Chile convencional: Las derechas frente al quorum de los 2/3.

Monckeberg más allá de los 2/3: convencional RN valora rol del FA e Independientes no Neutrales y apela a los grandes acuerdos para una Constitución duradera y que le dé estabilidad al país.

por El Mostrador.

En una semana clave para la Convención -ya que se comenzará a votar en particular el reglamento que regirá al órgano encargado de redactar una nueva Constitución- Cristián Monckeberg dijo en conversación con El Mostrador en La Clave que no cree que el quórum se cambie, «y tampoco creo que sea conveniente». En ese sentido, prevé que «los dos tercios va a ser más fácil lograrlo que lo que se cree hoy día en innumerables materias. Van a haber algunas cosas complejas, pero en general yo creo que va a haber bastante consenso». Además advirtió que si bien la izquierda ganó la elección de convencionales en mayo, «tienen que entender que no se pueden llevar la pelota para la casa, y tiene que hacer esfuerzos para incorporarnos para buscar consensos que se proyecten más allá de esta discusión de 10 meses que nos quedan, y que tengamos una Constitución estable».

El quórum de dos tercios para incorporar normas a la nueva Constitución será uno de los grandes temas que se debatirá esta semana en la Convención Constitucional, en el marco de las votaciones del reglamento que regirá al órgano encargado de redactar una propuesta de nueva Constitución. El Partido Comunista (PC), pueblos originarios y movimientos sociales se han mostrado en contra de esta normativa y presentaron indicaciones para modificarlo.

Sin embargo, en conversación con El Mostrador en La Clave, el constituyente Cristián Monckeberg dijo que no cree que el quórum se cambie, «y tampoco creo que sea conveniente». «Yo creo que los dos tercios es un buen ejercicio. Yo quiero que la Constitución dure».

En esa línea, Monckeberg prevé que «los dos tercios va a ser más fácil lograrlo que lo que se cree hoy día en innumerables materias. Van a haber algunas cosas complejas, pero en general yo creo que va a haber bastante consenso».

«Yo veo que cuando entremos en la discusión de fondo, yo creo que los dos tercios van a ser absolutamente posibles. Hay mucho de política en la discusión, hay banderas del Partido Comunista», agregó. Reiteró que este quórum quedó establecido en el Acuerdo por la paz y la nueva Constitución del 2019, pacto en el que no participó el PC.

¿Dónde puede estar esa búsqueda de los dos tercios», preguntó el convencional, poniendo sus fichas en el Frente Amplio, asegurando que es una colectividad que va a jugar un rol importante: «Tengo mucha fe en el Frente Amplio. Por lo que hemos podido conversar, creo que ellos pueden ejercer un rol importante, catalizador de buenas propuestas, junto con Independientes no Neutrales, con el Colectivo Socialista, que han hecho una pega extraordinariamente positiva».

Pese a ello, advirtió que si bien la izquierda ganó la elección de convencionales en mayo, «tienen que entender que no se pueden llevar la pelota para la casa, y tiene que hacer esfuerzos para incorporarnos para buscar consensos que se proyecten más allá de esta discusión de 10 meses que nos quedan, y que tengamos una Constitución estable. Es un esfuerzo recíproco».

Por otra parte, el exministro del Presidente Sebastián Piñera sostuvo que en la derecha hay «dos posturas, todas muy legítimas (…) Lo que he visto una buena disposición de nuestro sector a que las cosas caminen. Hay algunos que son más críticos, pero yo no he visto a nadie que quiera decir ‘trabajemos para que esto fracase y apostemos a un masivo rechazo en el plebiscito de salida’. Creo que sería un fracaso personal».

Renuncia de Rodrigo Rojas Vade

Cristián Monckeberg también se refirió a la renuncia de Rodrigo Rojas Vade a la Convención Constitucional. Señaló que en las actuales circunstancias, «estamos metidos en una maraña legal y constitucional, porque la actual Constitución es la que establece los mecanismos de reemplazo y de renuncia, y dice expresamente que no hay reemplazo respecto de quienes compiten como independientes. Por eso nosotros hemos señalado que lo que rige es la actual Constitución».

En ese sentido, consideró que «lo que tenemos que hacer es modificar la actual Constitución, que permita darle viabilidad a un reemplazo. Si eso ocurre (…) se puede resolver en una o dos semanas, no necesita ni siquiera patrocinio del Ejecutivo, son modificaciones de iniciativa parlamentaria. Ahí está la solución».

Fuente: https://www.elmostrador.cl/destacado/2021/09/21/monckeberg-mas-alla-de-los-2-3-convencional-rn-valora-rol-del-fa-e-independientes-no-neutrales-y-apela-a-los-grandes-acuerdos-para-una-constitucion-duradera-y-que-le-de-estabilidad-al-pais/


Joaquin Fernandois y votación de los 2/3 en la Convención: “Se aproxima un golpe blanco”.

Marcelo Soto/Ex Ante.

Doctor en Historia por la Universidad de Sevilla, Joaquín Fermandois es experto en historia contemporánea y en relaciones internacionales, entre otras áreas, además de un destacado profesor y columnista. En esta entrevista dice que la mayoría de la Convención quiere transformarla en una asamblea popular, en la antesala “del César o de Stalin”. Y advierte que si Kast obtiene buena votación sería un “suicidio” para la derecha.

-Su libro “La democracia en Chile” plantea que el país siempre se ha hecho la pregunta sobre nuestra democracia, sobre su calidad y cuán democráticos somos. ¿Cómo visualiza la democracia actual, luego del estallido, de la pandemia y ahora preparando una nueva Constitución? ¿La ve enferma o sana?

-Una democracia frágil, cuyos mecanismos se emplean crecientemente para minarla. Como que se vive de rentas y no solo en lo económico, sino que de la solidez relativa de las instituciones de la nueva democracia inaugurada en 1990, pero que al mismo tiempo se van desgastando. Existían debilidades estructurales más allá de las de cualquier democracia consolidada. Pero, ¿dónde no se da el mismo panorama en América Latina? Después de 200 años de repúblicas, estas acostumbran a producir sismos por responsabilidades propias.

-Algunos expertos han dicho que la Convención, al pasar a llevar la regla de dos tercios para las normas constitucionales, no sólo infringe el artículo 133 que dio origen a la misma Convención sino que daña la certeza jurídica que es una de las bases de la república. ¿Es así de grave?

-Gravísimo. Se aproxima un golpe blanco. Es leer los documentos constitucionales al revés, con mala fe. Toda Carta requiere una mínima Buena fe, de que todos la lean (casi) de la misma manera, y que los debates sobre su contenido no alcancen para desfigurarla de manera radical. Es lo que se está haciendo con la reforma constitucional que se acordó el 15 de noviembre.

-Carlos Peña ha dicho que el debate de fondo es si la Convención es heredera de la transición y de la democracia reciente, con todos sus defectos; o en cambio, es una ruptura, un poder constituyente en sí mismo, que no le debe respeto a la constitución actual. ¿Cuál es su opinión al respecto?

-La transición en términos generales estuvo en la tradición de las gravitaciones desde regímenes autoritarios a la democracia, como en tantas partes del mundo. Muchas veces, desde la comodidad de las garantías aseguradas, se desmonta el pasado como traición en nombre de un purismo inexistente. En Alemania fue lo que la generación rebelde del 68 intentó hacer con la república de Bonn, sin éxito, cuando era de mal gusto criticar a la Alemania comunista, la del Muro. Las épocas de consolidación y estabilidad no comprenden a los tiempos de crisis del pasado; existe un olvido interesado y se minimiza lo que fue el desafío totalitario.  Por eso no fue ni lo uno ni lo otro, sino que la precariedad intrínseca de la democracia en América Latina. La mayoría de la convención intenta transformarla en una “asamblea popular”, la antesala del César o de Stalin.

-En su columna de El Mercurio, “Cuitas de la derecha”, usted lamenta el desdén, la hostilidad y la desconfianza de la derecha hacia el mundo de las ideas. ¿Cree que eso se ve reflejado en la estrategia de Sichel?

-Fue a raíz de declaraciones quizás casuales de la jefa de campaña, que sin embargo afincan en una antigua tradición de la derecha. En el momento actual, falta “calle”; en el largo plazo, le cuesta explicar para qué existe, aunque no por falta de argumentos. Solo que estos muchas veces no los conoce la dirigencia de derecha.

-En la pregunta “quien cree que será presidente” de la CEP, Boric le saca una ventaja no menor en términos estadísticos a Sichel. En la Cadem también. ¿Por qué este último no logra repuntar en las encuestas? ¿Le falta a su campaña una mayor densidad? ¿Es un candidato que sólo apuesta al marketing?

-La tentación perenne de la derecha ha sido el marketing, desde 1938. Es engañoso. Fue sorprendente la votación de las primarias, hay que reconocerlo. En estos momentos, con todo, se percibe una debilidad en la estrategia de comunicación. Sencillamente, que la posibilidad real, no teórica o de argumentos de peso, de lograr una respuesta positiva en las demandas consiste en una persistencia con reformas del sistema que permitió dar un salto de progreso en Chile. Falta otorgarle un sentido de futuro que no sea solo material.

-A la derecha le fue mal en las elecciones de convencionales y la última encuesta CEP refleja una caída en la gente que se declara de derecha. Usted ha escrito que la derecha a veces se queda paralizada y puede despertar en una “pesadilla”. ¿Eso sería un probable triunfo de Boric, una pesadilla hecha realidad?

-Así es. Si Boric se mantiene fiel a la democracia en su modelo central, aquella representativa y acompañada al desarrollo económico y social, también va requerir de una derecha fuerte. En los 1990 y la primera década del siglo XXI la estabilidad estuvo lograda por una izquierda democrática que gobernaba y una derecha fuerte; cuando los papeles se intercambiaron las cosas se fueron empantanado. También se requiere de una derecha autoconsciente si un Boric triunfante se tienta por el modelo de movilización populista y radical.

-¿Qué daños o riesgos provoca Kast a la derecha y la candidatura  de Sichel? ¿Diría que Sichel no convence al voto duro de derecha, que terminaría votando por Kast?

-La de Kast es otra derecha con su legitimidad. Si tiene buena votación parlamentaria sería un suicidio para ambas.

Fuente: https://www.ex-ante.cl/joaquin-fernandois-y-votacion-de-los-2-3-en-la-convencion-se-aproxima-un-golpe-blanco/

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.