Imperio y mandarines: La nueva concepción de defensa militar de China.

El libro blanco de defensa militar china en la nueva era.

por Alfredo Jalife-Rahme/ Sputiniknews.

China con el mandarín Xi Jinping se pone en guardia ante el ataque multidimensional de EEUU que inició con el ‘pivote’ de Obama y se intensificó con la ‘guerra tecnológica’ de Trump, ante lo cual Pekín publicó su libro blanco ‘La defensa nacional de China en la nueva era’ que fustiga el socavamiento de la estabilidad estratégica global por EEUU.

Desde 2015, el mandarín Xi ha tomado precauciones ante la creciente hostilidad de EEUU, cuando inició su fulgurante reforma militar.

En el previo reporte de Defensa de 2015, China exhortaba a «mayores intercambios militares y cooperación con otros países, pese a un entorno cambiante sin precedentes».

Cuatro años después, el nuevo libro blanco expone que «los sistemas internacionales de seguridad y orden fueron socavados por el creciente hegemonismo, la política de poder, el unilateralismo y las constantes guerras y conflictos regionales» de los que, en su totalidad, EEUU es el principal culpable por «desestabilizar la seguridad internacional», «alimentar la competencia estratégica internacional y acelerar la carrera armamentista al desarrollar nuevos tipos de fuerzas de combate».

Cuatro años después, el libro blanco es más severo con EEUU a quien juzga de ser responsable por generar incertidumbres a la seguridad regional (sic) en Asia-Pacífico cuando «EEUU fortalece sus alianzas militares en Asia-Pacífico y refuerza su intervención y despliegue militar, acumulando complejidad a la seguridad regional».

Xi Jinping, presidente de China El reporte acusó a EEUU de fortalecer la competencia militar global al «comprometerse en la innovación institucional y tecnológica en búsqueda de una superioridad militar absoluta (sic)».

El libro blanco critica el despliegue por EEUU de su sistema Terminal de Gran Altitud de Defensa de Área (THAAD, por sus siglas en inglés) en Corea del Sur, lo cual «socaba en forma severa el balance estratégico y los intereses en seguridad de países en la región (sic)».

Tres días antes de la confirmación por el Senado del flamante secretario del Pentágono Mark Esper —un halcón de la confrontación con China y Rusia, además de ser cabildero del complejo-militar-industrial—, John Rood, subsecretario de Política de Defensa de EEUU, fulminó en el Foro de Seguridad de Aspen (Colorado) que China es «el país más grande con capacidad para cambiar la forma de vida en EEUU y cambiar el orden global, para bien o para mal».

En el mismo foro anual de Aspen, el general retirado Tony Thomas expresó que China presentaba un mayor peligro en el campo de la tecnología que EEUU no había contemplado en casi 20 años y donde EEUU «no tenía competencia». Agregó que China «empujó» a EEUU a jerarquizar un abordaje integral para las aplicaciones militares de las comunicaciones inalámbricas 5G y la Inteligencia Artificial.

Maniobras conjuntas entre Rusia y China

En el Foro de marras, Chris Brose, exdirector del Comité de Servicios Armados de EEUU, fustigó las ambiciones territoriales de China en el mar del Sur de China y en su frontera con la India, por lo que considera que EEUU debe replicar las inversiones de larga escala de China en tecnología, ya que de otra forma Washington corría el riesgo de perder su supremacía.

Un día antes de la publicación del libro blanco, Rusia y China condujeron ejercicios militares conjuntos en el mar Oriental de China y el mar Oriental/mar de Japón, mediante incursiones aéreas de patrullaje de largo alcance que penetraron la Zona de Identificación Aérea de Defensa (ADIZ, por sus siglas en inglés» —zona compartida por Corea del Sur, Japón y China —lo cual constituyó un claro mensaje a EEUU sobre el «reequilibrio de la influencia militar en la región».

Tampoco pasó desapercibido que el mismo día del libro blanco, Rusia embarcó nuevos misiles de defensa antiaéreos S-400 a China antes del tiempo programado.

Según South China Morning Post, EEUU «brindó su apoyo a Corea del Sur y a Japón en respuesta a las incursiones aéreas de China y Rusia» y juzga que el ejercicio conjunto aéreo de Moscú y Pekín revela la «ambición de expandir el panorama de su influencia política cuando el compromiso militar de Washington en la región es cuestionado y las relaciones con sus principales aliados regionales siguen deteriorándose».

Desfile militar en China

Pekín y Moscú escogieron el óptimo momento para poner a prueba la cooperación trilateral de EEUU/Corea del Sur/Japón que ha usado EEUU para impedir la expansión militar de Rusia y China en la región Asia-Pacifico cuando «se han intensificado las tensiones entre Seúl y Tokio sobre el comercio y el legado de la Segunda Guerra Mundial».

Hace un año Rusia y China ya habían realizado espectaculares ‘juegos de guerra’ en el Lejano Oriente ruso Vostok 2018.

Artiom Lukin, vicedirector de la Universidad Federal del Lejano Oriente de Rusia, comentó sin tapujos que «Pekín y Moscú esperan llenar el vacío de seguridad creado por la incertidumbre sobre el compromiso militar de EEUU en la región, conforme Washington busca recortar su gasto militar en la región Asia-Pacífico».

Lukin interpreta que «Pekín y Moscú le dicen a Seúl y a Tokio que el equilibrio militar en la región se ha movido y que EEUU ya no es más el principal actor».

Tensión en el Mar del Sur de China

El libro blanco enfatiza el compromiso de China de «no usar primero las armas nucleares bajo ninguna circunstancia ni de amenazar con su uso contra países sin armas nucleares» bajo el esquema de «una estrategia nuclear de autodefensa».

Tampoco China «se involucrará en ninguna carrera armamentista nuclear» y «mantendrá su disuasión al nivel mínimo requerido para su seguridad nacional».

El documento recuerda que desde su fundación hace 70 años, China nunca ha librado guerras ni conflictos armados.

El documento puntualiza que el «socialismo con características chinas entró a una nueva era cuando el mundo de hoy sufre profundos cambios no vistos durante un siglo: «la globalización económica, la sociedad de la información y la diversificación cultural se desarrollan en un creciente mundo multipolar (sic)» por lo que la «paz, desarrollo y la cooperación ganar-ganar» permanecen como «las tendencias irreversibles de los tiempos» frente a «prominentes factores desestabilizadores e incertidumbres en la seguridad internacional».

Portaviones chinos en el mar de la China Meridional

Juzga que la «guerra evoluciona hacia la guerra de la información y la guerra inteligente» y condena las veleidades independentistas de Taiwán y del Tíbet, así como los movimientos separatistas del Turkestán Oriental.

Aboga por la reunificación pacifica de Taiwán bajo el principio de «un país, dos sistemas» —al estilo de Hong Kong y de Macao—.

El libro blanco otorga mucha importancia al Beijing Xiangshan Forum como audiencia para el «ntercambio de nuevas ideas y abordajes para las amenazas a la seguridad regional (sic) y sus desafíos», cuyas discusiones «han tenido un papel activo en promover el diálogo de la seguridad y la confianza mutua en la región Asia-Pacífico)».

Se infiere que, al corte de caja de hoy, la jerarquía de los desafíos que confronta China se centra en su ‘región’ Asia-Pacífico, sin descuidar su expansión periférica y sus intereses foráneos.

Fuente: https://mundo.sputniknews.com/firmas/201907261088152288-el-libro-blanco-de-defensa-militar-china-en-la-nueva-era/


Libro Blanco de China: la estrategia militar de EEUU socava la estabilidad.

PEKÍN (Sputnik) — La estrategia militar de Estados Unidos socava la estabilidad global y provocó un considerable aumento del gasto militar, dice el Libro Blanco sobre defensa nacional publicado por el Consejo de Estado de China.

«Estados Unidos ha corregido su política sobre la defensa nacional y su estrategia militar, optando por una política de acciones unilaterales, lo que provocó una tensa rivalidad entre grandes países e hizo disparar el gasto militar», señala el documento.

Se indica que las acciones de EEUU empujaron a otros países a desarrollar sus capacidades nuclear y balístico, así como crearon una amenaza para la estabilidad estratégica global.

«La rivalidad militar global se está intensificando. Los grandes países van reformando sus estrategias militares. EEUU aspira a la dominación militar absoluta y Rusia promueve reformas militares para lucir una nueva imagen», se afirma en el documento.

Las principales potencias desarrollan nuevos tipos de tropas para lograr el dominio en la rivalidad militar, añade.

El Libro Blanco destaca además que el régimen internacional de no proliferación está comprometido por el doble rasero.

«El régimen internacional de no proliferación está comprometido por el pragmatismo y el doble rasero, y se enfrenta a nuevos restos», indica el documento.

Se subraya que crecen las amenazas no tradicionales como las amenazas cibernéticas.

China mantendrá su potencial nuclear a un nivel mínimo y no piensa participar en la carrera armamentista, señala.

«China se pronuncia por la prohibición y eliminación total del armamento nuclear, no piensa implicarse en la carrera armamentista con ningún país y mantendrá su potencial nuclear a un nivel mínimo que responda a las necesidad de la seguridad nacional», destaca el Libro Blanco.

También señala que China nunca será la primera en utilizar las armas nucleares y no amenazará a los países no nucleares con estas armas.

Gasto militar

Por otra parte, el Libro Blanco indica que el gasto militar de China crecerá a un ritmo moderado.

Bombarderos estratégicos rusos TU-95MS (imagen referencial)«En la actualidad todavía existe una gran brecha entre el gasto militar de China y las necesidades de garantizar la soberanía nacional, la seguridad y el desarrollo (…) conforme con el desarrollo económico, el gasto de defensa de China mantendrá un crecimiento moderado y estable», dice el documento.

Subraya también que China hoy día enfrenta muchos desafíos para garantizar su soberanía, la integridad territorial y sus intereses y derechos marítimos.

China tiene el segundo mayor presupuesto militar después de Estados Unidos.

El presupuesto militar de China para 2018 preveía un aumento del gasto en defensa en 8,1%, hasta 175.000 millones de dólares. En 2017, el gasto militar de China creció solo un 7%, la tasa de crecimiento más baja en siete años.

El gasto militar en 2019 crecería un 7,5%, hasta 177.600 millones de dólares.

Militares en servicio activo

Según el Libro Blanco, el Ejército de la República Popular China (RPCh) tras la reducción cuenta con dos millones de efectivos.

«Se redujeron 300.000 personas para mantener la numerosidad de las Fuerzas Armadas a nivel de dos millones de personas», dice el documento.

La reforma se emprendió con el fin de transferir más posiciones de oficial a las personas que no tienen este grado militar y a los civiles, así como para reducir los órganos directivos de todos los niveles, se explica.

Dichos órganos se redujeron un 25% a nivel de regimiento y más alto, y casi un 50% en las unidades no destinadas a librar combates.

El presidente de la RPCh, Xi Jinping, durante un desfile militar de 2015, anunció la intención de reducir en 300.000 personas las unidades no combativas, con el fin de aumentar la eficacia y la movilidad de las Fuerzas Armadas del país.

Pese a esta reducción, el Ejército chino sigue siendo el más numeroso del mundo.

Asunto de Taiwán

El Libro Blanco sostiene que Pekín se reserva el derecho a la fuerza militar en el tema de la unificación con Taiwán.

«China tiene una firme determinación y capacidad para proteger la soberanía del Estado y la integridad territorial. China estará unida. No prometemos que renunciemos a usar la fuerza y ​​nos reservamos el derecho de tomar todas las medidas necesarias», dice el documento.

Se señala que esta estrategia no está dirigida de ninguna manera contra los compatriotas taiwaneses, sino que está dirigida contra la intervención de fuerzas externas y un grupo muy pequeño de separatistas que abogan por la «independencia de Taiwán».

«El Ejército Popular de Liberación de China rechazará resueltamente cualquier intento de separar a Taiwán de China y protegerá la seguridad nacional», reza el Libro Blanco.

El documento recuerda que China se adhiere a los principios de «la unificación pacífica» y «un país, dos sistemas», aboga por el desarrollo pacífico de los dos lados del estrecho de Taiwan, pero al mismo tiempo se opone firmemente a la intervención extranjera y a cualquier intento de dividir el país.

Las relaciones oficiales entre el Gobierno central chino y Taiwán se interrumpieron en 1949, cuando el movimiento nacionalista Kuomintang tomó la isla tras ser derrotado durante la guerra civil por el Partido Comunista Chino.

Las relaciones entre ambos territorios chinos solo se restablecieron a nivel empresarial e informal a fines de la década de 1980, sin que existan en la actualidad contactos oficiales entre las autoridades.

Pekín considera a Taiwán como su provincia rebelde y rechaza tener relaciones diplomáticas con cualquier país que las mantenga con Taipéi.

24.07.2019

Fuente: https://mundo.sputniknews.com/defensa/201907241088125158-china-eeuu-con-su-estrategia-militar-socava-la-estabilidad-estrategica/

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.