Capital Mundial: Paraísos de ricos, cloacas del mundo.

Los paraísos fiscales*, pese al bello nombre, se trata de agujeros negros financieros.

Existen grandes mitos en torno a las guaridas fiscales. Por un lado, el término más difundido: “paraíso fiscal”, les otorga una connotación positiva e imprime la idea en el imaginario social de sitios perfectos en el mundo. En rigor de verdad, la traducción literal del inglés del concepto “tax haven” es “guarida fiscal” y, lejos de la imagen positiva, constituyen grandes agujeros negros hacia donde se canalizan los flujos financieros ilícitos, asociados a actividades criminales y a actividades lícitas vinculadas a la elusión fiscal.

En segundo lugar, las guaridas fiscales no solamente proveen bajas o nulas tasas impositivas, sino que también brindan otros beneficios: legislaciones comerciales flexibles, con pocos requerimientos contables, y normas laxas en cuanto a la constitución y funcionamiento de las sociedades, falta de regulación de instrumentos financieros y estructuras legales, información confidencial, secreto bancario y fiscal, inexistencia de registros públicos de beneficiarios finales, ocultando a los beneficiarios reales de empresas, cuentas e inversiones financieras.

Los paraísos fiscales tienen 32 billones de dólares | En Positivo

Por último, algunas de estas jurisdicciones se han conformado en pequeños territorios, escasamente poblados, aunque la mayoría son Estados dependientes políticamente de países centrales o mantienen estrechos vínculos comerciales y políticos con estos últimos. En definitiva, son los países centrales, “avanzados”, las principales guaridas fiscales del mundo, considerando las ventajas impositivas y el secreto que ofrecen.

Se destacan tres importantes grupos de guaridas fiscales, de acuerdo con la clasificación que realiza Nicholas Shaxson (2014, Las Islas del Tesoro).

  1. Las guaridas fiscales europeas, puestas en marcha a partir de la Primera Guerra Mundial, como Suiza, Luxemburgo, Países Bajos, Austria, Bélgica, Liechtenstein y Mónaco. Entre ellas, Suiza y Luxemburgo son dos centros financieros offshore muy relevantes que se caracterizan por su fuerte secretismo y confidencialidad bancaria.
  2. El Reino Unido y su red de jurisdicciones offshore. Entre las cuales se incluye a Hong Kong y Singapur, por ser dos centros financieros con un peso relevante a nivel internacional y con fuertes lazos históricos con Inglaterra. En esta clasificación se incorpora a las islas del Canal (Jersey y Guernsey) que son territorios dependientes de la Corona Británica, Islas Caimán, Bermudas e Islas Vírgenes Británicas, que son territorios de ultramar británicos, bajo la jurisdicción y soberanía del Reino Unido, y otros, como Bahamas y Mauricio, que son Estados soberanos miembros de la Mancomunidad Británica de Naciones, que tienen a la Reina como su monarca constitucional. Tanto las dependencias de la Corona como lo territorios de ultramar y los Estados miembros de la Mancomunidad Británica constituyen guaridas fiscales tradicionales. Estos territorios conforman la red extraterritorial del Reino Unido, cuyo centro se ubica en la City de Londres y hacia donde fluyen gran cantidad de los capitales internacionales que ingresan en estas jurisdicciones.
  3. El otro grupo está conformado por los Estados Unidos y una pequeña red satélite de ultramar, que comprende a las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, las Islas Marshall y Panamá. Estados Unidos es una de las guaridas fiscales más importantes del mundo, al proporcionar secreto financiero para los no residentes, tanto a nivel federal como de Estados individuales. A nivel federal, utiliza exenciones impositivas para atraer dinero de los no residentes y además, su régimen bancario le permite recibir dinero legalmente que provenga de evasión. A nivel de los estados particulares, varios de ellos se han especializado en servicios offshore y secretismo para empresas extranjeras (como Georgia, Florida, Wyoming, Arizona, Nevada, Delaware, entre otros). Panamá, con estrechas relaciones comerciales y políticas con los Estados Unidos, ofrece una zona franca, conocida como la más importante de Occidente, donde la tasa de tributación es nula.

Todas estas jurisdicciones están ubicadas en los primeros puestos del índice del secreto financiero y del índice de guaridas fiscales corporativas que elabora Tax Justice Network, que representan indicadores de la opacidad financiera y del abuso impositivo de los distintos países del mundo. Ello confirma que el éxito del negocio offshore se basa fundamentalmente el alto nivel de secreto y en la utilización de esquemas abusivos de elusión fiscal.

En este sentido, sería prudente analizar si el monto de Inversión Extranjera Directa (inversión en participaciones de capital de empresas superiores al 10%) que reciben estos países se explica por motivos económicos o si las motivaciones se vinculan a la localización de estructuras de evasión de impuestos. Veamos a continuación los primeros 10 países receptores de flujos de inversión directa:

En el cuadro se pueden observar los principales destinos de la inversión directa del mundo y allí se destacan algunos países que reciben enormes flujos de inversión directa, a pesar de no tener tan vastas poblaciones —menores que la de la Argentina—, tomando a los habitantes de estos países como parámetro de su economía real. Aquellos fabulosos flujos de inversión podrían estar relacionados a los beneficios fiscales que otorgan estos países junto con el nivel de secreto que garantizan, que se muestran en las columnas siguientes. Allí podrá observarse, además, las bajas tasas efectivas al impuesto a las empresas que consiguen tributar las empresas multinacionales en estos países, a pesar de las tasas “formales” del impuesto.

En el caso de la Argentina, los principales 10 destinos de la inversión directa en el año 2018 fueron, según información de Tax Justice Network [2],

  1. Uruguay con U$S 15.894 millones, 51,60%,
  2. Estados Unidos con U$S 6.209 millones, 20,16%,
  3. México con U$S 1.405, con 4,56%,
  4. Brasil con U$S 1.113 millones, 3,61%,
  5. Chile con U$S 1.071 millones, 3,48%,
  6. Holanda con U$S 920 millones, 2,99%,
  7. Italia con U$S 656 millones, 2,13%,
  8. España con U$S 483 millones,1,57%,
  9. Paraguay con U$S 465 millones, 1,51% y
  10. Bélgica con U$S 311 millones, 1,01%.
  11. Otros destinos como Panamá, Islas Vírgenes Británicas, Suiza, Bahamas, Hong Kong, Singapur y Luxemburgo suman en conjunto un 2,85%.

Según la Comisión Europea (2012), en Reino Unido, Luxemburgo, los Países Bajos e Irlanda el nivel de activos que posee el sector bancario en la sombra (shadow banking), medido por los activos del sector OFI (Otras instituciones financieras, que son instituciones financieras no bancarias), es mayor que el PIB en estos cuatro países en 2010.

En 2017, la Comisión Europea abordó el problema de la planificación fiscal agresiva (Aggressive Tax Planning Indicators) e identificó que en Austria, Hungría, Holanda, Irlanda y el Reino Unido existe una proporción considerable de empresas clasificadas como entidades “conducto”, es decir, sociedades que se constituyen a los únicos efectos de aprovechar los beneficios fiscales dentro o fuera de la Unión Europea. A su vez, advirtió que en países como Irlanda, Luxemburgo, Malta y Holanda las estadísticas demuestran que podrían estar realizándose prácticas de elusión fiscal utilizando la propiedad intelectual.

En el caso de Holanda, según una investigación realizada por la Comisión Europea en 2015 a través de un acuerdo con la administración tributaria holandesa, la empresa Starbucks Manufacturing EMEA BV (SMBV) logró abonar un máximo de 2,44% en lugar del 25% de impuesto sobre la renta corporativa. Tax Justice Network sostiene que, debido a que los Países Bajos no publican los acuerdos fiscales, es imposible verificar si existen acuerdos similares en la actualidad. Además, los dividendos, las ganancias de capital y los intereses están exentos y se sostiene una extensa red de convenios para evitar la doble imposición, que permiten a las multinacionales reducir sus impuestos.

Luxemburgo estuvo involucrado en uno de los mayores escándalos mundiales de evasión fiscal internacional. Las “filtraciones de Lux” (“Lux Leaks”) reveladas en noviembre de 2014 por denunciantes con sede en Luxemburgo, demostraron que las Big Four —las cuatro grandes firmas de contabilidad, auditoría y consultoría— habrían colaborado con gran cantidad de empresas multinacionales de todo el mundo (AIG, Deutsche Bank, Walt Disney, Pepsi, etc.) en la reducción de impuestos utilizando estructuras societarias radicadas en Luxemburgo. El esquema habría logrado reducir sus tasas impositivas efectivas a menos del 1% de las ganancias transferidas a Luxemburgo. Luxemburgo no publica los acuerdos impositivos, por lo que es imposible verificar si existen acuerdos similares en la actualidad.

En el caso de Irlanda, de acuerdo con una investigación realizada por la Comisión Europea publicada en 2016, la empresa Apple Sales International logró abonar una tasa impositiva corporativa efectiva del 0,005% en 2014. Dicha tasa impositiva efectiva fue el resultado de dos acuerdos impositivos estatales desde el año 2003. Irlanda tampoco publica los acuerdos impositivos, por lo que tampoco es posible verificar si existen acuerdos similares en la actualidad.

En el caso de Suiza, sus servicios financieros son reconocidos a nivel internacional por su amplia experiencia y por su tradición de secreto bancario (Rua, 2014). Posee un régimen de sociedades holdings que permite reducir a una tasa muy baja el impuesto a las ganancias corporativas.

Papeles de Panamá: Edwards, Büchi y presidente de Chile Transparente, entre fortunas en paraísos fiscales.

Desde fines de las década del 70 a la fecha se han detectado unas 200 firmas offshore relacionadas con chilenos o extranjeros que invierten en el país, cuyas platas se encuentran en los llamados paraísos fiscales como Panamá, Islas Vírgenes Británicas, Bahamas, Seychelles y Nevada (USA).

Por su parte, Hong Kong grava a sus residentes sobre una base territorial, por lo tanto, las corporaciones que reciben sus ingresos con fuente extranjera no quedan sujetas a impuestos. A modo de comparación, en el caso de la Argentina, el impuesto a las ganancias se basa en el criterio de renta mundial, gravando la fuente extranjera y la fuente argentina.

En Singapur, el impuesto a las ganancias corporativas se basa en la territorialidad y la recepción de ingresos, es decir, cuando la fuente del ingreso está en Singapur o cuando la renta ingresa a Singapur. Además, ingresos corporativos que se reciben desde el exterior no quedan sujetos a impuestos en dicho país, al mismo tiempo que las empresas que no quedan cubiertas por los distintos esquemas de exención disponibles igualmente pueden solicitar la exención fiscal, siempre que sea beneficioso económicos para Singapur.

Veamos los principales destinos de las inversiones de cartera (inversiones en participaciones de capital inferiores al 10%, títulos de deuda, depósitos y otras) en el mundo:

Nuevamente, llama la atención la relevancia de países como Luxemburgo, Irlanda y Países Bajos, por su escaso peso poblacional en comparación con los restantes países, así como es evidente que la participación de Islas Caimán en este segmento se debe casi exclusivamente a los beneficios impositivos y de secretismo que facilita. Islas Caimán, que ocupa el 3er lugar entre los 10 mayores receptores de inversión de cartera del mundo, con 4 billones de dólares en 2019, cuenta con una población de menos de 65.000 habitantes, lo que indica que la suma de los flujos financieros que recibe este país es totalmente desproporcionado en relación con sus habitantes.

En el caso de la Argentina, los principales destinos de la inversión de cartera de residentes en el exterior en el año 2018 se concentraron en 3 países, según los datos del FMI:

  1. Estados Unidos con U$S 28.484 millones, 96,1%,
  2. Brasil con U$S 471 millones, 1,6%,  y
  3. Luxemburgo con U$S 298 millones, 1%.

En cuanto a los depósitos bancarios argentinos, los principales 10 destinos en el año 2019, según la información publicada por el Banco de Ajustes Internacionales de Basilea, fueron

  1. Estados Unidos con U$S 14.224 millones, 61,88%,
  2. Suiza con U$S 3.295, 14,33%,
  3. Canadá con U$S 1.298 millones, 5,65%,
  4. España con U$S 956 millones, 4,16%,
  5. Alemania con U$S 693 millones, 3,01%,
  6. Reino Unido con U$S 420 millones, 1,83%,
  7. Francia con U$S 213 millones, 0,93%,
  8. Bélgica con U$S 169 millones, 0,74%,
  9. Países Bajos con U$S 154 millones, 0,67%,
  10. Italia con U$S 143 millones, 0,62%.

Tax Justice Network ha publicado recientemente un rastreador de vulnerabilidad a los flujos financieros ilícitos para los distintos países del mundo. Este demuestra el alto nivel de vulnerabilidad que presentan las salidas de depósitos bancarios e inversión de cartera de la Argentina considerando el grado de opacidad de sus contrapartes.

En este marco, el gran negocio de los servicios offshore se sustenta, en gran medida, en la actividad de las guaridas fiscales, que proveen bajas o nulas tasas impositivas y sistemas de secretismo financiero y fiscal, generando huecos en los sistemas tributarios onshore, provocando el derrame de recursos, y logrando así constituirse en los “depositarios” de las riquezas de los ricos globales y en el “canal de paso” de gran parte de las operaciones de las grandes empresas (en especial, las multinacionales).

Los países periféricos –los de bajo y medio nivel de “desarrollo”— resultan ser los principales perjudicados por esta situación y mientras continúe la promoción irrestricta de las ventajas de los regímenes fiscales preferenciales y el secretismo fiscal y financiero que las protege, difícilmente pueda detenerse tal drenaje de recursos de los países en vías de desarrollo hacia dichas jurisdicciones, con destino final muy usualmente en favor de los más poderosos centros de las finanzas globales (Estados Unidos y Europa).

Fuente: https://www.elcohetealaluna.com/paraisos-de-ricos-cloacas-del-mundo/


(*) Nota: Un paraíso fiscal,​ refugio fiscal o guarida fiscal (en inglés, tax haven, ‘refugio fiscal’)​ es un territorio o Estado que se caracteriza por aplicar un régimen tributario especialmente favorable a los ciudadanos y empresas no residentes que se domicilien a efectos legales en el mismo.​ Típicamente, estas ventajas consisten en una exención total o una reducción muy significativa en el pago de los principales impuestos, así como el secreto bancario. (Extracto de wikipedia/ Editor CT).

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.