Cuba: La solidaridad no se puede bloquear.

Chile y el origen de la Brigadas de Salud Cubanas.

Por resumen.cl.

Hoy todos los líderes mundiales están siendo cuestionados por su actuar frente a la pandemia del nuevo coronavirus, sin embargo, hay un líder político que sigue ganando estatura con la pandemia a pesar de ya estar muerto: Fidel Castro Ruz.

En mayo de 1960, tres mega terremotos afectaban el Sur de Chile.  El 21 de mayo a las 06:02 A.M. a escasos 5 kilómetros al oeste de Curanilahue, se produjo el primero con una intensidad de 8 en la escala modificada de Richter; solo media hora más tarde 06:33 A.M. un segundo megaterremoto de la misma intensidad con epicentro a unos pocos kilómetros al oeste de Concepción, volvió a sacudir el Sur de Chile.  En la media hora que transcurrió entre estos dos terremotos se registraron más de 12 réplicas superiores a 6 grados Richter.

Sin embargo, lo peor aún estaba por pasar. Al día siguiente – 22 mayo a las 15:10 – el mayor terremoto del que se tenga registro en la historia de la humanidad, 9,5º  escala modificada de Richter, se desató sobre el sur de Chile. El epicentro de ese movimiento fue a escasos kilómetros al oeste de la Isla Mocha y volvió a azotar Concepción, la costa de la Araucanía, pero por sobretodo a la ciudad de Valdivia.

Cuando esto ocurría en Chile, en Cuba un gobierno revolucionario comenzaba a instalarse en medio de enormes precariedades. Un grupo de jóvenes guerrilleros barbudos habían alcanzado el poder el año 1959 y se enfrentaban a enormes dificultades. Una de las principales: la escasez de profesionales de la salud. Con el triunfo revolucionario la mitad de los 6 mil médicos que existían en ese momento en Cuba se habían ido a Estados Unidos.

En aquel momento, un joven senador chileno, Salvador Allende Gossens, hizo las gestiones con un entonces muy joven primer ministro de Cuba, Fidel Castro Ruz, solicitando ayuda al gobierno revolucionario para la zona azotada por el cataclismo. Fidel Castro, a pesar de todos los problemas que tenia la isla, no lo dudo dos veces y ordenó el traslado de un contingente de médicos cubanos hasta Valdivia, la zona más afectada por la tragedia.

Era el año 1960, la revolución cubana apenas tenía un año de existencia y ya nacía la brigada internacionalista de personal sanitario que tanta fama ha adquirido en todo el mundo.  Desde aquel aparentemente lejano 1960, más de 600 mil cubanos de personal sanitario han prestado servicio en esta brigadas internacionales de salud, a las cuales Fidel Castro le gustaba llamar «Ejército de Batas Blancas».

Nuevamente en un mes de mayo, esta vez de 1963, los internacionalistas cubanos de salud fueron nuevamente requeridos. Esta vez en Argelia, el país luchaba por su independencia y era el corazón de todo un movimiento continental africano para expulsar a las potencias coloniales europeas del continente negro, los daños causados por los franceses en la población argelina eran enormes y al igual que en Cuba, gran parte de los médicos que se desempeñaban en Argelia prefirieron volver a la metrópolis.

Nuevamente, Cuba estuvo ahí, en un ejemplo de solidaridad a cambio de nada, solo movidos por un sentimiento de humanidad, que las grandes potencias del mundo jamás han conocido.

La historia de las misiones internacionalistas del «Ejército de Batas Blancas» es enorme, principalmente, en los países más pobres del planeta, luchando contra la pandemia del sida y el ébola en diversas naciones africanas, cuando todo el personal sanitario de «los grandes países» occidentales abandonaban la región para resguardar a su personal sanitario, en países desbastados por terremotos como Pakistán o Haití, o por huracanes en el caribe y Centro América.

De hecho, el propio Fidel Castro, durante el desastre que significó para Estados Unidos el paso del Huracán Katrina, ofreció ipso facto, más de mil profesionales para Nueva Orleans, ayuda que el presidente Bush despreció a costa de cientos de muertes innecesarias y dejando a la ciudad americana sumida en la tragedia sin ayuda sanitaria de su propio gobierno.

No era la primera vez que Fidel Castro ofrecía ayuda médica a una superpotencia, los cubanos ya habían partido en apoyo de las víctimas de Chernobil en la ex Unión Soviética.

Hoy los cubanos vuelven a hacer noticia, sus servicios médicos son requeridos en Europa por naciones tan poderosas como Italia, la tercera mayor economía de Europa. Fidel Castro se eleva como figura política mundial a pesar de estar muerto y al imperio Norteamericano no le queda otra que amenazar a las naciones que recurran a la ayuda cubana.

Sin embargo, algunos se atreven a desafiar al imperio, como el pequeño principado de Andorra, un país con un estándar de vida muy elevado, que sobrepasa muchas veces el ingreso percapita de cualquier nación latinoamericana.

Andorra solicitó la ayuda cubana el lunes 23 de marzo y en menos de 7 días, un tiempo récord para cualquier tipo de misión internacional, los cubanos ya habían arribado.  Las propias autoridades Europeas estaban sorprendidas de la rapidez de la respuesta, Alemania no fue capaz de instalar sistemas de ayuda a Italia hasta meses después de desatada la tragedia en aquella nación. De hecho la propia Unión Europea sigue sin reaccionar frente a la tragedia, tanto en Italia como en el estado español.

Hoy Cuba tiene con que responder a la demanda mundial de solidaridad que ha surgido con esta pandemia, posee una de las tasas mas altas de médicos por habitante (11,8 por cada mil), Chile como ejemplo posee 1,1 por cada mil, Argentina uno de los mejores en la región, con décadas de universidades gratuitas: 4 por cada mil. Países como España 4,1 por cada mil, Francia 3,2 y Estados Unidos 2,6 por cada mil.

La sanidad cubana solo tiene una debilidad, el embargo económico impuesto por Estados Unidos que impide a la isla acceder a la tecnología y material sanitario, ni tampoco a la última generación de medicamentos, el cual en un 95% tiene algún componente o patente que infringe el embargo impuesto a la revolución cubana por Estados Unidos.

Es por ello que que Fidel Castro impulsó también el desarrollo de la investigación científica y la biotecnología, hoy los cubanos no solo tienen uno de los fármacos que ha probado ser eficaz en la lucha contra el covid19, sino que además, también va a la par con las principales potencias del mundo en el trabajo por encontrar una vacuna para la enfermedad, vacuna que otros buscan con afán para lucrar y que Cuba busca precisamente con el objetivo contrario de tener una alternativa para las naciones más pobres del planeta.

5 de Abril, 2020.

Fuente: https://resumen.cl/articulos/chile-y-el-origen-de-la-brigadas-de-salud-cubanas/


«No es tiempo de exclusión»: Cepal pide levantar sanciones a Cuba y Venezuela ante el coronavirus.

Por Verónica Reyes.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de las Naciones Unidas afirmó este viernes que la región tiene una posición más débil que el resto del mundo ante la pandemia del coronavirus. Ante ello, planteó que es necesario levantar las sanciones a Cuba y Venezuela.

En particular, el organismo de las Naciones Unidas llama a levantar las sanciones impuestas a esos dos países para permitir su acceso a alimentos, suministros médicos, exámenes y asistencia médica.

“Es tiempo de solidaridad, no de exclusión”, indica.

El organismo insistió en que se debe considerar la opción estratégica de avanzar hacia un modelo de desarrollo más sostenible a través de una mayor integración para mitigar los efectos del Covid-19, en un nuevo documento divulgado hoy en su sede central en Santiago de Chile.

El informe titulado “América Latina y el Caribe ante la pandemia del Covid-19: efectos económicos y sociales”, fue dado a conocer en una conferencia de prensa virtual por la secretaria ejecutiva del organismo, Alicia Bárcena.

El reporte aborda la coyuntura, los escenarios y las proyecciones hacia 2030 ante la presente crisis pandémica global, junto con recomendar acciones de política en diversos ámbitos para contrarrestar sus negativas consecuencias.

En el estudio, la Cepal señala que sólo con un nuevo modelo de desarrollo la región evitará volver a transitar por los caminos que condujeron a una situación en la que los efectos de la pandemia pueden no sólo ser devastadores en el corto plazo, sino también deteriorar las condiciones de la recuperación y el desarrollo.

Acciones

El informe expresa la urgencia de implementar en la región acciones inmediatas que permitan aplanar la curva de contagio por la enfermedad del coronavirus, sin aplanar la curva de la economía.

Asimismo, insta a los gobiernos de la región a tomar medidas urgentes para abordar la emergencia sanitaria, la emergencia social y la emergencia económica.

“El mundo se encuentra ante una crisis humanitaria y sanitaria sin precedentes en el último siglo en un contexto económico ya adverso. A diferencia de 2008, esta no es una crisis financiera sino de personas, producción y bienestar. Una situación de economía de guerra es demasiado importante para dejarla al mercado. Los Estados están asumiendo un papel central para suprimir el virus y los riesgos que afectarán a la economía y la cohesión social”, afirmó Bárcena.

El estudio indica que América Latina y el Caribe enfrenta la pandemia desde una posición más débil que la del resto del mundo.

Efectos económicos

Antes de la llegada del coronavirus, la Cepal preveía que la región crecería un máximo del 1,3% en 2020.

Sin embargo, los efectos de la crisis han llevado a cambiar esa previsión y pronosticar una caída del PIB de al menos -1,8%, aunque no se puede descartar que se llegue a contracciones de entre -3% y -4%, o incluso más. El impacto económico final dependerá de las medidas que se tomen a nivel nacional, regional y global, advierte la Comisión.

Según el informe, la crisis tendrá efectos económicos directos en los sistemas de salud y las tasas de mortalidad, y efectos indirectos, que se materializarán por el lado de la oferta y la demanda en la economía.

La mayoría de los países de la región -añade el informe- se caracteriza por tener sistemas de salud débiles y fragmentados, que no garantizan el acceso universal necesario. Por ello, fortalecer los sistemas de salud requiere mayor y mejor gasto público: los países de la región gastan en promedio el 2,2% del PIB en salud; “por lo tanto, es necesario encontrar espacio fiscal para fortalecerlos”, sostuvo.

“El mundo y la región enfrentan una recesión que va a tener efectos de corto y largo plazo. La pregunta es cómo minimizar sus costos y retomar el crecimiento. La magnitud dependerá, entre otros factores, de la contundencia de la respuesta económica, en la que la política fiscal tiene un papel fundamental”, enfatizó Alicia Bárcena.

Fuente: https://www.biobiochile.cl/noticias/economia/actualidad-economica/2020/04/03/no-es-tiempo-de-exclusion-cepal-pide-levantar-sanciones-a-cuba-y-venezuela-ante-el-coronavirus.shtml


Bloqueos en tiempo de pandemia.

Por Ángel Guerra Cabrera.

El régimen de EEUU impide la llegada de ayuda a Cuba

A mediados de marzo, el multimillonario chino Jack Ma y su fundación anunciaron que donarían a EEUU 500 mil kits de detección rápida de Covid-19 y un millón de mascarillas, no obstante la ostensible actitud racista y xenófoba de su presidente, que no paraba de hablar del virus chino. Esos recursos eran desesperadamente necesitados en la gran potencia, cuyo gobierno, en una actitud indudablemente criminal, no tomó entre los meses de enero y marzo las más elementales medidas para proteger a su población, como lo evidencia el avance acelerado ahí de la pandemia.

El fundador de Alibaba había hecho también importantes donaciones a Corea del Sur, Japón, Italia, Irán y España. Acciones que extendió luego a naciones de América Latina y el Caribe. Sin embargo, la ayuda de Ma no ha podido llegar a Cuba. La compañía estadunidense contratada para fletar los envíos decidió no hacerlo a La Habana con el argumento de que el bloqueo se lo impedía. Jack Ma, que ha despachado donaciones a más de un centenar de países con las etiquetas #Estevirusloparamosentretodos #Oneworldonefight, no ha renunciado a enviar la ayuda y seguramente encontrará finalmente algún trasportista presto a desafiar el castigo genocida de Washington al pueblo cubano.

No obstante lo significativo de este hecho, que pone de relieve la crueldad de Trump y su grupo al mantener la guerra económica contra Cuba en medio de una situación mundial de pandemia, no hace más que recordar lo que es una penalidad cotidiana en la isla desde hace casi 60 años. Eso sí, reforzada progresivamente, hasta extremos inimaginables, desde que el magnate inmobiliario llegó a la presidencia de EEUU.

Sin embargo, aunque la isla caribeña sufre el cerco más largo de la historia contemporánea, existen otros países sometidos a severos castigos económicos por Washington. Venezuela es un caso muy grave de ensañamiento. Pero también son objeto de cruentas, ilegales e inmorales medidas punitivas Irán, Corea del Norte, Siria e incluso Rusia y China.

Cabe resaltar que con motivo de la pandemia, tanto el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, como la jefa de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de ese organismo, Michelle Bachelet, han llamado a levantar o flexibilizar los bloqueos, particularmente en el caso de Cuba y Venezuela, sin que el promotor número uno de las guerras económicas y de la violación de los derechos humanos en el mundo se haya dado por enterado.

La pandemia ha permitido apreciar en toda su crudeza características que ya conocíamos del capitalismo neoliberal y su sistema político, muy particularmente del que existe en la potencia del norte, pero vistas ahora en su conjunto nos confirman que se trata de un sistema en profunda crisis, genéticamente incapaz de cautelar los intereses y las necesidades de las mayorías, incompatible con la vida. Al punto de que medidas como los planes de apoyo a sus poblaciones aprobados ante la emergencia pandémica en EEUU, España, Italia, El Salvador y otros países han tenido que romper frontalmente con la lógica neoliberal, toda vez que se basan en fuerte intervencionismo estatal en las economías, pero casi siempre con marcado sentido social. Insólito en gobiernos regidos por el mercado, cientos de miles de millones han sido destinados, sin retorno, al bolsillo de los ciudadanos.

Quiero detenerme en dos puntos muy importantes no sólo para América Latina y el Caribe sino para la humanidad, que subrayan la crisis de hegemonía que aqueja a EEUU y la desesperación en que están sumidos Trump y su equipo. Uno es la frenética campaña que desde el año pasado adelanta EEUU contra los médicos y personal de salud cubano, así como la política de solidaria de Cuba. En medio, Washington consiguió hacer salir la cooperación médica isleña de Brasil, Ecuador y Bolivia debido a la existencia en esos países de gobiernos serviles como los de Bolsonaro, Moreno y Áñez, que mueren por congraciarse con la potencia del norte, aunque sea al precio de la mayor abyección.

Sin embargo, pese a sus presiones, chantajes y a la charlatanería de sus poderosos medios de difamación mundial no ha podido impedir que decenas de países conserven la muy apreciada colaboración médica cubana ni que un número creciente de Estados caribeños y europeos soliciten la presencia de brigadas médicas y de medicamentos cubanos para combatir el Covid-19. Ello, no obstante el febril activismo contra los galenos cubanos de funcionarios del departamento de Estado, del subsecretario Kozak y del propio secretario Pompeo.

El otro tema mundialmente candente, más allá del criminal bloqueo, es la redoblada belicosidad de la administración Trump contra Venezuela. Les duele que Maduro y el chavismo hayan hecho de Guaidó un cartucho quemado y la derrota de todos los intentos del nuevo ciclo de golpes de Estado iniciado en 2019. Les duele la inquebrantable unidad cívico militar. De eso hablaremos en la próxima entrega.

3 de Abril. 2020.

Fuente: https://www.lahaine.org/mm_ss_mundo.php/bloqueos-en-tiempo-de-pandemia

1 Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.