Chile criminal: Muere el coronel Sergio Arredondo, agente DINA condenado por la Caravana de la Muerte.

Fue junto a Arellano Stark uno de los promotores del Golpe.

Por Cambio 21.

Este miércoles falleció el coronel (R) Sergio Carlos Arredondo González, condenado por delitos de lesa humanidad en el marco del caso Caravana de la Muerte y brazo derecho del general (R) Sergio Arellano Stark.

Arredondo, de 91 años, quien cumplía condena en Punta Peuco,  se encontraba internado en el Hospital Militar desde enero aquejado de una enfermedad terminal.

Sus funerales serán el cementerio parque del recuerdo el jueves, después de una misa que se efectuara a las 11.00.

Según señaló el abogado Carlos Meza, se había solicitado el indulto presidencial en el mes de marzo de este año al Presidente Piñera sin haber tenido respuesta.

El prontuario de Arredondo

En Memoria Viva, portal de los derechos humanos, se señala que Sergio Carlos Arredondo Gonzalez, fue brazo derecho del general Sergio Arellano Stark y uno de los principales instigadores del golpe de Estado en las filas del Ejército desde la Academia de Guerra y con contactos privilegiados con los servicios de inteligencia de Estados Unidos.

Descrito por los informes de inteligencia estadounidense de la época como “uno de los anticomunistas y antimarxistas duros” y amante del buen whisky. El oficial de Caballería supo siempre mantener cuotas de poder pero sin ocupar el rol protagónico: su placer era dirigir las piezas desde el fondo del escenario. El inicio de la dictadura lleva su huella. El mismo 11 de septiembre de 1973 fue nombrado jefe de Estado Mayor del general Sergio Arellano Stark, a cargo de las operaciones en Santiago, y luego fue su mano derecha en la fatídica Caravana de la Muerte.

Arredondo está directamente involucrado en los crímenes de nueve prisioneros políticos en Quillota, en enero de 1974.

En septiembre de 1973 era director de la Academia de Guerra del Ejército. Y precisamente en esas instalaciones, Manuel Contreras tendría el primer cuartel secreto de la DINA. Entre los primeros agentes operativos de ésta figuraban nombres como Pedro Espinoza, Marcelo Moren Brito, Fernández Larios y un grupo de oficiales reclutados por Arredondo para fungir de fusileros en la Caravana de la Muerte.

Formó parte de la «Caravana de la Muerte,» comitiva militar que en octubre de 1973 viajó en helicóptero a Los Cauquenes, La Serena, Copiapó, Antofagasta y Calama, donde dio muerte a 72 presos políticos. Es identificado como el segundo hombre de Arellano Stark en la Caravana de la Muerte.

Entre 1976 y 1978 fue agregado militar en Brasil. Según la investigación de la periodista Patricia Verdugo, Arredondo habría sido el encargado de la DINA-Brasil y hombre importante en el aparato exterior de la DINA

Sergio Carlos Arredondo fue agregado militar de Chile en Brasil y representante de Codelco en Sao Paulo.  Mientras estaba en Sao Paulo, confirmó haber participado en misiones militares en 1973 y admitió los fusilamientos, pero siempre negó su participación en las ejecuciones, señalando que eran de responsabilidad de las autoridades militares locales. «No lo recuerdo bien, porque ha  pasado ya tanto tiempo. Pero es probable que haya ocurrido uno que otro fusilamiento legal. Pudo haber sucedido, pero sacarlo a relucir ahora es sólo por espíritu de revancha», declaró en 1986 al Jornal do Brasil.

Otro antecedente que vincula a Arredondo en este tipo de hechos es la mención que se hace de él en una declaración jurada del chileno Juan José Soto Vargas, quien confesó haber sido agente de la Central Nacional de Informaciones (CNI) y haberse contactado en Brasil con Arredondo en la mencionada ciudad. Sergio Carlos Arredondo fue compañero de curso del general Manuel Contreras y habría participado directamente en las ejecuciones.

En agosto de 1978 fue detenido algunos días en EE.UU, tras petición de familiares de ejecutados.

Cuando más tarde su compadre y amigo Manuel Contreras se convierte en el segundo hombre más poderoso de Chile, Arredondo lo sigue en las sombras. Esa complicidad resultó decisiva para Contreras, ya que es el propio Arredondo quien lo lleva ante Pinochet días después del Golpe para que le presente su plan de la DINA, idea que acoge con beneplácito el último hombre que se sumó a la conjura. Pinochet requiere de ayuda para imponer su autoridad entre golpistas de sólidos y clandestinos lazos. Contreras le proporcionará la principal herramienta que le faltaba para erguirse como el nuevo dueño del poder.

23 agosto 2018.

Fuente: https://cambio21.cl/pais/muere-el-coronel-sergio-arredondo-agente-dina-condenado-por-la-caravana-de-la-muerte-y-uno-de-los-promotores-del-golpe-5b7e15caaa2d74205654c152


Anexo CT:

La Caravana de la Muerte.

La Caravana de la Muerte es el nombre que recibió una comitiva del Ejército de Chile que recorrió el país durante 1973. Por orden de Augusto Pinochet tenía la misión de agilizar y revisar los procesos de personas detenidas tras el golpe militar. La operación terminó con el asesinato y desaparición forzada de 97 presos políticos.

Historia

Días después del golpe militar (11 de septiembre de 1973), Augusto Pinochet señaló que «No habrá piedad con los extremistas«.​ Por ello, al recibir noticias sobre el trato moderado que algunos comandantes de guarnición de provincia daban a ex dirigentes de la Unidad Popular, decidió aleccionar a estos mandos «blandos» enviando a un oficial delegado que lo representaría y actuaría en su nombre. Para tal efecto fue designado el general Sergio Arellano Stark, quien portaba un documento-pasaporte donde figuraba como «Oficial Delegado del Comandante en jefe del Ejército y Presidente de la Junta de Gobierno» para «acelerar procesos y uniformar criterios en la administración de justicia» a los prisioneros.

Integrantes de la comitiva

Arellano dio órdenes de preparar la logística de la operación al teniente Juan Viterbo Chiminelli Fullerton.

El grupo de oficiales de Ejército que finalmente realizaron el viaje incluía a los siguientes miembros (en orden de jerarquía militar):

  • General de brigada Sergio Arellano Stark, jefe del grupo, delegado de Augusto Pinochet Ugarte.
  • Teniente coronel Sergio Arredondo González (más tarde director de la Escuela de Infantería).
  • Mayor Pedro Espinoza Bravo, un oficial de Inteligencia del Ejército (más tarde jefe de operaciones de la policía secreta DINA e involucrado en casos emblemáticos como el asesinato de Orlando Letelier y culpado como autor del asesinato del periodista norteamericano Charles Horman, testigo de la participación norteamericana en el golpe).
  • Mayor Carlos López Tapia, segundo jefe de la misión del helicóptero Puma en sus cometidos de Linares y Cauquenes, por lo que ha sido acusado de participar en la muerte de cuatro disidentes.​
  • Capitán Marcelo Moren Brito​ (después comandante del campo de torturas Villa Grimaldi).
  • Capitán Antonio Palomo Contreras,​ piloto del helicóptero Puma en su viaje al sur.
  • Capitán Emilio Robert de la Mahotiere González,​ copiloto del helicóptero yendo al sur, piloto en viaje al norte.
  • Capitán Luis Felipe Polanco Gallardo, copiloto del anterior en el viaje al norte.
  • Teniente Juan Viterbo Chiminelli Fullerton, coordinación y logística en la misión.
  • Teniente Armando Fernández Larios, guardaespaldas de Arellano y perpetrador de varios asesinatos (más tarde un agente de la DINA e involucrado en el asesinato de Orlando Letelier).

Además de estos diez miembros, fueron incluidos dos clases​ de la escuela de infantería del ejército.

Recorrido

El grupo partió desde el aeródromo Tobalaba el 30 de septiembre de 1973, a bordo de un helicóptero Puma del ejército, el recorrido inicial incluyó ciudades del centro y sur de Chile: Rancagua, Curicó, Talca, Linares, Concepción, Temuco, Valdivia, Puerto Montt y Cauquenes. A su paso dejó 26 personas muertas. El regreso de la caravana a Santiago fue el 6 de octubre.

En el norte de Chile la misión partió el 16 de octubre de 1973, recorriendo las ciudades de La Serena, Copiapó, Antofagasta, Calama, Iquique, Pisagua y Arica. El saldo de muertos fue de 71 personas. El regreso definitivo a Santiago tuvo lugar el 22 de octubre de ese año.

Asesinatos

Los militares ejecutaron a prisioneros políticos con especial brutalidad. En varias ocasiones los hirieron con corvos antes de fusilarlos.​ Posteriormente las víctimas eran enterradas en tumbas sin inscripción.

Años más tarde, cuando se preguntó al ex general Joaquín Lagos Osorio -Comandante de la Primera División del Ejército y Jefe de Zona en Estado de Sitio en Antofagasta- por qué no se habían entregado los cuerpos de los ejecutados a sus familias, Lagos explicó que le avergonzaba se descubriera la barbarie con que oficiales asesinaron a los 14 prisioneros de Antofagasta.​

«Me daba vergüenza verlos. Si estaban hechos pedazos. De manera que yo quería armarlos, por lo menos dejarlos en una forma humana. Sí, les sacaban los ojos con cuchillos, les quebraban las mandíbulas, les quebraban las piernas… Al final les daban el golpe de gracia. Se ensañaron». […] «Se los mataba de modo que murieran lentamente. O sea, a veces los fusilaban por partes. Primero, las piernas; después, los órganos sexuales; después, el corazón. En ese orden disparaban las ametralladoras» (Joaquín Lagos).

Caso judicial

En el año 1998, el juez español Baltasar Garzón, basándose en las querellas presentadas por Victoria Saavedra y las Mujeres de Calama, entre otras, dentro del caso Caravana de la Muerte investigado por el juez chileno Juan Guzmán Tapia, ordenó la detención de Augusto Pinochet en Londres, bajo los cargos de secuestro y homicidio calificado.

En junio de 1999, Guzmán Tapia ordenó la detención de cinco oficiales militares retirados —incluido un general— por su participación en la Caravana de la Muerte.

En marzo de 2006, el juez Víctor Montiglio ordenó el arresto de trece ex oficiales del Ejército por su participación en los asesinatos bajo cargos de homicidio. El 17 de julio de 2006, la Corte Suprema de Chile despojó de su fuero como expresidente a Pinochet por su implicación en el caso, revirtiendo una resolución anterior.​ Finalmente, el 28 de noviembre de 2006, el juez Víctor Montiglio procesó a Augusto Pinochet por el caso y ordenó su arresto domiciliario.

Fuente (extractos): https://es.wikipedia.org/wiki/Caravana_de_la_Muerte

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: