Chile rebelde: Neltume y la disputa por la memoria.

Respuesta del Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume a las declaraciones de la UDI.

por Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume. /El Desconcierto.

En cifras, la zona cuenta con 71 personas detenidas desaparecidas y ejecutadas políticas, 3.000 personas exoneradas políticas, decenas de presos políticos y exiliados, además de desplazamientos forzosos por razones políticas de grupos familiares de las zonas de Enco, Chanchan, Releco,Toledo, Puñir, Pilmaiquen y Pirihueico entre otros. (nota de El Desconcierto).

El Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume (CCMMN), ante publicaciones de la prensa nacional del 19 de julio del 2019, donde personeros de la UDI llaman a la revocación de la “Declaración de Monumento Nacional en la Categoría de Monumento Histórico, del Conjunto de Bienes Pertenecientes al Desarrollo del Complejo Forestal y Maderero Panguipulli” declara lo siguiente:

1.-   La   declaratoria   levantada   por   el  Centro   Cultural   Museo   y   Memoria   de   Neltume ,   busca   la   puesta   en   valor   y preservación de los bienes que formaron parte del desarrollo del  Complejo Forestal y Maderero Panguipulli (COFOMAP), comprendiendo periodos de gran riqueza cultural y educativa para el presente en torno a la industrialización de la explotación del bosque nativo, así como del gran valor histórico de los procesos sociales y políticos vividos en el territorio durante la Unidad Popular encabezado por Salvador Allende. A través de la Reforma Agraria se cristalizó la estatización del latifundio forestal y se levantó una empresa estatal de carácter económico y social único, los trabajadores fueron parte fundamental en su construcción y manejo. La importancia del COFOMAP radica en las justas luchas sindicales y sociales que los trabajadores de la cordillera levantaron tras décadas de explotación y sometimiento. Como CCMMN valoramos la trascendencia de estas experiencias, las cuales deben ser protegidas y compartidas en los ámbitos educativos, sociales y culturales.

2.- La declaratoria busca la puesta en valor y protección de dos lugares vinculados a represión política, tortura, homicidio y desaparición forzosa posteriores al Golpe de Estado. Uno de ellos es el Sitio de Memoria Reten de Neltume, donde la sociedad civil organizada realiza actos de resistencia en oposición a la Dictadura Cívico Militar, la madrugada del 12 de septiembre.  Producto de estos hechos los aparatos represivos justifican el paso de la  Caravana de la Muerte  por la zona, donde son asesinados  Gregorio José Liendo Vera, Rudemir Saavedra Bahamondez , Víctor Eugenio Rudolph Reyes, Víctor Segundo Valeriano Saavedra Muñoz, Santiago Segundo García Morales, Luis Mario Valenzuela Ferrada, Sergio Jaime Bravo Aguilera, Luis Hernán Pezo Jara, Víctor Fernando Krauss Iturra, Pedro Purísimo Barría Ordóñez, Enrique del Carmen Guzmán Soto y José René Barrientos Warner; todos militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionario y la mayoría trabajadores del COFOMAP.

Posterior a esto, el Reten es utilizado como  Centro de Tortura  para hombres y mujeres de la localidad, dando paso a apremios ilegítimos de todo orden, simulacros de fusilamientos y inmovilización a través del encierro en una casa de perros. Creemos necesaria la visualización y puesta en valor de este espacio por su historia y memoria, contribuyendo a la construcción de una sociedad más justa, haciendo hincapié en la necesidad de protección del lugar, ya que tras un mes de ser ingresada esta declaratoria en el CMN, fue incendiado, perdiéndose parte de la construcción. Hoy, los esfuerzos son por resinificar el espacio son parte de las iniciativas de la comunidad.

3.- Respecto al sitio de memoria Campamento 83 del Destacamento Guerrillero Toqui Lautaro, buscamos la preservación y puesta en valor del único vestigio material del Destacamento Guerrillero Toki Lautaro del Movimiento de Izquierda Revolucionario MIR, ubicado en la zona cordillerana de Alto Pasas. Su valor histórico y de memoria, destaca hablándonos de la legítima defensa del pueblo ante la vulneración de sus derechos humanos. En este marco, la memoria del Destacamento Guerrillero y lo que queda de él en la montaña, son signos del proceso de levantamiento popular en contra de la Dictadura Cívico Militar que se reactiva en la década del 80 con la incursión del Destacamento Guerrillero en la zona y en paralelo, del destacamento de la Cordillera de Nahuelbuta.

Estas acciones preceden los variados intentos de la militancia política chilena y sus esfuerzos por recuperar la democracia y el estado de derecho, muchos de los cuales fueron infructuosos ante la política de exterminio de la Dictadura. Producto de la represión acaecida, hoy se encuentra abierto el proceso judicial Neltume 81 (Ministro Álvaro Meza Latorre), donde se desaforo a Rosauro Martines Labbé sobre crímenes de lesa humanidad por el asesinato de Miguel Cabrera Fernández, Pedro Calfuquir Henríquez, Prospero Guzmán Soto, Pedro Yáñez Palacios, Juan Ángel Ojeda Aguayo, Raúl Obregón Torres, José Eugenio Monsalves Sandoval, Rene Bravo Aguilera, Julio Riffo Figueroa, Luis Quinchavil Suarez y Jose Campos Cifuentes, estos dos últimos en calidad de detenidos desaparecidos.

Resultado de imagen para Guerrilla en Neltume

El destacamento al ser descubierto en la montaña, fue acosado por más de dos mil efectivos militares durante un periodo de tres meses, siendo asesinados al valerse de dos guerrilleros capturados por los aparatos represivos. En estos aspectos, el reconocimiento público y la preservación de la historia y memoria contribuye a la desmitificación de estos acontecimientos dolorosos para la sociedad civil chilena, y busca generar lecturas críticas en busca del fortalecimiento de la democracia y de las instituciones, las cuales deben aseguran la resolución pacífica de conflictos políticos.

4.-  Esta declaratoria es importantísima para la comunidad cordillerana de Panguipulli, que tras el advenimiento de la democracia, ha tenido un lento andar en busca de reparación política y reconstrucción del tejido social dañado de manera brutal por la Dictadura cívico militar, es más, gran parte del trabajo relacionado a memoria y derechos humanos en el territorio ha sido levantado por la propia comunidad a través del  Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume y sus colaboradores, por lo que esta se convierte en el reconocimiento del Estado de Chile en cuanto a la represión política, tortura, asesinato y desaparición forzosa que ha vivido el territorio.

En cifras, la zona cuenta con 71 personas detenidas desaparecidas y ejecutadas políticas, 3.000 personas exoneradas políticas, decenas de presos políticos y exiliados, además de desplazamientos forzosos por razones políticas de grupos familiares de las zonas de Enco, Chanchan, Releco,Toledo, Puñir, Pilmaiquen y Pirihueico entre otros.

5.- No es de extrañar la reacción de la ultra derecha chilena en cuanto a la promulgación de la declaratoria, no es primera vez que iniciativas emanadas desde el propio pueblo cordillerano son puestas en cuestionamiento por la derecha. Durante la expropiación del gran latifundio, reivindicado por los trabajadores y luego con la formación del COFOMAP, siempre la prensa tradicional intento boicotear a través de una campaña del terror, los derechos conquistados por el pueblo, donde titulares como “Complejo Maderero es un ejemplo de indisciplina total. El correo de Valdivia. 25 de junio de 1972” y “Siniestro Plan Z de Valdivia; un millar de cubanos encargado de tomarse el cuartel militar Bueras.

El correo de Valdivia, octubre de 1973” estaban a la orden del día. Hoy nuevamente la ultra derecha chilena viene a ponerle tope a las reivindicaciones de nuestro territorio, amenazando la legítima lucha por los derechos humanos y por la conservación del patrimonio cultural y de los sitios de memoria que esta declaratoria busca poner en valor, además creemos que es de vital importancia, que el estado asegure que los pueblos puedan ejercer su legítimo derecho a la memoria histórica, garantizando el derecho a la cultura en igualdad de condiciones y sin discriminación.

¡A levantar la memoria y los derechos humanos en la cordillera de Panguipulli!

Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume.

19 de Julio de 2019, Neltume, Comuna de Panguipulli, Región de los Ríos

Fuentes: Centro Cultural, Museo y Memoria de Neltume

https://www.eldesconcierto.cl/2019/07/20/respuesta-del-centro-cultural-museo-y-memoria-de-neltume-a-las-declaraciones-de-la-udi/


Neltume

 por Pablo Varas Pérez/El Desconcierto.

Neltume constituye para muchos una manifestación de la más alta generosidad conocida, allí se conjugaron el trabajo maderero con la tarea de alfabetizar a campesinos que por ser pobres y porque al Estado nunca les interesó, las escuelas quedaban lejos y en aquellas extremas condiciones era imposible ir a sentir el ruido de los libros que enseñan como ordenar las palabras una tras otra para que muestren la vida algo más bella de lo que es.

Ríos de tinta derramaron los diarios de la derecha en los años setenta para insistir que en el complejo maderero de Panguipulli existía una escuela de guerrillas, y que un tal Pepe era el encargado de adiestrarlos para una cuando llegara los tiempos de la batalla final, o algo parecido.

Neltume constituye para muchos una manifestación de la más alta generosidad conocida, allí se conjugaron el trabajo maderero con la tarea de alfabetizar a campesinos que por ser pobres y porque al Estado nunca les interesó, las escuelas quedaban lejos y en aquellas extremas condiciones era imposible ir a sentir el ruido de los libros que enseñan como ordenar las palabras una tras otra para que muestren la vida algo más bella de lo que es.

Qué valor podría tener para los que no conocían aquellos parajes increíbles donde habitaban hombres y mujeres. Donde había que hacer la vida todos los días. Millones de chilenos nunca se enteraron que en esos lugares había que cortar árboles y trozarlos para que se construyan casas, puentes y bancos de escuela donde justamente eran los analfabetos los trabajadores.

Es que Chile es así, extremo, diferenciado, excluyente y desigual, para que preocuparse de la gente pobre y campesina, si con que respiren trece veces por minuto es suficiente.

Las cosas se fueron ordenando, los que no sabían aprendieron y entre todos se fueron construyendo proyectos de una vida más digna, más justa, algo así como acercar la escuela a los abedules para asustar al frio que está siempre cuerpo presente. Es que los campesinos en esos años, y venía desde mucho antes también compartían sitio con los animales, allí los había condenado el patrón para que les cuidaran las bestias.

De tarde en tarde subían al complejo maderero algunos candidatos a cualquier cosa para pedir el voto a cambio de nada. Hablaban que si ellos ganaban todo cambiaría y los tiempos seguían vistiendo la misma ropa de pobre, casi como razón para que los calendarios se volvieran amarillos.

Y no fue la llegada solamente de Liendo, junto con el subieron otros dispuestos para despertar a los dormidos y organizarlos, es que el mundo y las horas de aquellos tiempos los exigían. Nada más despreciable que pasar por el lado de una injusticia sin hacer nada. Entonces la organización fue colocando los asuntos en su lugar y en orden.

Se preguntarán hoy que pensaron aquellos obreros que aprendieron a leer y que entendieron que les arrebataban el futuro digno, algo tan simple como ser feliz en aquellos lugares.

Y como si del Moncada se tratara en el gimnasio de la escuela se pusieron de acuerdo, pero todo era muy poco, casi un pelotón de Etruscos.

Las horas eran serias y no entendían de explicaciones ni atrasos, ni faltas de ortografía, allí estaba la vida como si de la palma de una mano se tratara con los ojos inquisitivos y angustiados de una gitana. Allá en Valdivia en aquella hora que se había estudiado los asuntos no cuadraron con la hora ni el lugar y desde la población de Emergencia hasta los pasillos de la Universidad se decía lo que había que hacer y nadie decía que no, nadie abandonaba ni su lugar ni sus lentes.

No salieron las cuentas, el hombre sigue siendo un eterno alumno del tiempo y de lo poco ganado se pidió prestado al futuro…

En aquellas horas urgentes entonces Gregorio Liendo toma la determinación de pedir amparo en la montaña y la nieve estaba presente con aquel frio que duele y se lanza en dura caminata cuesta arriba, su compañera lo mira como da pasos firmes mientras en sus hombros lleva a Barría que no podía caminar, lo había castigado la poliomielitis cuando era cabro chico. El cansancio los abrazó y cuando despertaron los habían rodeados, amarrados los bajaron a Valdivia, la sentencia ya estaba redactada.

Fueron trece los valdivianos fusilados sin juicio. Se repetía la foto de la trece rosas del Madrid de la guerra civil en los muros de la Almudena.

Tantos que a diario transitan por la calles que llevan nombres de asesinos, de uniformados que creyeron que la pobreza y los pobres son blancos móviles. Nos condena la derecha política y los dueños de la tierra que ellos son los eternos vencedores y que nuestros muertos bien muertos están.

Somos un país donde la memoria urbana se sostiene en sus pilares mercuriales, donde los hijos de los asesinados deben pedir permiso para cruzar la calle sin mirar al militar que mató al abuelo se robó las gallinas. Donde cabeza gacha el lunes en la escuela de Quitratúe Marcos Marileo mira sin sentido como izan una bandera ajena.

Hay que recorrer las calles del sur y del norte que no tienen los nombres correctos y justos. No conocemos como se llamaba quien fue agitando a los mineros en la Escuela Santa María ni tampoco quien fue el primero en caer herido de muerte en la masacre de Ranquil o La Coruña.

Y bien está que Neltume sea nuestra memoria repartida entre tantos esperanzados, para que los hijos de los fusilados sin juicio sepan que su padre quedó a la altura de los Carrera o Rodríguez, y que los que en esos tiempos se ufanaban de sus miserables días sepan se les cayó la miserable pequeña verdad de esos tiempos de bruma y odio.

Nadie olvida sencillamente porque cada día recordamos a los hijos, y a los hijos de los hijos de la generosidad de nuestros amigos y compañeros que nos faltan pero que tiene su espacio en la historia.

Saldrán los perros con antorchas a quemar los rostros, los maderos y los recordatorios, pero siempre habrá manos para volver a levantarlas como se hace con los sueños y los proyectos con la voluntad y la esperanza.

Nos alegra saber que nuestra tozuda, consecuente y memoriosa de aquellos días quedará abierta a todas las hojas de los calendarios para indicar que la justa tarea aún está inconclusa.

Fuente: https://www.eldesconcierto.cl/2019/07/21/neltume/

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: