Chile cínico: PS y PDC en «defensa de la democracia».

Miembros del Partido Socialista advierten ante crisis social: Nuestra democracia está en riesgo.

por Matías Vega /Radio Bío Bío.

Más de 80 integrantes del Partido Socialista emitieron una declaración en que advierten que la actual crisis social que vive el país y que se ha prolongado ya por más de un mes puede derivar en un peligro para los fundamentos de la “vida democrática” chilena.

“Es nuestro deber oponer razones y argumentos frente a esta dañina perspectiva que corroe los fundamentos de la vida democrática y facilita salidas de fuerza hacia aventuras autoritarias y peligrosos populismos”, indicaron los militantes.

Entre los firmantes se incluye el senador José Miguel Insulza, exsenador Ricardo Núñez, el diputado Raúl Saldívar Auger, el exministro José Antonio Viera Gallo, el exsubsecretario de Economía Alvaro Briones Ramírez, entre otros.

Acusaron la presencia de minorías que aprovechan las causas de las protestas para dedicarse “a ciega destrucción, al vandalismo y al pillaje. En estas minorías coexisten lumpen y sectores marginados, bandas criminales ligadas principalmente al narcotráfico, y grupos extremistas y antisistémicos, altamente ideologizados y organizados en torno a un único objetivo: destruir las instituciones públicas y privadas y arrasar con el Estado de derecho y la democracia chilena”.

Apuntaron a estos grupos como responsables de dañar e incendiar cientos de edificios públicos y privados, “perjudicando a los millones de chilenos que día a día trabajan y necesitan de estos servicios”, incluyendo las estaciones del Metro de santiago, municipios, iglesias, universidades, escuelas, e infraestructura pública como los semáforos.

“La izquierda democrática debe emprender una decidida batalla ideológica, cultural y política contra esta amenaza que puede pavimentar el camino a una respuesta de toda otra índole: la instauración por las armas de un régimen dictatorial que ‘pacifique’ un Chile arrasado e inerme ante una guerra alimentada por los dos extremos del espectro político”, sostuvieron.

Junto con expresar su apoyo a las víctimas de violaciones a los derechos humanos por parte de agentes del Estado y a los efectivos de Carabineros que se han visto sobrepasados por la situación, respaldaron el acuerdo que traza la ruta hacia una nueva constitución, calificándolo como “una respuesta viable y democrática al evidente clamor ciudadano que exigía un pacto social que inaugurase una nueva época para Chile”.

“Es un buen marco que, acompañado de profundas reformas sociales y económicas, finalmente deberá otorgar justicia, mayor igualdad y oportunidades, ayudando a quienes necesitan la presencia de un Estado solidario, de bienestar y seguridad social”, argumentaron.

Destacaron que “fue un acuerdo que significó ceder en posiciones ideológicas por las partes adversarias. La UDI aceptó sepultar la Constitución ideada en dictadura por su fundador, y partidos del Frente Amplio desecharon la postura del todo o nada”.

Revisa aquí la declaración completa:

Fuente: https://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/chile/2019/11/26/miembros-del-partido-socialista-advierten-ante-crisis-social-nuestra-democracia-esta-en-riesgo.shtml

—————————

16 exministros DC acusan de «infantilismo revolucionario» a sectores que no han apoyado acuerdos

por Matías Vega /Radio Bío Bío.

José Pablo Arellano, Enrique Krauss, Genaro Arriagada, Carlos Mladinic, Pablo Badenier, Claudio Orrego, Jorge Burgos, José de Gregorio, Edmundo Pérez-Yoma, Luis Felipe Céspedes, Jorge Rodríguez, René Cortázar, Belisario Velasco, Alejandro Ferreiro, Ignacio Walker, Carlos Figueroa, Andrés Zaldívar y Alejandro Foxley, todos exministros de Gobierno y militantes de la Democracia Cristiana, repudiaron en conjunto la violencia evidenciada durante la crisis social, rechazando también a los sectores políticos que no se han sumado a los acuerdos alcanzados en materia legislativa.

Los 16 exsecretarios de Estado, según consignó Emol, destacaron los avances en materia constitucional y la agenda social del Gobierno, cuestionando que en el país en materia de seguridad “no solo no se notan avances, sino que más bien se constatan graves retrocesos. La gente percibe que el paisaje de todos los días es el de saqueos, destrucción, vandalismo y delincuencia, en los que participan anarcos, narcos, lumpen, delincuentes comunes y una violencia organizada que aún no ha podido ser identificada con precisión”.

“La continuidad de esta situación de violencia y descontrol amenaza con diluir e incluso revertir los avances que hemos mencionado en los otros dos ámbitos. Queremos llamar la atención, además de los aspectos delincuenciales relacionados con la violencia de todos los días, que son condenables, sobre las responsabilidades políticas”, indicaron en la misiva.

El país, deslizaron, “ya fue notificado de las fuerzas políticas que se restaron del Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución. Son los mismos que se han restado en el pasado de los grandes acuerdos que hicieron posible la recuperación de la democracia en forma pacífica, en torno al plebiscito de octubre de 1988”.

“Son las mismas fuerzas políticas que por estos días mantienen una actitud de inexcusable ambigüedad sobre la violencia de todos los días y quiénes la practican. Son los mismos que no trepidan en banalizar la movilización social y los paros nacionales, sin reparar en que, muchas veces, con el pretexto de esas movilizaciones y paros hay quienes no vacilan en ejercer la violencia, el saqueo y la destrucción”, apuntaron los exministros.

Con este motivo, “acusamos a esas fuerzas políticas de practicar un infantilismo revolucionario que no repara -y, a decir verdad, pareciera no importarle- en los efectos de una situación generalizada de violencia, no solo desde el punto de vista de los derechos de las personas, el orden público y la seguridad ciudadana, sino que de la viabilidad misma de la democracia y el estado de derecho”.

“Aprovechamos de reconocer y solidarizar con quienes desde las filas de la izquierda democrática han hecho planteamientos particularmente lúcidos y valientes en estos días. Vaya nuestro reconocimiento, especialmente, a un grupo de destacados dirigentes históricos del Partido Socialista, que han hecho un planteamiento público patriótico y de profundo sentido democrático”, expresaron, refiriéndose a la carta con la que un grupo de más de 80 miembros del partido se refirieron a la crisis social que vive el país.

En dicha misiva, los integrantes del PS advirtieron que la crisis puede derivar en un peligro para los fundamentos de la “vida democrática” chilena, acusando la presencia de minorías que aprovechan las causas de las protestas para dedicarse “a ciega destrucción, al vandalismo y al pillaje”.

Por todo lo anterior, llamaron “al conjunto de las fuerzas políticas y sociales a suscribir ojalá hoy mismo un Acuerdo por el Orden Público y la Paz Social, con una clara condena a la violencia en cualquiera de sus formas y un compromiso con aquellas medidas en el orden legislativo y administrativo que permitan que el estado recupere su control sobre el orden público y la seguridad ciudadana. Dicho acuerdo debe incluir un claro compromiso con los derechos humanos, que es el fundamento ético de la democracia”.

Fuente: https://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/chile/2019/11/28/16-exministros-dc-acusan-de-infantilismo-revolucionario-a-sectores-que-no-han-apoyado-acuerdos.shtml


Arturo Martínez, exdirigente de la CUT: «Llega el momento en que uno tiene que cuadrarse con el país y con la democracia».

por Cecilia Román / La Tercera

«La CUT históricamente buscó las salidas, soluciones y hay que ser parte de la solución más que del problema. No me corresponde calificar la actitud (de la sindical) porque no estoy ahí. Sé que se está actuando más desde el punto de vista político que sindical», afirma el exdirigente. «Hay que tratar de buscar las salidas que permitan que el país vuelva a tranquilizarse y a resolver los problemas que han sido planteados en la calle», agrega.

El expresidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Arturo Martínez, fue uno de los 80 militantes del Partido Socialista que ayer publicaron una carta en la que afirman que “la democracia está en riesgo”. Explica que, de no ser capaces de controlar la violencia en las poblaciones y en el comercio podríamos tener “alguna intervención de otro tipo, como la que ocurrió en otra época”.

Martínez es crítico con el rol del PS y afirma que los partidos se han convertido en un “aparato de poder que busca ganar elecciones”. Y respecto del rol que la CUT ha tenido en la Mesa de Unidad Social, manifiesta que les falta cumplir mejor con su rol sindical y que “llega el momento en que uno tiene que cuadrarse con el país y con la democracia”.

Usted figuró como uno de los firmantes de la carta de 80 militantes del PS en la que afirman que “la democracia está en riesgo”. ¿Qué señales ve en este sentido?

Es claro que en nuestro país hoy la democracia está demasiado débil y de continuar la actual situación puede haber una salida antidemocrática. Si no somos capaces de controlar el estado de violencia que hay en las poblaciones, en el comercio, esto va a seguir escalando y vamos a llegar a un momento en el que podremos tener alguna intervención de otro tipo, como la que ocurrió en otra época. Con la situación que tenemos en el país, que las fuerzas policiales no controlan la delincuencia, que la gente tiene mucho temor y está sin conducción, en ese cuadro puede ser que tengamos alguna salida no democrática.

En el texto plantean que “hay quienes propagan la idea de que no hay democracia”, ¿a quiénes se refieren? ¿Ve algún sector en específico como responsable?
Yo me refiero particularmente al discurso que dice que todo está malo. Es necesario  ver qué es lo malo y no decir que el país entero está mal. También a aquellos sectores que de alguna forma no van a quedar satisfechos con cualquiera sea la solución, que al final del camino tienen muchos intereses políticos. Y frente a la ambigüedad también, porque hay sectores de la política que no han tenido una posición concreta, real, efectiva, transparente, respecto del tema que ha pasado en Chile. No han estado a la altura para plantear salidas y hacer una evaluación real de la situación que estamos viviendo.

¿A qué sector se refiere?
Ninguno en particular, pero en la política uno ha estado viendo que hay silencio, hay doble discurso y eso no ayuda a buscar la salida. Más bien creo que están a la expectativa de ver para dónde va a salir esto, para acomodarse. La crisis nos exige a todas las personas de este país tener claridad y ser capaces de aportar a una salida, más que estar esperando cuál va a ser el desenlace.

“La CUT está actuando más desde el punto de vista político que sindical”

Usted fue un dirigente histórico de la CUT. ¿Cómo ve el rol que ha tenido la sindical y la Mesa de Unidad Social en esta crisis?
La CUT históricamente buscó las salidas, soluciones y hay que ser parte de la solución más que del problema. No me corresponde calificar su actitud porque no estoy ahí. Sé que se está actuando más desde el punto de vista político que sindical. Yo estoy más preocupado hoy de los empleos que se están perdiendo, del miedo que tienen los trabajadores, de lo que va a pasar y de las dificultades que tienen para llegar a su trabajo, del tema del salario mínimo. Eso creo que es un rol sindical que hay que cumplir y hay que cumplir el rol político también, pero llega el momento en que uno tiene que cuadrarse con el país y con la democracia.

Esta tarde tendrán una reunión con el ministro Blumel para proponer algunos de los temas que menciona…
Qué bueno que pase eso. Creo que han estado haciendo lo que tienen que hacer, no los critico ni los aplaudo, es lo que deben hacer, conversar. Y si hay que movilizarse, hay que movilizar. Pero también hay que tratar de buscar las salidas que permitan que el país vuelva a tranquilizarse y a resolver los problemas que han sido planteados en la calle.

Una de las críticas que se le hace a Unidad Social es que los llamados a parar y a movilizar amparan la violencia. ¿Deberían deponer los paros?
No comparto esa reflexión porque cuando se convoca a movilizaciones, nadie está convocando a la violencia. Los violentos vienen a aprovechar estas manifestaciones, pero es imposible dejar de convocar por los derechos de los trabajadores y sus reivindicaciones aun sabiendo que eso va a pasar. El rol de la organización sindical es movilizarse para lograr llamar la atención sobre los problemas que están planteando. Hay que controlar la violencia de otra manera, no desactivando las manifestaciones.

¿Pero no tienen responsabilidad en aislar a los violentos que actúan en el marco de sus movilizaciones, por ejemplo?
Cuando los violentos llegan a las marchas de la CUT o del movimiento sindical, se los trata de aislar, pero no hay capacidad para eso. Además, actúan después y en otros espacios, durante las marchas y las movilizaciones. Pasa que aprovechan que la policía se dedica a cuidar las marchas pacíficas y desatienden donde están los violentos. No es posible plantear esa dicotomía, si te movilizas, no es porque vas a amparar la violencia. Uno convoca para lo que está reivindicando y lo hace pacíficamente. Los violentos quieren aprovechar eso, pero no es rol de la organización social.

“En abril a lo mejor será imposible hacer el plebiscito”

En la carta también plantean que la izquierda democrática tendrá que “emprender una decidida batalla ideológica” contra la amenaza de la destrucción y el vandalismo. ¿En qué consiste la “batalla” que se debe dar?
La izquierda democrática necesita repensar su proyecto político, sobre la base de construir una postura ideológica clara. Lo que vemos es que la política hoy día y los partidos, particularmente el Partido Socialista, son más un aparato de poder que buscar ganar elecciones, que un aparato de ideas. Entonces, hay que hacer una gran reflexión sobre el rol de la buena política. Volver a la buena política significa tener proyectos, propuestas y afirmarse en valores para plantearle al país.

¿Y el PS cómo lo ha hecho?
Ha estado más o menos en la misma situación de todos. Hubo un momento en el que tuvo vacilaciones al no concurrir a una reunión clave los primeros días desde el inicio de la crisis. Pero después se ha ido metiendo en la política, muy lentamente y con muchas vacilaciones. Creo que hay que tener claridad respecto de cuál es la postura del partido para la crisis que vivimos.

¿Cómo evalúa el rol del oficialismo en la crisis?
Les ha faltado mucho conocimiento político y un proyecto propio, porque hay muchos problemas dentro del bloque. Hay muchas posturas que no dejan avanzar, no nos dejan hacer cosas. Y creo que las vacilaciones y las formas de enfrentar los medios de comunicación los han llevado a cometer muchos errores. Todavía no se dan cuenta de que los temas no se solucionan con las mismas políticas de antes de la crisis. El país necesita respuestas, pero respuestas de verdad. Cuando hablan del sistema de pensiones, siguen pensando que pueden mantener las AFP. Eso no es posible, la solución no va por ese lado, hay que buscar cambiar el sistema, si no, esto va a seguir. El gobierno no ha entendido aún la dimensión ni la profundidad de la crisis y tiene que cambiar los paradigmas que tenía antes para poder resolver los problemas que se están planteando.

Hay en curso un proceso constituyente en el cual ha costado poner de acuerdo a los partidos. ¿Podría ponerse en peligro de no frenar la violencia?
Siento que es muy posible que todo esta violencia descontrolada, sobre todo en los barrios, continúe y no seamos capaces de detenerla o controlarla y que en abril, a lo mejor vamos a tener una situación en la que será imposible siquiera hacer el plebiscito. Podemos tener acuerdos para hacer una cosa, pero la situación del país puede ser distinta. Tuvieron que suspender la Teletón, varias cosas programadas en este país, el fútbol no puede funcionar. Nada indica que esto pueda parar pronto y podemos llegar a un momento en el que no haya condiciones para hacer lo que hay que hacer.

¿Y la salida cuál es?
La salida no es la dicotomía de preocuparse solo por el orden público o, como dicen otros,”preocupémonos de la demanda social”. Esto ocurre por carriles paralelos. Preocupémonos de la demanda social, de afinar el tema político y controlemos el orden público, pero no es una cosa u otra. El discurso del gobierno no está solo en demandar paz social. Tienen que decir cómo resuelven los problemas que la calle ha planteado.  También, aquí hay un sector que está pasando muy colado, que es el sector empresarial. Ese sector tiene algo que decir, ese sector es el que se ha aprovechado. Deben ser capaces de despojarse de su situación y decir “aquí yo me pongo para ayudar a resolver los problemas sociales que están planteados”.

Fuente: https://www.latercera.com/la-tercera-pm/noticia/arturo-martinez-exdirigente-la-cut-llega-momento-uno-cuadrarse-pais-la-democracia/916880/

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.