Brasil, el pueblo también despierta: Radiografía de las movilizacioens del 29M [+Fotos].

Marcha 29 de mayo en Sao Paulo, Se realizó un notable esfuerzo, por parte de la organización, para mantener la distancia de seguridad y garantizar que todos los manifestantes llevasen mascarilla - MÍDIA NINJA

Diez puntos sobre las manifestaciones del 29 M en Brasil.

por Igor Felippe Santos/Brasil de Fato/Rebelion.

Se registraron actos multitudinarios en todos los estados de Brasil; en total hubo movilizaciones en 213 ciudades

A lo largo de la jornada del 29 de mayo de 2021 se registraron actos multitudinarios en todos los estados de Brasil, así como en el distrito federal; en total hubo movilizaciones en 213 ciudades y se manifestaron más de 420 mil personas. En este artículo el autor analiza esa movilización del pueblo brasileño.

1- Las manifestaciones del 29 de mayo fueron muy significativas, tanto por su distribución a lo largo de la nación como por el número de participantes. Fueron registrados actos en todos los estados y en el distrito federal, en 213 ciudades, y movilizaron a más de 420 mil personas.

Las manifestaciones en São Paulo, Río de Janeiro y Brasilia fueron las más numerosas, por lo que tuvieron repercusión nacional. Bello Horizonte, Salvador, Recife y Porto Alegre también fueron escenario de actos multitudinarios.

2- La jornada tuvo una repercusión grande en las redes sociales, aislando el campo bolsonarista y anulando a la derecha liberal. En Twitter, los movimientos en torno al hashtag #29 MForaBolsonaro implicaron a 202 mil participantes, que realizaron casi 2 millones de tuits.

3- Las manifestaciones contaron con la participación de un importante contingente de personas de clase media, de la juventud estudiantil y de militantes de las organizaciones de la clase trabajadora. Fue baja la participación de la base de la clase trabajadora y de los campesinos en las capitales, pero tuvo presencia importante en las ciudades más pequeñas. En diversos estados, especialmente en el Nordeste y aún en el centro-oeste, tuvo una composición social con mayor participación popular.

4- A pesar de la dificultad de promover actos callejeros evitando aglomeraciones, se realizó un notable esfuerzo, por parte de la organización, para mantener la distancia de seguridad y garantizar que todos los manifestantes llevasen mascarilla. Tanto las manifestaciones más masivas (especialmente en SP, Río y Bello Horizonte), como el esfuerzo con las medidas sanitarias, fueron destacadas por los medios de comunicación empresariales, a diferencia del trato que dan a las protestas bolsonaristas.

5- La jornada tendrá un impacto importante en la coyuntura y marcará un nuevo periodo en la lucha política, en la estela de la crisis de Manaus y las manifestaciones de automóviles (enero), la elección del presidente de la Cámara (febrero), la vuelta de Lula a la escena política con plenos con derechos políticos (marzo), la reforma ministerial (abril) y la CPI de la Covid en el Senado (mayo).

6- El desgaste de Bolsonaro aumenta. La recuperación de los derechos políticos de Lula ya había encendido la señal alarma en el gobierno. Después, la CPI de la Covid supuso un desgaste permanente en relación a las políticas desplegadas para hacer frente a la pandemia. Ahora, con las manifestaciones callejeras, Bolsonaro es rechazado en las calles, ya que el lema que unificó la jornada fue «Fuera Bolsonaro».

Paralelamente, ha disminuido la intensidad de la actuación de las milicias bolsonaristas en las redes sociales hasta tal punto que ya no consiguieron manipular el significado de los actos.

7- Ante eso, la factura que el centrão presente al gobierno tendrá que cotizarse más y tendrán que cobrarse en medidas que puedan recomponer su apoyo en las elecciones, con el aumento de gastos públicos.

El ministro de Economía Paulo Guedes, de acuerdo con lo dicho por la prensa, estaría persuadido de la necesidad de abrir las arcas públicas al gasto. Valdemar de la Costa Neto, presidente del PL y consejero de Bolsonaro, propuso recuperar la ayuda de 600 reales que había sido suspendida.

8- La derecha no-bolsonarista pierde aún más espacio. Ya estaba contenida electoralmente entre Lula y Bolsonaro, pero ahora ve aumentar el protagonismo de la izquierda en la oposición al gobierno en la sociedad. Hasta ahora, era la red Globo quien intentaba desempeñar ese papel.

La derecha no bolsonarista tendrá que aumentar la presión contra Bolsonaro, incluso proponiendo el impeachment; de lo contrario, tendrá dificultades para substituir al presidente y hacer posible una tercera vía frente a Lula.

9- La izquierda hizo una demostración de fuerza con estas manifestaciones. Vuelve a las calles y expresa en la lucha multitudinaria las insatisfacciones crecientes contra el gobierno. La campaña «Fuera Bolsonaro» gana referencia, especialmente con la extensión nacional de la jornada, y tendrá que plantearse la realización de nuevos actos u otras formas efectivas de desgaste al gobierno.

10- La presencia masiva de la juventud en los actos, con gran peso en todo el país, señala cuál es la oportunidad, que muchas veces surge en las redes sociales, que se debe aprovechar políticamente. Fomentar la organización más orgánica de la juventud, más allá de actos esporádicos, es fundamental para construir una fuerza social y un nuevo ciclo de luchas.

Brasil de Fato | São Paulo (SP) |

(*) Igor Felippe Santos es periodista y activista de los movimientos populares.

(**) Traducido del portugués para Rebelión por Alfredo Iglesias Diéguez.

Edición: Leandro Melito

Fuente: https://www.brasildefato.com.br/2021/06/07/articulo-diez-puntos-sobre-las-manifestaciones-del-29m-en-brasil


29M en Brasil: ¡Basta de Bolsonaro y su pandilla!

por Raphael Sanz, Elaine Campos, Marcus Iglesias, Ângelo Tupinambá, Alex Mirkhan, Filipe Prado y Ramiro Furquim*/Desinformémonos.

La gente salió a las calles de varias ciudades brasileñas el pasado sábado 29 de mayo por las vacunas y por el fin de un gobierno que se entiende como más letal que el propio virus. Vean imágenes e informes de algunas de las principales capitales del país.

Foto: Manifestante sostiene un cartel contra Bolsonaro y por las vacunas en Recife (Flávio Japa)

El pasado sábado 29 la población brasileña salió a las calles de las principales ciudades del país para soltar un grito que se quedó atascado: “Fuera Bolsonaro”.

Fue tan grande que incluso ciudades medianas consideradas fortalezas bolsonaristas como Blumenau y Balnéario Camboriu, ambas en Santa Catarina, registraron su descontento con un gobierno ampliamente calificado de genocida y cuya percepción de que es más letal que el propio virus se ha extendido por todo el país.

En la tarde del pasado 2 de junio superamos las 465 mil muertes por Covid-19, además del aproximadamente 30 por ciento de sub registro que suele aparecer en las noticias científicas. Seguimos viviendo con la propagación de variantes nacionales y extranjeras en un momento en el que estamos lejos de vacunar a grandes sectores de la población, mientras seguimos en vivo a personas vinculadas a la gestión federal de la pandemia abusando de nuestra inteligencia con mentiras y sin vergüenza en la cara, en plena Comisión Parlamentaria de Investigación de Genocidio (CPI de Covid-19).

No había oxígeno en Manaos, pero había presupuesto para leche condensada y muñecos Rambo para las Fuerzas Armadas. No hubo política exterior para negociar la llegada de las vacunas en septiembre, médicos colaboradores en campaña quedaron, por medicamentos como la Cloroquina, sin ninguna evidencia científica en el tratamiento del Covid-19 pero con un stock de no sabemos cuántos años, o décadas, en los almacenes de las Fuerzas Armadas pagados con el dinero de nuestras vacunas. Cabe mencionar que no hay dinero para una ayuda de emergencia un poco menos miserable, «tomar préstamos del banco» contraatacó el presidente, pero hay mucho dinero, claro, para financiar una mansión de lujo del hijo del presidente y una Copa América que, si todo sale bien, no será realizada.

Cartel exhibido en 29M en São Paulo. Créditos: Elaine Campos.

Por no hablar de otras tragedias nacionales que están escalando cada vez más, como la letalidad policial contra poblaciones negras, indígenas y periféricas, como pudimos ver en la masacre de Jacarezinho y los ataques a los Yanomami en Roraima y los Munduruku en Pará recientemente. Además, por supuesto, de los asesinatos diarios que leemos a diario en los periódicos de un país que acepta de buen grado la pérdida de estas vidas.

Pero volviendo al 29M, lo que vimos fue una respuesta popular y diversa al dominio de las calles por parte de los bolsonaristas que, negando que lo son, estuvieron sobre ellos durante toda la pandemia, ofreciéndonos una amplia muestra de horrores a todos nosotros.

Y este sábado la gente tomó no solo las calles, sino también todas las precauciones posibles, y, tomando algunos riesgos necesarios, expresaron la conciencia de que el gobierno mata más que el virus y necesita caer ahora, con urgencia, para que detengamos la matanza completamente innecesaria que vivimos hoy. Es importante señalar que ahora hay más información que hace un año sobre la enfermedad y cómo prevenirla, lo que facilita a las personas evaluar la participación en función de las necesidades y condiciones de cada uno. Pero la sensación es que si coges el autobús, trabajas, vas a la escuela (que ahora hay que abrir a la fuerza), al supermercado, etc., no hay aglomeración, entonces hablar en contra de la realización de un genocidio no debería también serlo. En otras palabras, quienes salieron a las calles el sábado de ninguna manera son iguales a una narrativa de negación de la pandemia como la de los defensores del gobierno.

Una pandemia que, por cierto, ya se puede tratar aquí como una sindemia, ya que, en metamorfosis con la actual cúpula ejecutiva y las viejas tragedias y elecciones políticas del país, se ha convertido en esta arma de destrucción masiva que estamos siguiendo – y tratando de eludir – todos los días.

Como era de esperar, varios medios corporativos simplemente ignoraron las protestas e imprimieron artículos pagados en sus portadas, a la receta del pastel de la época de la dictadura, pero con un toque del ‘emprendimiento’ de hoy. Pero fue incluso una actitud positiva en relación a las protestas si se compara con los vehículos que las reportaron como de costumbre: «la protesta solo cuenta si tienes una camiseta de la selección nacional, selfie con la policía antidisturbios y masaje en el frágil ego del payaso presidencial», se nos dice, no exactamente con estas palabras, mientras señalamos grupos y buscamos cualquier cosa que huela a ‘vandalismo’ o irresponsabilidad frente a la pandemia.

Ya el presidente y su descendencia, de Planalto, dijeron más temprano ese día que no había nadie en las calles. Y de hecho, a las diez de la mañana, el tráfico era lento en la mayoría de las ciudades. Sin embargo, cuando la sopa empezó a espesarse, el presidente de la “pequeña gripe” ensayó mágicamente un coqueteo con la ciencia y la salud pública para quejarse de que había hacinamiento. Pero tal señalización hirió los deseos de su ego y pronto volvió en sí mismo, llamando a todos los que hablaban «potheads».

Un maldito tartamudeo que imprime la derrota de la pandilla presidencial este sábado. Esta pandilla que, siempre es importante recordar, llegó al poder en marcos democráticos, que habrá que resolver al día siguiente de esta interminable ronda de patadas letales y no letales.

La continuación de las protestas, como todo lo demás en un país a la deriva, está rodeada de incertidumbre. Sabemos que la Policía Militar constituye un bloque de amplio apoyo al Gobierno Federal y tiende a intensificar la violencia contra la mayoría descontenta, aunque nadie dé las razones. El ejemplo se dio en Recife, donde el pasado martes el comandante de la tropa fue despedido por el gobernador, ya que éste no había dado orden oficial de represión. Nadie en 2021 es todavía lo suficientemente ingenuo como para confiar en este grupo y en su supuesta lealtad a la democracia. Y las ramificaciones de esto son completamente impredecibles, como ya hemos visto.

Además, desde adentro, las manifestaciones pueden ser captadas por una lógica de precoces disputas electorales, como ya lo ensayaron algunos opinadores de izquierda y derecha, cada uno a su manera. Si sucumbe tan pronto a la política mezquina, es natural que pierda fuerzas, como también hemos visto en otras ocasiones.

Pero a pesar de esto, las protestas pueden – y deben – ganar cada vez más fuerza debido a las condiciones que se presentan en el país. Si esto sucede, las calles podrían ser el elemento de presión más importante para el fin del gobierno genocida y su responsabilidad por la tragedia actual.

En cualquier caso, y pase lo que pase, solo por actualmente estamos publicando sobre el 29M y no sobre un nuevo paseo en moto o cualquier otra tontería bolsonarista, ya es, si no una victoria, un alivio para el espíritu.

A continuación, recopilamos informes de varias ciudades enviados exclusivamente al Correio da Cidadania por periodistas y comunicadores independientes que residen en estas ciudades. Algunos están más involucrados en movimientos y luchas sociales, otros se destacan como observadores, pero todos contribuyen de alguna manera a las movilizaciones de las ciudades donde viven.

Florianópolis, de Filipe Prado

Manifestación en el centro de Florianópolis. Créditos: Filipe Prado

La capital de Santa Catarina tuvo la particularidad de inaugurar el 29M al reunirse en el Largo da Alfândega, en el centro de la ciudad, a las 10 de la mañana. Familias, niños, militancia diversa y, sobre todo, muchos jóvenes y estudiantes compartieron en esa mañana soleada con cielos azules la preocupación y el coraje de unirnos en una pandemia.

El falso cuestionamiento de los hechos, que imputa hipocresía ante la demanda de aislamiento social, se responde de inmediato en un cartel: Bolsonaro es mucho más letal que el virus.

Otro rasgo llamativo fue la organización del acto, que tomó las calles en 3 largas filas, como una inmensa y fina procesión, draconiana en relación a las medidas de protección de la salud. La gente distribuyó alcohol en gel; los sin máscara claramente no participaron en el río de asfalto y gente; y la mayoría de los manifestantes usaban los modelos de máscara adecuados, el PFF2. También existía la preocupación por evitar la aglomeración, lo que no siempre es fácil ya que ciertamente se estima que debería haber una audiencia de entre 13 y 15 mil personas.

Aunque el motivo que los unió en Florianópolis es uno de los más extremos, el ambiente de euforia y fiesta era inevitable. Las personas que no se habían visto durante al menos un año y medio se conocieron y se refrescaron ante el genocidio. Hubo música, percusión, baile, pero también muchos gritos de odio y duelo se quedaron durante mucho tiempo. Incluso con un año de retraso, cuando los antifas y los aficionados al fútbol organizado salieron a las calles en junio de 2020, el espacio público ya no es testigo de un monopolio fascista.

La protesta fue sumamente pacífica y tuvo pocos episodios de tensión, provocados principalmente por conductores y motociclistas que sienten que su derecho de ir y venir incluye atropellar a los manifestantes en su camino. Nadie fue atropellado por un automóvil y las discusiones se mantuvieron sin agresión, pero el sentimiento de hostilidad hacia las personas ajenas al acto fue constante.

El odio bolsonarista hacia la izquierda está muy presente en todo el estado de Santa Catarina, pero aun así también hubo actos en Joinville, Jaraguá do Sul, Blumenau, Chapecó e Itajaí. Aunque pequeños, son significativos y simbólicos.

Recife, de Marcus Iglesias

El pasado sábado Recife vivió una de las mayores represiones policiales de los últimos años. Todo esto en un acto pacífico en el que se solicitó la salida de un genocidio, el presidente Bolsonaro, que ha venido destrozando la vida y los derechos del pueblo brasileño.

El evento 29M en la capital de Pernambuco comenzó puntualmente a las 9 am, en la Plaza do Derby, ya con una multitud en la concentración. Eran personas de diversas clases sociales, banderas de partidos (como PT, PSOL, PCB, PCdoB y PCO, entre otros) e instituciones políticas (como UBES, UNE y Marcha de las Mujeres etc.), pero también mucha gente que decidió hacerlo: salir de casa solo para pronunciar su grito acuñado contra el genocidio del actual presidente.

Manifestación en el centro de Recife. Créditos: Flávio Japa.

La primera sensación que tuve cuando llegué a la protesta fue sentir una emoción muy fuerte, de esas que hacen llorar de alegría a una persona. Había algo simbólico en el aire con la juventud en la calle, o mejor dicho, gente con espíritu joven y revolucionario, porque allí había gente de todas las edades, entre ellos muchos niños y ancianos. En ese momento, nadie tenía idea de lo que nos esperaría al final.

Cuando comenzó la caminata, la energía era de colectivismo y esperanza para quienes luchan por días mejores. En este sentido, cabe destacar la organización del evento, que orientó el distanciamiento social y realizó campañas previas de captación de fondos para la compra y distribución de mascarillas y alcohol en gel, algo que, por la propia imagen, ya estaba completamente desfasado con las acciones impulsadas por los simpatizantes del presidente, como las de la playa de Boa Viagem, con gente apiñada sin máscaras y sin la distancia indicada… y sin represión policial.

Según escuché de algunos organizadores del acto, la idea era que la manifestación tomara la siguiente ruta: Praça do Derby, Av. Conde da Boa Vista, Av. Guararapes, Av. Dantas Barreto y Praça do Carmo, un trayecto conocido por quienes han estado en una protesta en Recife. Durante gran parte del mismo, lo que vi fue una multitud cruzando los casi dos kilómetros de la Av. Conde da Boa Vista sin ningún problema ni enfrentamiento con la Policía Militar. Solo gritos de orden y una indignación de los que ya no soportan perder personas, puestos de trabajo y salud. Un ambiente de paz y respeto por la vida.

Al llegar al puente Duarte Coelho, que conecta Conde da Boa Vista con Guararapes, me di cuenta del peligro que me esperaba. Había una piedra en medio de la vía de la Av. Guararapes, donde una tropa del Batalhão de Choque esperaba la llegada de los manifestantes que se estaban reuniendo en el puente mientras avanzaba la protesta. Pronto me di cuenta de que la policía no nos dejaría pasar y mucha gente empezó a preguntarse de quién era la orden. ¿Del gobernador?

¿De Bolsonaro? ¿A quién le interesaría el enfrentamiento? ¿Va a pasar esto realmente?

PM de Pernambuco reprime protestas. Créditos: Flávio Japa.

Al poco tiempo, el puente Duarte Coelho estaba lleno de gente. Todo fue muy rápido. Mientras escuchaba a la gente de la organización de protesta decidir qué camino tomar a partir de ese momento, sucedió lo impensable: el Batallón de Choque comienza a disparar balas y bombas de gas lacrimógeno para dispersar a la multitud. Algunos dirán que fue por la provocación de un grupo de personas que corrieron hacia la policía (una de las cuales derribó un contenedor de basura). Pero la reacción fue muy desproporcionada con la actitud en sí, algo completamente injustificable dada la cantidad de personas que había, especialmente niños y ancianos.

Tras el inicio de la brutalidad policial, no hubo retroceso de su parte. No hubo alto el fuego. El objetivo era claro: no solo dispersar a la multitud, sino también humillarlos y hacerlos irse de ese punto. Fue entonces cuando comenzó a desplegarse un escenario de terror, con bombas volando sobre nuestras cabezas, balas por todas partes, detenciones sin justificación y un montón de otras actitudes arbitrarias y violentas por parte de la Policía Militar.

Tan pronto como el Batallón de Choque cerró el Puente Duarte Coelho, aparecieron escenas de horror. Uno de los momentos más tristes de presenciar fue cuando el señor Daniel Campelo, de 51 años, quien ni siquiera participaba en el acto, intentó cruzar el puente y fue recibido por la Policía Militar con una lluvia de balas y bombas. Algunas personas intentaron ayudarlo después de que se cayó al suelo, y por esta actitud también recibieron balas y bombas de la policía, como si en ese momento no se permitiera ninguna ayuda. Debido a las balas de goma, Daniel perdió la vista en su ojo izquierdo y tuvo que ser operado el domingo 30 de mayo.

Otro momento de cobardía se produjo cuando la concejal Dani Portela (PSOL) intentó negociar con la policía, que en respuesta le apuntó con sus armas. La situación se agudizó cuando la concejala Liana Cirne (PT) también intentó negociar con la Policía Militar, pero recibió gas pimienta en el rostro, escena que circuló durante todo el día en las redes sociales.

Manifestación en el centro de Recife. Créditos: Flávio Japa.

No hubo diálogo, ni siquiera con las autoridades, mucho menos con la población, que ahora se dispersa por las calles. Todavía hubo un intento por parte de la organización de guiar a los manifestantes al Monumento Tortura Nunca Más, en la Rua da Aurora, pero no hubo más clima y seguridad para eso. Las bombas de gas seguían cayendo, generando una avalancha cada minuto con gente cayendo y lastimándose o asfixiándose con las lágrimas.

En las calles que forman parte del centro de Recife, los informes fueron de persecución por parte de la Policía Militar contra manifestantes vestidos con camisetas de fiesta o camisetas rojas. El ambiente era de persecución política total.

La reacción desproporcionada en uno de los estados que menos votó por Bolsonaro en 2018 parecía un mensaje premeditado, pero prevaleció el sentido colectivo. Incluso asustada, la gente se mantuvo firme en sus ideales y valores, en lo que cree y en lo que quiere para Brasil.

PM de Pernambuco reprime protestas. Créditos: Flávio Japa

A pesar de la represión, hoy fue un día histórico, de cara al bolsonarismo y al campo popular pudiendo demarcar espacios en las calles. Es necesario conocer las responsabilidades y exigir castigos, ya que estamos ante una ruptura democrática que solo se ve en tiempos de dictadura militar. Es importante entender hasta dónde llega la fuerza política de Bolsonaro dentro de las fuerzas policiales estatales para que esto no se repita, o no se convierta en un motín similar al que vimos en Ceará el año pasado.

También es fundamental comprender el papel real del gobierno estatal en este escenario.

La lección para mí fue que, incluso con la Policía Militar con sus cascos y mostrando una vez más de qué lado está, la gente está dispuesta a seguir adelante con sus gritos ya no estancados, aunque estén del otro lado del campo. Una fila de fascistas cobardes y uniformados está en desacuerdo con la disputa, incluso si tienen a una persona como el presidente Bolsonaro como su oponente. Como diría el poeta, “Pasarán, pájaro”, pero con mucha lucha en un camino lleno de piedras.

Manifestante levanta un cartel en São Paulo. Créditos: Elaine Campos.

São Paulo, de Elaine Campos

El ‘Fuera Bolsonaro’ del 29M llevó a cientos de miles de personas a las calles en más de 210 ciudades y 14 países. Incluso con todos los esfuerzos de los medios corporativos tradicionales para tratar de «ocultar» la magnitud de las manifestaciones, fue imposible derrotar las calles.

Con gran apoyo de diversos sectores del campo político de izquierda, movimientos populares y población en general, las protestas provocaron las más diversas reacciones de los bolsonaristas y generaron una imagen decisiva de fortalecimiento de las luchas para derrotar esta política genocida. Si bien los movimientos sociales y populares nunca han dejado de movilizarse en las calles en medio de la pandemia, esta fue la movilización que más llevó a los manifestantes a abandonar sus hogares luego de más de 1 año de aislamiento y distanciamiento social, produciendo un eco que se escuchó en todo el mundo.

El evento en São Paulo tenía programada la concentración para las 4 pm en el MASP, ubicado en la famosa Avenida Paulista, y ya contó con decenas de personas 1 hora antes de la hora programada. El saldo difundido por las organizaciones a fines del día 29 estimó que alrededor de 80 mil personas ocupan las calles en contra de las políticas de este gobierno, que ya ha matado a más de 465 mil personas. La protesta también reflejó la falta de vacunas para combatir el Covid-19, el hambre, el desempleo, los ataques a los indígenas, los negros y el medio ambiente.

Manifestante levanta un cartel en São Paulo. Créditos: Elaine Campos.

A mitad de camino para el final de la manifestación, un grupo indígena autónomo que se posicionó frente al camión de sonido llamó la atención sobre la invisibilidad de la participación indígena durante todo el viaje, con una enorme pancarta escrita «Demarcación Ya» en oposición al proyecto que autoriza la minería en tierras indígenas y dificulta la demarcación de nuevas áreas, que ya se encuentran paralizadas desde el inicio del Gobierno de Bolsonaro. Bloqueó el estéreo del auto hasta que su voz fue olvidada. Los ignorantes bajaron sus pancartas, se echaron en la calle, cantaron y demostraron la rebelión y la fuerza indígena tan olvidada, invisibilizada también en el contexto urbano.

Marcha de mujeres presente en São Paulo. Créditos: Elaine Campos.

El automóvil se colocó frente a la Escuela Estatal Maestra Marina Cintra en la Rua da Consolação, una escuela que tiene una pintura de un sacerdote jesuita catequizando a niños indígenas en la fachada principal de la carretera, la protesta dentro de la protesta, aunque simbólica, fue una acto de rebelión, el coche sólo se movió después de que Chirley Pankará (1º diputado de Estado indígena en SP) pudo hablar. Fue uno de los momentos más memorables que pude presenciar.

Cabe recordar que bajo el gobierno de Bolsonaro los conflictos en el campo se han incrementado y los asesinatos de indígenas están batiendo récords.

Belém do Pará, de Angelo Tupinambá

Belém do Pará, antes Territorio de Maery Tupibambá (1616), participó en las Leyes Nacionales “Fuera Bolsonaro y Mourão, ¡Comida en el plato y vacunación en el brazo!”, llevando a unas 5 mil personas a las calles de la capital, según la organización del acto político.

Manifestación en Belém do Pará Créditos: Angelo Tupinambá

Movimientos Sociales, Centrales Sindicales y Partidos Políticos convocaron a una concentración a las 8 horas de la mañana en la Praça da República, junto al Teatro da Paz, sitio histórico de manifestaciones en Cidade das Mangueiras. La principal demanda en carteles y consignas fue la destitución de Jair Bolsonaro y Hamilton Mourão y la implementación del Plan Nacional de Vacunación para la compra de vacunas contra Covid-19. Alrededor de las 10 de la mañana, la Ley comenzó con un Manifiesto Interreligioso para las víctimas de la pandemia y un llamado a la lucha de resistencia.

La marcha popular tomó la Avenida Presidente Vargas, siguió la Avenida Nazaré, luego Magalhães Barata hasta el Mercado de São Brás, cubriendo así el primer tramo de la Ruta Terrestre Tupinambá de Maery a Caeté (hoy Bragança). Durante todo el viaje, buscamos mantener la distancia y todos los protocolos de prevención de virus. Se distribuyeron mascarillas y alcohol al 70% a los participantes presentes.

A la participación de los pueblos originarios asistieron miembros de la Federación Estatal de Pueblos Indígenas de Pará, Asociación de Estudiantes de Pueblos Indígenas de la UFPA e independientes. Bike Som Maria Lira (Unidad Móvil FM) de Rádio Age Mídia Comunicação para Cidadania, se unió al destacamento de la Unión Juvenil Comunista y Unidad Classista, con el activista Angelo Tupinambá.

Manifestantes en Belém do Pará Créditos: Angelo Tupinambá.

El Departamento de Tránsito y Policía Militar del Estado de Pará siguió la senda, sin embargo, no hubo incidente, lo que valió la labor de la comisión de seguridad del acto, que veló por la integridad de las personas.

La gente salió a las calles para gritar a Bolsonaro, en el primer acto importante de la ciudad después de que comenzara la pandemia.

Brasilia (DF), de Alex Mirkhan

Brasilia es probablemente la ciudad que más necesitaba una protesta masiva contra el gobierno de Bolsonaro. Durante mucho tiempo su dignidad había sido pisoteada los domingos por repugnantes caravanas, paseos en moto, cabalgatas e incluso sobrevuelos presidenciales con helicópteros militares. Sacar las cuadras a la calle para disputar el control de la narrativa en una ciudad que respira política durante una pandemia es sin duda una tarea más complicada para quienes tienen la menor empatía y sentido de la realidad.

Manifestante grita «Fora Bolsonaro» en Brasilia. Créditos: Alex Mirkhan.

Por eso, el primer mérito de la protesta de este sábado en la capital del país fue superar los miedos de salir de casa y brindar a los opositores imágenes de aglomeración y falta de respeto a los protocolos sanitarios, tan criticados en las caravanas bolonaristas. El esfuerzo ejemplar de los organizadores y del propio público consiguió que la marcha a pie por el Eje Monumental se realizara en filas paralelas y que la distancia de 2 metros quedara en el césped frente al Congreso, donde pancartas en el suelo guiaban el posicionamiento de los manifestantes.

El otro gran mérito de la movilización es de naturaleza más psicológica y conmovedora. Los opositores de la extrema derecha delirante necesitaban, y lograron, hacer una demostración de fuerza para retomar el territorio manchado de odio amarillo verdoso (con fondos de los clubes de tiro del Distrito Federal y otros patrocinadores ocultos pero obvios). Y allí no solo estaban los viejos y nuevos votantes de Lula y PT, sino también otros frentes de izquierda que tienden a criticarlo, profesionales de la salud, maestros, movimientos sociales, artistas, anarquistas y también ciudadanos notoriamente más tranquilos políticamente, de lo que probablemente no se molestarían si el descontrol general no fuera grande.

El resultado fue una atmósfera mucho más ligera en comparación con las protestas del gobierno que también pude presenciar mientras cubría como reportero de video. En el amplio carril de la avenida que divide la capital y conduce a los palacios del poder, vi a alguien vestida de Dilma Rousseff, carteles burlándose de la familia Bolsonaro y sus seguidores, intercalados con serios mensajes de pura indignación. La gente logró transformar la escena en Brasilia, otrora territorio de manifestaciones de partidarios del gobierno.

Si bien las imágenes aéreas no fueron tan impactantes como las de otras capitales, como São Paulo, la sensación es que por fin es posible disputar este territorio y que la lucha llegará hasta el final.

Manifestantes gritan «Fuera Bolsonaro» en Brasilia. Créditos: Alex Mirkhan.

Porto Alegre, de Ramiro Furquim

Sorprende la participación que se vio en el Centro Histórico de Porto Alegre. Casi 20.000 personas caminaron inconformes pidiendo vacunas y comida. Mucha gente joven. Muchos estudiantes. Muchos señores y señoras. Fue un gran encuentro para luchar por la supervivencia y contra las omisiones del gobierno de Jair Bolsonaro.

29M en Porto Alegre. Créditos: Ramiro Furquim/@outroangulofoto

El punto de encuentro fue frente al Ayuntamiento de la Capital, en el Palacio Municipal. Ya a las 3 horas de la tarde se tomó el lugar. Numerosos carteles de ‘Fuera Bolsonaro’, ‘Fuera Genocida’ y saludos al SUS. Había gente que pedía más educación y menos reformas neoliberales. Tenía hijas e hijos, nietos, amigas y amigas en duelo por seres queridos que se habían ido durante la pandemia. Muchos se fueron cuando ya había una vacuna, pero el gobierno se negó a comprarla.

La marcha despegó lentamente y se dirigió hacia la Usina do Gasômetro por la Rua Riachuelo, una calle residencial en el tramo. Muchos vecinos salieron por las ventanas. Aplaudieron, sartenes. Gritaban y ondeaban banderas. Banderas del partido de izquierda. Banderas de Brasil. Otros simplemente miraron. Sin insultos. Ningún narrador bolsonarista provocativo. La calle fue tomada. No se podía ver el final, ni el comienzo de ese montón de gente que no había sido vista por algún tiempo.

Junto al gasómetro había una nueva concentración. Casi todas las personas enmascaradas. Había cierta distancia. No era la distancia recomendada, pero había cierta preocupación. Hablaron algunos políticos y líderes de movimientos sociales. Muchas canciones cantadas con fuerza e indignación. Hubo cierta dispersión a lo largo del inusual camino, por las calles interiores del barrio. El regreso fue por la prolongación de la Rua Demetrio Ribeiro, hacia Largo Zumbi dos Palmares.

Porto Alegre. Créditos: Ramiro Furquim / @outroangulofoto

Ocho cuadras de mucho ruido recordando las relaciones del presidente con la milicia carioca, con las grietas de las que se acusa a la familia Bolsonaro. Recordando el desprecio por la búsqueda de vacunas. Recordando también las acciones de gobiernos locales como el gobernador Eduardo Leite, quien relajó los decretos en el momento álgido de los casos, y el alcalde Sebastião Melo, quien resultó ser un gran desmentido de la pandemia.

En Largo Zumbi, hubo una rápida ronda de discursos de otros líderes y la gente se dispersó gradualmente. Un títere del presidente fue quemado en la avenida. Cuando la multitud se fue, la policía se acercó. Hubo quienes intentaron, un solo malabarista, resistir: «¿Por qué no está Chile aquí?» La pregunta resonó en los oídos de quienes no dejaron detener al artista. Se fueron. La manifestación contra el gobierno fue fuerte.

3 junio 2021 .

 —

* Raphael Sanz es periodista y editor de Correio da Cidadania.

* Elaine Campos es socióloga de formación, fotógrafa e investigadora sobre la presencia de mujeres y lesbianas en la fotografía y narrativa latinoamericana. Forma parte de la Marcha Mundial de las Mujeres, el Colectivo Contra la Tortura de SP y el Colectivo de Resistencia Anarkopunk Flechas Kruzadas. Instagram: / elainecamposfotografia /

* Angelo Madson Tupinambá es el coordinador del Instituto Age Mídia – Comunicación para la Ciudadanía (Rádio Libertadora IM e IMTV, Bike Som Maria Lira FM) en Belém do Pará.

* Marcus Iglesias es periodista y residente del centro de Recife.

* Filipe Prado es periodista y poeta.

* Alex Mirkhan es un periodista y videasta de São Paulo con sede en Brasilia.

* Ramiro Furquim es reportero gráfico, circula por las calles de la región Sur y se puede encontrar en @outroangulofoto y Jornalja.com.br.

Fuente: https://desinformemonos.org/29m-en-brasil-basta-de-bolsonaro-y-su-pandilla/

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.