Vitacura, Las Condes y Viña del Mar: cuitas y pugilatos en la ultraderecha.

Cristián Araya (P.Rep.) y Camila Merino (Evopoli), candidatos a la alcaldía de Vitacura. Daniela Peñaloza (UDI) y Gonzalo de la Carrera (P.Rep.), candidatos a la alcaldía de Las Condes.

Vitacura y Las Condes: la batalla electoral por el alma de la derecha.

por Víctor Herrero A./Interferencia.
 
Los candidatos del Partido Republicano se han fortalecido y por primera vez en tres décadas los partidos de la tradicional alianza de derecha temen perder una o ambas comunas. Un resultado adverso, en especial en Las Condes, podría descarrilar definitivamente la aventura presidencial de Lavín.

El jueves en la noche se realizó un Instagram Live bajo el lema “La UDI en Vitacura está con la Camila”. La actividad era en apoyo de Camila Merino, la candidata de Chile Vamos a la alcaldía de esa comuna. El flyer que promocionaba el evento anunciaba la participación de pesos pesados de ese partido como Joaquín Lavín, Javier Macaya, Pepa Hoffmann, Marcela Cubillos y Ernesto Silva.

A menos de 10 días de las mega-elecciones del próximo 15 y 16 de mayo, el evento ilustra el nerviosismo que se ha apoderado de la coalición oficialista que ve como su candidata en Vitacura no logra generar los niveles de adhesión que, desde siempre, han tenido los postulantes de los partidos tradicionales de la derecha. De hecho, desde que se reanudaron las elecciones municipales en 1992, la comuna sólo ha tenido dos alcaldes electos y ambos de Renovación Nacional: Miguel Allamand (padre del actual canciller Andrés Allamand) y Raúl Torrealba, quien ha ganado seis elecciones consecutivas y lleva casi 25 años al mando del municipio. Entre 1994 y 1996 fue alcaldesa Patricia Alessandri de la UDI, quién terminó el período de Allamand que renunció al cargo.

Cristián Araya: “Mi candidatura representa a la verdadera derecha, a la que cree en el proyecto gremialista, la que se siente orgullosa por lo alcanzado en estos 30 años y que defiende sin complejos las ideas de la libertad”.

En el plebiscito de octubre la opción de Rechazo obtuvo 67% en Vitacura y, según varios analistas, ahí se encuentra la razón del poco entusiasmo que ha generado la postulante de Evópoli, quien se manifestó a favor del Apruebo. Ese voto de derecha dura lo busca cosechar Cristián Araya, el candidato a alcalde apoyado por el Partido Republicano de José Antonio Kast.

Según algunas encuestas reservadas que se manejan, Araya ha reducido considerablemente la brecha con la candidata oficialista y hoy algunos sondeos incluso lo ubicarían en un empate técnico con Merino. Araya salió electo concejal en 2016 y quienes lo conocen aseguran que ha seguido una estrategia similar a la que utilizó Felipe Alessandri como concejal antes de desbancar a Carolina Tohá del municipio de Santiago. “Hace un trabajo de hormiga, está en los barrios, conversa con la gente”, dice una persona cercana a él.

“Por eso hacen ese evento”, afirma otra fuente, que es conocedora de los pormenores políticos de la derecha en esa comuna. “Temen que Araya les pueda, en último minuto, aguar una fiesta que vienen celebrando antes de tiempo”.

Lo que está en juego es el alma de la derecha. Hoy ésta se encuentra dividida entre quienes se inclinan por reformar el modelo económico y político, como el ‘bacheletismo-aliancista’ de Lavín o el reformismo social de Mario Desbordes, y quienes buscan atrincherarse en las ideas y valores clásicos del sector.

“Yo no me veo como un outsider de la derecha tradicional”, afirma Cristián Araya en conversación con este medio al ser consultado si no se considera un rival externo. “Mi candidatura representa a la verdadera derecha, a la que cree en el proyecto gremialista, la que se siente orgullosa por lo alcanzado en estos 30 años y que defiende sin complejos las ideas de la libertad”, afirma.

Para muchos militantes y simpatizantes republicanos los ‘outsiders’ de la derecha son hoy por hoy los representantes de los partidos tradicionales y Evópoli. “Los vecinos hablaron muy claro en el plebiscito, el 67% optó por el Rechazo y lamentablemente Chile Vamos, y sobre todo Evópoli, no logran sintonizar con esa posición”, dice.

Las Condes en ascuas

Si la situación en Vitacura es delicada para Chile Vamos, lo que sucede en Las Condes es aún más dramático para esa coalición.

Las Condes, al igual que Vitacura, sólo ha tenido dos alcaldes electos desde el fin de la dictadura: Joaquín Lavín y Francisco de la Maza, ambos de la UDI.

El hecho de que Joaquín Lavín escogiera a dedo a su sucesora, Daniela Peñaloza, y que el pacto oficialista la respaldara sin primarias de por medio, ha generado enojo entre muchos votantes de la derecha en esa comuna. Las Condes, al igual que Vitacura, sólo ha tenido dos alcaldes electos desde el fin de la dictadura: Joaquín Lavín y Francisco de la Maza, ambos de la UDI.

Al igual que en la comuna vecina, el Rechazo ganó cómodamente en Las Condes con un 56%. Y al igual que en Vitacura, la candidata oficialista no sólo enfrenta una dura competencia desde el Partido Republicano, sino que varias encuestas que se manejan de manera reservada mostrarían que Gonzalo de la Carrera la aventaja con hasta 10 puntos de diferencia.

“Mientras Lavín parecía ir a la reelección, De la Carrera era un candidato testimonial”, afirma un candidato a un cargo de elección popular que es cercano a la UDI. “Pero el dedazo de Lavín lo hizo despegar con fuerza”.

La batalla por el alma de la derecha queda aún más en evidencia en la elección municipal de esta comuna. “Hay un gran divorcio entre el electorado de derecha y sus partidos”, afirma a este medio Gonzalo de la Carrera. “La gente está cansada de los mismos lotes de siempre en Vitacura y Las Condes y no quiere que se sigan pagando favores políticos y operadores políticos con el dinero de los vecinos”, asegura.

De la Carrera cree que la derecha que se denomina tradicional en realidad ha traicionado sus valores. “Yo me siento de derecha tradicional, llevo años defendiendo los valores de la derecha tradicional”, asegura el ex conductor del programa ‘Directo al grano’ de Radio Agricultura y ex presidente de la Isapre Colmena. “Lo que pasa es que con la irrupción de las redes sociales y de la encuesta Cadem, los políticos de la derecha empezaron a seguir la corriente y ahora incluso se disfrazan de izquierda para ganar elecciones, pero la gente de izquierda nunca va a votar por el sucedáneo”, sostiene.

De alguna manera es un proceso similar al que vive la centro izquierda hace varios años, donde un sector importante de votantes abandonó a muchos partidos tradicionales por dejar de lado los valores tradicionales de la izquierda.

Gonzalo de la Carrera: “La gente está cansada de los mismos lotes de siempre en Vitacura y Las Condes y no quiere que se sigan pagando favores políticos y operadores políticos con el dinero de los vecinos”.

Muchos analistas del sector creen que una derrota de la ahijada de Lavín en Las Condes a manos de De la Carrera podría precipitar el fin de su candidatura presidencial. Y la propia candidata ha entendido que se tiene que acercar al electorado mayoritario del Rechazo en esa comuna y marcar distancias con su mentor. En una entrevista al diario La Tercera hace unas semanas, Daniela Peñaloza aseguró que “con Lavín somos súper distintos… él votó por el Apruebo, yo con convicción por el Rechazo”.

Poco dinero, más dinero

Hasta ahora, los aportes electorales a las dos candidatas de Chile Vamos superaban con creces a sus contendores de la derecha dura. Sin embargo, según fuentes al tanto, en los últimos diez días se aceleraron los aportes a los retadores del Partido Republicano.

De hecho, hoy domingo en el diario El Mercurio aparecieron dos grandes anuncios de ese partido, uno a página entera llamando a votar por sus candidatos a concejales, y otro pidiendo a sus adherentes votar por Cristián Araya y Marcela Cubillos como alcalde y constituyente, respectivamente.

09/05/2021 – 06:00

Fuente: https://interferencia.cl/articulos/vitacura-y-las-condes-la-batalla-electoral-por-el-alma-de-la-derecha


Andrea Molina y Jorge Arancibia complotan en reunión Zoom contra candidato rival en Viña y ex almirante dice que 50% de los chilenos son ‘estúpidos’.

por Diego Ortiz/Interferencia.
De fondo, la Municipalidad de Viña del Mar. En frente Jorge Arancibia y Andrea Molina
De fondo, la Municipalidad de Viña del Mar. En frente Jorge Arancibia y Andrea Molina.

El afectado es Rodrigo Vattuone, un ex marino que postula como independiente al sillón municipal. Arancibia, en tanto, quiere ser constituyente.

El martes 4 de mayo pasado, miembros de Facir –una multigremial que aglomera a personal en retiro de las Fuerzas Armadas– convocaron a una reunión vía Zoom titulada Por qué Chile nos importa, a la que INTERFERENCIA tuvo acceso. En medio del encuentro, fue invitada a exponer Andrea Molina (UDI), candidata única de Chile Vamos para la alcaldía de Viña del Mar.

Luego del discurso de Molina –aplaudido en los comentarios de la plataforma de reuniones virtuales– fue el turno de hablar para uno de sus simpatizantes.

Además de comprometer su voto por Molina y asegurar hacer campaña por ella, Jorge Arancibia, antiguo edecán de Augusto Pinochet, ex comandante en jefe de la Armada, ex senador por Valparaíso y actual candidato por cupo UDI a la Convención Constituyente por el Distrito 7 (de Viña del Mar a Concón), manifestó a los oyentes dos preocupaciones: el 50% de los chilenos que no votan, a quienes llamó “gente estúpida” con “ciertas capacidades y limitaciones mentales”; y la posibilidad de que el candidato a alcalde de derecha, Rodrigo Vattuone (Independiente) –también ex marino– quite votos a su candidata.

Molina no dijo nada sobre las palabras de su simpatizante durante una reunión que contó con más de 130 asistentes.

Arancibia, en tanto, advirtió que sus dichos sobre los ciudadanos que no votan le traerían problemas: “es remalo que yo, candidato a algo, me atreva a decirlo así, porque estoy diciendo que hay una cantidad de gente estúpida en este país nuestro, que es el 50% que no está ni ahí”, comentó.

Respecto a la candidatura de Vattuone, el ex comandante en jefe de la Armada aseguró que había que “convencer a la gente nuestra que Vattuone no tiene ninguna opción”, para así evitar que Molina pierda votos ante el candidato independiente de derecha; algo que podría llevar a ganar las elecciones a un candidato de izquierda. “Yo les digo que para mí, que soy marino, tiene un costo. Porque más de alguien por ahí debe estar diciendo, ‘pero cómo el almirante no está apoyando a un marino y está apoyando a la Andrea’”, advirtió también en la reunión, en relación a que el rival de Molina también es un oficial en retiro de la Armada.

En conversación con INTERFERENCIA, Vattuone se manifestó decepcionado ante las palabras del almirante Arancibia. “Hay que recordar que la traición nunca viene del adversario”, comentó a esta redacción, agregando también que en su opinión los dichos de Arancibia no reflejan los valores y principios con los cuales “ambos nos formamos en tan noble institución”.

Respecto a Andrea Molina y su silencio, Vattuone indicó que ésta no es la primera vez en que la multigremial Facir sostiene una reunión con ella, siendo tanto Arancibia como los dirigentes de Facir amigos de Molina y de la UDI. “Cabe inferir que la presentación de ambos estaba consensuada en discurso y apoyo”, indicó Vattuone, para luego agregar que sólo un participante dentro de la reunión intervino y “encuadró los dichos de Arancibia” sobre su candidatura y los ciudadanos que no votan.

Andrea Molina fue contactada para la redacción de este artículo, mas no pudo responder a las consultas de este medio dado que tenía que participar de un Live en la plataforma Instagram.

Hegemonía UDI en riesgo en Viña del Mar

Andrea Molina, quien también fue diputada por Quintero y comunas aledañas entre 2010 y 2018, buscará mantener la alcaldía de Viña del Mar en manos de la UDI, luego de que Virginia Reginato quedara imposibilitada para buscar la reelección por la nueva ley que limita los periodos para el ejercicio del cargo; el que mantiene desde el 2004.

Reginato, por su parte, intentará continuar dentro del gobierno comunal postulándose como concejala, candidatura que está en veremos luego de que el Tribunal Calificador de Elecciones acogiera una apelación en su contra por abandono de deberes y faltas a la probidad.

La saliente alcaldesa de Viña del Mar también tendrá que declarar como imputada por el Caso Horas Extra, donde Contraloría detectó pagos irregulares de horas extra por $56 millones a funcionarios ausentes con permisos administrativos, licencias médicas o feriados legales.

También la ex alcaldesa tendrá que declarar por el caso Presupuestos Falsos, donde Contraloría busca esclarecer un déficit presupuestario de $17.500 millones bajo su alcaldía. Este último caso fue denunciado también por el diputado Andrés Célis (RN) en entrevista con El Mercurio de Valparaíso, quien acusó tener conocimiento de “una cantidad importante de facturas que debían pagarse, que se ocultaban, se guardaban en un cajón, para no colocarlas en el presupuesto, para así modificar y adulterar las deudas por pagar».

06/05/2021.

Fuente: https://interferencia.cl/articulos/exclusivo-andrea-molina-y-jorge-arancibia-complotan-en-reunion-zoom-contra-candidato-rival

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.