Desde el Wallmapu: entrevista a José Huenchunao, ex líder de la CAM.

José Huenchunao. Agencia Uno

José Huenchunao sobre ataque a la prensa: “Trabajan para las forestales…tienen armas, son como un grupo paramilitar”.

por Claudio Pizarro/El Desconcierto.

Sobre él recayeron las sospechas, incluso fue mencionado como líder de Weichan Auka Mapu, una organización de corte más radical escindida de la CAM el año 2016. José Huenchunao, ex vocero de la Coordinadora Arauco Malleco, vive cerca de la zona donde fue el ataque y conoce la dinámica entre comunidades y forestales. Dice que no es dirigente de ninguna orgánica, pero que igual sigue participando políticamente. Sospecha de grupos de mapuches que trabajan para las forestales y que serían quienes estarían detrás del ataque al equipo de prensa de TVN.

Apareció en los medios como líder de Weichán Auka Mapu (WAM), una facción descolgada de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), que tendría rencillas con Héctor Llaitul y que hoy le disputaría el control de los territorios. No sólo eso, sino que debido a su perfil más violento, serían los principales sospechosos de dispararle a la camioneta que trasladaba a los periodistas de TVN.

El ex vocero de la CAM, José Huenchunao, dice que es todo mentira, asegura que no pertenece a la WAM y que lo que se busca es confundir a la opinión pública. Confiesa que conversa a menudo con Llaitul y que considera a ambas facciones como organizaciones hermanas. Que la prensa sea un objetivo para la causa mapuche, es algo que niega categóricamente. “Atentar contra el periodismo no tiene sentido. Eso está descartado”, agrega.

Es por esto que pone en el centro de las sospechas -hipótesis, dice- a quienes asegura serían los verdaderos responsables del ataque al periodista Iván Nuñez y el camarógrafo Juan Esteban Sánchez. Los enemigos de siempre. Las forestales. Aunque esta vez aliados con otros mapuches. Huenchunao dice que son yanaconas y que están armados.

¿Qué piensa del ataque a un equipo de prensa en el cruce San Ramón, al sur de Cañete?

-Es una situación compleja que no está dentro de lo que se podría definir como algo provechoso para la lucha del pueblo mapuche. Es bien extraño lo que pasó. La situación que se plantea es que es gente que está trabajando para las forestales en la zona, porque ellos fueron los que en un principio interceptaron este vehículo y después, muy claramente, atentaron en contra de ellos. Esa es mi hipótesis.

Usted se refiere a gente cercana a Santos Reinao.

Exactamente, somos vecinos, nos conocemos todos, sabemos que hay un grupo que está trabajando para las forestales y que éstas les han pasado dinero. No sé si les han pasado armas, pero tienen armas, son como un grupo paramilitar. Son asalariados de las forestales. Eso aquí se sabe. Es así.

¿Cómo ha visto esta relación laboral entre gente proveniente del mundo mapuche y las forestales?

A mí me consta que ellos están trabajando para las forestales, tienen un trato. Las forestales han desarrollado políticas con la idea de generar trabajo para la gente. Eso  es lo que dicen, sin embargo, en la práctica, protegen sus intereses, porque las comunidades, en su gran mayoría, son partidarias de que las forestales se vayan del territorio y entreguen las tierras que en algún momento fueron usurpadas a las comunidades.

¿Qué opinión tiene de Santos Reinao?

No tengo buena opinión de él por lo que ha hecho en el últimos tiempo. Él se ha alejado de lo que son los principios y la ética mapuche, porque se ha comprometido con los partidos políticos, que no son una orgánica o expresión de nuestro pueblo. Y desde hace varios años se ha comprometido también con distintas empresas forestales. Hoy día es contratista de la forestal Mininco, pero yo no creo que sea sólo contratista sino que es un operador en la zona.

Pero una cosa es ser trabajador de una forestal y la otra es ser miembro de una organización paramilitar.

Él es un operador en la zona de los intereses de la forestal, porque él tiene privilegios, ha mejorado sus condiciones, tiene vehículo y una serie de cosas que cualquier mapuche no tiene trabajando todos los días en las comunidades. Ha sido candidato del PPD y ahora es candidato constituyente. Hay que entender que las forestales, para mantener sus privilegios, siempre van a negar los derechos de nuestro pueblo, y van a hacer todo lo posible para mantener sus  intereses. Por eso buscan a este tipo de gente para que se una a ellos.

¿Ha visto a personas de Mininco u otra forestal, con armas, controlando territorios?

Yo no los he visto, pero si he tenido vecinos que participan de la forestal y que disparan en sus casas. Son grupos pagados, gente de algunas comunidades que se reunieron al alero de Santos Reinao, quien es el cabecilla de esta confabulación entre las forestales y miembros de las comunidades. Están en un espacio muy reducido entre Ranquilhue y Puerto Choque, cerca del cruce San Ramón. Allí las forestales lograron ingresar, es un sector conflictivo porque algunos dirigentes y comunidades aceptaron los ofrecimientos de ellos, a través del trabajo y ahora tengo entendido que son los mismos trabajadores los que cuidan los predios de las forestales.

¿Por qué esta zona sería más conflictiva que otros lugares?

Porque la forestal logró permear a la gente y meterse en las comunidades. Ellos abandonaron la causa del pueblo mapuche. Yo, en verdad, ya no siento que son mapuches.

¿Yanaconas?
Sí, son traicioneros del pueblo mapuche.

“No tengo nada contra la CAM”

¿Usted está activo políticamente en este momento?

Igual sigo participando, pero no soy dirigente de ninguna orgánica.

Pero como ex dirigente de la CAM, ¿qué piensa de la aparición de grupos nuevos que han irrumpido en la causa mapuche y le han quitado protagonismo a la orgánica encabezada por Héctor Llaitul?

Uno entiende que en todos los procesos sociales y políticos de un pueblo normalmente conviven distintas expresiones de lucha, incluso las comunidades tienen su forma de trabajar, pero ese no es el problema: el  problema es cuando la gente abandona la lucha, cuando abandona los principios y se transforma en enemigo de su propio pueblo.

Se habla de Weichan Auka Mapu (WAM) como un grupo proveniente de la CAM y a usted lo sindican como su líder. Hay algunos reportajes, incluso, que aseguran que fue el causante de esta división.

Creo que hay una distorsión de la realidad, de querer confundir a la gente y a la opinión pública. Yo, en lo personal, no tengo nada contra la CAM, al contrario, siempre he valorado lo que han planteado y se sigue planteando. Son organizaciones hermanas que en el proceso de resistencia y lucha siempre van a estar trabajando para reconstruir a nuestro pueblo, eso es lo que nos preocupa. Y, hoy día, obviamente, tenemos situaciones que ordenar en el territorio y esos son desafíos pendientes porque no todos pensamos lo mismo. Por eso hay que tener una estructura que ordene el territorio mapuche.

¿Cómo se puede generar ese orden, si hay una diversidad de proyectos políticos y diferentes formas de entender la lucha?

Yo creo que en el marco estratégico-ideológico del movimiento mapuche no hay diferencia sustancial, por eso soy un convencido que esto tiene que ordenarse y se va a ordenar con el tiempo.  Hoy día el movimiento mapuche está en un proceso de fortalecimiento, de estructurarnos como pueblo. Esa es una falencia que tenemos, una debilidad del movimiento.

¿Por qué se fue de la CAM?

Más que irme de la CAM, me quedé en mi comunidad, porque la CAM tenía un ritmo de compromiso alto, había que estar en distintos territorios, y la verdad  es que cuando salí de la cárcel me establecí en la zona de Lleu Lleu. Yo igual sigo conversando con la gente de la coordinadora, no tengo ningún problema.

¿Tuvo diferencias importantes con Llaitul?
No, incluso lo considero mi hermano, converso con él. Yo creo que este es un problema de la oligarquía, de la gente que tiene interés en destruir al pueblo mapuche, pero yo no tengo ningún problema con Llaitul o gente de la coordinadora.

¿Qué piensa de Weichan Auka Mapu y su irrupción dentro de la orgánica del movimiento mapuche?

Yo no soy dirigente de Weichan Auka Mapu. Tampoco soy su líder. Es mentira lo que se ha dicho. Ellos tienen su gente, algunos presos, algunos dirigentes suyos son públicos, como el machi Fidel, según tengo entendido.

¿Descarta entonces lo que le han atribuido?

Eso es una mentira… nosotros incluso estuvimos en un  encuentro con la coordinadora, los invitamos a algunas comunidades, porque igual yo soy cercano a algunos lonkos de aquí de la zona y trabajamos con ellos, tenemos buena coordinación, porque a nosotros nos preocupa situaciones que están pasando en el territorio, que son problemas que se han ido generando producto de la lucha.

¿Qué situaciones les complica?

Nos complica, por ejemplo, algunas acciones donde no hay objetivos políticos, principios o ética. Eso nos preocupa. Nos preocupa que puedan meterse los narcotraficantes a nuestro territorio, porque hoy día tenemos los territorios semicontrolados y hay holgura para que otras expresiones que tengan intereses distintos a la lucha se puedan meter aquí. No estamos a favor que se expandan los carteles de narcotráfico. Es un tema que queremos abordar seriamente para ir ordenando el territorio.

¿Se ha discutido al interior de las comunidades, entonces?

Hay una preocupación, aquí la gente tiene niños, hijos. Ninguno de los padres, sobre todo de nosotros que hemos participado en la lucha del pueblo mapuche en los últimos tiempos, no gustaría que nuestros hijos fueran partícipes de una cosa así. En eso somos tajantes y categóricos en decir que si el narcotráfico se ha metido a nuestro territorio, vamos a tener que pararlo en algún momento.

¿Cree que existan grupos o comunidades que quieran o pretendan traficar drogas para solventar a sus organizaciones? Se lo pregunto por el caso de Emilio Berkhoff.

Para nosotros es un tema sensible, porque Emilio participó acá en la lucha en su momento y lamentablemente se vio involucrado en esto. Igual esto nosotros lo hemos abordado y le planteamos a través de su gente que nosotros no íbamos a respaldar ese tipo de acciones. Lo dijimos claramente.

¿Se lo dijeron a él o a la WAM?

A su familia directamente, porque estaba en la cárcel.

¿Cuáles son las acciones que usted dice que no van a respaldar?

Hay que ver el objetivo político. Lo importante  para nosotros como pueblo es resistir y reconstruirnos. Cualquier cosa que altere esa normalidad, esa decisión de hacer las cosas correctas, nos genera molestia. No vamos a apoyar situaciones que estén fuera del marco y los principios éticos que plantea la cultura mapuche.

La CAM, por ejemplo, reivindica el uso de la fuerza dirigido al capital. ¿Qué piensa de las nuevas acciones con otros objetivos como iglesias, por ejemplo?

Nosotros estamos de acuerdo con la violencia política, si la violencia política existe es porque el enemigo lo ha querido así. Cuando a nosotros nos vinieron a quitar el territorio, no lo hicieron dándonos la mano o pidiéndonos que entreguemos el territorio porque nos iban a traer parabienes. Esto fue a través de una guerra. Y hoy día, por ejemplo, si se confirma con el tiempo que las forestales están detrás del atentado al equipo de prensa, porque aquí también hay otros atentados donde probablemente también estén detrás las forestales, para inculpar y para ensuciar la lucha del pueblo mapuche. Eso también justifica de alguna manera, que se use la violencia política como método de defensa del territorio.

¿A qué otras acciones se refiere?

Igual han habido hechos dudosos. Un atentado a una escuela, por ejemplo, no le encuentro sentido. Incluso algunos atentados de camiones que sabemos que están asegurados, camiones que tienen su edad y después recuperan el dinero.

¿Cree que se está empezando a radicalizar el conflicto? La otra vez mataron a un funcionario de la PDI y se está comenzando a utilizar armas en enfrentamientos.

El conflicto se ha agudizado porque las comunidades han avanzado en el control territorial, tenemos una franja importante semicontrolada. Pero vuelvo a insistir, falta orden de parte de nosotros, ese es un desafío que tenemos. Pero lo que le pasó a los periodistas, digo tajantemente que no fue una acción de gente que participa en la resistencia mapuche. La prensa nunca ha estado en nuestros objetivos, nunca se ha conversado, por ejemplo, atentar en contra de periodistas. Atentar contra el periodismo no tiene sentido.

¿Descarta entonces que existan comunidades armadas?

Yo no sé si las comunidades están armadas o no, pero respecto al tema de las armas yo tengo una posición muy clara. Todo pueblo que se libera y lucha tiene derecho a las armas. No ha existido ningún pueblo que se ha liberado con algún papel o marchando. Lo que se ha visto es que los pueblos se han armado para defender su territorio, sus intereses como nación. Ha sido así en todo el mundo, no es un invento mío y tampoco estoy haciendo apología de las armas.

¿Cree que existe una intencionalidad política en todo esto?

Yo creo que eso están buscando, intervenir militarmente el territorio mapuche. Y para eso  se van a inventar distintas situaciones de conflicto para  intervenir el territorio, eso no tenemos dudas que va a pasar. Por eso nosotros tenemos que cuidarnos como mapuches. Si intervienen que sea porque lo decidieron así y nuestro pueblo tiene que salir a resistir no más. Tampoco nos queda otra.

¿En qué va terminar todo esto?

Hay distintas teorías, pero lo importante para nosotros, para mí, para la gente que hemos participado en el último tiempo de esta lucha es seguir avanzando con nuestros proyectos de reconstruir a nuestro pueblo, de controlar nuestro territorio, de que volvamos a ser nación, que tengamos economía, una educación propia, que seamos un pueblo que haga un aporte a la humanidad, eso es lo que interesa, que no nos destruyamos a nosotros mismos.

06.04.2021

Fuente: https://www.eldesconcierto.cl/nacional/2021/04/06/jose-huenchunao-ex-lider-de-la-cam-sobre-ataque-a-la-prensa-trabajan-para-las-forestalestienen-armas-son-como-un-grupo-paramilitar.html

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.