Ken Loach, director del film «Tierra y Libertad», expulsado del Partido Laborista.

Ken Loach, el mejor y más galardonado cineasta británico de todos los tiempos. Una leyenda viviente con 6 décadas de carrera, 35 largometrajes y léalo 104 galardones internacionales. Destacado luchador anticapitalista y en su oportunidad contra el thatcherismo que liquidó el apoyo estatal cultura en Inglaterra.

Ken Loach: «Keir Starmer es Mr Bean tratando de actuar como Stalin».

por Ken Loach/Sin Permiso.

La semana pasada, Ken Loach fue expulsado del Partido Laborista. En su primera entrevista desde su expulsión, el cineasta socialista le dijo a Mattha Busby de Jacobin que la purga de la izquierda que lleva a cabo Keir Starmer está llevando al partido a la destrucción.

Cuando Jeremy Corbyn era líder del Partido Laborista, al cineasta socialista Ken Loach se le otorgó un lugar de honor y un asiento prominente en la sala de conferencias, después de volver a unirse al partido que había dejado años antes, disgustado con Tony Blair. La posición del cineasta ganador de la Palma de Oro provocó la ira de blairistas como el ex diputado Mike Gapes, que todavía hoy se resiente de haber sido «desterrado al gallinero» por la dirección laborista de izquierda.

Pero hoy, lo que se escucha es la algarabía de los derechistas, después de que el director de Daniel Blake fuera expulsado del partido la semana pasada. Loach, cuyas películas se consideran hitos del realismo social, declaró que fue expulsado del Partido Laborista después de rechazar una orden de renunciar a los amigos y camaradas de izquierda que han sido expulsados, junto con las  corrientes ahora prohibidas de las que eran miembros.

Al anunciar su expulsión a través de Twitter, Loach se mostró desafiante, declarando que «Starmer y su camarilla nunca liderarán un partido del pueblo» e insistió en «Somos muchos, ellos son pocos». Hablando con Jacobin en su primera entrevista desde su expulsión, el cineasta pinta un panorama desolador de la vida dentro del partido de izquierda. En su conversación con Mattha Busby señaló que los acontecimientos recientes sugieren que el laborismo ya no está interesado en escuchar a sus miembros, y que está dando marcha atrás, de vuelta a la política vacía y derechista de la era Blair, con la esperanza de seducir a la prensa conservadora.

-¿Por qué le han expulsado del Partido Laborista?

La carta que recibí me acusaba de apoyar a una organización proscrita; bueno, según yo lo entiendo, si se aprueba una ley para criminalizar un acto, no se puede enjuiciar a alguien por haberlo hecho antes de que se aprobara la ley. No se puede castigar retroactivamente a las personas por cosas que no eran delitos cuando las hicieron.

Toda las ridículas pruebas que se lanzaron contra mí se referían a cosas que sucedieron mucho antes de estas proscripciones.¿qué hacer? No tengo la energía ni la voluntad para involucrarme en una disputa prolongada, porque es una pérdida de tiempo. Prefiero trabajar y hacer una película que hablar con gente maliciosa. Es como poner fin a una relación abusiva, en realidad, es un peso que se quita de encima.

– ¿Cuál fue el alcance de su participación en estas organizaciones ahora prohibidas?

No soy miembro de ninguna de las organizaciones prohibidas. Pero apoyo a muchas de las personas que han sido expulsadas, porque son buenos amigos y camaradas. Se está llevando a cabo una cacería de brujas dentro del Partido Laborista, y no renunciaré a ellos. Los apparatchiks del partido están ejerciendo una gestión arbitraria y completamente antidemocrática; haciendo las reglas sobre la marcha. Para alguien como Keir Starmer, a quién se considera un importante abogado y ex jefe del Servicio de Fiscalía de la Corona, su plena aprobación solo demuestra el tipo de personajillo que es.

– No parece que se quisieran mucho. ¿Qué opina sobre su liderazgo del partido en general?

Lo que está intentando hacer Starmer está muy claro. Como líder, es totalmente indigno de confianza y un mentiroso compulsivo. Dijo que uniría al partido, pero ha expulsado a más de 120.000 miembros. Sus acciones sugieren que esa fue su intención desde el primer día, por lo que nunca tuvo la intención de unir al partido. Conscientemente engañó a los miembros. Ha acabado por ser alguien indigno de confianza y sin principios. Y su intención, por lo que puedo ver, es dirigir un partido pequeño sin activistas que le den problemas, sin un programa transformador. Es un retroceso de las políticas de izquierda sobre la propiedad pública, la vivienda, el estado de bienestar y el medio ambiente. En política exterior es un retroceso de la defensa del derecho internacional y los derechos humanos.

Lo que está haciendo mediante las expulsiones y el acoso a los afiliados para que se vayan es reproducir el partido de Blair, un pequeño partido que se dirige al electorado a través de los medios de comunicación y trata de convencer a la prensa de derecha de que el laborismo no es una amenaza para su poder.

– Usted ha sido uno de los que ha restado importancia al tema del antisemitismo en el partido y lo han acusado de negar el Holocausto. ¿Cree que esto jugó algún papel en su expulsión?

Mi posición sobre la negación del Holocausto es muy clara. Me opongo totalmente a ella. Está ahí en los archivos y es público. “En una entrevista de la BBC, donde el discurso se superpuso, mis palabras se retorcieron para sugerir que creo que es aceptable cuestionar la realidad del Holocausto. No. El Holocausto es un evento histórico tan real como la propia Segunda Guerra Mundial y no debe ser cuestionado”, dije. He recibido amenazas a mi familia por ello, gente que se me acerca en la calle, te empuja contra la pared, es el abuso más repugnante.

– Es evidente que está frustrado por los acontecimientos de los últimos años. ¿Alberga alguna amargura por su expulsión?

Para mí, es un honor: no tengo ningún problema en pelearme con la camarilla de Starmer. La democracia está muerta en el Partido Laborista: las agrupaciones del partido en los distritos electorales se han cerrado sin motivo. Las resoluciones adoptadas que critican a Starmer o apoyan a los palestinos son invalidadas. Se les ha dicho que no se les permite aprobar resoluciones que traten sobre el hecho de que no pueden aprobar determinadas resoluciones. Es una negación total de la democracia interna.

Tierra y libertad (1995) - Filmaffinity

– Suena bastante orwelliano. ¿Es caótico también?

Todo el proceso disciplinario es un caos, no existe un procedimiento garantista en absoluto. A las personas se les dice que su afiliación queda suspendida, escriben pidiendo explicaciones y no obtienen ninguna respuesta; así durante meses y meses. A Starmer, que ha sido un abogado famoso, lo hace parecer ridículo. Es una figura divertida. Dijeron que cuando Gordon Brown era el líder, era como si Stalin se convirtiera en Mr Bean; pero Starmer es al revés, él es Mr. Bean tratando de actuar como Stalin, y lo está haciendo muy torpemente.

– Ahora tengo la imagen de Stalin ordenando a Peter Mandelson que limpie la Mona Lisa y reprendiéndolo por no hacer un buen trabajo. Pero, hablando en serio, ¿qué opina de la política británica hoy?

Hay una gran cuestión sobre la democracia. Con Jeremy Corbyn, el laborismo fue el partido político más grande de Europa: casi seiscientos mil miembros. Los miembros estaban fuertemente unidos alrededor del programa del partido, que habría sido transformador. Pero una camarilla dentro del grupo parlamentario, la mayoría de ellos blairistas, lideró con éxito los esfuerzos para socavarlo. Usted conoce la historia de los correos electrónicos filtrados desde la sede laborista: varios liberados trabajaron activamente en contra de una victoria laborista en 2017 y se regocijaron cuando el partido perdió, en medio de los insultos más groseros a personas como Diane Abbott y los pocos parlamentarios leales a Corbyn, y ahora están siendo recompensados con Starmer. Todo esto me lleva a preguntarme si es posible votar a un partido comprometido con un cambio transformador. ¿Es el establishment británico tan todopoderoso que puede evitar que suceda?

(*) Ken Loach: aclamado y premiado director de cine britanico, autor entre otras de la pelicula «Tierra y Libertad».
 

Fuente original: https://jacobinmag.com/2021/08/ken-loach-keir-starmer-labour-party-ejection-corbyn

 
Fuente: https://www.sinpermiso.info/textos/ken-loach-keir-starmer-es-mr-bean-tratando-de-actuar-como-stalin
 

Las 5 Mejores Películas de Ken Loach

por El Fett/Cinescopia.

Si usted no conoce a Ken Loach, sencillamente entonces no conoce al mejor y más galardonado cineasta británico de todos los tiempos. Una leyenda viviente con 6 décadas de carrera, 35 largometrajes y léalo bien: 104 galardones internacionales en donde destacan un BAFTA, 8 premios del Festival de Berlín (entre ellos 2 del jurado y un Oso de Oro honorífico), 3 victorias de la audiencia del Festival de San Sebastián, 9 reconocimientos del Festival de Venecia y por supuesto, sus 16 galardones del Festival de Cannes, siendo el cineasta más galardonado en dicho certamen con 8 premios del jurado y dos Palmas de Oro.

Una rotunda máquina británica de calidad fílmica, Loach nace un día como hoy de 1936 en Nuneaton, Inglaterra. Primero estudiante de derecho, su vocación artística lo lleva al teatro de su universidad donde a partir de conseguir un trabajo como asistente, toma el rumbo de la dirección audiovisual para que principios de los 60 instaurarse en la televisión (BBC). Rápidamente Loach encontraría su segunda vocación, la del activista y justiciero social, pues desde sus primeros trabajos y gracias al entorno de inseguridad y pobreza social de aquellos años en el Reino Unido, asume el rol que lo caracterizaría durante toda su carrera, el de la voz fílmica contra el clasismo, la opresión laboral, sindical y del estado hacia los menos favorecidos de su país. Incluso esta lucha lo llevaría a ser un enemigo jurado de “La Dama de Hierro”, siendo en aquella década (80) casi vetado de la televisión (donde se distinguía con sus docudramas), así como del cine por el recorte del “Tatcherismo” hacía los presupuestos culturales.

 

Para los 90 Loach retomaría su carrera comenzando la mejor etapa de la misma al ser ya un líder de opinión artística y social, pues a través de sus obras el ahora veterano cineasta comunicaría un mensaje tan realista como complejo sobre las pobres condiciones económicas – laborales – sociales del pueblo, sin que dicho mensaje tome un partido o posición subjetiva, siempre amparado por el cruento y rotundo trasfondo de su panorama para así desarrollar las emociones, psiques y deconstrucciones de sus protagonistas en relatos que suelen combinar con naturalidad la comedia “trágica” con el drama de tintes semi documentales, en muchas ocasiones aludiendo al neorrealismo italiano, pero asumiendo la corona actual del llamado “realismo social británico”.

Loach, sin duda un monarca de la denuncia fílmica y uno de los mejores directores en la historia, revisemos su entrañable, agridulce, esperanzadora y/o catártica filmografía a través de las que en opinión de sus servidor, son sus mejores películas.

Felices 85 años Maestro.

Bonus. Looking for Eric (2009)

Su película más peculiar y alejada de los conflictos sociales que permean casi toda su filmografía (aunque hay ciertos elementos en el desarrollo de la trama que ayudan a dar ese soporte y trasfondo social a su protagonista). De toques cómicos y surrealistas, el peculiar argumento incluye la manifestación “imaginaria” del gran ex futbolista francés y símbolo del Manchester United, Eric Cantoná, que funge aquí como la guía (y/o alter ego) de un hombre abatido por la desgracia familiar. Sirviendo incluso como guía sobre la polémica figura del futbolista francés (el cual resultó ser un tremendo actor), Loach alcanza picos de genialidad humorística, sintiéndose su relato más ligero y libre para desbordar su también habilidad cómica.

 

5 – I, Daniel Blake (2016)

La segunda Palma llegaría de uno de los dramas más desgarradores, anti sindicales y sociales de su filmografía, un doble retrato sobre la pobreza y las condiciones laborales precarias a los que son sometidos gran parte de la población británica. Casi documental, Loach explora los barrios bajos de esta medio – bajo estrato para de construir la esperanza de un mejor mañana, viendo en Blake un héroe callejero que frente a la desesperación, saldrá a las calles a gritar y clamar por sus derechos. De un tono muy personal, la figura de Blake y de la contra parte femenina en una madre soltera que debe mantener a sus dos hijos, son precisamente las perfectas extensiones de su símbolos trágicos heroicos, alcanzando aquí una catarsis social de tremenda empatía.

 

4 – Land and Freedom (1995)

Quizá su cinta más partidista (un manjar fílmico imperativo para los adeptos “rojos” comunistas), pero al mismo tiempo uno de sus relatos más auténticos, arriesgados e irónicos, pues tuvo que venir un británico para contar con vehemencia los hechos de la guerra civil española. Con el agregado de estar exquisitamente documentada, Loach nos cuenta la historia de un comunista inglés que viaja a España para unirse a la facción revolucionaria de Aragón, donde conocerá no solo las mieles y las desgracias del anarquismo, sino también el amor y la obsesión, mientras en un segundo plano el más izquierdo Loach retrata con realismo el conflicto y uno de sus temas recurrentes: la traición al ideal. Se haría del premio de la prensa y especial del Jurado en Cannes

 

3 – Hidden Agenda (1990)

Como lo notarán,  el tema social en torno a IRA será el que con el tiempo le regale su primer máximo galardón, pero 16 años antes, recién salido del veto y dando el paso hacia la internacionalización, Loach construiría un thriller tan sobrio como calculador, una pieza perfectamente escrita, actuada, dirigida y cuadrada, para contraatacar a su archienemiga, La Dama de Hierro, cuando dos abogados americanos descubran el maltrato a los prisioneros de la facción y varios documentos que incriminan por supuesto a la política de Tatcher. Uno de los más provocadores y mejores thrillers los 90, destacan por supuesto las interpretaciones de Frances McDormand y Brian Cox. Por supuesto esta retribución ganaría el Premio del Jurado en Cannes

 

2 – The Wind that Shakes the Barley (2006)

El origen de IRA (Ejército Republicano Irlandés) no es solo provocador y consistentemente retratado por Loach, sino íntimamente desmenuzado cuando en este testimonio histórico sobre la independencia de dicha nación en los años 20, Loach incluya una metáfora fraternal que, frente al pacto del Gobierno Británico, consecuentemente dictaminará el futuro y diseminación de aquella hermandad o fracción, desatando así la otra guerra civil que hasta la fecha sigue “aterrorizando” con dichas siglas. Poderosa y desgarradora, quizá la autenticidad y su realismo puncen doblemente a la sociedad cuando el director construya un relato sobre la traición a los ideales socialistas, tema que seguramente el narrador hizo personal para ganar su primera Palma de Oro.

 

1 – Raining Stones (1993)

Ganadora del Premio del Jurado en Cannes y enmarcado su gran regreso noventero, creo que es esta no solo su mejor pieza, sino también la más cautivadora y personal. La historia de un trabajador que pese a su pobre situación económica, hará todo lo necesario para que su hija lleve un bonito y caro vestido en su primera comunión, es una carta de amor abierta para el obrero británico, que abraza la pobreza y su devoción religiosa como únicos dogmas de su inquebrantable esperanza. Concisa (90 minutos), desgarradora, esperanzadora y como siempre crítica hacía con el sistema y hacía con la discordancia ideológica del trabajador promedio, Loach demuestra aquí por qué es el rey del realismo social británico, con un discurso objetivo monumental.

 

17-01-2021.

Fuente: https://cinescopia.com/las-5-mejores-peliculas-de-ken-loach/2021/06/

1 Comment

  1. No hay que ser muy agudo para ver cuál es la misión que se le asignado a Starmer: desmantelar al Partido Laborista, reducirlo a un apéndice inerte del establishment.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.