De Rojava (Kurdistán) a la lucha Mapuche.

En la foto: Milicianas de la Federación Democrática del Norte de Siria (FDS), denominación de la zona de Rojava ubicada al norte de Siria.

por Pilar Villanueva/Toward Freedom.

Durante varios años, los kurdos han estado a la vanguardia de una revolución en Kurdistán Occidental (Rojava). Su sistema alternativo al capitalismo ha resonado en todo el mundo. Su sociedad está organizada según el Confederalismo Democrático, una forma ética de organización política que reúne ideas del municipalismo libertario, la ecología social y el feminismo.

En América Latina, uno de los lugares donde el pensamiento de Rojava se ha arraigado es Wallmapu, el territorio ancestral del pueblo Mapuche, el grupo indígena más grande de Chile y Argentina. Los mapuches han luchado durante siglos contra la represión, el desplazamiento y el despojo de su territorio y sus tierras.

El pueblo Mapuche, inspirado por la lucha kurda, y especialmente por el Movimiento de Liberación de las Mujeres kurdas, se ha visto motivado a trabajar con varios grupos chilenos para formar, por ejemplo, el Comité de Solidaridad con Kurdistán de la Región Chilena y Wallmapu.

Este comité es una plataforma de comunicación que difunde información sobre la lucha kurda y trabaja para llevar su modelo de organización al territorio chileno y mapuche. Mientras tanto, en Argentina, un país que también les niega a los Mapuche su derecho a la autodeterminación, izquierdistas y feministas han viajado a Kurdistán, y escrito libros sobre sus experiencias con el sistema político alternativo que se está construyendo en la región.

Rojava es el área kurda ubicada en el norte de Siria, donde las personas están desarrollando lo que podría ser una de las revoluciones más importantes de la historia. En medio de una represión militar mantenida por los gobiernos turco y sirio, y el Estado islámico, las mujeres y hombres kurdos luchan juntos por su libertad y la de su pueblo.

Los kurdos del norte de Siria participan actualmente en una lucha armada para proteger parte de su territorio, que incluye tres regiones: Kobane, Jazira  (Cizire) y Afrin. Esta última región fue ocupada recientemente por las fuerzas militares del Estado turco y los kurdos están tratando de recuperarla.

En medio de esta resistencia, los kurdos están creando un nuevo sistema político, social y económico llamado Confederalismo Democrático, que se basa en la libertad de las mujeres y la construcción de una democracia directa.

Este es un proyecto para la democratización radical de la sociedad, y propone, como su líder Abdullah Öcalan lo expresa en su libro Confederalismo Democrático, “auto administración política, en la que todos los grupos de la sociedad y todas las identidades culturales se expresan en reuniones locales, convenciones generales y consejos. Tal democracia abre un espacio político para todos los estratos sociales y permite que diversos grupos políticos se expresen”.

Así como se ha negado su existencia al Kurdistán y ha sido forzado a entrar en las fronteras territoriales de Turquía, Irán, Irak y Siria, también lo es el territorio ancestral del pueblo Mapuche, colonizado por los estados de Chile y Argentina. Hoy, solo el 5 por ciento de este territorio es oficialmente reconocido como territorio Mapuche en Chile. La mayoría de Wallmapu está bajo el control de familias adineradas, el Estado o las empresas que extraen los recursos naturales de la región.

Este desprecio contemporáneo por el derecho a la autodeterminación Mapuche no es nada nuevo. Desde la colonización española, el pueblo mapuche ha experimentado la migración forzada y dislocación territorial a través de innumerables actos opresivos e injustos, perpetrados por el Estado chileno. Al igual que los kurdos de Turquía, los mapuches han presenciado el despojo de sus tierras bajo la violencia de la policía nacional y el ejército. Al igual que los niños kurdos, los niños Mapuche han sido asesinados a tiros por la policía.

El pueblo Mapuche también, probablemente, sintió una causa común cuando en 2015, Sur, Cizre y otras regiones kurdas del sureste de Turquía quedaron bajo toque de queda militar. Araucanía, la región con mayor número de mapuches, es también la que tiene la mayor presencia de fuerzas militares.

Este grupo indígena actualmente lucha por sus derechos y sus tierras, pero ninguno de los gobiernos ha reconocido su autonomía. En 1973, bajo el régimen de Augusto Pinochet que duró de 1973 a 1990, los mapuches que estaban en contra del régimen fueron torturados, exiliados o desaparecidos por la fuerza. La tierra Mapuche ahora está sufriendo una re-militarización bajo la presidencia derechista de Sebastián Piñera.

Las luchas mapuche y kurda, aunque tienen lugar en dos continentes y culturas completamente diferentes, están más relacionadas de lo que muchos piensan. Ambos grupos son indígenas que reclaman el derecho a la autodeterminación y luchan por proteger sus tierras ancestrales y controlar sus propios recursos frente a la violencia estatal. También están, como resultado, en el extremo receptor de la llamada “guerra contra el terror” lanzada por Estados Unidos.

Para el Estado turco y otros países que apoyan al opresivo presidente turco Recep Tayyip Erdogan, el movimiento kurdo es un movimiento terrorista porque se opone al Estado con la lucha armada, aunque esta lucha fue declarada en respuesta a la implacable violencia estatal contra el pueblo kurdo (Hace mucho tiempo, ni siquiera se les permitía hablar su propio idioma).

De hecho, los únicos kurdos apoyados por el Estado turco son aquellos que renuncian a su propia identidad: aquellos que se oponen al Movimiento de Liberación Kurdo y apoyan a Erdogan. En Turquía, incluso los mensajes de las redes sociales que critican la invasión del territorio controlado por los kurdos en Siria pueden hacer que alguien sea acusado de terrorista. Los que apoyan a Erdogan, sin embargo, no son vistos como terroristas.

Esta situación es similar a lo que está sucediendo con el pueblo Mapuche en el sur de Chile. Desde la colonización, los Mapuche se han dividido en al menos tres grupos: aquellos que están dispuestos a dejar atrás su herencia, si eso significa evitar la discriminación continua y el racismo hacia ellos; aquellos que son apáticos, y aquellos que siguen hablando su idioma (los Mapuche también se les prohibió hablar su idioma) y/o participar activamente en organizaciones políticas y sociales para recuperar sus tierras y su autonomía.

Es este último grupo, al igual que sus contrapartes kurdos, lo que ha llamado la atención del Estado. La existencia de personas que defienden la identidad Mapuche ha provocado la militarización de los territorios donde viven no solo más mapuches, sino que están más politizados. Para criminalizarlos, el Estado ha presentado una ley específica: la Ley Antiterrorista, que se creó por primera vez durante la dictadura de Pinochet para arrestar, torturar o acusar a los activistas que estaban en contra de su régimen. Desde que terminó la dictadura, esta ley ha sido utilizada para encarcelar a los mapuches politizados o incluso sentenciarlos a muerte.

No hace mucho estuvo el caso de la Machi Francisca Linconao, un sanador, figura de autoridad y anciano de la comunidad Mapuche, que fue acusado por el Estado después de que la adinerada pareja Lucksinger-Mackay muriera en un incendio. Esta pareja vivía en el medio de una región que concentra la población más alta de personas Mapuche. Ellos y su familia poseen muchas corporaciones y son bien conocidos por ser una de las familias más ricas de Chile.

La Machi Linconao fue encarcelada después de que dos funcionarios pusieran evidencia falsa en su casa para incriminarla por este asesinato. Muchos creen que Linconao probablemente fue castigada por lo que más se le conoce: la defensa de la tierra Mapuche. Después de una huelga de hambre y solidaridad política de todo el país, fue liberada y el Estado finalmente reconoció que la “evidencia” utilizada para acusarla era falsa.

Activistas mapuches y chilenos crearon el Comité de Solidaridad con Kurdistán, Chile y la región de Wallmapu para desafiar colectivamente tal criminalización de los movimientos populares en Kurdistán y Chile.

Lua Montiel, miembro de este comité, dijo a Toward Freedom que están trabajando “para diseminar el proyecto político kurdo y el movimiento por la libertad de las mujeres que está en la base del mismo”. Algunas de las actividades que organiza el grupo son cursos de autoformación para los miembros del comité y talleres públicos sobre el Confederalismo Democrático.

Las mujeres crean reuniones para hablar sobre Jineoloji, que es “la creación del paradigma de las mujeres”. Jineoloji es un concepto que provenía de la lucha por la libertad de las mujeres kurdas y busca dar, según Montiel, “acceso de las mujeres y la sociedad a la ciencia y conocimiento” y para fortalecer las conexiones entre los dos.

El concepto de Jineoloji es especialmente interesante para las mujeres en Chile, Argentina y otros países de América Latina, ya que, explica Montiel, “nos ayuda a superar el feminismo occidental y colonial, y a conocer una nueva experiencia de las luchas de las mujeres, incluso más teniendo en cuenta el contexto de guerra que enfrentan”.

Del mismo modo, en Argentina hay varias personas que apoyan el Movimiento de Liberación Kurdo y trabajan en cooperación con otros comités para difundir las ideas del movimiento y llevarlas a América Latina. Por ejemplo, el comité de Chile y el Wallmapu llevó a cabo el lanzamiento del libro Mujeres de Kurdistán. La revolución de las hijas del sol, escrito por los autores argentinos Roma Vaquero Díaz y Leandro Albani.

Las personas en América Latina no solo quieren aprender de la experiencia kurda sino también llevar esta forma de organización a Chile y al pueblo Mapuche a través de talleres, editoriales y nuevas estrategias de organización.

Como dijo Nahuel Valenzuela, miembro del comité chileno-mapuche a Toward Freedom, este grupo “se pensó como un amplio espacio izquierdista que buscaba agregar individualidades, así como colectivos de una amplia gama, especialmente los de áreas anarquistas y revolucionarias y tendencias socialistas”.

La semilla kurda ya se ha extendido a través de América Latina y se está arraigando entre los activistas que están ansiosos por colaborar. Al igual que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), la lucha kurda ha inspirado la formación de nuevos grupos, comités, organizaciones y personas que comparten experiencias similares, y todos parecen unirse a lo que es una sola lucha: la lucha por nuestra verdadera libertad.

Posted on

FUENTE original: Pilar Villanueva / Toward Freedom / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

 

Fuente: http://kurdistanamericalatina.org/de-rojava-a-la-lucha-mapuche/

3 Comments

  1. Muy buen artículo en el fondo, totalmente de acuerdo en que hay que difundir. esta forma de organización social.

    Lamento que a la Machi Francisca Liconao, se le hay masculinizado totalmente, su nombre y actividad, en un paragrafo, sobre todo en una nota que pretende defender los derechos de las mujeres, sin embargo más abajo se la reconoce como mujer.. PLOP!!! Espero puedan recitifcar ese graso error!

  2. Compañero Sergio Medina, muchas gracias por su observación. Es un error en el texto original que no advertimos; ahora, gracias a us comentario, lo hemos corregido.
    Fraternalmente,
    Editor CT.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.