Haiti: un dolor en el continente.

Intervención militar en Haití: hambre, pedofilia, violaciones y prostitución.

Un martes, 12 de enero de 2010 una tragedia devenida en terremoto golpeó a Haití. Más de 316.000 personas murieron, 350.000 resultaron heridas y más de 1,5 millones se quedaron sin hogar, según cifras del gobierno haitiano. De ese millón y medio de personas, la mayoría ocuparon las periferias de la Capital, Puerto Príncipe.

Las familias sobrevivientes del terremoto se refugiaron y allí construyeron una barriada multititunadia a la que bautizaron Canaan. Con la excusa de proteger al país, las fuerzas militares norteamericanas empezaron a solar las barriadas más afectadas. Estos grupos de militares, tanto norteamericanos como destacamentos militares del todo el mundo nucleados en los Cascos Azules de la ONU, abusaron impunemente de mujeres y niñas en los campamentos de damnificados de Puerto Príncipe. Solamente en los primeros días fueron abusadas 200 mujeres.La víctima más joven de los violadores armados tenía sólo ocho años. En una investigación de Amnistía Internacional varias menores hablaron con la institución.

Una niña apenas 10 años, contó:

«Fue una vez cuando yo fui a buscar agua: un grupo de hombres me agarra, me golpean y me violan. Cuando yo le conté eso a mi padre, mi padre fue a buscarlos y ellos se fueron, y otros querían violarme otra vez”.

Otra pequeña, que tenía tan sólo 8 años, contó a Amnistía Internacional que había sido violada en varias ocasiones:

«Cuando mi mamá me mandó a comprar, me agarraron, me golpearon y me violaron».

Algunos vecinos se quejaron de la situación, aunque pocos reaccionaron ante crímenes como estos por temor a que los grupos armados llegaran a sus barrios dispuestos a todo.

En Haití la intervención militar y económica norteamericana también ha generado un contexto propicio para la explotación sexual de mujeres e infancias. Los militares extranjeros de las tropas de la ONU y el ejército norteamericano, aún no han respondido por las violaciones masivas cometidas durante las casi dos décadas de su incursión en el país antillano. Mientras tanto la población haitiana les responsabiliza de fomentar la mercantilización de la niñez y las relaciones sexuales.

El crecimiento de la prostitución forzada es consecuencia de la miseria impuesta por las naciones injerencistas de La Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización en Haití MINUSTAH, ahora MINUJUSTH. Desde entonces las enfermedades de transmisión sexual se suman a las plagas del contacto imperial, como fue el brote de cólera inmediatamente después del terremoto, cuando militares de las tropas nepalíes defecaron en las riberas del río Artibonito, la mayor fuente acuífera del país. En Haití la presencia norteamericana es responsable, por demás, de la insostenibilidad económica y la corrupción.

Uno de los efectos de la escasez estructural en el país antillano es el llamado fenómeno restavek. En las palabras de Daphnée Joseph (militante feminista haitiana residente en la ciudad de Buenos Aires) el fenómeno restavek es consecuencia de la pobreza de las clases rurales, quienes se ven obligadas a dar a sus hijos e hijas en adopción para el trabajo doméstico. Estos niños trabajan en condiciones de semiesclavitud y en muchas ocasiones son abusados sexualmente.

Huelga recordar que Estados Unidos inhabilitó la soberanía alimentaria haitiana, obligando a consumir artículos de sus redes comerciales. En los años 70 Haití era un país autosuficiente, que exportaba parte de su producción agrícola. “Ahora el 70% de la población, casi 7 millones de personas, se encuentra en situación de inseguridad alimentaria, y 1,8 millones de personas en situación de inseguridad crónica. La producción agrícola haitiana ha sido asfixiada por la llamada «cooperación internacional» que sin embargo se torna insuficiente para alimentar a la población. El cercenamiento de la capacidad de autoabastecimiento ha instaurado relaciones de extrema dependencia económica hacia las naciones que envían sus mercaderías, muchas sin siquiera contar con los estándares mínimos de calidad. Las góndolas haitianas han dejado de estar abastecidas por su mercado interno, dando paso a toda clase de comida de segunda. El cáncer, la diabetes y la desnutrición infantil son el efecto del cercamiento económico neoliberal y de guerra gestionado por los Estados Unidos y Canadá.

24/07/2021

Fuente: https://rebelion.org/intervencion-militar-en-haiti-hambre-pedofilia-violaciones-y-prostitucion/
——

Ariel Henry, el elegido por el asesinado Moïse, nuevo primer ministro de Haití.

Elegido por el asesinado Jovenel Moïse como su sucesor dos días antes del magnicidio, sin contar siquiera con el apoyo de los partidos, el neurocirujano Ariel Henry asumió este martes como primer ministro de Haití, y convocó a la unidad nacional y a hacer un esfuerzo conjunto para “frenar esta carrera hacia el abismo». El primer ministro interino, Claude Joseph, ocupará de nuevo el cargo de ministro de Relaciones Exteriores en el nuevo gobierno, que carecerá de presidente y tendrá la tarea de organizar nuevas elecciones lo antes posible.

El designado jefe de gobierno aseguró que solo el diálogo y la consulta permitirán definir los contornos de las políticas a seguir durante este período, y adoptar las decisiones esenciales para la transformación de la sociedad, en especial las condiciones de vida de los más vulnerables. Cabe recordar que después del magnicidio, Henry había recibido el apoyo del partido gobernante, el Tet Kale, pero ese gesto se diluyó rápidamente.https://i0.wp.com/www.nodal.am/wp-content/uploads/2021/07/Ariel-Henry-1.jpg?resize=300%2C172&ssl=1

Henry, de 71 años, se formó como médico en universidades de Francia y Haití y tiene experiencia en la administración pública: formó parte del Gobierno de Michel Martelly, el antecesor de Moise, durante 14 meses marcados por la endémica corrupción y la inestabilidad política, cuando fue Ministro de Interior y después estuvo al frente de la cartera de Asuntos Sociales y Trabajo hasta marzo de 2016.

Siempre ligado al poder, sus antecedentes golpistas vienen desde 2004, cuando tras la forzada dimisión (su nombre real es golpe de Estado) del expresidente Jean Bertrand Aristide, Henry conformó junto con otras seis personalidades, el llamado Consejo de Sabios, órgano encargado de proponer a la presidencia provisional de Haití un nuevo primer ministro.

Fue miembro del Partido Social Demócrata, luego del Partido Nacionalista Progresista Revolucionario Haitiano, fundado por su mentor Serge Gilles. Se unió a la estructura Fusión de los Socialdemócratas Haitianos e integró hasta 2014 la Unión Patriótica, creada por el expresidente René Preval (1996-2001 y 2006-2011).

https://i2.wp.com/www.nodal.am/wp-content/uploads/2021/07/lambert-joseph-henry.jpg?resize=298%2C171&ssl=1
Lambert, Joseph, Henry, tres para un solo cargo

Henry fue una de las autoridades sanitarias al momento de responder a la epidemia de cólera que se desató en Haití después del terremoto de 2010 que mató a 300 mil personas. El brote, adjudicado a la misión de paz de la ONU, causó otras 10 mil víctimas, de acuerdo con cifras oficiales. En 2020 integró la comisión multisectorial para la gestión de la Covid-19.

«El señor Ariel Henry ha hecho una muestra de un egoísmo, de un egocentrismo sin límite. Hay que darse cuenta que no hay salida sin una propuesta concertada, sin algo que tenga el mínimo consenso nacional», evaluó el médico y analista político, Jean Hénold Buteau.

«Cualquiera que en este momentos se introduce en un caos institucional, no solamente es una falta de respeto, sino que es una irresponsabilidad total. No va a poder resolver nada«, agregó Buteau.

*Periodista venezolana, analista de temas de Centroamérica y el Caribe,  asociada al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

Fuente: https://estrategia.la/2021/07/20/ariel-henry-el-elegido-por-el-asesinado-moise-nuevo-primer-ministro-de-haiti/

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.