El calvario de Fabiola Campillai: médicos deben repetir cirugía cerebral de alto riesgo.

Por Ivonne Toro Agurto

La trabajadora de Carozzi que quedó ciega por el impacto de una lacrimógena el 26 de noviembre, deberá enfrentar nuevamente una compleja cirugía cerebral en abril. La operación anterior, que buscaba reparar la membrana cerebral, no fue exitosa. Su hermana, Ana María, detalla el dolor que arrastra la familia: “Estamos todos tristes. Ella también. Cuando supo, nos tomó de las manos y dijo que nos amaba a todos, que si no despertaba quería que supiéramos eso. Entonces, imagínese cómo estamos. Muy golpeados”.

– Es como empezar todo de nuevo.

Ana María (43), la hermana mayor de Fabiola Campillai Rojas (36), está cansada y triste. Hace una semana se enteró de que Fabiola -quien el 26 de noviembre recibió el impacto de una lacrimógena que la dejó ciega- deberá ser operada nuevamente de la cabeza. La cirugía anterior que buscaba reparar la membrana cerebral, desde la cual brota líquido cefalorraquídeo, no fue exitosa.

Es una intervención de alto riesgo que dura entre siete y ocho horas y que tiene a toda la familia acongojada. El 14 de enero ya pasó por este proceso y quedó con una cicatriz inmensa en el cráneo que le recorre, como una línea del tren, desde una oreja a otra en forma horizontal. La esperanza era que aquello detuviera la fuga del fluido inoloro y transparente que protege el encéfalo y la médula espinal. Pero algo falló y la filtración continúa. Si no es contenida, la trabajadora de Carozzi podría desarrollar una meningitis. Ya perdió, además de la vista, los sentidos del gusto y el olfato. Ahora, teme no despertar.

– La operación anterior de su cabecita no resultó. Sigue botando líquido por la nariz. Es como empezar de nuevo. Estamos todos tristes. Ella también está muy triste. Cuando supo, nos tomó de las manos y dijo que nos amaba a todos, que si no despertaba quería que supiéramos eso, entonces imagínese cómo estamos como familia. Muy golpeados–, cuenta Ana.

‘Le queda mucho tiempo en el hospital y nos preocupa darle ánimo. A nosotros nos destruyeron, a toda la familia. Ha sido muy doloroso, sobre todo para ella (…). Yo la echo harto de menos’ (Marco Antonio Cornejo, esposo de Fabiola Campillai)

Es probable que Fabiola ingrese en abril a pabellón para, por cuarta vez, intentar reparar el daño que generó la granada de gas lanzada por un contingente de carabineros de la 14a Comisaría de San Bernardo. Su caso es emblemático y está siendo investigado por la Fiscalía a través de la Brigada de Derechos Humanos de la PDI. Fabiola, cuando fue herida, no participaba de ninguna manifestación. Se dirigía a cumplir el turno de noche en Carozzi y esperaba el bus de la empresa que cada día recoge a sus trabajadores en avenida Portales, de San Bernardo. Su hermana, que la acompañaba ese día, acusa que tras caer por el violento golpe que la impactó en la frente no recibió ayuda alguna de los uniformados responsables de su lesión. Más aún, afirma que fueron agredidas al solicitar auxilio.

Fabiola y su esposo, Marco Antonio Cornejo.

Fabiola es la segunda persona ciega por la represión policial desde el inicio de las manifestaciones que explotaron el 18 de octubre. A diferencia del universitario Gustavo Gatica, que sufrió estallido ocular producto de perdigones y que podría retornar a clases de sicología, la condición de Fabiola es incierta.

Cansancio y miedo

La trabajadora ha pasado más de 21 horas anestesiada y escudriñada por médicos. La primera vez se buscó en la clínica Láser salvar la visión de su ojo derecho. Fue imposible. Luego vino una intervención en el Instituto de Salud del Trabajador en el barrio Franklin, en Santiago Centro, donde aún permanece, para componer su rostro. Lo último que se intentó fue reparar la lesión cerebral. Eso es lo que ahora debe repetirse. El deseo de Fabiola es que los implantes que debe usar para evitar que sus cuencas oculares sigan hundiéndose -algo que se ha acentuado esta semana- también le sean puestos en esa cirugía. Está agotada y tiene miedo.

Sus cercanos intentan que retorne de algún modo a la normalidad. Se han realizado operativos clínicos para que visite su casa en la Población Cinco Pinos en San Bernardo, donde fue herida cuando se dirigía a la empresa de pastas donde cumple el rol de ayudante de producción en lasaña. Hasta allá llegó un fin de semana para el cumpleaños de su hijo menor. Le molestó no poder inflar los globos o ayudar con algo. Para ella, fue constatar todo lo que le ha sido arrebatado. Ayer, miércoles, volvió a ir porque se celebraban los 17 años de otra de sus hijas, Paloma.

Para el 8 de marzo, la hermana de Fabiola Campillai, Ana María, encabezará la marcha de su población hasta la Plaza de San Bernardo. Irán con poleras y pancartas con el rostro de Fabiola que se convirtió, sin querer, en un ícono del estallido social.

Ana -que renunció a su trabajo para cuidar a Fabiola- relata que esas salidas la ayudan, aunque no logran amortiguar del todo la tristeza.

– Estuvo un rato acá, por lo de Palomita. Ella conversa, pero igual está bajoneadita. Ha sido muy duro todo.

Marco Antonio Cornejo, su esposo, dice que lo que más le preocupa es transmitirle a su mujer fuerza para continuar.

– Queremos darle tranquilidad a ella, porque le queda mucho tiempo en el hospital y nos preocupa darle ánimo. A nosotros nos destruyeron, a toda la familia. Ha sido muy doloroso, sobre todo para ella. Igual le damos fuerza. Ella ha venido a la casa para fechas especiales. Nos gusta que venga porque sabemos que vienen cosas complicadas y acá ella está con las vecinas, con sus amigas. Le hace bien volver con la gente que la quiere. Podemos regalonear. Yo la echo harto de menos.

Fabiola junto a la brigada de bomberos de Carozzi.

Cuando está muy decaída, Ana le narra a Fabiola el apoyo que están recibiendo, la preocupación que existe porque se recupere, la posibilidad de que se identifique a quién la dañó. Frente a todo eso, Fabiola ha sido tajante: “Para mí no hay justicia. Tus ojos, no puede haber nada que te los devuelva”, dijo en la única entrevista que ha concedido y que publicó CIPER.

El 8 de marzo, detalla Ana María, ella encabezará la marcha de la población desde el paradero 6 de Portales Oriente hasta la Plaza de San Bernardo. Irán con poleras y pancartas con el rostro de su hermana que se convirtió, sin querer, en un ícono del estallido social.

Fuente: https://ciperchile.cl/2020/03/04/el-calvario-de-fabiola-campillai-medicos-deben-repetir-cirugia-cerebral-de-alto-riesgo

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.