Chile: Irregularidades en la Carretera Eléctrica más Grande del País.

Por Ricardo Morales Wolter.

El proyecto conocido como Cardones Polpaico promete ser la carretera eléctrica más extensa de Chile, un megaproyecto cuya puesta en marcha ha sufrido retrasos y también una constante oposición por parte de comunidades organizadas. Actualmente, la comunidad que ha puesto mayor resistencia utilizando instancias legales y de denuncias es la Comunidad Agrícola La Dormida, emplazada en la comuna de Olmué, la que alerta una serie de irregularidades cometidas por la empresa ISAInterChile en plena Reserva Mundial de la Biósfera declarada por la UNESCO.

Este megaproyecto fue licitado durante el primer mandato de Sebastián Piñera, se le puso urgencia durante el anterior gobierno de Michelle Bachelet y considerando los atrasos que ha tenido, la empresa anuncia que espera que concluya a fines del primer semestre del presente año, pese a que el Tribunal Ambiental de Santiago ordenó al SEA tramitar solicitud de invalidación de la resolución que aprobó el proyecto, acogiendo la reclamación de la Comunidad Agrícola La Dormida.

Cardones Polpaico fue declarado un proyecto de interés nacional bajo la premisa de renovar la matriz energética para poder inyectar energía renovable no convencional.

Hoy, el proyecto se encuentra en una compleja situación ya que no ha podido concluir la construcción de las torres faltantes, cuyo trazado finaliza en la Región Metropolitana. Lo anterior ocurre porque en el trazado definido por la empresa, y aprobado ambientalmente a fines de 2015, contempla el paso por terrenos pertenecientes a la Comunidad Agrícola La Dormida, en la comuna de Olmué, área que debiese ser prioritario en su cuidado ya que ostenta la categoría de reserva mundial por su alto valor biológico y su importancia para la conservación del planeta.

Junto con ello, esta comunidad, vecinos de otras comunas y la campaña Salvemos La Campana, han denunciado una serie de irregularidades por parte de la empresa, en su afán de avanzar sin tregua a través de la reserva, tales como: talas ilegales de bosque nativo incluso de especies en peligro de extinción, vuelos de helicópteros no autorizados, campamentos ilegales ya que nunca fueron declarados en la Resolución de Calificación Ambiental, precarias condiciones laborales y de seguridad para los trabajadores y un constante hostigamiento por parte de la empresa para avanzar por los terrenos que la comunidad Agrícola defiende, incluso hace pocas semanas atrás la Corte de Apelaciones acogió a trámite un recurso de protección a favor de la Comunidad a raíz del constante hostigamiento y agresiones de la empresa hacia comuneros tratando de ingresar por caminos no autorizados.

El vocero de la agrupación Libres de Alta Tensión, Joel González señala que “dentro de las descripciones del estudio de impacto ambiental de este proyecto, viene a descongestionar las zonas más saturadas en términos energéticos, como lo es la zona norte del país. Pero llama la atención, que demográficamente es la zona que tiene menos población. Quienes saturan la matriz energética en el norte son las grandes mineras, que en su mayoría son empresas transnacionales. Es un proyecto que puede tener beneficios en términos del cambio de la matriz energética, pero no es ese el único propósito ni objetivo. Es también un proyecto que está dejando una cicatriz metálica en un área altamente sensible en término de los resguardos ecológicos como es la reserva de la biósfera La Campana – Peñuelas, declarado por la UNESCO. Lo que ISAInterchile omitió, justamente para evitar que las comunidades que viven en la zona de la reserva pudiesen tener mayor incidencia en términos de la participación ciudadana. Y ese error hoy los tiene detenidos”.

Un proyecto con contradicciones

En ese sentido, el proyecto Cardones Polpaico parece estar mal concebido y mal ejecutado, toda vez que el primer proyecto que se unirá a esta red sería la Termoeléctrica Los Rulos cuyo funcionamiento es en base a gas y diesel, lo que no califica como energía renovable no convencional. Además, esta termoeléctrica se instalará en la comuna de Limache, que también es parte de la Reserva Mundial de la Biosfera La Campana –Peñuelas, y que es zona azotada constantemente por la escasez hídrica y que se verá afectada ya que la termoeléctrica utilizará tecnología de enfriamiento de su turbina mediante agua, calculándose la utilización de 310.000 litros de agua al día. Esto a pesar de que existen reiterados decretos de la Dirección General de Aguas (DGA) por la escasez hídrica en la zona. A lo que se suma la emisión de aproximadamente 110 toneladas de material particulado al año de 2,5 micras, dentro de la V Región que ya esta viviendo una crisis medio ambiental en Quintero – Puchuncaví, por lo que las comunidades de la región temen que la zona de sacrificio sea ampliada. Bajo estos conceptos, vemos que estamos ante un proyecto con contradicciones, desde el discurso corporativo y también desde el discurso político.

El proyecto Cardones Polpaico también ha sido cuestionado por una serie de irregularidades como la tala ilegal, las que han sido denunciadas a CONAF, organismo encargado de su fiscalización. Al respecto, Joel González señala que “No hay planes de manejo y no se encuentran restos de la tala, ya que los árboles y el vestigio de la tala ilegal es trasladado en helicópteros a lugares desconocidos”. Estas denuncias han sido documentadas por la comunidad quienes ven cómo diariamente desaparecen sin rastro importantes cantidades de árboles, dejando en su lugar sitios eriazos.

En estas operaciones se utilizan helicópteros sin las debidas autorizaciones, lo que no sólo viola la normativa aeronáutica vigente, sino también la seguridad de las operaciones aéreas, ya existen registros de un helicóptero que capotó, afortunadamente sin dejar pérdidas humanas tras el accidente. Joel González señala que “hay documentos emitidos por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), donde se autoriza a la empresa Helicópteros del Pacífico para operar, sin embargo, la empresa Helicópteros del Pacífico cesó sus funciones trabajando para IsaInterChile en diciembre del año pasado. Sin embargo, las autorizaciones de operación siguen a su nombre, y la empresa actual que se encuentra operando es Ecocopter, la que no ha solicitado permisos a la DGAC, lo que consta en fotografías y patentes mientras operan en la zona”. En tanto la  empresa Ecocopter no es primera vez que enfrenta críticas por sus operaciones, anteriormente fue cuestionada por participar en una polémica licitación para prestar servicios a la Empresa Nacional de Petróleo (ENAP) en la región de Magallanes, proceso en el cual una ex alta ejecutiva de la misma empresa, indicó haber sido objeto de presiones para encubrir la polémica adjudicación.

También se denuncia la existencia de campamentos ilegales, que no fueron declarados en la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), encontrándose además a los trabajadores en precarias condiciones de sanidad y de alimentación, vulnerando su seguridad e integridad física, según constataron distintos vecinos.

A lo anterior se suma el no pago a empresas contratistas, Joel González señala que “ISAIntelChile participa con distintas empresas y no con las empresas que estaban detalladas en el proyecto original. No hay una relación estable con las empresas contratistas. ISAInterChile ha tenido dificultad en mantener una relación estable con las empresas contratistas, lo que también ha afectado a los trabajadores quienes han visto vulnerado sus derechos y poco ha hecho la Inspección del Trabajo al respecto. Han ido variando los titulares a cargo de las faenas en sus distintas obras, no siendo siempre las mismas que se presentaron en el estudio de impacto ambiental, donde hubo una descripción de cada una de ellas”.

Se esperaba que la puesta en operaciones fuera el pasado 18 de febrero, sin embargo, hoy se anuncia que fue reprogramada para el 11 de junio porque restan ocho torres de un total de 1.730 y que justamente se deberían ubicar en terrenos de propiedad de la Comunidad Agrícola La Dormida. Esta situación sería incierta ya que hace pocos días a través de un receptor judicial se paralizó la construcción de al menos 2 torres en dicho predio.

La judicialización de este tipo de proyectos y las comunidades que se amparan en salvaguardar sus derechos, así como preservar el ecosistema se convierten en un problema no sólo económico para las empresas, sino también en un complejo dilema político que las autoridades deberán resolver.

Ante los hechos denunciados, Página19 se contactó con la empresa ISAInterChile, para obtener su versión de las denuncias, pero no se quiso referir a ellas, señalando lo siguiente:   “Junto con saludar, te cuento que desde la empresa estamos 100% enfocados en terminar la construcción del proyecto de transmisión Cardones – Polpaico para alcanzar la interconexión completa del Sistema Eléctrico Nacional, permitir el ingreso de energía limpia de generadoras renovables y habilitar el proceso de cierre de centrales a carbón. Agradeciendo que te hayas contactado con nosotros, en esta oportunidad no nos referiremos a otros temas”.

3 de Marzo 2019.

Fuente: https://pagina19.cl/reportajes/irregularidades-en-la-carretera-electrica-mas-grande-del-pais/

 

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.