Brasil será otro a partir de hoy: Movimiento Sin Tierra

Entrevista a João Pedro Stédile, desde Brasilia.

por Darío Pignotti, Página/12.

Después del domingo – 17 de abril de 2016- Brasil será otro país, pero hasta entonces no se sabe cuál, sostiene João Pedro Stédile, coordinador del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra, que ayer congregó a miles de simpatizantes de una decena de estados contra el golpe institucional que será votado hoy en una sesión extraordinaria de diputados.

Economista con posgrado en la Universidad Autónoma de México, Stédile es miembro de Vía Campesina, que reúne a organizaciones de decenas de países. Si se repele la escalada destituyente, la semana próxima comenzará a formarse el gobierno Lula III, prevé.

–¿Por qué Lula III?

–El gobierno de Rousseff, tal como lo conocemos actualmente, es decir, de 2014 y 2015, acabó como consecuencia del desgaste sufrido después de soportar la hostilidad del Congreso durante todo ese tiempo. El gobierno que puede surgir después del domingo será uno que tendrá a Lula como coordinador. Uno surgido de una nueva alianza con la sociedad. Por eso en el movimiento popular lo llamamos gobierno Lula III. Si se frena el golpe habrá un gabinete con una nueva política económica para remontar la crisis como forma de evitar males mayores a las clases trabajadoras. Por eso es muy importante la movilización de este domingo. Es parte de una disputa mayor, más prolongada por la hegemonía. Estamos disputando un campeonato. Tendremos luchas por largo tiempo, probablemente hasta 2018 o hasta después de las elecciones de ese año. Ahora vamos a perder algunos partidos, otros los vamos a ganar. Ya tuvimos otras crisis históricas en las décadas de 1930, 1960 y 1980, y en esos momentos históricos demoramos 10 años, hasta encontrar una salida.

–¿Si vence el impeachment y asume el vicepresidente Temer?

–Un gobierno de Michel Temer y su partido, el Partido Movimiento Democrático Brasileño, representa el proyecto de las élites. Lo que está en juego es el regreso al neoliberalismo. Ellos necesitan voltear a Rousseff para esa restauración neoliberal. Es ese el elemento central de este momento de la lucha de clases que se intensificó. La votación del impeachment es fundamental, porque explicita los intereses de las clases dominantes y su decisión de descargar en las clases trabajadoras los perjuicios de la crisis económica mundial. Este domingo se juega un partido decisivo, como si fuera la final de la copa del mundo.

–¿Cómo definiría a Temer?

–Es nuestro Mauricio Macri. Temer es un lumpen burgués, tan vanidoso que quiere ser presidente antes de que termine su vida útil como político, que está acabándose. Pero más que hablar de su figura, digamos que políticamente representa a las parcelas de la burguesía subordinadas a los intereses de Estados Unidos, los bancos y las corporaciones multinacionales que buscan recomponer sus tasas de ganancias a expensas de atacar los derechos y las conquistas de los trabajadores. Un gobierno de Temer sería insostenible. Se desatará el caos en el país, porque los trabajadores van a reaccionar. Por eso creo que Temer no será una solución a la crisis económica y política que estamos viviendo.

–Un personaje central del bloque opositor es el jefe de diputados, Eduardo Cunha, correligionario de Temer, figura ascendente a pesar de su prontuario penal y arquitecto del impeachment. ¿Quién es Cunha?

–Es otro lumpen burgués, como Temer. Cunha es alguien que vive regiamente de recursos públicos. Es reo en el Supremo Tribunal Federal y espero que esa instancia tenga el coraje de acelerar el proceso en su contra para pague rigurosamente por haber violado la ley. ¿Por qué tiene tanto poder en el Congreso? Su fuerza se debe a que él montó hace muchos años un esquema de corrupción a través de acuerdos con empresas que financiaron sus campañas electorales. Cunha es el que articula ese aparato donde hay muchos diputados, y éstos son los que le dan poder.

–Las clases medias levantan como principal bandera la lucha contra la corrupción e idolatran al juez del Petrolao Sergio Moro. ¿Ese es el problema principal de Brasil?

–El país vive una grave crisis económica, política, social y ambiental, y en ese contexto la corrupción es parte del modus operandi histórico de una burguesía que siempre se apropia de los recursos públicos en provecho de sus empresas o personal. La causa judicial por el Petrolao, dirigida por Moro, no sirve para nada. Atacar a operadores de la cadena de corrupción no resuelve el problema. Lo que necesitamos es una reforma política surgida de una asamblea constituyente, pero para eso se necesita mucha presión popular de las calles. Es un proceso que puede demorar bastante tiempo, quizá años. El problema de Brasil es que todavía somos una de las sociedades más desiguales e injustas del mundo.

Gobierno alineado a EU

–Barack Obama eludió respaldar a Rousseff, en lo que algunos interpretaron como forma disimulada de apoyo a Temer. ¿Qué opina de esa lectura?

–Un gobierno de Temer sería totalmente alineado a los intereses estadunidenses. Como ya dije Temer sería nuestro Macri, pero sin haber sido electo. Centrándonos en Estados Unidos, creo que lo más grave es que están aplicando una política para que sus empresas dominen nuestra economía. El modus operandi consiste en aliarse con parlamentarios brasileños para lograr esa dominación. Esto pasó con la petrolera Chevron, que a través del senador José Serra, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña, impulsa la modificación de la ley para avanzar hacia la privatización de los recursos en aguas ultraprofundas. Junto con estas maniobras privatizadoras hay otras articulaciones ideológicas amplias que relacionan el proyecto histórico de la burguesía, los intereses de Estados Unidos y los medios de comunicación defensores de las privatizaciones que son el partido ideológico del capital.

–¿Puede comentar esta crisis desde sus implicaciones internacionales?

–En años recientes se diseñaron tres grandes proyectos en América Latina. El neoliberal, el neodesarrollismo, que fue un intento de conciliación de clases entre una parte de la burguesía que dependía del mercado interno y los trabajadores, pero este modelo se agotó porque el capitalismo periférico entró en crisis y tornó inviable esa conciliación. Y luego tuvimos el proyecto capitaneado por el presidente Hugo Chávez, que proponía un modelo antineoliberal y antimperialista, pero ese modelo también entró en crisis.

Por tanto, ahora tenemos tres modelos en crisis y frente a esto lo importante es concientizar a las clases populares. Se deben rearticular y producir un gigantesco movimiento de masas para formular nuevas alternativas.

 

Fuente: Periódico La Jornada / Domingo 17 de abril de 2016.

http://www.jornada.unam.mx/2016/04/17/mundo/018n1mun

 

 

 

 

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.