Mundo imperial: «El momento Saigón» en Kabul, Afganistán.

A US military helicopter is pictured flying above the US embassy in Kabul on August 15, 2021. (Photo by Wakil KOHSAR / AFP)

El Emirato Islámico de Afganistán vuelve con fuerza.

por Pepe Escobar (Asia).

Espera a que la guerra termine /Y los dos seamos un poco más viejos
El soldado desconocido/ El desayuno donde se leen las noticias
Los niños de la televisión alimentados/ Los no nacidos viven, viven, mueren
La bala golpea la cabeza del casco/ Y todo se acaba
Para el soldado desconocido
(The Doors, «The Unknown Soldier»)

Al final, el momento Saigón ocurrió más rápido de lo que cualquier «experto» occidental en inteligencia esperaba. Esto es algo para los anales: cuatro días frenéticos que concluyeron la más asombrosa guerra relámpago de la guerrilla de los últimos tiempos. Al estilo afgano: mucha persuasión, muchos acuerdos tribales, cero columnas de tanques, mínima pérdida de sangre.

El 12 de agosto preparó el terreno, con la captura casi simultánea de Ghazni, Kandahar y Herat. El 13 de agosto, los talibanes estaban a sólo 50 kilómetros de Kabul. El 14 de agosto comenzó con el asedio de Maidan Shahr, la puerta de entrada a Kabul.

Ismail Khan, el legendario León mayor de Herat, llegó a un acuerdo de autopreservación y fue enviado por los talibanes como mensajero de primera clase a Kabul: El presidente Ashraf Ghani debe salir, o si no.

Todavía el sábado, los talibanes tomaron Jalalabad y aislaron Kabul por el este, hasta la frontera afgana-paquistaní en Torkham, puerta del paso de Khyber. El sábado por la noche, el mariscal Dostum huía con un grupo de militares hacia Uzbekistán a través del Puente de la Amistad en Termez; sólo se permitió la entrada a unos pocos. Los talibanes tomaron el palacio de Dostum, al estilo de Tony Montana.

A primera hora de la mañana del 15 de agosto, lo único que le quedaba a la administración de Kabul era el valle de Panjshir -en lo alto de las montañas, una fortaleza naturalmente protegida- y los hazaras dispersos: no hay nada en esas hermosas tierras centrales, excepto Bamiyán.

Combatientes talibanes montan guardia junto a una carretera cerca de la plaza de Zanbaq en Kabul el 16 de agosto de 2021, tras un sorprendente y rápido final de la guerra de 20 años en Afganistán, mientras miles de personas se agolpan en el aeropuerto de la ciudad tratando de huir del temido régimen islamista de línea dura del grupo. Foto: AFP / Wakil Kohsar

Hace exactamente 20 años, me encontraba en Bazarak preparándome para entrevistar al León del Panjshir, el comandante Masoud, que estaba preparando una contraofensiva contra… los talibanes. La historia se repite, con un giro. Esta vez me enviaron una prueba visual de que los talibanes –siguiendo el clásico manual de las células durmientes de la guerrilla- ya estaban en el Panjshir.

Y a media mañana del domingo se produjo la impresionante recreación visual del momento de Saigón, para que todo el mundo lo viera: un helicóptero Chinook sobrevolando el tejado de la embajada estadounidense en Kabul.

The game is over

Todavía el domingo, el portavoz talibán Mohammad Naeem proclamó: «La guerra ha terminado en Afganistán», y añadió que pronto se anunciaría la forma del nuevo gobierno.

Los hechos sobre el terreno son mucho más enrevesados. Desde el domingo por la tarde se llevan a cabo negociaciones febriles. Los talibanes estaban dispuestos a anunciar la proclamación oficial del Emirato Islámico de Afganistán en su versión 2.0 (la 1.0 fue de 1996 a 2001). El anuncio oficial se haría dentro del palacio presidencial.

Sin embargo, lo que queda del equipo de Ghani se niega a transferir el poder a un consejo de coordinación que establecerá de facto la transición. Lo que los talibanes quieren es una transición sin fisuras: ahora son el Emirato Islámico de Afganistán. Caso cerrado.

El lunes, el portavoz talibán Suhail Shaheen dio una señal de compromiso. El nuevo gobierno incluirá funcionarios no talibanes. Se refería a una próxima «administración de transición», muy probablemente codirigida por el líder político talibán Mullah Baradar y Ali Ahmad Jalali, un antiguo ministro de asuntos internos que también fue, en el pasado, empleado de Voice of America.

Al final, no hubo batalla por Kabul. Miles de talibanes ya estaban dentro de Kabul, una vez más el clásico libro de jugadas de las células durmientes. El grueso de sus fuerzas permaneció en las afueras. Una proclama oficial de los talibanes les ordenaba no entrar en la ciudad, que debía ser capturada sin lucha, para evitar víctimas civiles.

Los talibanes avanzaron desde el oeste, pero «avanzar», en el contexto, significaba conectarse con las células durmientes de Kabul, que para entonces estaban plenamente activas. Tácticamente, Kabul fue rodeada en un movimiento de «anaconda», como lo definió un comandante talibán: apretada por el norte, el sur y el oeste y, con la captura de Jalalabad, cortada por el este.

En algún momento de la semana pasada, la inteligencia de alto nivel debió susurrar al mando talibán que los estadounidenses vendrían a «evacuar». Podría haber sido la inteligencia pakistaní, incluso la turca, con Erdogan haciendo su característico doble juego de la OTAN.

La caballería de rescate estadounidense no sólo llegó tarde, sino que se vio atrapada en un aprieto al no poder bombardear sus propios activos dentro de Kabul. El horrible momento se agravó cuando la base militar de Bagram -el Valhalla de la OTAN en Afganistán durante casi 20 años- fue finalmente capturada por los talibanes.

Eso llevó a Estados Unidos y a la OTAN a rogar literalmente a los talibanes que les dejaran evacuar todo lo que estaba a la vista de Kabul, por aire, a toda prisa, a merced de los talibanes. Un desarrollo geopolítico que evoca la suspensión de la incredulidad.

 Ghani contra Baradar

La precipitada huida de Ghani es el material de «un cuento contado por un idiota, que no significa nada» – sin el patetismo de Shakespeare. El núcleo de todo el asunto fue una reunión de última hora, el domingo por la mañana, entre el ex presidente Hamid Karzai y el eterno rival de Ghani, Abdullah Abdullah.

Discutieron con detalle a quién iban a enviar a negociar con los talibanes, que para entonces no sólo estaban totalmente preparados para una posible batalla por Kabul, sino que habían anunciado su inamovible línea roja hace semanas: quieren el fin del actual gobierno de la OTAN.

Ghani finalmente vio la escritura en la pared y desapareció del palacio presidencial sin siquiera dirigirse a los posibles negociadores. Con su esposa, su jefe de gabinete y su asesor de seguridad nacional, escapó a Tashkent, la capital uzbeka. Unas horas más tarde, los talibanes entraron en el palacio presidencial, con las impresionantes imágenes debidamente captadas.

Al comentar la huida de Ghani, Abdullah Abdullah no se anduvo con rodeos: «Dios le pedirá cuentas». Ghani, antropólogo doctorado en Columbia, es uno de esos casos clásicos de exiliados del Sur Global a Occidente que «olvidan» todo lo que importa de sus tierras originales.

Captura de pantalla de un vídeo que muestra al líder talibán Mullah Baradar Akhund, delante, en el centro, con sus compañeros insurgentes, en Kabul el 15 de agosto. Nacido en 1968, el mulá Abdul Ghani Baradar, también llamado mulá Baradar Akhund, es el cofundador de los talibanes en Afganistán. Fue el adjunto del mulá Mohammed Omar. Foto: AFP / Talibán / EyePress News

Ghani es un pashtún que se comportó como un neoyorquino arrogante. O peor aún, un pashtún con derecho, ya que a menudo demonizaba a los talibanes, que son en su inmensa mayoría pashtunes, por no hablar de los tayikos, uzbekos y hazaras, incluidos sus ancianos tribales.

Es como si Ghani y su equipo occidentalizado no hubieran aprendido nunca de una fuente de primera línea como el difunto y gran antropólogo social noruego Fredrik Barth (echa un vistazo a una muestra de sus estudios sobre los pastunes aquí).

Desde el punto de vista geopolítico, lo que importa ahora es cómo los talibanes han escrito un guión completamente nuevo, mostrando a las tierras del Islam, así como al Sur Global, cómo derrotar al imperio autorreferencial y aparentemente invencible de Estados Unidos y la OTAN.

Los talibanes lo hicieron con fe islámica, paciencia infinita y fuerza de voluntad, alimentando a unos 78.000 combatientes -60.000 de ellos en activo-, muchos de ellos con una formación militar mínima, sin el respaldo de ningún Estado -a diferencia de Vietnam, que contaba con China y la URSS-, sin cientos de miles de millones de dólares de la OTAN, sin ejército entrenado, sin fuerza aérea y sin tecnología punta.

Sólo contaban con kalashnikovs, granadas propulsadas por cohetes y camionetas Toyota, antes de capturar hardware estadounidense estos últimos días, incluyendo drones y helicópteros.

El líder talibán Mullah Baradar se ha mostrado muy cauto. El lunes dijo: «Es demasiado pronto para decir cómo vamos a asumir el gobierno». En primer lugar, los talibanes quieren «que las fuerzas extranjeras se vayan antes de empezar la reestructuración».

Abdul Ghani Baradar es un personaje muy interesante. Nació y creció en Kandahar. Allí es donde los talibanes empezaron en 1994, tomando la ciudad casi sin luchar y luego, equipados con tanques, armas pesadas y mucho dinero para sobornar a los comandantes locales, capturando Kabul hace casi 25 años, el 27 de septiembre de 1996.

Anteriormente, el mulá Baradar luchó en la yihad de los años ochenta contra la URSS, y quizá -no está confirmado- al lado del mulá Omar, con quien cofundó los talibanes.

Tras los bombardeos y la ocupación estadounidense después del 11-S, el mulá Baradar y un pequeño grupo de talibanes enviaron una propuesta al entonces presidente Hamid Karzai sobre un posible acuerdo que permitiera a los talibanes reconocer al nuevo régimen. Karzai, bajo la presión de Washington, lo rechazó.

El mulá Haibatullah Akhundzada posando para una fotografía en un lugar no revelado en 2016. Foto: AFP / Talibanes afganos.

En realidad, Baradar fue detenido en Pakistán en 2010, y mantenido en prisión preventiva. Aunque no lo creas, la intervención de Estados Unidos permitió su liberación en 2018. Luego se trasladó a Qatar. Allí fue nombrado jefe de la oficina política de los talibanes y supervisó la firma del acuerdo de retirada estadounidense el año pasado.

Baradar será el nuevo gobernante en Kabul -pero es importante señalar que está bajo la autoridad del Líder Supremo Talibán desde 2016, Haibatullah Akhundzada. Es el Líder Supremo -en realidad un guía espiritual- quien señoreará la nueva encarnación del Emirato Islámico de Afganistán.

Cuidado con la guerrilla campesina

El colapso del Ejército Nacional Afgano (ANA) era inevitable. Fueron «educados» a la manera de los militares estadounidenses: tecnología masiva, poder aéreo masivo, casi cero información local en tierra.

Los talibanes se dedican a hacer tratos con los ancianos de las tribus y las conexiones de la familia extendida, y a un enfoque de guerrilla campesina, paralelo al de los comunistas en Vietnam. Estuvieron esperando su momento durante años, construyendo conexiones – y esas células durmientes.

Las tropas del ejército afgano (formadas por EE.UU.), que llevaban meses sin recibir un salario, cobraron por no luchar contra los talibanes. Y el hecho de que no atacaran a las tropas estadounidenses desde febrero de 2020 les valió un respeto extra: una cuestión de honor, esencial en el código pastúnwali.

Es imposible entender a los talibanes -y, sobre todo, al universo pastún- sin comprender el pastunwali. Además de los conceptos de honor, hospitalidad y venganza inevitable por cualquier fechoría, el concepto de libertad implica que ningún pashtún está dispuesto a recibir órdenes de una autoridad estatal central, en este caso, Kabul. Y de ninguna manera entregarán sus armas.

En pocas palabras, ése es el «secreto» de la guerra relámpago con mínima pérdida de sangre, incorporada al terremoto geopolítico general. Después de Vietnam, éste es el segundo protagonista del Sur Global que muestra al mundo entero cómo un imperio puede ser derrotado por un ejército guerrillero campesino.

Y todo ello con un presupuesto que tal vez no supere los 1.500 millones de dólares al año, procedentes de los impuestos locales, los beneficios de las exportaciones de opio (no se permite la distribución interna) y la especulación inmobiliaria. En vastas franjas de Afganistán, los talibanes ya dirigían de facto la seguridad local, los tribunales locales e incluso la distribución de alimentos.

Los talibanes de 2021 son un animal totalmente diferente en comparación con los de 2001. No sólo están curtidos en la batalla, sino que han tenido mucho tiempo para perfeccionar sus habilidades diplomáticas, que recientemente fueron más que visibles en Doha y en las visitas de alto nivel a Teherán, Moscú y Tianjin.

Saben muy bien que cualquier conexión con los remanentes de Al Qaeda, ISIS/Daesh, ISIS-Khorasan y ETIM es contraproducente, como dejaron muy claro sus interlocutores de la Organización de Cooperación de Shanghai.

La unidad interna, de todos modos, será extremadamente difícil de lograr. El laberinto tribal afgano es un rompecabezas casi imposible de descifrar. Lo que los talibanes pueden conseguir de forma realista es una confederación poco rígida de tribus y grupos étnicos bajo un emir talibán, junto con una gestión muy cuidadosa de las relaciones sociales.

Las primeras impresiones apuntan a una mayor madurez. Los talibanes están concediendo una amnistía a los empleados de la ocupación de la OTAN y no interferirán en las actividades comerciales. No habrá campaña de venganza. Kabul vuelve a funcionar. Supuestamente no hay histeria colectiva en la capital: eso ha sido dominio exclusivo de los medios de comunicación angloamericanos. Las embajadas de Rusia y China siguen abiertas para los negocios.

Zamir Kabulov, representante especial del Kremlin para Afganistán, ha confirmado que la situación en Kabul, sorprendentemente, es «absolutamente tranquila», aunque reiteró: «No tenemos prisa en lo que respecta al reconocimiento [de los talibanes]. Esperaremos y observaremos cómo se comporta el régimen«.

El nuevo eje del mal

Tony Blinken puede cacarear que «estábamos en Afganistán con un propósito primordial: ocuparnos de la gente que nos atacó el 11-S«.

El Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken. Foto: AFP / Patrick Semansky (Photo by Patrick Semansky / POOL / AFP).

Ahora la «pérdida» de Afganistán debe interpretarse como un reposicionamiento. Se ajusta a la nueva configuración geopolítica, en la que la misión principal del Pentágono ya no es la «guerra contra el terrorismo», sino intentar simultáneamente aislar a Rusia y acosar a China por todos los medios en la expansión de las Nuevas Rutas de la Seda.

Todo analista serio sabe que el propósito geopolítico «primordial» del bombardeo y la ocupación de Afganistán hace casi 20 años era establecer un punto de apoyo esencial del Imperio de Bases en la intersección estratégica de Asia Central y del Sur, unido posteriormente a la ocupación de Irak en el Suroeste de Asia.

Ocupar naciones más pequeñas ha dejado de ser una prioridad. El Imperio del Caos siempre puede fomentar el caos -y supervisar diversos bombardeos- desde su base del CENTCOM en Qatar.

Irán está a punto de unirse a la Organización de Cooperación de Shangai como miembro de pleno derecho, lo que supone otro cambio de juego. Incluso antes de restablecer el Emirato Islámico, los talibanes han cultivado cuidadosamente las buenas relaciones con los principales actores de Eurasia: Rusia, China, Pakistán, Irán y los «stans» de Asia Central. Los «stans» están bajo la plena protección de Rusia. Pekín ya está planeando importantes negocios de tierras raras con los talibanes.

En el frente atlantista, el espectáculo de la auto-recriminación ininterrumpida consumirá el Beltway durante años. Dos décadas, 2 billones de dólares, una debacle bélica eterna de caos, muerte y destrucción, un Afganistán todavía destrozado, una salida literalmente en la oscuridad de la noche… ¿para qué? Los únicos «ganadores» han sido los Señores del Racket de las Armas.

Sin embargo, toda trama estadounidense necesita un chivo expiatorio. La OTAN acaba de ser humillada cósmicamente en el cementerio de los imperios por un grupo de pastores de cabras, y no por encuentros cercanos con el Sr. Khinzal.

¿Qué nos queda? La propaganda.

Así que conozcan al nuevo chivo expiatorio: el Nuevo Eje del Mal. El eje es Talibán-Pakistán-China. El Nuevo Gran Juego en Eurasia acaba de ser recargado.

 

 (Reproducido de Asia Times con permiso del autor o su representante)

Traducido por PiensaChile con Deepl.com/Fuente para piensaChile: UNZ.

Fuente: https://piensachile.com/2021/08/20/el-emirato-islamico-de-afganistan-vuelve-con-fuerza/

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: