Chile de criminales: Piñera, su pretoriano general Rozas y su alto mando deben ser enjuiciados.

Fabiola Campillai, nueve meses después de que el capitán de carabineros Patricio Maturana Ojeda, le disparase una bomba lacrimógena al rostro, que aparte de la vista le arrebató el gusto y el olfato. Foto de Agencia EFE

Fabiola Campillai: «El carabinero que me dejó ciega no es el único culpable» y es tajante: “Nadie me va a devolver mis ojitos».

por Cambio 21.

(EFE) Sabe que tiene que llegar al extremo derecho de la alfombra y dar tres pasos al frente para ir al baño. Para alcanzar el comedor hay que moverse, en cambio, hasta la mitad de la moqueta y caminar hacia adelante. Una vez allí, solo debe seguir el borde de la mesa para entrar en la cocina.

Nueve meses después de que un agente de carabinero – el capitán de carabineros Patricio Maturana Ojeda– le disparase una bomba lacrimógena al rostro, que aparte de la vista le arrebató el gusto y el olfato, los muebles de casa son los principales aliados de Fabiola Campillai en el reaprendizaje que se ha convertido su día a día.

“¿Ya lo boté?”, pregunta en alto, con una mezcla de preocupación y chispa, luego de rozar con la cadera una pequeña mesa repleta de fotos de sus tres hijos.

“No mamita, está todo bien, venga por acá”, le contesta cariñoso su esposo.

“Pedí que no me sacaran nada de la casa. Cada mueble cumple una función. Está prohibido moverlos”, dice sonriente, ya sentada en el comedor de su casa en San Bernardo, un barrio de la periferia de Santiago.

Ataque injustificado

La noche del pasado 26 de noviembre, cuando Chile estaba inmerso en la peor ola de protestas desde el fin de la dictadura militar en 1990, Campillai se dirigía junto a su hermana a la parada de bus para ir a su trabajo como auxiliar de producción en una fábrica alimenticia.

Al doblar la esquina de su casa, un carabinero la disparó con una escopeta de 37 milímetros: “¿Qué les íbamos a hacer dos mujeres solas de un metro sesenta de estatura?”, se sigue preguntando todavía.

Este es el criminal: el capitán de Carabineros Patricio Maturana Ojeda que se suma al ramillete de mafiosos de la institución que dirige Mario Rozas, el responsable mayor. Maturana Ojeda tenía ya antetecedentes de violencia hacia las mujeres (ver nota de más abajo) al igual que su superior el teniente coronel Claudio Crespo Guzmán, autor del disparo que dejó ciego a Gustavo Gatica. Ni que decir del femicida y torturador subteniente Gary Valenzuela, que asesinó hace una semana a su colega carabinera Norma Vásquez, además involucrado en el homicidio a golpes del joven Alex Nuñez en Maipú en octubre del año pasado en medio de las Revuelta.

Tras caer desplomada, comenzó una carrera contrarreloj para sobrevivir, con sendas operaciones para reconstruirle el rostro, ponerle una placa en la frente y curarle una lesión cerebral que le hacía expulsar líquido cefalorraquídeo por la nariz: “Si no hubiese tenido ayuda a tiempo de mis vecinos, no estaría aquí”, asegura.

Con la cabeza llena de tornillos, una cicatriz de oreja a oreja y dos cirugías pendientes para implantarle unas prótesis oculares y levantarle los párpados, Campillai dice que está “emocionalmente bien” y que saca las fuerzas del amor de su familia.

“Esto es como nacer de nuevo. He reaprendido a moverme, a pelar una papa, a picar una cebolla e incluso a comer. Si no aprendo a comer, me mancho toda”, explica con una naturalidad que sorprende y despierta admiración.

Su caso y el de Gustavo Gatica, el otro joven que perdió la vista en la crisis social, dieron la vuelta al mundo y visibilizaron la epidemia de mutilados oculares que dejaron las revueltas.

“Más que órdenes directas, los carabineros se sintieron con el derecho a disparar a la cara”, indica, en referencia a las nulas reprimendas públicas por parte del presidente Sebastián Piñera.

Tanto la baja laboral como todas las operaciones a las que se ha sometido hasta ahora han corrido a cargo de la mutualidad porque no ha recibido ningún tipo de ayuda estatal. Ni siquiera una llamada del gobierno o de la dirección de Carabineros.

“Ya no quiero que vengan, ya pasó su momento. Solo les pido que se sumen a la querella que interpuse y que se haga justicia“, admite.

Miedo a la impunidad

El cuerpo policial abrió un sumario interno y dio de baja el pasado 14 de agosto a dos funcionarios por no prestarle auxilio, pero no reconoció ni uso excesivo de la fuerza ni incumplimiento de protocolos. Paralelamente se abrió una investigación judicial, que nueve meses después empieza a dar sus primeros frutos.

Campillai reconoce que durante este tiempo ha sentido mucho miedo a la impunidad, pero que la detención este mismo viernes del ex agente Patricio Maturana por el fatal disparo le ha “reconciliado con la justicia” y supone un soplo de esperanza para el resto de víctimas.

“No es sólo responsable el que me disparó, que sin duda tiene culpa, sino que acá había un piquete completo y había alguien que estaba al mando. Alguien tenía que haber puesto orden y no lo hizo”, reivindica.

Está convencida de que las protestas volverán cuando pase la pandemia porque “no se le ha dado ninguna respuesta a las demandas sociales” y tiene miedo de que su familia, que siempre ha sido testigo de la convulsionada política chilena desde bastidores, salga esta vez a marchar.

Mientras tanto, se encuentra a la espera de comenzar un curso de informática para reincorporarse al mundo laboral en cuanto termine su recuperación y está centrada en su hijo más pequeño, de 9 años, al que no quiere “educar en el rencor”.

“Nadie me va a devolver mis ojitos. Tenemos que tirar para adelante ‘ná’ más“, concluye.

Fuente: https://cambio21.cl/pais/fabiola-campillai-el-carabinero-que-me-dej-ciega-no-es-el-nico-culpable-y-es-tajante-nadie-me-va-a-devolver-mis-ojitos-5f492170cd49b067b15406b0


Ex pareja de carabinero acusado de agredir a Campillai: «Si hubiese sido dado de baja cuando me atacó a mí, no hubiese pasado lo de Fabiola».

por Sebastian Palma/El Desconcierto.
En entrevista con El Desconcierto, Katherine Silva, ex pareja de Patricio Maturana analiza su detención y entrega nuevos antecedentes sobre las agresiones que sufrió por parte del ex uniformado el año 2015. Además, la mujer entregó detalles de un -hasta ahora- desconocido proceso judicial en el que Maturana fue formalizado por el delito de robo con violencia.
Ex pareja de carabinero acusado de agredir a Campillai: «Si hubiese sido dado de baja cuando me atacó a mí, no hubiese pasado lo de Fabiola»

Este viernes se produjo la detención del ex capitán de Carabineros, Patricio Maturana, como principal imputado por la agresión a Fabiola Campillai, quien perdió tres de sus sentidos luego de ser impactada con una bomba lacrimógena mientras se dirigía a su trabajo en San Bernardo.

Previo a la detención, la ex conviviente de Maturana, Katherine Silva, denunció en el programa Hola Chile de la Red, hechos de violencia que vivió durante la relación con el carabinero, donde llegó a temer por su vida.

Los ataques de Maturana a su ex pareja fueron denunciados en Curicó el año 2015. Según consta en la querella judicial: «el imputado quien era su conviviente a esa fecha, luego de una discusión la agredió dándole golpes en el rostro y otras partes del cuerpo, además de tomarla del cuello fuertemente, ocasionándole lesiones leves consistentes en equimosis faciales, erosiones cervicales laterales, hematoma circular brazo derecho y equimosis de antebrazo».

La causa judicial culminó con la suspensión condicional, sin embargo Maturana debió someterse a un tratamiento en relación a la violencia contra las mujeres.

El ataque de Maturana a su ex pareja no fue el único delito por el que el excarabinero fue imputado. El año 2009, fue formalizado por robo con violencia, causa judicial donde terminaría siendo sobreseído  un año más tarde.

Desde su casa en Curicó, la ex pareja del Carabinero entrega detalles de ese proceso judicial y analiza la detención del presunto responsable del ataque a Fabiola Campillai.

¿Qué conocimientos tienes de esa causa judicial?

Eso fue por robo con intimidación, él fue formalizado por un tema vinculado a la barra Los Marginales de Curicó Unido. Ellos fueron a un partido contra Everton en Viña y ahí lo tomaron detenido por un disturbio que hubo. Estuvo en prisión, lo dieron de baja, pero tras ser absuelto pidió la reincorporación y volvió a las labores.

¿Él participaba activamente de esta barra?

Sí, de hecho yo muchas veces lo acompañé. Él entraba a escondidas al estadio, porque si lo veían los altos mandos lo podían reprender, pero él seguía con el tema y tenía contacto con delincuentes, para que vamos a andar con cosa, la barra de Los Marginales de Curicó es terrible.

¿A ti te comentó algo de ese episodio?

Yo no estaba con él, pero si te puedo decir que él si fue imputado por robo con intimidación, que es un delito de alta penalidad y fue absuelto.

¿Qué te parece que él haya continuado en sus funciones?

Yo después dije, este es un gato con siete vidas porque se ha librado de todas.

¿En tu caso Carabineros tomó alguna medida?

Patricio Maturana tenía dos sumarios conmigo. Dos. Y aún así no lo dieron de baja. Yo me pregunto hasta cuando la institución tapa a estos delincuentes, porque no se pueden llamar de otra forma, porque ellos están cometiendo delitos siendo uniformados y eso tiene que ser un agravante, no puede ser que los traten como a un civil cualquiera.

¿Te decepcionó que se decretara suspensión condicional?

Sí, bueno, y él tampoco había cumplido una condición que era someterse a un tratamiento de violencia contra la mujer y ahí yo vi la opción de revocar la suspensión e ir a juicio simplificado, pero la jueza le dio la chance de cumplirlo fuera de plazo. Yo quise apelar, pero mi abogado de ese tiempo presentó la apelación fuera de plazo y perdí la oportunidad. Él después hizo esos talleres, pero yo creo que no tuvo frutos, por algo él no tuvo control de impulsos frente a esta «manifestación» y le cagó la vida a esta mujer.

Fabiola ha señalado en reiteradas veces que tu expareja la atacó intencionalmente ¿Qué opinas sobre eso?

Yo creo que sí, de hecho en el video se veía claro, ¿Qué manifestación había? Él pudo haberla tirado a otro lado, pero la apuntó directo a ella. Si esta persona hubiese sido dado de baja cuando me atacó a mí, quizás no hubiese pasado lo de Fabiola, porque es una persona que no controla impulsos, es agresivo. Yo di por firmado que él iba a cavar su propia tumba, que tarde o temprano iba a cometer algo de lo cual no iba a poder salir.

¿Qué sensación te provocó su detención?

La verdad es que yo no tengo palabras para poder describir lo que siento después de cinco años. Debido a lo que le pasó a Fabiola y lo que sucedió con Norma, se está viendo el tema de mi caso porque yo en su momento me vi nadando contra la corriente. Con todo esto yo me pregunto ¿qué tan importante tiene que ser un oficial de Carabineros para institución para que pasen a llevar los derechos y la dignidad de una mujer?

¿Sientes que hay protección hacia los carabineros?

Yo creo que sí, porque cómo se demoraron tanto tiempo en el tema de Fabiola, estamos a pocos meses de que se cumpla un año, pero eso parte netamente de la institución de arriba, o sea después de 9 meses se vino a conocer el video, por qué no lo dieron a conocer de un principio, por qué no agilizaron el tema, es porque entre ellos mismos se tapan. Yo te puedo decir que si él hubiese sido un suboficial lo hubiesen dado de baja de inmediato, pero como son oficiales se tapan todo, todos los delitos que ellos cometen.

Fuente: https://www.eldesconcierto.cl/2020/08/28/habla-ex-pareja-de-carabinero-imputado-fabiola-campillai/

1 Comment

  1. VÍCTIMAS DEL ASESINO PIÑERA SOLO POR PROTESTAR:
    43 asesinados;
    Heridos 3850;
    Heridas oculares 487;
    Heridas x disparos 2.134;
    Heridas x lacrimógenas 298;
    Violencia sexual 257;
    Torturas 617;
    Uso excesivo de la fuerza 1272;
    + de 3000 presos políticos;
    + de 15000 imputados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.