doméstico.

Es una situación que va a cambiar todo el panorama y la correlación de fuerzas a nivel mundial. Las consecuencias no las tenemos claras, cómo va a terminar este asunto.

MAB: Clarísimo, Petras, ¿Qué otros temas queres destacar?

JP: Podríamos mencionar varias cosas.

Ahora, algunos diarios hablan de señales de esperanza, han bajado la tasa de muertos en España y Holanda, pero todavía está muy alta. Y mientras algunas señales podrían ser positivas, las cifras son altas y la tasa de desocupación crece y crece. Estamos hacia un camino de depresión económica.

En segundo lugar, tenemos el problema de inseguridad de alimentación, cada país ahora trata  de proteger sus propios alimentos y están exportando menos, tratando de cubrir las obligaciones internas.

Tenemos otra cosa importante que debemos anotar. La región de América Latina y El caribe está a punto de una depresión económica y el Fondo Monetario Internacional es el punto que muchos gobernantes de la derecha buscan su ayuda, pero no es una ayuda es una cuestión muy grave. La presencia del Fondo Monetario en América Latina va a profundizar la crisis económica.

Y finalmente debemos anotar que las principales industrias de automóviles, aviones, y todo un sector de producción manufacturera está cerrando, el empleo y el desempleo en sectores esenciales para la economía manufacturera está al punto de quebrar. Esto indica también que vamos entrando en un período de depresión.

MAB: Clarísimo. No dijimos, aunque parezca un dato menor, que Boris Jhonson está internado con coronavirus, gobernando desde un Hospital.

JP: Si, está ingresado con coronavirus y es una indicación del fracaso de la política del conservador, y los Laboristas con Jeremy Corbin tenían razón. Pero ahora perdieron la oportunidad y se quedan con Boris Jhonson que él mismo está afectados por la enfermedad que negaba.

MAB: Y una extra que planteamos: el tema de los cruceros que andan por el mundo, acá frente a Montevideo hay uno fondeado y con la mayoría de los pasajeros y tripulantes enfermos a bordo. ¿No habría que revisar que estos cruceros recorran el mundo?

JP: Si, los cruceros son una vacación barata para la gente de clase media. Algunos ricos también. Pero es una actividad que afecta a muchos europeos y norteamericanos que viajan en estos cruceros, pero no tienen manera de manejar las enfermedades y tratan de bajarlos en países como Uruguay y así evitar las responsabilidades que encuentran en los países de salida.

MAB: Es cierto.
Bueno, Petras, te agradecemos mucho por este tiempo y nos reencontramos la semana próxima.

JP: Bueno, un abrazo para vosotros y cuídense todos.

6 de abril de 2020

Fuente: http://www.radio36.com.uy/entrevistas/2020/04/07/petras.html

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.