Perú Colonial: El racismo y clasismo contra el triunfo de Castillo.

«Los votantes de Castillo no deben saber ni leer»: El racismo entró en campaña en la contienda electoral de Perú.

Por Agencia EFE.

Si bien este tipo de manifestaciones no son insólitas en el país vecino, la fractura social que suscitó el polarizado balotaje del 6 de junio último, desató una campaña de odio contra los votantes de Castillo por parte de un sector social blanco y de clase alta que ve en la victoria del maestro rural el apocalipsis para sus privilegios.

La crispada coyuntura electoral que vive Perú sacó a flote un sentimiento latente en su sociedad: el racismo, una herencia colonial que se ha expresado sin filtros y usado como estrategia para infravalorar el voto indígena y campesino, donde arrasó el virtual presidente electo, Pedro Castillo.

«Gane o no gane Castillo, deberíamos poner a sus votantes en campos de concentración», «toca volver a quemar el Amazonas», «que vuelvan las esterilizaciones», dicen algunos de los innumerables mensajes que colmaron de discriminación la recta final del proceso electoral peruano.

Si bien este tipo de manifestaciones no son insólitas en Perú, la fractura social que suscitó el polarizado balotaje del 6 de junio desató una campaña de odio contra los votantes de Castillo, por parte de un sector social blanco y de clase alta que ve en la victoria del maestro rural el apocalipsis para sus privilegios.

Así lo expresó a Efe la activista indígena Tarcila Rivera, presidenta del Centro de Culturas Indígenas del Perú (Chirapaq), quien lamentó que esa «pelea por el poder» encauce a algunos a «perder toda cordura, toda noción de derechos y respeto».

«En este contexto, donde por primera vez participa un candidato no apoyado por la derecha, el racismo es utilizado como una estrategia para descalificar el voto rural que, en el imaginario social, vale menos que el voto extranjero o limeño», completó a Efe Marco Lovón, estudioso del uso racista del lenguaje en la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Insultos sobre insultos

Las redes sociales han sido la plataforma más usada para descargar una avalancha de insultos que tildan de ignorantes a los electores de Castillo e incitan al «genocidio» de las comunidades rurales que votaron contra el continuismo económico de la candidata derechista Keiko Fujimori.

El sábado último, cuando el recuento ya daba un triunfo casi irreversible a Castillo, se hizo viral una conversación en la que sus participantes, todos hombres blancos de clase alta y entorno social privilegiado llamaban a la «destrucción» de las regiones andinas donde el candidato obtuvo una votación abrumadora.

«En esos lugares voy a tirar mi basura al piso, escupir en la calle, violar a las mujeres, pegarle a sus niños, esterilizar a todos. Castillo es un cholo de mierda y sus votantes son alpacas que no saben por qué votan, ni leer deben saber», escribió uno de ellos.

Más sutil, el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, convertido en un serio aliado de Fujimori contra Castillo, llegó a decir que con el maestro habrá una «catástrofe», algo «evidente para una inmensa mayoría de peruanos, sobre todo los peruanos de las ciudades, que están más informados que el resto».

Aunque adquirió intensidad en los últimos días, esta campaña de desprecio -repudiada entre otros por Amnistía Internacional- arrancó en abril, tras la sorpresiva victoria de Perú Libre en la primera vuelta electoral y que dejó en evidencia el abismo que divide Lima de la población rural y pobre del país, históricamente relegada por las élites capitalinas.

Clasismo del establishment

Para Lovón, estos ejemplos demuestran no solo el auge del «ciberodio» racial en Perú, también cómo viene cargado de otro legado colonial: el clasismo.

Este, según el lingüista, se hace patente en el uso recurrente de adjetivos racializados y de uso despectivo como «cholo» (mestizo) o «serrano» (natural de la Sierra), espetados por élites urbanas que suelen vincular los estratos sociales rurales y pobres con la falta de educación.

«Desde el inicio de la campaña se ha dicho que son gente que no sabe escribir, que no debería votar, que no representa al país», criticó Lovo.

El docente recordó que en Perú, donde el 5,6 % de la población es iletrada, un porcentaje que casi se triplica en las zonas rurales (14,5 %), los analfabetos, en su mayoría indígenas, tuvieron restringido su voto desde 1896 hasta 1979, cuando el país andino se convirtió en el penúltimo de la región en reconocer su sufragio, solo por detrás de Brasil.

«En los últimos años, (los indígenas) hemos logrado reconocimientos y lo triste ha sido comprobar que todos estos esfuerzos solo son útiles mientras no afecten al ‘establishment’», declaró Rivera, quien tachó de «indignante» y «terrible» la perpetuación de «la mentalidad totalmente colonizada» de algunos de sus conciudadanos.

Ofensiva judicial

Para la presidenta de Chirapaq, esta campaña racista se sella con el intento de Fujimori de anular unos 200.000 votos, la mayoría de zonas rurales favorables a su rival, aduciendo sin pruebas la existencia de un «fraude en mesa sistemático».

«En la serranía han llenado las ánforas a su antojo», comentó el abogado fujimorista Julio César Castiglioni para justificar la ofensiva judicial, que está siendo rechazada en todos sus extremos por los jurados electorales por llegar fuera de plazo y carecer de pruebas consistentes.

Frente a esta maniobra, los líderes de comunidades campesinas e indígenas se declararon en vigilancia permanente y amenazaron con movilizaciones sociales para hacer respetar sus papeletas.

«No nos vamos a quedar callados», aseveró Rivera, quien exhortó a las autoridades peruanas a impulsar de forma urgente un «plan educativo intercultural» porque, como dijo Lovón, «ya es el tiempo para incluir un combate social contra el racismo» en el Perú.

Fuente: https://www.eldesconcierto.cl/internacional/2021/06/17/el-racismo-entro-en-campana-en-la-contienda-electoral-de-peru


Lucía Dammert y triunfo de Castillo en Perú: “La gente de Lima le tiene miedo porque hay un clasismo y un racismo profundo”.

Por Radio Uchile.

La socióloga abordó los cuestionamientos que han recaído sobre el futuro presidente por su origen y formación, los que dijo se amparan en que la elite peruana no está de acuerdo con las ideas del representante de Perú Libre.

En entrevista con la primera edición de Radioanálisis, la socióloga Lucía Dammert se refirió al panorama político de Perú luego de las elecciones presidenciales en que ganó Pedro Castillo, quien todavía no ha sido confirmado como el vencedor dado la revisión de actas objetadas.

Al respecto Dammert comentó que una profunda crisis social, un centralismo excesivo con desarrollo en Lima pero con comunidades abandonas, sumado a la decepción y rechazo a las elites han llevado a este resultado.

“Ese panorama lleva a que el profesor Castillo, profesor primario, de un pueblo que queda a 8 horas en auto del aeropuerto más cercano para ir a Lima, que efectivamente no tiene títulos universitarios extranjeros ni participa en comidas con gente que trabaja en los bancos, ni nada gane la elección y gane por muy poco”, dijo.

“La gente de Lima le tiene miedo porque hay un clasismo y un racismo profundo, arraigado, donde se cree que si un presidente no pasó por una universidad de elite o no conoce a nadie de elite la cosas van a ir peor”, agregó.

Además, respecto del racismo en Perú, la académica de la Universidad de Santiago expresó que los cuestionamientos que recaen sobre el ganador de la elección se basan en el rechazo y temor que tienen los grupos de poder respecto de sus políticas futuras.

Asimismo aclaró que estas actitudes racistas y clasistas ya han quedado en amplia evidencia, puesto que se han generado diversas burlas sobre Castillo y también se hacen entrevistas en las que se busca dejarlo como una persona ignorante.

“Al hecho concreto de que es un hombre de provincia, que pasa desapercibido en el radar de la elite porque gana desde adentro, su voto viene con esas mesas de lugares perdidos donde el 100 por ciento de la gente votó por él, genera la ansiedad de lo desconocido. Él tiene un programa de gobierno muy de izquierda donde se dice expropiación, nacionalización, se habla de aumento de impuestos, en fin”, comentó.

“Obviamente a una elite que básicamente ha hecho lo que ha querido estos últimos 30 años le genera una enorme ansiedad, solo hablar de este tema lo hace, entonces se ha puesto énfasis a que no es preparado, que su gente es corrupta, que es de Sendero Luminoso, y esos son rasgos que demuestran también una parte importante de un racismo – clasismo”, aseveró Dammert.

En tanto, sobre una visión más general respecto de lo que significa estar o no bien preparado para ser el presidente de un país, dado este tipo de cuestionamientos sobre Pedro Castillo, la académica señaló que hacia el futuro la idea de que personas de elite que dicen conocer todas las realidades sean autoridades parece alejarse.

“En realidad en la política uno debe tener asesores de altísimo nivel técnico, pero las discusiones políticas las puede hacer una persona que tenga otra biografía, no digo necesariamente que me quede tranquila al ver algunas declaraciones del presidente electo Castillo porque efectivamente muestran enormes grados de simpleza en algunos conceptos (…)  Pero para eso están los asesores, equipos y creo que hoy en América latina con este clima tan fuerte de clase social, donde la gente más pobre siente que efectivamente ha sido dañada por su pertenencia de clase, necesitamos liderazgos mucho más inclusivos”, indicó la socióloga.

“Me parece profundamente emocionante para la gran mayoría de peruanos que su presidente hable quechua, un idioma que fue básicamente abolido de facto a pesar de que una gran mayoría lo habla y que se ha perdido porque justamente lo fuimos dejando de lado”.

Ante tal escenario, Dammert señaló que para Pedro Castillo será complejo gobernar, dado que las elites no están de su lado, sin embargo, aclaró que aquella realidad en que si los grupos de poder no están de acuerdo no se puede hacer gobierno ya no se puede permitir en la región como ha ocurrido hasta ahora.

Fuente: https://radio.uchile.cl/2021/06/17/lucia-dammert-y-triunfo-de-castillo-en-peru-la-gente-de-lima-le-tiene-miedo-porque-hay-un-clasismo-y-un-racismo-profundo/

 

 

 

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.