Mundo cine: Secuestro de niñxs indígenas en campos de educación canadienses.

 

«Night Raiders»: el escándalo de los campos de educación indígenas en Canadá.

Por Félix Eduardo Gutiérrez. 

En Canadá ha empezado a despertar la consciencia sobre los abusos cometidos contra la población indígena, muchos de ellos que todavía continúan.

«Night Raiders» es un film que deja al descubierto un Estado que secuestra a niños indígenas para someterlos en campos de educación. La obra cinematográfica se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Toronto, para dejar al desnudo el escándalo de las residencias escolares para indígenas de Canadá.

El film es uno de los primeros de un nuevo género denominado ciencia ficción indígena y está dirigido por la cineasta indígena canadiense Danis Goulet, es uno de los dos elegidos por TIFF para el programa de Galas, reseñó la agencia EFE.

Goulet señaló en un comunicado que la producción y proyección de «Night Raiders» en TIFF, donde fue programadora de cortos, es un triunfo y que «la ola de cine indígena de ciencia ficción-terror ya ha llegado».

«Durante muchos años, la gente de nuestra comunidad ha querido tener acceso al derecho de contar nuestras historias. Canadá tenía leyes que prohibían nuestra expresión cultural así que estamos empezando un renacimiento y la ola de cine de género es parte de eso. Es un momento realmente apasionante», añadió la directora.

«Night Raiders» es la primera coproducción indígena entre Canadá y Nueva Zelanda, con la participación del director neozelandés Taika Watiti y está interpretada por Elle-Máijá Tailfeathers, Brooklyn Letexier-Hart, Gail Maurice y Amanda Plummer entre otros.

El otro largometraje de Galas de hoy es «Last Night in Soho», del inglés Edgar Wright («Shaun of the Dead», 2004; «Scott Pilgrim vs. the World», 2010) y que está protagonizado por Thomasin McKenzie, Anya Taylor-Joy y Matt Smith.

En «Last Night in Soho», que fue estrenada en el Festival de Cine Venecia, McKenzie («Jojo Rabbit») y Taylor-Joy («The Queen’s Gambit») se unen en un thriller psicológico, en el que una joven apasionada por la moda (Eloise/McKenzie) se instala en el Londres para convertirse en diseñadora.Pero una vez en la ciudad, Eloise descubre que puede viajar al pasado, concretamente a la década de los años 1960, donde es testigo de un crimen.

Si la historia que narra Wrigth en «Last Night in Soho» es ficticia, la inspiración de Goulet para «Night Raiders», su opera prima, es trágicamente real.Goulet, que es de ascendencia indígena (cree y metis), sitúa «Night Raiders» en un futuro no muy distante, el año 2043, en el que, tras una cruenta guerra civil en Norteamérica, Canadá está bajo la ocupación militar del «estado del sur».Una de las políticas de las nuevas autoridades militares norteamericanas es el secuestro de los niños en las comunidades que controlan para ser enviados a campos donde serán reeducados.

Waseese (Letexier-Hart) es una niña enviada a uno de los campos. Su madre, Niska, una mujer indígena cree interpretada por Tailfeathers, intenta de forma desesperada recuperarla antes de que el proceso de reeducación haya borrado su personalidad e independencia.

El estreno de «Nigth Raiders» se produce en un momento en el que Canadá está empezando a confrontar la realidad del sistema de residencias escolares, internados establecidos por el Gobierno canadiense para niños indígenas que funcionaron durante más de un siglo en el país y cuya misión era asimilar a la población aborigen.

Aunque la existencia de las residencias escolares, que empezaron a funcionar a finales del siglo XIX hasta que la última cerró sus puertas en 1997, nunca fue un secreto, la vasta mayoría de la población no indígena del país nunca prestó atención a lo que sucedía tras de los muros y las puertas de los internados.

El país tampoco reaccionó en 2015 cuando la Comisión para la Verdad y la Reconciliación de Canadá, tras años de recopilar testimonios, publicó su informe final en el que detallaba los horrores sufridos por decenas de miles de niños a manos de las instituciones religiosas que gestionaban las residencias escolares.

La Comisión señaló que los niños, que como en el film de Goulet eran enviados a la fuerza a los internados por agentes de Policía que aparecían de repente en las comunidades para arrancar a los menores de sus familias, sufrieron de forma sistemática abusos psicológicos, físicos y sexuales.

El informe también señaló que varios miles de niños murieron en los internados y que en muchos casos, las familias nunca fueron notificadas de lo sucedido con sus seres queridos.

Sólo el descubrimiento en los últimos meses de centenares de tumbas sin identificar en los terrenos de varias residencias escolares en el oeste de Canadá ha empezado a despertar la consciencia del país sobre los abusos cometidos contra la población indígena, abusos que todavía continúan para muchos.

Ahora, «Night Raiders» transporta ese horror, uno de los capítulos más oscuros y dolorosos de la historia reciente de Canadá, a la pantalla grande convertido en una ciencia ficción indígena.

Fuente: https://www.elciudadano.com/actualidad/night-raiders-el-escandalo-de-los-campos-de-educacion-indigenas-en-canada/09/11/

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.