Economía mundial: ¿Volvemos a la normalidad?

por Michael Roberts (*)
Lo que Marx llamó capital ficticio aumentó en ‘valor’ mientras que el valor real se estancó o disminuyó

La reciente publicación de los datos de empleo de EEUU de mayo, que aparentemente muestra una reducción de la tasa de desempleo desde abril, ha provocado una fuerte recuperación en el mercado de valores de EEUU. Y según los mercados bursátiles de las principales economías, habría que pensar que la economía mundial está volviendo a la normalidad a medida que los cierres impuestos por la mayoría de los gobiernos para combatir la propagación de la pandemia de COVID-19 se relajan e incluso se levantan.

Los mercados bursátiles del mundo, después de caer precipitadamente cuando comenzaron los cierres, se han disparado hacia niveles récord anteriores en los últimos dos meses. Este repunte ha sido impulsado, en primer lugar, por las enormes inyecciones de dinero y crédito en el sistema financiero por parte de los principales bancos centrales. Esto ha permitido que los bancos y las empresas pidan préstamos a tasas cero o negativas con crédito garantizado por el estado, por lo que no hay peligro de pérdida por incumplimiento. Al mismo tiempo, los gobiernos de EEUU, El Reino Unido y Europa han transferido fondos de rescate directos a las principales empresas afectadas por los cierres, como aerolíneas, fabricantes de automóviles y aviones, empresas de ocio, etc.

Una característica del siglo XXI es que los bancos centrales se han convertido en el principal mecanismo de apoyo para el sistema financiero, apuntalando el apalancamiento que había crecido durante la ‘gran moderación’, un fenómeno que detallé en mi libro, La larga depresión . Esto ha contrarrestado la baja rentabilidad en los sectores productivos de creación de valor de la economía capitalista mundial. Las empresas han cambiado cada vez más sus fondos por activos financieros con los que los inversores pueden obtener préstamos a tasas de interés muy bajas para comprar y vender acciones y bonos y obtener ganancias de capital. Las compañías más grandes han estado recomprando sus propias acciones para aumentar los precios. En efecto, lo que Marx llamó ‘capital ficticio’ aumentó en ‘valor’ mientras que el valor real se estancó o disminuyó.

Entre 1992 y 2007, las inyecciones monetarias del banco central («dinero fuerza») se duplicaron como porcentaje del PIB mundial del 3,7% de la «liquidez» total (dinero y crédito) al 7,2% en 2007. Al mismo tiempo, los préstamos bancarios y la deuda casi se triplicó en relación al PIB. De 2007 a 2019, el “dinero fuerza” se duplicó nuevamente como una parte de la ‘pirámide de liquidez’. Los bancos centrales han estado impulsando el auge del mercado de acciones y bonos.

Luego llegó el Covid-19 y el cierre global que ha llevado a las economías a una congelación profunda. En respuesta, los balances de los bancos centrales del G4 han vuelto a crecer, alrededor de 3 billones de dólares (3.5% del PIB mundial), y es probable que esta tasa de crecimiento persista hasta fin de año a medida que los diversos paquetes de liquidez y préstamos continúan expandiéndose y perdiendo efectividad. Entonces, el “dinero fuerza” se duplicará nuevamente para fines de este año. Eso elevaría el “dinero fuerza” global a $ 19.7 billones, casi una cuarta parte del PIB nominal mundial, y tres veces mas como componente de la masa monetaria liquida en comparación con 2007.

[..]

06/06/2020

Leer texto completo [PDF]

(*) Michael Roberts, reconocido economista marxista británico, que ha trabajado 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.

Fuente: https://www.sinpermiso.info/printpdf/textos/volver-a-la-normalidad-0

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.