Una perspectiva subalterna sobre la crisis ecológica de China.

por Lau Kin Chi (*)/ Traducción del inglés, Pedro Lansberger.

Según el Informe de Riqueza Inclusiva 2014, entre 1990 y 2010, el Producto Interno Bruto (PIB) de China creció un 523 por ciento, pero solo un 47 por ciento en términos de “riqueza inclusiva”, teniendo en cuenta los factores ambientales. La tasa de crecimiento promedio ajustada del Índice de Riqueza Inclusiva para China fue negativa durante este período. El Ministerio de Protección Ambiental de China estima que reparar y prevenir la contaminación del agua solo costará $ 320 mil millones y llevará al menos cuarenta años, y los expertos estiman que el tratamiento de los tres sitios más graves de contaminación (agua, aire y suelo) costará $ 960 mil millones. Estas contaminaciones más graves ponen de relieve no solo la cuestión de los gastos de reparación, sino también las formas en que los diferentes sectores sociales se ven afectados tanto por la contaminación como por los esfuerzos de respuesta del gobierno. A continuación, adopto perspectivas subalternas y ecológicas para desafiar los discursos y prácticas estatistas, elitistas y antropocéntricos relacionados con la cuestión de la sostenibilidad en China.

A fines de 2017, dos noticias de Pekín atrajeron la atención y la ansiedad:  la expulsión de más de tres millones de personas de las llamadas poblaciones de bajos ingresos a los pocos días del incendio de Daxing en el sur de Pekín, y la conversión coercitiva de combustible a partir de carbón a gas en el norte de China, dejando a un gran número de personas en ciudades y aldeas sin calor en un clima helado.1  El primero fue un movimiento para expulsar a los trabajadores migrantes, así como a las pequeñas y medianas industrias de Pekín; este último fue parte de un esfuerzo por mejorar la calidad del aire, con consecuencias negativas inmediatas para los pobres.

En el papel, ambas acciones podrían estar justificadas. En el primer caso, el incendio de Daxing, que mató a diecinueve personas, aclaró los riesgos de incendio de las comunidades de tugurios en la periferia de Pekín, donde los trabajadores migrantes que viven en los márgenes de la sociedad encuentran alojamiento estrecho pero económico.  Después del incendio, en nombre de la seguridad, los residentes fueron rápidamente desalojados y sus casas demolidas.

Tales barrios marginales también fueron sitios de enormes acumulaciones de residuos urbanos. Entre los millones de trabajadores migrantes reportados obligados a mudarse más lejos a los límites de la ciudad o regresar a sus aldeas de origen, muchos eran recolectores de basura.  Se estima que hay 3,5 millones de recolectores de basura en China, con 150 mil a trescientos mil trabajando en unos cuatrocientos sitios de basura en Pekín, que produce alrededor de veintitrés mil toneladas de basura al día, con aproximadamente el 30 por ciento recolectado para reciclaje.2  En 2008, solo había un incinerador de desechos en Pekín;  para 2018, había once, capaces de incinerar 5.97 millones de toneladas de basura cada año.  Según un informe de 2017, las dioxinas producidas por estos incineradores causaron que 3.779 personas en Pekín contrajeran cáncer cada año, con un costo social de más de 37,3 billones de yuanes, aproximadamente 1,33 por ciento del PIB de Pekín.3  No se sabe qué porcentaje de recolectores de basura queda en Pekín después del desalojo o si volverían; la ciudad tiene el objetivo declarado de mantener a su población por debajo de veintitrés millones; por lo tanto, el desalojo no es una medida provisional, sino parte de una política a largo plazo.

Paradójicamente, a pesar de que cada vez más incineradores bombean dioxinas al aire, el gobierno de Pekín ha prometido mejorar la calidad del aire.  Por lo tanto, en el segundo caso, el cambio de carbón a gas en el norte de China, el razonamiento oficial es más convincente:  es innegable que existe una gran necesidad de limpiar el aire.  La situación recuerda directamente el documental de Chai Jing, Under the Dome, que exponía la prevalencia del cáncer de pulmón, enfermedades del corazón y otras enfermedades crónicas relacionadas con la contaminación catastrófica de China.  El documental se convirtió en un importante evento cultural y político en marzo de 2015, y recibió más de doscientos millones de visitas en línea en las primeras cuarenta y ocho horas después de su publicación en los principales sitios web, lo que significa que casi uno de cada 637 millones de usuarios de Internet en China lo había visto.  El Informe Mundial del Cáncer 2014 de la Organización Mundial de la Salud descubrió que China, hogar del 19 por ciento de la población mundial, representó un tercio de las muertes mundiales por cáncer de pulmón.  La tasa de mortalidad por cáncer de pulmón en China aumentó diez veces desde 5,46 por 100.000 personas hace cuarenta años a 45,57 por 100.000 en 2013.4

La quema de carbón fue identificada como la principal causa de contaminación del aire.  Se estima que entre cuarenta y cincuenta millones de personas en la provincia de Hebei y 1,2 millones de familias en Pekín y Tianjin confiaban en alrededor de diez millones de pequeños quemadores de carbón para el calor doméstico en el invierno, quemando trescientas mil toneladas de carbón grueso por día, o treinta y seis millones de toneladas anualmente.5  La calefacción central no está disponible para estos hogares rurales dispersos, y para eliminar el 80 por ciento de los pequeños quemadores de carbón, trescientos millones de residentes rurales en el norte de China tendrían que ser “urbanizados”.  Además, costaría tres veces más.  Mucho para reemplazar el carbón con gas.  Calentar durante los cuatro meses fríos del año costaría alrededor de seis mil yuanes (US$ 1.000), una pesada carga para una población cuyos gastos mensuales ahora promedian entre seiscientos y mil yuanes (US$ 100–200).6

El plan quinquenal del gobierno de Pekín (2013-2017) para eliminar los quemadores de carbón debía completarse en diciembre de 2017, lo que provocó una directiva burocrática para establecer una “zona sin carbón” para Pekín, Tianjin y veintiseis ciudades en las provincias de Hebei, Shanxi, Shandong y Henan, involucrando a tres millones de familias, a fines de octubre de ese año.

Un funcionario del Departamento de Energía de la provincia de Hebei declaró que la demanda de gas en 2017 era de 8,2 mil millones de metros cúbicos, un aumento del 134 por ciento con respecto al mismo período del año anterior, y que la provincia enfrentó una escasez en el suministro de gas del 26 por ciento.8

A principios de diciembre de 2017, cuando el gobierno suavizó su prohibición anterior de la quema de carbón, reconociendo la necesidad de priorizar el calentamiento para la población, la mayoría de los quemadores de carbón ya habían sido destruidos.9  La buena noticia, al menos para quienes pueden calentar sus hogares, era que la calidad del aire en el norte de China parecía haber mejorado.

El proyecto de desviación de agua de sur a norte

Si la conversión obligatoria de carbón a gas reveló sesgos oficiales contra las poblaciones rurales y los pobres urbanos, la cuestión del desvío de agua muestra los sesgos a favor de los centros metropolitanos a expensas de las regiones provinciales.  El Proyecto de Desvío de Agua de Sur a Norte es un ejemplo marcado.  Al igual que el proyecto de la presa de las Tres Gargantas, es un megaproyecto con ramificaciones potencialmente catastróficas para la salud pública y el medio ambiente, pero se inició con una profunda fe en los beneficios de la ciencia y la tecnología.

El paradigma de modernización que China ha perseguido en las últimas décadas ha tendido a privilegiar la industria por sobre la agricultura, las áreas urbanas sobre las rurales y la clase media sobre la subalterna, con las estadísticas de crecimiento del país y los énfasis en las políticas en función de dicho paradigma.  La “modernización” en sí misma no se cuestiona y justifica el “precio” que debe pagarse.  Apuntalando la fantasía de la modernización están la ciencia y la tecnología, percibidas como inherentemente progresivas.  El resultado -la degradación casi insensata de la naturaleza- se deriva de la arrogancia y la vanidad de la necesidad antropocéntrica de controlar.

Construir una represa en las Tres Gargantas del río Yangtze había sido un objetivo de los líderes chinos desde Sun Yat-sen a principios del siglo XX.  Una disuasión fue la preocupación estratégica por la defensa nacional: una mega represa en la vía fluvial más grande del país sería un objetivo militar o terrorista obvio.  Las consecuencias serían devastadoras: alrededor de cuatrocientos millones de personas viven a lo largo del río, un tercio de la población total de China.10  Ha habido mucha controversia entre científicos e ingenieros sobre los pros y los contras del proyecto.  Cuando finalmente se sometió a votación en el Congreso Nacional del Pueblo en abril de 1992, el índice de aprobación fue el más bajo de su historia:  de 2.633 diputados, el 67 por ciento votó a favor, mientras que el 33 por ciento votó en contra, se abstuvo o no votó en absoluto.11

La presa de las Tres Gargantas se construyó para ser la más grande del mundo: 185 metros de altura y 2,15 kilómetros de largo, con un nivel de agua que alcanza los 175 metros y el embalse de la presa que se extiende a lo largo de 600 kilómetros y con un promedio de 1,12 kilómetros de ancho y que contiene 39,3 kilómetros cúbicos de agua sobre una superficie total de 1.045 kilómetros cuadrados.12  Se especuló que el devastador terremoto de Sichuan de 2008 podría atribuirse a la represa, aunque tal efecto es difícil de probar o refutar científicamente.

La presa de las Tres Gargantas tenía la intención de generar energía hidroeléctrica, mientras que el Proyecto de Desvío de Agua de Sur a Norte se inspiró en las preocupaciones sobre los recursos hídricos.  El acceso per cápita de China al agua dulce es solo el 25 por ciento del promedio mundial.  En las últimas dos décadas, el cambio climático y las condiciones climáticas extremas, incluidas las sequías en el norte y las inundaciones en el sur, han exacerbado la distribución ya desigual del agua.  Además, después de principios de la década de 1980, la descentralización de las industrias y la minería del gobierno nacional a las empresas de ciudades y aldeas (TVE, por sus siglas en inglés) se consideró durante un tiempo como un impulso para expandir el sector manufacturero de China y ampliar las oportunidades para el “desarrollo” rural.  El ingreso per capita en muchas regiones rurales ha aumentado efectivamente desde mediados de los años ochenta.  Sin embargo, las industrias rurales explotan no solo la mano de obra local, sino también los recursos hídricos, que a su vez también contaminan el suelo.  Después de la contaminación industrial, las principales fuentes de contaminación son la eliminación de aguas residuales urbanas no tratadas y el uso excesivo de pesticidas y fertilizantes químicos.

La calidad de los recursos hídricos de China se deterioró rápidamente a partir de principios de los 80 y, a mediados de los 90, la situación era tan grave que el estado anunció las primeras iniciativas importantes de limpieza.  De acuerdo con los Estándares de calidad ambiental para aguas superficiales del gobierno, las aguas superficiales se clasifican en cinco grados.  Grado I representa la mejor calidad, mientras que “Peor que Grado V” representa lo peor.  Cualquier agua clasificada por encima de Grado III — Grado IV, V, y peor que el Grado V — no puede usarse para beber.  Según el Informe del Ministerio de Protección del Medio Ambiente sobre el estado del medio ambiente en China 1991-2010, que realizó un seguimiento de la calidad de los siete ríos principales de China (río Yangtze, río Amarillo, río Pearlhua, río Songhua, río Huaihe y río Liaohe) la calidad del agua alcanzó niveles alarmantes en 2001-2002, cuando el 40 por ciento del agua de los siete ríos obtuvo una calificación peor que el Grado V.  En 2010, incluso después de importantes esfuerzos de recuperación del Estado, el 20 por ciento del agua fue peor que el Grado V, y 42 por ciento estuvo por encima del Grado III.13  En Pekín, que consume 3.6 billones de metros cúbicos de agua potable por año, los siete ríos en los que se basó la ciudad hace medio siglo ahora están casi secos o tan contaminados que resultan inutilizables.  El consumo excesivo ha provocado que los niveles de agua subterránea de la ciudad bajen de alrededor de doce metros en 1999 a alrededor de veinticuatro metros en 2010.14 En el norte de China, la proporción de área de agua a área de tierra había bajado de 5 por ciento cincuenta años antes a 0,35 por ciento.  Las estadísticas del gobierno mostraron que 136 ciudades sufrieron una grave escasez de agua y cerca de trescientos millones de personas, casi el 25 por ciento de la población de China, carecía de acceso a agua dulce y limpia.15

Este fue el trasfondo del argumento para el Proyecto de Desvío de Agua de Sur a Norte.  Con la construcción iniciada a partir de 2002, se proyectó que el agua desviada para las tres rutas del Este, Centro y Occidental alcanzara un total de 44,8 mil millones de metros cúbicos para el 2050, cuando se completaría todo el proyecto.  Solo la ruta central tiene 1.264 kilómetros de largo y toma un tercio del agua del río Han hacia el norte;  Pekín y Tianjin recibirán cada una más de mil millones de metros cúbicos por año, mientras que las provincias de Hebei y Henan recibirán tres mil millones de metros cúbicos.  La primera fase de la ruta del este comenzó a desviar el agua en noviembre de 2013, y la primera etapa de la ruta central comenzó en octubre de 2014.

El desafío a lo largo de la ruta del este, que cubre 1.476 kilómetros, es canalizar el agua del  Yangtze hacia arriba en sesenta y cinco metros, a través de trece estaciones de bombeo, hasta el lago Dongping en la provincia de Shandong, antes de enviarlo al norte, cruzando el río Amarillo a través de un canal subterráneo.  Desde allí, una ruta iría al norte a Pekín, Tianjin y Hebei, mientras que otra iría al este a la provincia de Shandong.

Una consecuencia positiva del proyecto fue el trabajo de remediación para limpiar el agua.  El agua en el lago Nansi, el nexo principal de recolección de la ruta del Este, se calificó peor que el Grado V cuando comenzó el proyecto.  Para mejorar la calidad del agua hasta el Grado III, se introdujo un programa importante para eliminar industrias altamente contaminantes, como las setecientas fábricas de papel en la provincia de Shandong, que en conjunto representaron el 70 por ciento de la contaminación de la provincia.16  El desvío de agua no sería posible hasta que la calidad del agua no se mejorase a Grado III.

La escala de desvío proyectada podría ascender a trece mil millones de metros cúbicos anuales de agua del Yangtze.  En los primeros tres años, se bombearon un total de 18.766 billones de metros cúbicos de agua desde el río Yangtze para la ruta del Este.  De éstos, un total de 1.100 millones de metros cúbicos se canalizó a la provincia de Shandong.

Por el contrario, el agua a lo largo de la ruta central no tiene que subir antes de que fluya hacia el norte.  Las dos principales dificultades de esta ruta de 1.400 kilómetros son elevar la altura de la presa del embalse Danjiangkou a 162 metros y canalizar el agua bajo el río Amarillo.  El agua que entra en el embalse debe estar por encima de 150 metros antes de que pueda comenzar a fluir hacia abajo.  En promedio, cuarenta mil millones de metros cúbicos de agua fluyen hacia el reservorio, pero esta cifra ha variado con los años;  en 2014, llegó a solo treinta y dos mil millones de metros cúbicos, y trajo consigo cien millones de toneladas de cieno, aproximadamente el 95 por ciento de los cuales se asentaron en el embalse.17  Al igual que con la ruta del Este, descontaminar el agua fue una tarea ardua.  Antes de que el proyecto comenzara en diciembre de 2003, el agua que fluía hacia el embalse de Danjiangkou recibió una calificación de Grado IV.18

Un artículo de diciembre de 2014 en un sitio web de noticias chino reunió una serie de datos para argumentar que el proyecto fue un “fracaso total”.19   El autor calculó la duración, el volumen y la velocidad de flujo del agua desviada en las rutas este y central en 2013 y 2014, y concluyó que, en el mejor de los casos, se desviaría el 5 por ciento y, en el peor, el 1 por ciento del volumen planificado de agua.  Con las dos rutas que cuestan quinientos mil millones de yuanes, más el gasto de energía para bombear agua, el costo del agua desviada sería más costoso que el agua embotellada.  En respuesta, las declaraciones del gobierno proporcionaron garantías retóricas en gran medida de que el proyecto era efectivo, reconociendo, por ejemplo, que aunque el 16 por ciento del agua transportada se había perdido por evaporación, sin embargo, no se calificó de “desperdicio”.20

La ruta occidental del proyecto fue aún más controvertida, no solo porque amenazaba con alteraciones ambientales más graves, sino también porque reduciría sustancialmente la capacidad de generación de energía hidroeléctrica en el suroeste de China.  Un libro de 2006 que criticaba el proyecto, en coautoría con sesenta expertos, logró convencer al gobierno para que adoptara un enfoque más prudente.21  Algunos funcionarios de alto rango ya habían expresado reservas sobre el proyecto;  Chou Baoxing, viceministro del Ministerio de Construcción, señaló en 2006 que si las ciudades pudieran simplemente reciclar un tercio del agua que consumían, sería equivalente a todo el suministro de agua del Proyecto de Desvío de Agua de Sur a Norte.22

Este es un ejemplo clásico de ciudades principales que hacen uso insostenible de los recursos de agua y energía.  En lugar de reducir las poblaciones metropolitanas, promover la desurbanización o encontrar alternativas locales a megaproyectos perturbadores, se afirma la voluntad humana suprema de dominar la naturaleza y se movilizan recursos para satisfacer las necesidades de los centros de poder de la nación.

El proyecto de Desvío de Agua de Sur a Norte costará el doble que el Proyecto de la Presa de las Tres Gargantas.23  Como si esto no fuera suficiente, en marzo de 2018 el gobierno anunció planes para otro mega proyecto de desvío de agua, que por su propia admisión encontraría aún más desafíos.  Se espera que ese proyecto, para desviar el agua de las fuentes del río Yangtze a las regiones del noroeste de Xinjiang, cueste diez veces más que la presa de las Tres Gargantas.  Apodado el Proyecto de la Bandera Roja del Río, su distancia total sería de 6.188 kilómetros, incluidos doscientos kilómetros de los segmentos fluviales actuales, y desviaría un estimado de sesenta mil millones de metros cúbicos de agua, constituyendo el 21 por ciento del agua extraída de los ríos principales. Todo esto irrigaría la región árida del noroeste de Xinjiang, Mongolia Interior y Yan’an, creando un oasis de doscientos mil kilómetros cuadrados.24  Se convocó una segunda conferencia de evaluación de expertos en Pekín en enero de 2018, y según informes de prensa las opiniones de los expertos fueron positivas.25  El objetivo principal del proyecto, según estos expertos, sería desarrollar más de cincuenta mil hectáreas de tierras de cultivo irrigadas.  Admitieron que el precio estimado de un billón de yuanes sería exorbitante.26

Más allá de su enorme costo, el proyecto se basa en un tipo de desprecio por la naturaleza que seguramente invitará a la venganza de la naturaleza.  El desvío de sur a norte cruza más de siete mil ríos, afluentes y arroyos que fluyen en gran parte de oeste a este.  No es difícil imaginar las enormes interrupciones y los desafíos de ingeniería involucrados en la canalización del agua para correr por encima, por debajo o por los ríos que fluyen de este a oeste.  En algunas regiones, el agua fluirá en un túnel debajo del río Amarillo, mientras que en otras, las tuberías elevadas colgarán en el aire y, si se rompieran, estas áreas enfrentarían inundaciones catastróficas.  Algunos científicos también advierten que la mezcla de las aguas de los ríos provocada por tales desviaciones puede causar contaminaciones desastrosas.

Si la única prioridad es abastecer a Pekín y otras ciudades cosmopolitas, se podría ignorar las enormes interrupciones en los hábitats que sustentan la vida de las poblaciones rurales y provinciales, dada la forma en que las elites conciben la sostenibilidad.  Mientras Pekín continúe obteniendo suficiente agua, estos proyectos se consideran “sostenibles”, por muy irracional que el proyecto pueda ser en sus costos, fallas tecnológicas o una carga para otros sectores.  La “sostenibilidad” de Pekín es vital para la visión del liderazgo estatal y la clase media urbana, los escalones superiores de la jerarquía social y política:  la “sostenibilidad” parcial en el centro de poder se presenta como “sostenibilidad” universal para el resto de la Nación.  Los rurales, los marginados y aquellos que no pueden permitirse el lujo de vivir en ciudades y pagar por agua a precios elevados no aparecen en esta imagen.  El único valor es la sostenibilidad de Pekín en su suministro de agua, energía, aire limpio y cielos despejados.

Modernización y crecimiento a toda costa

La búsqueda decidida de China de la modernización y el crecimiento del PIB está, pues, plagada de paradojas. Su inversión en el control de la contaminación como proporción del PIB experimentó un aumento constante del 1,06 por ciento en 2001 al 1,51 por ciento en 2014.27

Podemos basarnos en los cálculos del Índice de Riqueza Inclusiva para ver una imagen más amplia.  El Índice de Riqueza Inclusiva fue desarrollado por el Programa de Dimensiones Humanas Internacionales sobre el Cambio Ambiental Global de la Universidad de las Naciones Unidas, y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, teniendo en cuenta el capital humano y natural producido, a fin de evaluar la capacidad de las naciones para mejorar el bienestar de sus ciudadanos en beneficio de las generaciones presentes y futuras.  Entre 1990 y 2010, mientras que el PIB de China creció un 523 por ciento, China solo creció un 47 por ciento en términos de “riqueza inclusiva”, según el Informe de Riqueza Inclusiva 2014.  Según el Índice de Riqueza Inclusiva, la economía de China se contrajo en una tasa promedio ajustada de 6.2 por ciento de 1991 a 1995, 2.0 por ciento en 1996–2000, 1.7 por ciento en 2001–05 y 5.2 por ciento en 2006–10.28  Por lo tanto, cuando se toman en cuenta los costos ambientales del crecimiento, el espectacular aumento del PIB de China se desmitifica.  La sola rectificación y prevención de la contaminación del agua tomará al menos cuarenta años y dos billones de yuanes (U$ 320 mil millones), estima el Ministerio de Protección Ambiental de China.  El Ministerio también calcula que tratar el agua, el aire y el suelo, los tres recursos más contaminados, costarán seis billones de yuanes (U$ 960 mil millones).29

Tabla 1. China (en millones de dólares 2005)

1990 2010 Per capita en 1990 Per capita en 2010 % cambio 1990–2010
Capital producido 1,567,556 11,734,004 1,369 8,748 539
GDP 531,890 3,883,552 464 2,895 523
Riqueza 18,571,020 31,969,803 16,216 23,834 47
Capital Human 9,210,965 13,446,810 8,043 10,025 25
Capital Natural 7,792,499 6,788,988 6,805 5,061 -26
Recursos renovables 4,929,045 4,751,033 4,304 3,542 -18
Recursos no renovables 2,863,453 2,037,955 2,500 1,519 -39
Tierra agrícola 3,689,250 3,793,372 3,229 2,828 -12
Recursos forestales 1,230,795 957,661 1,075 714 -34
Combustibles fósiles 2,723,608 1,937,952 2,378 1,445 -39
Minerales 139,845 100,003 122 75 -39

Fuente: Universidad de las Naciones Unidas: Programa Internacional de Dimensiones Humanas sobre el Cambio Ambiental Mundial 2014, Informe de Riqueza Inclusiva 2014: Medición del progreso hacia la sostenibilidad, http://ihdp.unu.edu, 220–313.

La realidad de la crisis ecológica es, por lo tanto, demasiado grave para que la elite gobernante la ignore.  En respuesta, sin embargo, recurren a la gestión tecnocrática por parte de expertos que sirven el status quo.  Estos expertos tienen una agenda muy diferente a la de las comunidades más afectadas por estos problemas. ¿Adónde nos llevarán los expertos en su esfuerzo por evitar cualquier interrupción en el aumento constante de la “riqueza” nacional? Según André Gorz, la búsqueda descuidada del crecimiento económico bajo el capitalismo debe terminar de una manera u otra: “El des-crecimiento es … imperativo para nuestra supervivencia.  Pero presupone una economía diferente, un estilo de vida diferente, una civilización diferente y diferentes relaciones sociales.  En ausencia de éstos, el colapso podría evitarse solo a través de restricciones, racionamiento y el tipo de asignación autoritaria de recursos típico de una economía de guerra”.30

En el discurso de la modernización en China, el “des-crecimiento” es casi impensable, aun cuando el “crecimiento” aclamado de China bajo las reformas de mercado de los últimos treinta y cinco años ha fomentado sin lugar a dudas una grave injusticia económica y social, incurrió en una devastación ambiental que hace que grandes sectores de la población sean vulnerables, y socavó la calidad de vida de la mayoría.  Las catástrofes ecológicas provocadas por el hombre podrían en un momento aniquilar los logros de estas décadas del llamado progreso.

Sin embargo, el paradigma de la modernización sigue sin ser desafiado en el discurso de la élite gobernante y los intelectuales dominantes.  Estas políticas a menudo se justifican con una letanía de consignas familiares: que China debe superar su humillación y violación por parte de las potencias imperialistas;  su única salvación radica en el legado de los movimientos que comenzaron a fines del siglo XIX, articulados inequívocamente durante el Movimiento del 4 de mayo de 1919 bajo el lema de “Para la ciencia y la democracia”, y que se persiguen en la práctica después de 1949, y especialmente desde la década de 1980, con una camino de modernización modelado sobre el de Occidente.  Hoy, el Banco de Inversión en Infraestructura de Asia, lanzado en octubre de 2014, rivaliza con el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco de Desarrollo de Asia.  Desgraciadamente, la ambición de “ser un poder fuerte” o “volver a ser un poder fuerte” toma el paradigma de desarrollo de las potencias occidentales como prácticamente su único punto de referencia, y el único camino viable para la construcción nacional de China.31 Así, a pesar de cómo el régimen de partido-estado describe la sociedad y la economía de China en la actualidad (desde junio de 1981, China ha estado oficialmente en la prolongada “etapa preliminar del socialismo”) no hay en la agenda una “salida” del capitalismo, y por lo tanto, no hay ningún esfuerzo serio para evitar el colapso ecológico32.

La situación de China es una en la que, como escribe C.A. Bowers, “lo que parece ser un desarrollo progresivo puede contribuir a consecuencias destructivas que generalmente no se reconocen”.33  Para entender cómo las consecuencias negativas del desarrollo en China “generalmente no son reconocidas” por la Elite dirigente, tenemos que preguntarnos cómo se  conforma la subjetividad.  Esto implica mucho más que una cuestión de saber qué era previamente desconocido, lo que rara vez requiere un cambio más profundo de mentalidad, o un rediseño de los límites de la perspectiva de uno.  En palabras de Gregory Bateson, el desafío es cambiar las reglas inconscientes que gobiernan las formas de relacionarnos con los demás y con uno mismo, criticando las reglas coercitivas que gobiernan los pensamientos, las percepciones y las experiencias, y más allá de eso, romper esas reglas y formar unas nuevas.34 Este cambio radical debe abordar lo que Félix Guattari llama las tres ecologías:  no solo la ecología de lo social y de la naturaleza, sino también la ecología del yo.35

Desde la posición de sujeto de la élite gobernante, China se ve obligada a modernizarse para proteger su soberanía y orgullo nacional.  Pero la modernización forzada de China no es simplemente una cura con efectos secundarios calamitosos.  Es destructiva, de modo que aquellos que están hechos para abrazarla también se hacen ajenos a su poder destructivo, privados de cualquier otro punto de vista excepto los permitidos por las fuerzas dominantes del desarrollo capitalista.

De hecho, los peligros de la modernización en China hoy en día deberían ser lo suficientemente obvios para cualquier persona que quiera enfrentarlos; sin embargo, aquellos que se identifican con los criterios, normas y valores del discurso del desarrollismo también permiten que su capacidad de experiencia e imaginación sean cautivas por las nociones de modernidad y progreso lineal, el poder benévolo de la ciencia y la tecnología y las nociones monetarias de “riqueza” y “pobreza”.  En el paradigma de desarrollo de China, “riqueza” es cada vez más un término monetario, y el factor determinante de la pobreza es la simple ausencia de dinero.  Bajo la mercantilización, el dinero es el “dios” que produce pobreza.  Los mercados determinados por las relaciones capitalistas solo pueden prosperar sobre la base de la polarización socioeconómica, la privación y la marginación.  Dichas polarizaciones y desigualdades han aumentado en China, junto con el “crecimiento” y la “reducción de la pobreza”.  Con la mercantilización como la fuerza motriz de la modernización y el desarrollo del país, un mayor crecimiento solo puede traer una injusticia socioeconómica y ecológica más profunda.

Michael Hardt y Antonio Negri argumentan que “la modernidad debe entenderse como una relación de poder: dominación y resistencia, soberanía y lucha por la liberación”.36  Además, argumentan que “el proyecto de modernidad y modernización se convirtió en clave para el control y la represión de las fuerzas de la anti-modernidad que surgieron en las luchas revolucionarias. Las nociones de “desarrollo nacional” y el “estado de todo el pueblo”, que constantemente mostraban una promesa ilusoria para el futuro … simplemente sirvieron para legitimar las jerarquías globales existentes”.  De hecho, observan que “el socialismo realmente existente demostró ser una poderosa máquina de acumulación primitiva y desarrollo económico.”37

No es casual que la élite gobernante en China hace mucho tiempo sucumbió a la ideología desarrollista de “crecimiento” y “desarrollo”;  la búsqueda de la modernización a la manera de “Occidente” proporciona herramientas poderosas para establecer estructuras jerárquicas para producir y mantener la desigualdad, los privilegios y los sistemas de inclusión y exclusión.   Las fuerzas del estado y el capital que se benefician y defienden este paradigma de desarrollo representan bloques de poder con profundos intereses creados:  el régimen de partido-estado busca conservar su legitimidad a través del desarrollo económico continuo; los nuevos ricos ejercen su monopolio sobre el poder político y económico mediante la apropiación de bienes públicos y estatales; y el capital estatal y privado en China y el capital financiero global se asocian y compiten entre ellos.   Las formas en que el capital financiero ha permeado la economía de China y ha causado estragos merecen un intenso escrutinio y análisis.

Articulando la justicia socioeconómica con la justicia ecológica

En lugar de ser relegados al nivel de “superestructura” o un lugar de importancia secundaria o complementaria, las dimensiones culturales de la sociedad y la economía política de China deben considerarse parte del paradigma del desarrollo.  Un cambio radical en las percepciones, los valores y las preferencias de la mayoría popular es necesario para cualquier cambio significativo de la trayectoria desarrollista actual.  La mayoría de las personas podrían suscribirse al ideal de “sustantabilidad”, porque esta palabra está tan de moda en los medios de comunicación, la educación y el discurso oficial.  Las preguntas que tenemos que investigar son: ¿Cómo se acepta tanto este término pero se le presta tan poca atención? ¿Cómo permitimos que la mayoría vea cómo en la interpretación hegemónica de “sustantabilidad”, los intereses de una minoría de élite desplazan a los de la mayoría, haciendo que la “sustantabilidad” carezca de “justicia”? ¿Cómo se puede convencer a las personas para que luchen por un paradigma de sustantabilidad con justicia, considerando a los dos como interdependientes? ¿Cómo pueden desmonetizarse las relaciones entre humanos y las relaciones con la naturaleza?

En debates entre intelectuales progresistas en China, la discusión sobre el tema de la modernización en sí misma sigue siendo inadecuada. Los males de la modernización pueden tenerse en cuenta:  es una lógica de una minoría de élite que saquea a la mayoría dentro y entre las naciones; es salvajismo vestido de traje y corbata; está llevando a la especie humana, junto con la Tierra misma, hacia una destrucción inminente, sin embargo, la modernización todavía es ampliamente aceptada como un mal necesario. Quizás se trata de una formulación marxista vulgarizada de “revolución por etapas”:  que solo después de pasar por un período de capitalismo se pueden sentar las bases para el socialismo y el comunismo;  o una formulación nacionalista, que solo a través de la modernización puede China ser lo suficientemente fuerte como un estado-nación para rivalizar con las potencias imperialistas;  o una formulación darwinista que cuanto más explotadas están las clases trabajadoras, más rápido se moderniza China y más asciende en la cadena global.  Incluso una formulación utópica es concebible: que cuando China esté lo suficientemente modernizada, puede progresar a una “modernidad alternativa” o incluso a una “antimodernidad”.

Sin embargo, espero que los ejemplos explicados anteriormente muestren que el camino de la modernización ha dejado a China profundamente sumida en el lodo de la injusticia ecológica y socioeconómica.  La pregunta a la que se enfrenta China no es una de más progreso o más crecimiento, sino de las múltiples tareas de revertir el grave daño ya causado a su ecología, sociedad y cultura.  Se necesitan con urgencia formas alternativas de leer la historia y definir la sustantabilidad.  Los movimientos y luchas por la justicia socioeconómica y ecológica requieren la participación activa de las personas, no como individuos sino como comunidades.  Las últimas dos décadas han visto crecer las iniciativas de la gente para contrarrestar los efectos adversos del desarrollismo y la comercialización, a través de cooperativas campesinas auto-organizadas, el comercio local de productos alimenticios orgánicos, la agricultura apoyada por la comunidad, campañas de seguridad alimentaria, interacciones rural-urbanas y esfuerzos de protección ambiental.39  Los movimientos de “reconstrucción rural” que comenzaron hace unos quince años han involucrado a miles de personas, especialmente a las generaciones más jóvenes.40 Sin embargo, estos esfuerzos son inadecuados si no pueden articularse como parte de una agenda de justicia ecológica con justicia socioeconómica.41

01 de octubre de 2018

Notas

  1. “3.28 millones de personas desalojadas de Pekín en tres días”, Ming Jing News, 26 de noviembre de 2017, http://newsmingjingnews.com (en chino).
  2. Zhao Han, “20 años de recogida de basura en Pekín: su capital, mis ruinas”, The Initium, 14 de septiembre de 2016, http://theinitium.com (en chino).
  3. Zhao Han, “¿A dónde se van los 200,000 recogedores de basura después del ‘Desalojo de Pekín’?”, The Initium, enero 8, 2018 (en chino).
  4. Datos de http://sciencenet.cn, 18 de marzo de 2013 (en chino).
  5. Li Hualiang, “Invierno en el norte de China: no más quema de carbón, incluso si la política es relajada”, 12 de diciembre de 2017, http://mp.weixin.qq.com (en chino).
  6. Weiweidaguan, “Smog no es el verdadero problema, el verdadero problema es la pobreza”, 7 de noviembre de 2016, http://mp.weixin.qq.com (en chino).
  7. Li, “Invierno en el norte de China”.
  8. “Hebei admite la conversión” excesiva “de carbón a gas, la demanda de gas de este invierno es del 234 por ciento de la del año pasado”, Caixin, 12 de diciembre de 2017, http://china.caixin.com (en chino).
  9. Un esquema de conversión de carbón a gas mal calculado: una batalla por la protección del medio ambiente que se pierde en todos los frentes ”, Caixin, 9 de diciembre de 2017 (en chino).
  10. Comisión de Recursos Hídricos de Changjiang del Ministerio de Recursos Hídricos, http://ctgpc.com.cn/sxslsn.
  11. Inmediatamente después de la represión del movimiento a favor de la democracia de 1989, cuando la disidencia fue generalmente silenciada, el proyecto de la presa de las Tres Gargantas se llevó a cabo en la APN en 1992, mientras que unos pocos años antes, en marzo-abril de 1989 , una reunión de la APN decidió posponer la consideración del proyecto por cinco años después del libro Yangtze. Yangtze fue publicado en febrero de 1989 por destacados intelectuales y científicos para presionar públicamente contra el proyecto de la represa.
  12. Hui Po Keung y Lau Kin Chi et al., “Three Gorges Dam: Case Study”, en Vinod Raina, Aditi Chowdhury, y Sumit Chowdhury, eds., The Dispossessed: Victims of Development in Asia (Hong Kong: Arena) , 1997), 37-44.
    13. Guizhen He, Yonglong Lu, Arthur P. J. Mol, Theo Beckers, “Cambios y desafíos: la gestión ambiental en transición de China”, Desarrollo ambiental 3 (2012): 26.
    14. “El proyecto de desviación de agua de sur a norte traerá enormes catástrofes”, Shanshui Xiaoyaoyou, diciembre de 2014 (en chino).
    15. “El Proyecto de Desvío de Agua de Sur a Norte: Un Proyecto Necesario de Estrategia Nacional”, 27 de diciembre de 2017, http://mp.weixin.qq.com.
    16. Yan Weiqi, “Encuesta sobre el tercer aniversario del lanzamiento de la Primera Fase de la Ruta Este del Proyecto de Desvío de Agua Sur a Norte”, Jinji Daily, 15 de noviembre de 2016, (en chino).
    17. Li Qianli, “El proyecto de desviación de agua de sur a norte ha fracasado totalmente”, DW News, 31 de diciembre de 2014. http://culture.dwnews.com (en chino).
    18. “¿Desviando agua del sur al norte? Demasiado contaminado por el momento en que llegaría a Tianjin, ”Global Times News. 13 de octubre de 2014, http://news.creaders.net (en chino).
    19. Li Qianli, “El proyecto de desviación de agua de sur a norte ha fracasado totalmente”.
    20. “Las autoridades responden a cada una de las cuatro consultas sobre el Proyecto de desviación de agua de sur a norte”, China Broadcast Network, 24 de diciembre de 2014 (en chino).
    21. Ling Lin Ling et al., Eds., Un Memorándum sobre la Ruta Occidental del Proyecto de Desvío de Agua de Sur a Norte (Pekín: Economic and Science Press, 2006) (en chino).
    22. “El Proyecto de Desvío de Agua de Sur a Norte: Un Proyecto Necesario de Estrategia Nacional”.
    23. “El proyecto de desvio de agua de sur a norte: un proyecto necesario de estrategia nacional”.
    24. Red Flag Water Diversion Study Task Force, “Planificación activa del proyecto ‘Río de la Bandera Roja’ para desviar el agua en la región occidental, garantizando el desarrollo sostenible”, Xinhua News, 5 de diciembre de 2017, http: // xinhuanet.com (en chino).
    25. “¡Hoy! El agua tibetana entrará en Xinjiang: un gran proyecto que sacude al mundo y cambia radicalmente a China”, 24 de febrero de 2018, http://mp.weixin.qq.com (en chino).
    26. “¡Confirmado! ¡El proyecto más grande en la historia, el cambio radical de Xinjiang, el cambio de China! ”17 de febrero de 2018, http://mp.weixin.qq.com (en chino).
    27. “Estadísticas de la inversión en el control de la contaminación en China (2001-2014)“, Oficina Nacional de Estadísticas de China, http://stats.gov.cn (en chino).
    28. Universidad de las Naciones Unidas: Programa Internacional de Dimensiones Humanas sobre el Cambio Ambiental Mundial 2014, Informe de Riqueza Inclusiva 2014: Medición del progreso hacia la sostenibilidad, http://ihdp.unu.edu.
  13. Ou Changmei, “El Politburó adoptó ” Diez formulaciones sobre la cuestión del agua ‘, remediar la contaminación del agua tomará de tres a cuatro décadas”, The Paper, 4 de marzo de 2015, http://thepaper.cn.
  14. André Gorz, Ecologica (Londres: Seagull, 2010), 27.
  15. Antes de la incursión de las potencias imperialistas occidentales, China representaba un tercio del comercio mundial. Los británicos intentaron corregir este desequilibrio comercial sustituyendo la plata por opio. El comercio de opio para Gran Bretaña entre 1821 y 1840 tenía un valor de al menos 100 millones de yuanes, equivalente al 20 por ciento de la moneda total de China en ese momento, y al 10 por ciento de los ingresos totales de la dinastía Manchu (Liu Huijun, “Comercio de opio y el brote” de la Guerra del Opio “, Sina, 9 de noviembre de 2009, http://blog.sina.com.cn). Cuando la dinastía manchú estaba decidida a eliminar el opio, Gran Bretaña fue a la guerra con China, que posteriormente perdió y cedió Hong Kong a los británicos en 1842.  En 1901, la invasión conjunta de ocho potencias imperialistas no solo saqueó los palacios de Pekín, apoderándose de numerosas artículos que ahora residen en el Museo Británico y en otros lugares; China también se vio obligada a pagar una indemnización de guerra a la Alianza de las Ocho Naciones equivalente a un tael per cápita de plata, con un total de 450 millones de taels de plata fina (equivalente a $ 333 millones en la actualidad) a pagar a lo largo de treinta y nueve años en forma creciente a un 4 por ciento de interés. Al final del período de pago, el monto total pagado fue de casi mil millones de taels, o treinta y siete mil toneladas métricas, de plata pura.  La imposición de la indemnización per cápita fue un insulto deliberado no menos dañino que el propio material saqueado.
  16. Las resoluciones sobre varias cuestiones de la historia del Partido desde la fundación de la República Popular China”, adoptadas por la Sexta Sesión Plenaria del Undécimo Comité Central del Partido Comunista de China, 1981, disponible en http: //marxists.org.
  17. C. A. Bowers, Educando para la justicia ecológica y la comunidad (Athens: University of Georgia Press, 2001), x.
  18. Gregory Bateson, Pasos hacia una ecología de la mente (Chicago: University of Chicago Press, 2000), 274–78.
  19. Félix Guattari, Las tres ecologías (Londres: Athlone, 2000).
  20. Michael Hardt y Antonio Negri, Commonwealth (Cambridge, MA: Harvard University Press, 2009), 67.
  21. Hardt y Negri, Commonwealth, 92–93.
  22. Para una excelente revisión de las ocho crisis en el desarrollo económico de China en las seis décadas desde la fundación de la República Popular, vea Wen Tiejun, Ocho crisis: Lecciones de China 1949-2009 (Pekín: Dongfang, 2013) (en chino ). Formé parte de un equipo de académicos que trabajan en una evaluación comparativa de China como país emergente en relación con otros seis países emergentes, un proyecto que constituye la base de un libro que se publicará próximamente, tanto en chino como en inglés. Para obtener informes de investigación relacionados, consulte el sitio web de Global University for Sustainability,             .
  23. Erebus Wong y Sit Tsui, “Repensando la ‘China rural’, dejando de pensar en la Modernización: Regeneración rural y Agencia histórica posterior al desarrollo”, en Rémy Herrera y Lau Kin Chi, editores, La lucha por la soberanía alimentaria: Desarrollo alternativo y Renovación de las Sociedades Campesinas Hoy (Londres: Pluto, 2015).
  24. Wen Tiejun, Lau Kinchi, Cheng Cunwang, He Huili, “Civilización ecológica, cultura indígena y reconstrucción rural en China”, Monthly Review 63, no. 9 (febrero de 2012): 29–35. Este documento revisa un movimiento de jóvenes urbanos que voluntariamente se van al campo o se dedican a la agricultura orgánica en la última década en China.
  25. Herrera y Lau, editores, La lucha por la soberanía alimentaria / The Struggle for Food Sovereignty.

 

(*) Lau Kin Chi es profesora asociada en el Departamento de Estudios Culturales de la Universidad de Lingnan.  El autor desea agradecer a Jin Peiyun por su ayuda en la investigación.

 

Fuente: “A Subaltern Perspective on China’s Ecological Crisis“,Monthly Review Volume 70, Number 5 (October 2018),

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.