La revuelta popular ahora en Guatemala.

Guatemala: Manifestantes se toman el Congreso y le prenden fuego.

Por El Desconcierto.

Los hechos ocurrieron a raíz de la aprobación del presupuesto 2021 en ese país, el cual reduce su programa de nutrición y aumentaba el de dieta parlamentaria.

Miles de manifestantes se tomaron este sábado el Congreso de Guatemala y le prendieron fuego a varias oficinas, antes de ser desalojados por fuerzas de seguridad y funcionarios de bomberos que acudieron a apagar el siniestro. Los manifestantes, en su mayoría encapuchados, rompieron la puerta de ingreso al Parlamento y también las ventanas, lanzando antorchas de fuego al interior y destruyendo las instalaciones.

De acuerdo al relato de la periodista Pía Flores, «había un grupo de la Asociación Estudiantil Universitaria de Guatemala, que venía acercándose y pararon afuera del Congreso. Comenzaron a tomar la calle y algunos manifestantes pintaron las paredes, rompieron los vidrios y finalmente entraron al edificio. Luego llegaron los antimotines y lograron dispersar el grupo de manifestante con gases lacrimógenos».

Luego de eso, según cuenta Flores, otro grupo que estaba manifestándose en la Plaza de la Constitución, a pocas cuadras del Congreso, llegaron para terminar de prenderle fuego y tomarse finalmente el edificio del Parlamento. La toma del Congreso tuvo lugar en medio de una manifestación pactada para este sábado por artistas, colectivos y docenas de entidades, con el objetivo de rechazar el presupuesto de ingresos y egresos del Estado para 2021, aprobado por el Parlamento, en su mayoría oficialista, y presentado por el Gobierno de Alejandro Giammattei.

Foto: @asiervera

En paralelo, mientras cientos de manifestantes tomaban el Congreso, otros miles de guatemaltecos se manifestaban pacíficamente contra Giammattei, frente al Palacio Nacional de la Cultura, sede del Gobierno. El presidente guatemalteco reaccionó a las manifestaciones mediante un mensaje en sus redes sociales, en el que indicó que «se tiene el derecho de manifestar conforme la ley» pero «tampoco podremos permitir que se vandalice con la propiedad pública o privada».

El por qué de la manifestación

«No había visto una manifestación así desde que tomaran preso al presidente Otto Pérez Molina, por corrupción», declara el periodista en Ciudad de Guatemala, Asier Vera. La aprobación del presupuesto para el año 2021 generó un masivo descontento. Según Vera, se bajaron los montos para combatir los problemas de desnutrición y para contrarrestar los estragos que dejaron los últimos huracanes en el país. «Se le ha quitado dinero al programa que se encarga de proteger los Derechos Humanos en Guatemala, se han aprobado partidas para aumentar la dieta presupuestarias para los personeros de Gobierno. La ciudadanía considera que es una propuesta totalmente corrupta», añade el periodista.

El viernes por la noche, después de que Giammattei avalara nuevamente el presupuesto, su vicepresidente, Guillermo Castillo, aseguró en rueda de prensa que el país no se encuentra «bien» e instó a Giammattei a renunciar en conjunto para «oxigenar» a la nación centroamericana.

El Congreso de Guatemala no tenía programado hemiciclos para hoy, por lo que ningún parlamentario o parlamentaria resultó herido en este incendio. Hasta ahora no hay un recuento oficial de heridos o fallecidos a causa de las manifestaciones en Guatemala, sin embargo, la periodista Pía Flores aseguró ver a un hombre gravemente herido. Según cuenta, «tenía un gran corte en la cara y me dijeron que lo había golpeado una bomba lacrimógena». 

Fuente:  https://www.eldesconcierto.cl/internacional/2020/11/21/guatemala-manifestantes-se-toman-el-congreso-y-le-prenden-fuego.html


Revuelta Social y Popular: La hora de Guatemala.

Por Kaos América Latina. 

Corrupción abuso, miseria multiplicada, endeudamiento público feroz y para beneficio de la ínfima casta política y oligárquica, son las causas de la movilización.

El gatillante de las movilizaciones populares contra el Gobierno y el Congreso nacional se encuentra en la oscura y antisocial aprobación del presupuesto nacional 2021 propuesto por el Ejecutivo y celebrado por los diputados. El 65 por ciento del presupuesto de egresos del próximo año se destinará al funcionamiento del Gobierno, el 20 por ciento para inversión y un 15 por ciento para el pago de deudas. Las medidas antisociales iniciaron la revuelta popular de una Guatemala empobrecida y en crisis multidimensional.

Estudiantes, trabajadores y población harta de la corrupción y el robo, en el transcurso de este 21 de noviembre de 2020, se concentraron frente al Congreso, exigiendo la renuncia del presidente Alejandro Giammattei y de todos los parlamentarios. Incluso algunos intentaron quemar las dependencias del Congreso. La clase política guatemalteca es la representante directa de la minoritaria y blanca oligarquía del país.

Itzamná Ollantay es un prestigioso activista y defensor reflexivo de los derechos humanos y de la Madre Tierra, además de abogado, teólogo y antropólogo. En su blog escribió que, «Guatemala es un país conformado por una población total de cerca de 15 millones de habitantes, provenientes de pueblos Maya, Mestizo, Xinca y Garífuna (…) Es un país donde más de 10 millones de personas se encuentra en situación de pobreza, y la desnutrición infantil corroe a un promedio siete de cada 10 niños menores de cinco años».

Ollantay explicó que, «En contraste a esta realidad de miseria, Guatemala tiene un Producto Interno Bruto (PIB) de cerca de 70.000 millones de dólares que la convierte en el “país más rico de toda Centroamérica”, incluso de otros países del continente como Bolivia. Pero, la riqueza se encuentra inmoralmente acaparada por una decena de familias que se constituyen en una especie de casta. (…) Su presidente de la República recibe un total aproximado equivalente a ¡18.000 dólares mensuales!. En la Casa Presidencial, se gasta en comida diaria un promedio de más de ¡4.000 dólares! Cuando la gran mayoría de familias no tiene ni el equivalente a dos dólares para su sustento diario».

Además, Ollantay señaló que el Congreso está conformado por 160 diputados de diferentes partidos, incluidos de izquierda, que «acaba de apretar un poco más la tuerca del estrangulamiento al empobrecido pueblo de Guatemala».

El luchador de DDHH indicó que, «El Presupuesto General de la Nación para el 2021, aprobado sin debate por el Congreso de la República, en días pasados, no sólo incrementa el mismo en casi 25 por ciento, sino que suprime el poquísimo presupuesto de programas sociales como el “Hambre Cero” que lidiaba, de alguna manera, con la desnutrición infantil. Incrementa de sobremanera, sin mayor explicación, el presupuesto del Congreso de la República, el PARLACEN, entre otros», y remató informando que, «Lo más indignante para las y los guatemaltecos, que incluso incomoda a la misma casta señorial, es que dicho presupuesto se proyecta cubrir con más endeudamiento público. El país apenas recauda por impuestos y aranceles el equivalente del 50 por ciento de su presupuesto del 2021. El resto está proyectado cubrir por donaciones internacionales y por más deuda pública. Al momento, cada guatemalteco ya nacía con una deuda pública promedio equivalente a 1.300 dólares (cerca de Q.10.000)».

Al igual que en otros países de América Latina y por causas más o menos similares, el pueblo de Guatemala hoy protagoniza una revuelta social y popular que tiene sus raíces profundas en la desigualdad estructural, la miseria multiplicada, la corrupción y decadencia del sistema de partidos políticos; la crisis económica, política, social y sanitaria, y los efectos, tanto de la covid 19, como de los huracanes y tempestades que estos días azotan con especial crudeza y muerte a la región caribeña y centroamericana.

21 de noviembre, 2020.

Fuente: https://kaosenlared.net/revuelta-social-y-popular-la-hora-de-guatemala/

 

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.