Chile sinverguenza II: sociolistos ligados al narco van de candidatos.

El alcalde de San Ramón Miguel Ángel Aguilera [izq.] acompañado por Francisco Andrés Olguín, su ex jefe de gabinete. El alcalde, militante socialista, se hizo conocido por sus vínculos con el narcotráfico, y el segundo, su asesor, por asistir al trabajo con una tobillera electrónica mientras cumplía condena por manejar autos robados.

ALCALDE AGUILERA BUSCA LA REELECCIÓN Y EL PS NO LE COMPETIRÁ. SU EX JEFE DE GABINETE POSTULA A CONCEJAL.

Los protagonistas del narcoescándalo de San Ramón van a las elecciones municipales.

por Nicolás Sepúlveda /CIPER.

El alcalde Miguel Ángel Aguilera irá a la reelección como independiente y su ex partido, el PS, decidió no disputarle la elección. Su ex jefe de gabinete, condenado por manejar autos robados, buscará ser concejal. CIPER accedió a registros internos de esa campaña que muestran cómo se reparten balones de gas y cajas de mercadería a cambio de adhesiones electorales en medio de la crisis social. El candidato del Partido Radical a la alcaldía de Paine también tiene nexos con la trama de San Ramón: las balas que el jefe de seguridad de Aguilera consiguió para un narco eran de su propiedad.

El sábado 3 de octubre una colorida caravana de autos recorrió las calles de Santiago, Providencia y Ñuñoa haciendo campaña por el Apruebo. El vehículo más llamativo era uno que simulaba ser vagón de tren. A bordo iba un corpóreo de Pikachu acompañado de Helia Molina y Heraldo Muñoz, la candidata a gobernadora metropolitana y el candidato presidencial y timonel del PPD, respectivamente. Fotos y videos que registraron esa actividad los muestran compartiendo con Francisco Andrés Olguín, el ex jefe de gabinete del alcalde de San Ramón que se hizo conocido por ir a trabajar con una tobillera electrónica mientras cumplía condena por manejar autos robados. El vagón de tren es propiedad de Olguín y ahora se utiliza en su campaña a concejal por San Ramón.

Olguín ha sido uno de los protagonistas del escándalo por los vínculos entre la Municipalidad de San Ramón y narcotraficantes. La trama que se ha desarrollado en la comuna comandada por el alcalde Miguel Ángel Aguilera, quien renunció al Partido Socialista cuando se conocieron estos nexos, incluye narcos trabajando en campañas del edil, personas con antecedentes trabajando en el municipio, corrupción en licitaciones públicas y sujetos armados amenazando a funcionarios. Hoy, varios de sus personajes están en carrera para conseguir algún cupo en las próximas elecciones de abril. Sus nexos con partidos políticos no se han cortado.

Francisco Olguín, Heraldo Muñoz y Helia Molina en caravana por el Apruebo el 3 de octubre pasado.

Ni Heraldo Muñoz ni Helia Molina supieron explicarle a CIPER por qué estaban haciendo campaña en un vehículo de Francisco Olguín, aunque ambos señalaron no conocerlo. El presidente del PPD indicó que estuvo en esa actividad acompañando a su candidata a gobernadora “a solicitud de ella”. Por su parte, Helia Molina negó haberlo invitado y dijo que fue a ella a quien convidaron, pero no recuerda detalles. Agregó que su equipo no sabe quién consiguió el vagón de tren y que “no fue algo importante”.

Hasta ahora no se conocen vínculos de Olguín con el PPD. Pero no sería raro que existieran, pues ha sido un nómade de la política, registrando pasos por el PRI, el MAS, el PS y el Partido Radical, desde donde fue expulsado en 2019. En ese mismo partido hay otro nexo con los personajes de San Ramón: el actual candidato del radicalismo a la alcaldía de Paine era el propietario de las balas que el ex encargado de seguridad del municipio de San Ramón consiguió por encargo del narcotraficante de la población La Bandera, Jorge Pinto (vea reportaje de CIPER).

ARMERO, EMPRESARIO Y CANDIDATO

El candidato del Partido Radical a la alcaldía de Paine es Ramón Sandoval, un empresario dedicado a la remoción de tierra, venta de parcelas y al transporte a través de varias sociedades agrupadas bajo la marca Ramsa. Constituyó sus empresas en 2015 junto a Chrystian Urzúa Bilbao, actual jefe de finanzas de la Subsecretaría del Trabajo, quien en  2012 estuvo entre los querellados por el CDE en el caso de sobreprecios de equipos para detectar drogas (revelado por CIPER) cuando trabajaba en la Subsecretaría del Interior.

Sandoval, además, es bombero e hijo de carabinero. Estuvo en el Ejército, desde donde dice que salió voluntariamente porque nunca se acostumbró. Ha figurado en los medios por una piscina que instaló en el acoplado de un camión con el que hace campaña. También ha entregado cajas de mercadería, sanitizado hogares y difundido sus actividades a través de Paine TV, un canal local. Pero no ha salido ni en los diarios ni en la TV por un episodio que protagonizó en noviembre de 2017, cuando balas de su propiedad terminaron en manos de Roberto Martínez, entonces encargado de seguridad del municipio de San Ramón y hombre de confianza del alcalde Aguilera.

Martínez fue detenido por la PDI con esas balas a bordo de una camioneta (la que además era robada). La policía le seguía la pista porque había interceptado llamadas entre él y el narcotraficante Jorge Pinto, el mismo que estaba contratado en la municipalidad de San Ramón cuando comandó un envío de 20 kilos de pasta base a Concepción. Lo que Pinto le pedía a Martínez en esas llamadas era que consiguiera municiones. Martínez lo trataba de “patrón”.

La sentencia de ese proceso judicial, donde Martínez terminó condenado y en la cárcel por tráfico ilegal de municiones, consigna a Roberto Sandoval como testigo, así que nunca fue investigado por estos hechos. Pero, la misma sentencia consigna cambios de versión entre lo que declaró ante la PDI y lo que luego dijo en el juicio. Inicialmente, ante la policía, Sandoval dijo que él le había pasado las balas a Martínez, pero después, en el juicio, se desdijo y sostuvo que el ex encargado de seguridad de San Ramón se las había robado.

CIPER entrevistó a Ramón Sandoval, quien ratificó el relato que dio en el juicio. Dice que conoció a Roberto Martínez en un remate de vehículos en la Municipalidad de San Ramón. Sandoval cuenta que tenía un sticker relacionado con tiro deportivo pegado en su auto y que cuando Martínez lo vio comenzaron a conversar. Relata que Martínez fue un par de veces a su casa a dejar las facturas de los vehículos que había comprado en el remate y que varios meses después lo invitó a disparar a un polígono privado que tiene en su domicilio, en una zona rural de Paine. En la tarde del 23 de noviembre de 2017 la invitación se concretó:

“Saqué el armamento y las municiones, que no fueron dos cajas, fueron alrededor de 10 cajas y las puse encima de la mesa, porque estábamos al interior de mi domicilio. Él andaba con su hijo. Yo le advertí que el niño tenía que quedarse en la casa, porque no podía estar cuando disparáramos, porque cada vez que voy a disparar le informo a Carabineros, como corresponde. Ahí él me dice que iba a comprarle una bebida al niño. ‘Aquí hay’, le dije. Y él me respondió que su hijo era mañoso y se fue. Pasaron como 15 minutos y llegó con la PDI. Ahí se me cayó el mundo. Yo les dije de inmediato que no le había vendido balas, que las balas estaban encima de la mesa”.

-¿Cómo Ramón Martínez sacó estas dos cajas de balas desde su casa?

-Te lo acabo de explicar.

-¿Se las robó?

-Se las sustrajo. Se las robó.

-¿Él no se las pidió, usted no se las ofreció? 

-No. Yo le dije que le iba a pasar un par de balas para ir al polígono, no para que se las llevara.

-¿Pero usted vio cuando él sacó las dos cajas?

-No. Si lo hubiera visto lo echo inmediatamente.

El candidato a la alcaldía de Paine señaló a CIPER que actualmente tiene unas seis o siete armas y que está autorizado a mantener 3.000 balas por cada una de ellas. Pero ante la PDI declaró que eran once armas de fuego y 5.000 proyectiles.

Ramón Sandoval dice que no es “ni de izquierda, ni de derecha”, que nunca ha pensado en ser político y que a él le interesa “ayudar a la gente”. Ingresó hace dos años como militante al Partido Radical, pero ahora cuenta que está decepcionado. Su candidatura está en vilo desde que CIPER preguntó al partido por sus antecedentes. Desde la colectividad aseguraron que pasó los filtros porque su papel de antecedentes estaba limpio.

Sandoval señala que está evaluando si continúa en carrera: “Te puedo mostrar los whatsapps donde me han dicho que me bajan la candidatura, después que me la suben. Si me preguntas hoy, no soy candidato a nada, de hecho ayer iba a renunciar al partido porque ya es mucho el leseo”.

Además de su vínculo con el caso de Roberto Martínez, hay otro nexo de Sandoval con los personajes de San Ramón: Francisco Andrés Olguín, el ex jefe de gabinete del alcalde Aguilera. No solo tuvieron una militancia contemporánea en el Partido Radical (de donde Olguín fue expulsado el año pasado), sino que se conocen y han hecho negocios. Sandoval contó a CIPER que ha visitado una imprenta que tiene Olguín en San Ramón y que le encargó trabajos.

Hay un dato que Sandoval no contó en la entrevista, pero que mencionó en tribunales: en esa misma imprenta se volvió a encontrar con Roberto Martínez. Según su versión, fue allí donde este le pidió disculpas “por la vergüenza que le había hecho pasar”.

EL CENTRO DE OPERACIONES DE OLGUÍN

La imprenta donde se volvieron a encontrar el candidato a alcalde de Paine con el ex jefe de seguridad de San Ramón que recibía órdenes de un narco, está ubicada en la esquina de Uruguay con Los Crisantemos, en la zona norte de San Ramón. En esa casona no solo funciona la imprenta de Francisco Andrés Olguín, el ex jefe de gabinete del alcalde Miguel Ángel Aguilera. Allí también operó el restaurant “Kome y Kalla”, otro negocio de Olguín, y hoy esa propiedad de dos pisos –que en 2014 funcionó como oficina municipal– es la sede de la campaña de Olguín para convertirse en concejal.

En 2017, después de que Informe Especial, de TVN, destapara los vínculos del municipio de San Ramón con narcotraficantes, Olguín renunció a su cargo como mano derecha del alcalde. Hasta ese momento estaba contratado por el municipio a pesar de cargar con tres detenciones por manejar autos robados, las que se tradujeron en dos condenas por receptación de vehículo. Según ha declarado, uno de sus negocios es la compra y venta de automóviles. En agosto de 2014 fue detenido por manejar sin licencia y en estado de ebriedad un vehículo de William Ara Droguett, entonces abogado de la unidad jurídica de la Secretaría General de Gobierno, cuyo ministro era Álvaro Elizalde. El actual presidente del PS obtuvo su licencia de conducir utilizando la dirección del domicilio donde entonces vivía Olguín junto a su familia (vea reportaje de CIPER “La historia del alcalde de San Ramón con el narco que hundió su carrera política”).

Sede de campaña de Francisco Olguín, en San Ramón.

Luego de su renuncia al municipio a fines de 2017, Olguín no ha parado de estar en campaña. Su “tren”, el mismo al que se subieron Heraldo Muñoz y Helia Molina, recorre San Ramón en jornadas como el Día del Niño o la Navidad. En septiembre de 2018 repartió miles de entradas al circo Panamericano. Un año después organizó la “Fonda Donde Olguín”, a la que invitó a 300 dirigentes sociales, según él mismo declara en sus redes sociales. Durante la pandemia colaboró con ollas comunes y movilizó operativos de sanitización en varias poblaciones. También es habitual que preste a las familias de San Ramón juegos inflables para la celebración de cumpleaños, además de repartir vales de balones de gas, cajas de mercadería, pañales y otros insumos.

¿Cómo se financia una campaña permanente de esa envergadura? Por ahora es una incógnita, porque Francisco Andrés Olguín no quiso responder las preguntas de CIPER: “He tenido malas experiencias y prefiero guardar silencio por respeto a mi familia y mis seres queridos. Los vecinos de la comuna saben quién soy”, respondió escuetamente vía mensaje de texto.

CIPER accedió a registros internos de la campaña de Olguín y al revisarlos queda en evidencia que su campaña a concejal está coordinada con la del alcalde Aguilera, quien decidió ir a la reelección como independiente, luego de que abandonara el PS en medio del escándalo por los vínculos del municipio con narcos.

Según la agenda del equipo de Olguín, ambos debían reunirse el 19 de noviembre pasado a las 19:00 para coordinar aspectos de la campaña, como la repartición de puestos navideños a los vecinos que deseen instalarse a vender productos en alguna de las ferias que organizará el municipio. En esa agenda aparecen “Aldo y Melissa” como encargados de esa gestión. Ellos son Aldo Ortíz, jefe de comunicaciones de la municipalidad, y Melissa González, administrativa que según registros de transparencia se dedica a gestionar la relación con organizaciones comunitarias.

En esas actas privadas también aparece el reparto de talonarios con vales de balones de gas para entregar a vecinos. Según esos registros, varios funcionarios municipales participan de la campaña, como Marcia Soto, ex candidata a concejal y militante del PRO que trabaja en el Cesfam Gabriela Mistral. Ella figura en las actas a cargo de 20 talonarios. Los mismos archivos muestran que entre los asuntos que debían definirse esta semana estaban los regalos que se repartirán para la Navidad y los lomos de toro que se ofrecen a vecinos que los requieran para sus pasajes.

Cajas de mercadería apiladas en el Gimnasio de San Ramón la semana pasada.

Parte de los documentos que estaban guardados en la casona de Uruguay con Los Crisantemos son nóminas de vecinos a contactar para asegurar su voto en las elecciones. Son personas que viven en San Ramón pero que votan en otras comunas. En esos archivos aparecen datos personales: nombre, RUT, dirección, teléfono, comuna donde están inscritos para votar y un gestor a cargo. La misión de esos gestores es que esos vecinos voten en San Ramón.

Algunos de los “gestores” identificados en esas listas son “Ignacio Llanquiman”, “Gloria”, “Jonatan Diaz” y “Chico Américo”.

CIPER pudo conversar con varios vecinos que confirmaron que desde el equipo electoral de Olguín y Aguilera les habían entregado vales para balones de gas y mercadería. A cambio los habían cambiado de lugar de votación, inscribiéndolos en San Ramón. CIPER confirmó que en algunos sectores de la comuna se repartieron fichas para que los vecinos solicitaran mercadería, pañales o gas.

La campaña electoral se desarrolla entre el miedo y la necesidad de los vecinos. “Usted después se va, pero nosotros nos quedamos, y acá hay muchos ojos mirando. Esto no es fácil porque todo lo que se ha dicho de los narcos es verdad, pero no le puedo dar detalles”, comentó un vecino del sector norte de la comuna que figuraba en las nóminas y que fue contactado por CIPER. “Acá nosotros tenemos hambre, somos cuatro familias en este terreno, yo y mi marido estamos cesantes y hay que alimentar a los hijos. Si vienen y me ofrecen gas o comida, yo lo voy a aceptar, lo que quieran darme. Yo no puedo darme el lujo de decirles que no, aunque sepa que es plata cochina”, señaló una vecina del sector sur de San Ramón que también estaba en las nóminas.

Entre los documentos internos de la campaña de Olguín revisados por CIPER hay “hojas de vida de funcionario o funcionaria”, marcadas con el logo de la campaña de Olguín. En esos formularios se pide a funcionarios municipales que anoten su nombre, RUT, dirección, unidad vecinal, teléfono, lugar de trabajo y “fecha de ingreso al partido”, además de un campo amplio para que escriban sus “compromisos”.

Caja de mercadería con propaganda de la concejala María Jopia.

CIPER pudo comprobar en terreno que hay funcionarios municipales que, en horario de trabajo, están en la sede de campaña de Olguín. Uno de ellos es Angelo Bignotti, quien trabaja en el área de deportes de la municipalidad y el miércoles 18 de noviembre por la tarde estaba en esa sede. La casona ubicada en Uruguay con Los Crisantemos es propiedad de la familia Bignotti, y se la arriendan a Francisco Andrés Olguín.

Un día después, el jueves 19 por la mañana, Angelo Bignotti se encontraba en el gimnasio municipal junto a su padre, Giorgio Bignotti (también funcionario municipal), custodiando más de 700 cajas de mercadería.

En un recorrido por la comuna también detectamos que algunas de las cajas de mercadería que Angelo y Giorgio custodiaban en el gimnasio, estaban siendo utilizadas para hacer campaña: 20 fueron entregadas esa semana a la concejala María Jopia (PS), quien las repartió con un afiche con una fotografía suya en su interior.

SÓLIDOS VÍNCULOS CON EL PS

La mayor parte del “aguilerismo”, como se conoce al sector del Partido Socialista que encabezó el alcalde de San Ramón, permanece en esa colectividad.  Esto, a pesar de que el edil renunció al partido –mientras otros militantes de su círculo fueron expulsados– tras las investigaciones periodísticas que revelaron los vínculos del municipio con narcotraficantes. Quien encabeza el grupo que sigue en el PS es su hermana, la consejera regional metropolitana Mónica Aguilera, quien integra el Comité Central del partido. En esa instancia también está Eduardo Bermúdez, quien además es secretario de organizaciones sociales del PS y actual jefe de gabinete del alcalde Aguilera, según reveló La Tercera PM.

Bermúdez es cercano al presidente del PS, el senador Álvaro Elizalde, de quien fue asesor mientras ejerció como vocero del segundo gobierno de Bachelet.

El PS decidió no competir con Aguilera en San Ramón, comuna donde se omitirá. El alcalde irá a la reelección como independiente, por lo que ya comenzó a juntar las firmas para inscribir su candidatura. Hace dos semanas fue la primera firmatón en una junta de vecinos. Hasta allí llegó Iván Aravena Peralta, funcionario de San Ramón y miembro del Tribunal Supremo del PS.

Iván Aravena (miembro del Tribunal Supremo del PS) junto a la core Mónica Aguilera y su hermano, el alcalde Miguel Ángel Aguilera, durante la firmaton de mediados de noviembre.

En el partido siguen también los concejales de la confianza de Aguilera: Roxana RiquelmeMaría Jopia y Ricardo Torres. Habitualmente, los tres votan alineados con el alcalde en los concejos municipales.

Otro cercano a Aguilera que también militaba en el PS es Pedro Jaque, cuestionado durante su paso por el municipio por episodios violentos, además de recibir doble sueldo, tal como se mostró en reportajes de Informe Especial, de TVN. Luego, un reportaje de Canal 13 reveló cómo operaba en las últimas elecciones internas del PS, a pesar de que había sido expulsado del partido a fines de 2017. En San Ramón era considerado el hombre que manejaba la máquina electoral del alcalde. Pero eso ya es historia.

El pasado 11 de noviembre Jaque publicó en Facebook su quiebre con el alcalde: “Después de 25 años de lealtad, se acabó la amistad, el cariño. A tres años de involucrarme en un reportaje que no tenía nada que ver con mi persona y familia. Miguel Aguilera eres y seguirás siendo el weón más mal agradecido y desleal de la historia”. Él también buscará un cupo como concejal en las elecciones de abril.

24.11.2020.

Fuente: https://www.ciperchile.cl/2020/11/24/los-protagonistas-del-narcoescandalo-de-san-ramon-van-a-las-elecciones-municipales/

1 Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.