Chile memoria: Por la construcción del primer monumento en las estrellas, arriba del desierto de Atacama.

Una contribución a la memoria histórica de Chile: “La constelación de los caídos”.

por Amnistía Internacional.

Amnistía Internacional lanzó una nueva iniciativa teniendo en la perspectiva del 45 aniversario del golpe de Estado que derrocó a Salvador Allende, y los 70 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Se trata de una campaña que busca renombrar 26 estrellas con los nombres de las víctimas de la Caravana de la Muerte en Calama. Transcribimos a continuación el llamado a sumarse a la campaña. Amnistía Internacional

El desierto de Atacama es el mejor lugar del mundo para observar las estrellas. En ese lugar, en 1973, 26 chilenos fueron torturados y ejecutados por la Caravana de la Muerte, bajo la dictadura de Augusto Pinochet.

El 26 de junio, en el Día Internacional de Apoyo a las Víctimas de la Tortura, Amnistía Internacional, en conjunto con la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, lanzó una invitación a sumar los últimos esfuerzos para renombrar 26 estrellas con los nombres de los caídos en Calama.

Constelación de los caídos” es el nombre de esta campaña que busca contribuir a la memoria histórica de Chile, justo cuando se cumplen 45 años del golpe de Estado y 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La Caravana de la Muerte es uno de los operativos más siniestros y emblemáticos llevado a cabo durante la dictadura de Pinochet.

Las desapariciones forzadas, las torturas y las posteriores ejecuciones que se realizaron son hechos repudiables que requieren total esclarecimiento, y que todas las personas que estuvieron involucradas sean llevadas ante la justicia.

Porque estas brutales violaciones a los derechos humanos no deben ser olvidadas y porque necesitamos tener seguridad de que nunca más se vuelvan a repetir, queremos renombrar 26 estrellas. Así, el mismo cielo que un día vio partir a estas 26 personas, las recordará eternamente”, añade Roberto Morales, vocero de Amnistía Internacional Chile.

VIDEO:

Campaña por “La constelación de los caídos”.

 

Visita el sitio web de la campaña y apóyala.

Fuente: http://www.rel-uita.org/chile/la-constelacion-los-caidos/


Anexo CT:

Qué fue la Caravana de la Muerte.

Días después del golpe militar (11 de septiembre de 1973), Augusto Pinochet señaló que «No habrá piedad con los extremistas«. Por ello, al recibir noticias sobre el trato moderado que algunos comandantes de guarnición de provincia daban a ex dirigentes de la Unidad Popular, decidió aleccionar a estos mandos «blandos» enviando a un oficial delegado que lo representaría y actuaría en su nombre. Para tal efecto fue designado el general Sergio Arellano Stark, quien portaba un documento-pasaporte donde figuraba como «Oficial Delegado del Comandante en jefe del Ejército y Presidente de la Junta de Gobierno» para «acelerar procesos y uniformar criterios en la administración de justicia» a los prisioneros.

Integrantes de la comitiva

Arellano dio órdenes de preparar la logística de la operación al teniente Juan Viterbo Chiminelli Fullerton.

El grupo de oficiales de Ejército que finalmente realizaron el viaje incluía a los siguientes miembros (en orden de jerarquía militar):

  • General de brigada Sergio Arellano Stark, jefe del grupo, delegado de Augusto Pinochet Ugarte.
  • Teniente coronel Sergio Arredondo González (más tarde director de la Escuela de Infantería).
  • Mayor Pedro Espinoza Bravo, un oficial de Inteligencia del Ejército (más tarde jefe de operaciones de la policía secreta DINA e involucrado en casos emblemáticos como el asesinato de Orlando Letelier y culpado como autor del asesinato del periodista norteamericano Charles Horman, testigo de la participación norteamericana en el golpe).
  • Mayor Carlos López Tapia, segundo jefe de la misión del helicóptero Puma en sus cometidos de Linares y Cauquenes, por lo que ha sido acusado de participar en la muerte de cuatro disidentes.​
  • Capitán Marcelo Moren Brito (después comandante del campo de torturas Villa Grimaldi).
  • Capitán Antonio Palomo Contreras,​ piloto del helicóptero Puma en su viaje al sur.
  • Capitán Emilio Robert de la Mahotiere González, copiloto del helicóptero yendo al sur, piloto en viaje al norte.
  • Capitán Luis Felipe Polanco Gallardo, copiloto del anterior en el viaje al norte.
  • Teniente Juan Viterbo Chiminelli Fullerton, coordinación y logística en la misión.
  • Teniente Armando Fernández Larios, guardaespaldas de Arellano y perpetrador de varios asesinatos (más tarde un agente de la DINA e involucrado en el asesinato de Orlando Letelier).

Además de estos diez miembros, fueron incluidos dos clases​ de la escuela de infantería del ejército.

Diario «El Día» de la Serena-Coquimbo del miércoles 17 de octubre que anuncia la ejecución de 15 personas por orden de los Tribunales Militares. Estos asesinatos son sólo una fracción de las ejecuciones sumarias que «La Caravana de Muerte» realizaría en su recorrido por el norte de Chile y antes por el sur de Chile.

Recorrido

El grupo partió desde el aeródromo Tobalaba el 30 de septiembre de 1973, a bordo de un helicóptero Puma del ejército, el recorrido inicial incluyó ciudades del centro y sur de Chile: Rancagua, Curicó, Talca, Linares, Concepción, Temuco, Valdivia, Puerto Montt y Cauquenes. A su paso dejó 26 personas muertas. El regreso de la caravana a Santiago fue el 6 de octubre.

En el norte de Chile la misión partió el 16 de octubre de 1973, recorriendo las ciudades de La Serena, Copiapó, Antofagasta, Calama, Iquique, Pisagua y Arica. El saldo de muertos fue de 71 personas. El regreso definitivo a Santiago tuvo lugar el 22 de octubre de ese año.​

Asesinatos

Los militares ejecutaron a prisioneros políticos con especial brutalidad. En varias ocasiones los hirieron con corvos antes de fusilarlos. Posteriormente las víctimas eran enterradas en tumbas sin inscripción.

Años más tarde, cuando se preguntó al ex general Joaquín Lagos Osorio -Comandante de la Primera División del Ejército y Jefe de Zona en Estado de Sitio en Antofagasta- por qué no se habían entregado los cuerpos de los ejecutados a sus familias, Lagos explicó que le avergonzaba se descubriera la barbarie con que oficiales asesinaron a los 14 prisioneros de Antofagasta.

«Me daba vergüenza verlos. Si estaban hechos pedazos. De manera que yo quería armarlos, por lo menos dejarlos en una forma humana. Sí, les sacaban los ojos con cuchillos, les quebraban las mandíbulas, les quebraban las piernas… Al final les daban el golpe de gracia. Se ensañaron». […] «Se los mataba de modo que murieran lentamente. O sea, a veces los fusilaban por partes. Primero, las piernas; después, los órganos sexuales; después, el corazón. En ese orden disparaban las ametralladoras» (Joaquín Lagos, general y Comandante de la Primera División del Ejército y Jefe de Zona en Estado de Sitio en Antofagasta en el momento de los hechos).

 

Fuente (extractos): https://es.wikipedia.org/wiki/Caravana_de_la_Muerte

1 Comment

  1. Hoy en dia un homenaje a Amnistia Internacional y organizacion chilena de DdHh por esta campaña imprescindible para quienes fuimos victimas de la dictadura y los gobiernos post dictadura han echado al olvido. Personalmente en esta region de Chile me incluire en esta champaña POR LA DIGNIDAD .
    GLORIA ELISA CARMONA ARANCIBIA. EX PRESA POLÍTICA. MAGISTER EN COMUNICACION Y PRRIODISMO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.