Municipalidad de Ercilla: Centro de espionaje al servicio de latifundistas y forestales.

Werken Rodrigo Curipan: “Si el ministro Chadwick se va, será por el peso de la verdad”.

Por Julio Parra & Natascha Olivera.

El líder del Lof Rankilko encabezó por 11 días la ocupación de la Municipalidad de Ercilla, acción que se enmarcó en el llamado a movilización surgido desde el Cuarto Trawün de Temucuicui. En las dependencias municipales, que lidera el UDI José Vilugrón, los comuneros ocupantes descubrieron un verdadero centro de espionaje al servicio de latifundistas y forestales que a su juicio crearon las condiciones que concluyeron con el asesinato de Camilo Catrillanca y que hoy, tras las nuevas filtraciones del caso, tienen pendiendo de un hilo al ministro del Interior, Andrés Chadwick.

“Nosotros venimos a hablar con este cobarde y no dio la cara. Te vas a ir de este municipio de una u otra manera”, gritó el werken Rodrigo Curipan mientras era llevado a un carro policial por tres efectivos de Fuerzas Especiales durante el desalojo de la municipalidad de Ercilla. El dirigente le hablaba al alcalde José Vilugrón (UDI), a quien las Comunidades Mapuche en Resistencia de Malleco acusan de ser uno de los tantos responsables políticos del crimen de Camilo Catrillanca. Sus palabras se desprenden de la información surgida en el transcurso de la ocupación donde descubrieron documentación relevante que demuestra que el municipio de Ercilla ha avalado formalmente la militarización de la provincia de Malleco, siendo eco de latifundistas, forestales y gremios agrícolas de la zona.

En diálogo con Aukin, Curipan habla de las movilizaciones que desde diciembre las Comunidades en Resistencia de Malleco vienen desarrollando, del actual periodo de confrontación que se vive en Wallmapu y por cierto del crimen de Camilo Catrillanca.

“El ministro Chadwick es el responsable político del asesinato de Camilo, porque él es el jefe de todas las policías, es el primero en enterarse cuando hay una situación de esta naturaleza y, sobre todo, porque con la información que salió a la luz pública él, una hora después de la muerte de Camilo, supo cómo habían ocurrido las cosas, supo que Camilo no iba armado y que no murió en un fuego cruzado. Es evidente que el ministro no puede sostenerse y lo lógico es que debe ser removido”, asegura tajante, sin interferencias, vía telefónica.

¿Cuáles son las conclusiones de las Comunidades en Resistencia de Malleco tras los 11 días de ocupación de la municipalidad de Ercilla?

-Una de las cosas que uno puede resaltar es que fue una acción articulada, por un lado estuvo la ocupación de la  municipalidad y por otro los procesos de ocupación de tierras que aún están en curso; y estos procesos de recuperación realizados en distintos puntos de Malleco es el reflejo del trabajo que hemos venido realizando en distintas comunidades. Eso significa coordinación, que no ha sido algo espontáneo, sino que es un trabajo que busca levantar una propuesta política mapuche que surge de las comunidades. Nosotros quisimos hacernos parte de lo acordado en el último trawün de Temucuicui, donde se articuló poder desarrollar diferentes movilizaciones en conjunto con distintos territorios. En su momento se acordaron dos días, 27 y 28 de diciembre, pero nosotros dijimos, bueno, esta fecha puede ser la partida de un proceso político por recuperar tierras y de instalar temas políticos importantes para nosotros.

Es tanto así que ayer (lunes 7 de enero) nos desalojaron de la municipalidad de Ercilla, un municipio que se transformó en un centro de espionaje contra el movimiento mapuche. Un municipio controlado por un gobierno de derecha; entonces desde esa perspectiva, como mínimo no debería caber duda en los mapuche que estamos planteando una lucha por la libre determinación,  el control territorial y el avance en la recuperación de tierras respecto del rol que este municipio puede tener para nuestras demandas.

¿La ocupación, entonces, sirvió para desnudar el actuar del municipio como una institución al servicio de la represión hacia las comunidades mapuche de Malleco?

-Teníamos algunas certezas antes de la ocupación, un video donde el ministro Chadwick señalaba que el alcalde Vilugrón (UDI) le había entregado información para que emplace a carabineros para aumentar la presencia de carabineros y así dar una señal potente al latifundio y a las empresas forestales. Esa fue la señal y Vilugrón tenía que responder a eso, que en la práctica se traduce en un mecanismo de represión más eficiente hacia las comunidades mapuche, que fue lo que descubrimos en el transcurso de la movilización con los documentos que hicimos saber a la opinión pública que demuestran que hay una sistematización de información que el municipio de Ercilla le hace llegar, desde el año 2009 en adelante, a los distintos gobiernos, sea de derecha o de la Concertación, y que era canalizado hacia el Ministerio del Interior […] todas las demandas de los latifundistas, de las empresas forestales, de los  gremios de camioneros y agrícolas eran canalizadas a través de la municipalidad de Ercilla y se hacía efectivo como una demanda oficial, con el timbre de la municipalidad, donde se exigía el aumento de la militarización y que hoy se traduce, por ejemplo, con el Retén de Pailahueque con 1200 efectivos y nueva infraestructura que han generado una verdadera guerra de baja intensidad. Esto sucede acá en Malleco, sucede en Arauco, no ocurre en otras partes del país, ocurre en zonas donde la gente está reclamando tierras y tiene una posición política clara, sin ambigüedades y es en ese contexto que Camilio Catrillanca es asesinado el 14 de noviembre.

Si alguien nos pregunta qué sacamos de conclusiones, es que en Vilugrón es un alcalde al servicio de los dueños de fundos, de las forestales, de los camioneros y que está dispuesto a meter las manos al fuego por defender sus intereses. Pero también nos sirvió para decir que los mapuche no estamos dispuestos para que nos sigan mintiendo y en ese sentido queda demostrado que el único camino que le queda a Vilugrón es renunciar.

Con la filtración de la declaración del ex general mauro Victtoriano pareciera que el piso político del ministro Andrés Chadwick para seguir en su cargo se hace cada vez más insostenible; sin embargo éste se muestra impávido frente a una verdad cada vez más evidente, y que es que desde un principio él supo toda la verdad sobre el asesinato de Catrillanca. ¿Qué opinión te merece esta situación?

-Que hoy Chadwick este con un pie adentro y otro afuera del gobierno se debe únicamente a la irresponsabilidad que el gobierno ha tenido políticamente para abordar de manera seria el asesinato de Camilo Catrillanca. Si hoy esto sigue gatillando problemas para el gobierno, es porque este no es un gobierno serio, que lo único que hace es engañar a la opinión pública. El gobierno intentó cortar el hilo por lo más delgado cargando solo la responsabilidad a los carabineros. Ahora, el ministro ya no tiene muchas posibilidades de maniobra y está menos blindado que dos o tres días atrás, porque su respuesta es incoherente. Cómo va responder que tenía mala señal y que había interferencia en la llamada, eso es poco serio. Incluso, hace un rato unos medios andaban haciendo unas pruebas técnicas para probar cómo era la señal acá en el sector, y acá la señal es permanente. Además cómo un ministro de estado, cuando le informan de un tema tan grave, su único medio de comunicación va a ser un teléfono; ellos tienen sistemas satelitales, manejan la comunicación radial, es decir tienen otras herramientas con las que pudieron confirmar lo que realmente estaba sucediendo. El ministro Chadwick, claramente, es el responsable político del asesinato de Camilo, porque él es el jefe de todas las policías, es el primero en enterarse cuando hay una situación de esta naturaleza y sobre todo porque con la información que salió a la luz pública él, una hora después de la muerte de Camilo, sabía cómo habían ocurrido las cosas, sabía que Camilo no iba armado y que no murió en un fuego cruzado. Es evidente que el ministro no puede sostenerse y lo lógico es que debe ser removido.

Qué te parece la posición de los partidos ligados a la Concertación que están pidiendo la renuncia de Chadwick, hablo del PS, PPD, radicales. ¿Cuál es la posición tuya, de las Comunidades en Resistencia de Malleco frente a esta postura de un sector que en varios periodos ha sido contrario al movimiento mapuche? ¿Te parece que hay cierto oportunismo o crees que están en la línea correcta?

-Si hoy se sabe la verdad, no es por el esfuerzo de ellos. Si hoy día Chadwick está con un pie adentro y otro afuera del gobierno, no es porque los concertacionistas o ex concertacionistas o Nueva Mayoría hicieran un  esfuerzo para que se sepa la verdad. Es más, yo creo que hay un aprovechamiento político, porque cuando estaba Bachelet en el gobierno no hay que olvidar que hubo dos mapuche muertos en sus dos periodos: Jaime Mendoza Collío y Matías Catrileo. Y cuando murieron esos mapuche en idénticas condiciones en las que fue asesinado Camilo Catrillanca, ellos respaldaron al gobierno de punta a punta, no le dieron cabida a la duda y se han mantenido así. Todos los carabineros que han matado a mapuche en ese periodo están absueltos, como el asesino de Jaime Mendoza Collío. Entonces hubo un blindaje no sólo a los ministros y a los generales de carabineros, sino que al mismo asesino. Entonces hoy día, un discurso como el que están teniendo, independiente si quieren acusar o no al ministro para sacarlo, creo que es un aprovechamiento político. Si el ministro se va a ir, va a ser por el peso de la verdad. Se va a ir porque en realidad los antecedentes así lo plantean y no es que aquí haya un esfuerzo político por sacarlo. Yo creo que Piñera tiene que tomar la decisión si quiere seguir con un ministro que le miente o quiere definitivamente cambiar la hoja y seguir con su gobierno. Porque imagínate en un solo caso, la causa mapuche hoy día lo tiene completamente desestabilizado políticamente.

Respecto de los cuatro puntos que salieron del Trawün de Temucuicui, hay un punto central que ha sido motivo de análisis y de debate político las últimas semanas y que tiene que ver con la desmilitarización. Sacan al Comando Jungla, pero llegan cerca de 200 efectivos de fuerzas especiales y aumenta la dotación de la PDI ¿Cómo visualizas el futuro del conflicto con este nuevo escenario?

-Mire, hay una decisión que el estado no va a tomar nunca y  ¿cuál es esa decisión? primero, yo creo que el gobierno y el estado con todo su aparataje y sus instituciones lo que no van a hacer es desmilitarizar. Es decir, va a buscar formas de poder engañar a la opinión pública. Cuando se hace el anuncio del retiro del Comando Jungla, lo que se retiró fue el nombre pero no los efectivos ni los vehículos blindados ni el armamento. El armamento es el mismo. De hecho, ayer en el desalojo de la Municipalidad de Ercilla, nos sacó el GOPE, el mismo que tenía anteriormente el nombre de Comando Jungla. acompañados de Fuerzas Especiales y además auxiliado por la PDI.  Es decir, tienes dos instituciones trabajando juntas que están haciendo el mismo trabajo represivo. Pero claro,  dijeron que se habían ido, que se iban a cambiar las formas de procedimientos, incluso se habla de reestructurar carabineros pero al final son militares con armamentos, con la misma infraestructura para cumplir la misma función, aplastarte militarmente o dejarte definitivamente en condiciones que no puedas seguir reclamando. Y para hacer eso, van a usar la violencia. La violencia institucional. Entonces yo creo que aquí no va a haber desmilitarización, nunca se va a pretender hacer eso. Ni por muy cercano que sea un gobierno a la causa mapuche ni por muy cercanas que sean las medidas. Es más, hoy día las medidas que tomó el gobierno son para fortalecer el estado de derecho, para fortalecer las confianzas entre los  latifundistas, las empresas forestales y el gobierno. Eso es… no busca en ningún caso debilitar la institucionalidad militar que tiene en nuestro territorio.

Además de la toma de la municipalidad de Ercilla hubo ocupaciones de distintos predios, entre ellos el fundo donde se pretende construir un parque eólico y el terreno donde se busca instalar un relleno sanitario. Estas dos ocupaciones  también traban el modelo de desarrollo que quiere instalar el gobierno a través del Plan Impulso. ¿Cómo crees que se va a desarrollar la confrontación que se avecina , entendiendo que ustedes lo que exigen es que se les devuelva el territorio donde, precisamente, se quieren instalar estos proyectos?

-Todas las licitaciones de estos proyectos se hicieron en el gobierno anterior. Lo que viene a hacer este gobierno es afirmar estas licitaciones, es darles mayores garantías a los empresarios que quieren invertir. Ahora, yo creo que si logran instalar estos proyectos en la zona, van a demostrar que no hay ningún mapuche que se oponga. Nosotros consideramos que visto así, tenemos la obligación de detener estos proyectos. Ahora el asunto está en que, claro, hoy día nosotros estamos haciendo recuperación de tierras en predios que están limitando con el proyecto del relleno sanitario. Otras comunidades están haciendo ocupaciones de fundos dónde los particulares que viven ahí tienen acuerdos pre-escritos con empresas que van a establecer las torres eólicas. El parque eólico, por ejemplo, se supone que debería entregar corriente al sistema interconectado central, pero que no beneficia a la zona. Yo creo que los únicos beneficiados son los dueños de fundo y en este caso la empresa que va instalar esto. Y con el relleno sanitario ocurre lo mismo, aquí el beneficiado es un particular que tiene el control de la empresa y los municipios, porque algo habrán cortado los alcaldes que aprobaron esto. Pero no hay un real interés por resolver el problema económico de la zona como ellos plantean con el Plan Impulso señalando que el problema de los mapuche es la pobreza. Pero el problema del mapuche es que nos usurparon la tierra y que no nos dejan ejercer los derechos que tenemos. Ese es el problema, no es solo un problema económico, sino que estos proyectos son la antesala de un sometimiento más grande que se viene. Si se logra establecer esto, sería un revés importante para el movimiento mapuche, pero también significaría que tendríamos que mejorar nuestras condiciones de lucha para poder ganar.

Con el asesinato de Catrillanca la agenda del gobierno para La Araucanía y el mundo mapuche como el reconocimiento constitucional y la ley de cuotas parlamentarias han quedado estancadas. ¿Cuál es la posición de las Comunidades en Resistencia de Malleco frente a esta agenda y que otros sectores mapuche también han hecho propia?

-En este tema nosotros hemos sido bastante enfáticos. La creación de un Consejo de Pueblos Indígenas o la creación de un Ministerio de Pueblos Indígenas o los quorum en las cámaras de diputados y senadores, no resuelve el problema. Ni siquiera un reconocimiento constitucional resuelve el problema. Yo creo que la situación de los mapuche pasó ese umbral, pasó esa frontera. Estamos en una situación completamente distinta, por eso se habla del derecho a la libre determinación o el derecho a la autonomía territorial y política. Y claro, algunos creen que estamos navegando en una utopía que no tiene ninguna posibilidad de concretarse, pero no olvidemos que cuando se tiene la capacidad y la claridad política, todo se puede. Hay mucha gente joven que tiene la intención de no estar bajo el yugo y la política intervencionista del estado. Y eso es lo que hoy día hace que el territorio esté militarizado, eso hace que el gobierno termine tan desestabilizado políticamente porque mató a un mapuche. Es decir, no mató a cualquier mapuche, mató a un mapuche que en definitiva tenía postura política. Se le intentó involucrar en hechos de delincuencia que ocurren como en cualquier otro lado del país o del planeta, pero eso tiene un propósito y es hacer que las posiciones políticas de los mapuche que viven en esta zona, sean en realidad cuestiones ficticias o que sean aquellas que se ven utópicas. Nosotros no creemos que sean utopías, nosotros sí tenemos la capacidad, la posibilidad de construir un futuro que no sea con el estado, que sea distinto al estado. Y es ahí donde no calzamos con algunos mapuche que aspiran a tener participación en estructuras del estado o beneficios de esas estructuras.

O sea la resolución del conflicto es la devolución del territorio…

-La solución del conflicto pasa por la devolución del territorio y que ese territorio quede bajo la administración de los mapuche, que nosotros decidamos qué hacer. Algunos no lo quieren decir con su nombre completo, pero todos sabemos que de alguna u otra manera no puede haber un pueblo que no aspire a independizarse territorial y políticamente. Eso es legítimo aquí y en cualquier parte. Eso es lo que creen algunos que es una utopía, entonces díganle que es una utopía a los palestinos que están pidiendo la conformación de su estado, aunque Israel sea el cuarto ejercito más poderoso del mundo.

¿Y cuál es la demanda total de territorio de las Comunidades en Resistencia de Malleco y de Rankilko en particular?

-(Ríe) Mira, el día en que sepamos que tenemos un límite de hectáreas que reclamar, creo que también va a haber un limite en el planteamiento político. No hay un límite, me atrevería a decir. Y el estado lo tiene bastante claro, por eso el nivel de militarización, de presión y de desacreditación, porque ellos saben que no hay un límite. El pensamiento de la gran parte de juventud, de los que entendieron la lucha es recuperar la mayor parte del territorio.

¿Y qué ocurre con la gente ajena al conflicto, el campesino pobre, el chileno que vive en los pueblos cercanos?

-Ese es un tema que hay que debatir, que hay que profundizar. Personalmente creo que uno puede hablar de coexistencia, pero para hablar de coexistencia tiene que haber un reconocimiento. Yo asumo que aquí hay campesinos que no tienen tierra o tienen menos tierra que nosotros; pero si su posición va a ser contra los mapuche, igual de racista como la de los dueños de fundos, entonces es bien poco lo que se puede hacer. Si no hay un compromiso de respetar cultural, espiritual o territorialmente a los mapuche va a ser bien difícil poder llegar a acuerdo con ellos. Nosotros tampoco vamos a ser tan descriteriados, acá hay un vinculo bastante cercano entre la gente no mapuche que tiene tan poca tierra como nosotros, las que en algunos casos también se han visto beneficiadas. Mi postura es que ellos deberían adherirse a este proceso y no sentirse ajenos.-

 

Enero 2019.

Fuente: https://aukin.org/2019/01/09/werken-rodrigo-curipan-si-el-ministro-chadwick-se-va-sera-por-el-peso-de-verdad/

 

 

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.