«Estado, poder y socialismo» de Poulantzas como un clásico moderno

por Bob Jessop/Jacobin Lat.

Poulantzas afirmaba que Estado, poder y socialismo , su última gran obra, completaba la teoría del Estado capitalista que Marx y Engels habían dejado sin terminar. Según Bob Jessop, debe ser considerado como un clasico moderno.

Poulantzas afirmaba que Estado, Poder y Socialismo, su última gran obra, completaba la teoría del tipo de estado Capitalista que Marx y Engels habían dejado sin terminar.

Aunque esta afirmación inmodesta pero provocativa merece ciertamente discusión, no puede ser seriamente evaluada en un ensayo corto. En su lugar avanzaré cuatro argumentos principales.
En primer lugar, Poulantzas desarrolló una importante original contribución a la teoría del tipo de estado capitalista que va mucho más allá de la mayoría de los análisis marxistas convencionales y contrasta marcadamente con los estudios del Estado en la sociedad capitalista.
En segundo lugar, desarrolló un enfoque más amplio del Estado como una relación social que sostiene para el tipo de estado capitalista, estados diversos en las formaciones sociales capitalistas, y la estadidad de manera más general.En tercer lugar, adoptó ambos enfoques en sus propios análisis teóricos e históricos. Y, en cuarto lugar, su análisis de la forma actual del tipo de estado capitalista era altamente adelantado, con el “estatismo autoritario” mucho más evidente ahora que cuando observó esta tendencia emergente en los años setenta. Después de haber avanzado los cuatro argumentos, también señalaré algunas limitaciones básicas al enfoque de Poulantzas sobre la teoría del Estado materialista, concluyendo que Estado, poder y socialismo debe ser considerado como un clasico moderno.

El tipo de Estado Capitalista

Incluso si no es la palabra definitiva sobre la teoría del Estado marxista, el último libro de Poulantzas fue sin duda una culminación exitosa de sus esfuerzos por desarrollar un reconto analítico de forma del estado capitalista basado en una lectura cuidadosa de los clásicos marxistas. Tanto su primer gran trabajo sobre el estado capitalista (Poder Político y Clases Sociales, en adelante PPSC, 1968/1974) como el último texto (Estado, poder y socialismo, 1978b) tratan de responder a la pregunta crucial de la forma analítica planteada inicialmente por Pashukanis: «¿Por qué, para afirmar su dominación política, la burguesía dispone del aparato estatal específico que es el Estado capitalista -el Estado representativo moderno, el Estado de clase popular nacional» (explícitamente 1978b: 49, véase, implícitamente, 1974: 123).En ambos casos, Poulantzas sostuvo que, mientras que el dominio directo de la clase sería considerado ilegítimo incluso si fuera posible (algo excluido por la competencia económica y la rivalidad política entre los capitales individuales), el moderno Estado representativo ofrece un marco flexible para unificar los intereses políticos a largo plazo de un bloque de poder que de otro modo sería fragmentable, desorganizar las clases subalternas y asegurar el consentimiento de las masas populares. Al desarrollar este enfoque en PPSC, Poulantzas examinó el tipo de estado capitalista en tres pasos principales. En primer lugar, inspirado por el marxismo althusseriano, argumentó que la separación institucional entre la economía y la política típica del modo de producción capitalista (en adelante MPC) permitió y requirió una teoría autónoma de la región política. En segundo lugar, dada esta posibilidad y necesidad, se basó en conceptos básicos de la teoría jurídico-política para describir la matriz institucional del tipo de estado capitalista: un Estado territorial soberano, organizado jerárquicamente, coordinado centralmente, basado en el Estado de Derecho y, en su forma típica ideal “normal”, combinado con la democracia burguesa. Esta forma de régimen político se orienta a los sujetos políticos más como ciudadanos individuales que como miembros de clases opuestas y así disfraza la realidad objetiva de la explotación económica y el poder de clase. En tercer lugar, reelaborando los análisis de Gramsci sobre la hegemonía, argumentó que, dada esta matriz institucional y sus sujetos políticos individualizados, la dominación política depende de la capacidad de la clase dominante para promover un proyecto hegemónico que vinculaba los intereses individuales con un interés nacional-popular que también servía a los intereses a largo plazo de la clase capitalista y sus aliados en el bloque de poder.

“Staatstheorie” también tiene una estructura tripartita. Se mueve de a pasos desde proposiciones generales sobre el estado a través de una teoría del tipo de estado capitalista a una teoría más concreta y compleja de este tipo de estado en la fase actual del capitalismo – todo cuidadosamente articulado a su vez a proposiciones generales sobre la producción en general, sobre la división social del trabajo capitalista y sobre la etapa actual del capitalismo. En este sentido, la obra final de Poulantzas es una contribución más general a la crítica de la economía política que no sólo considera al Estado como un elemento integral en la dominación política de clase, sino que insiste además en su papel crucial en asegurar importantes condiciones económicas y extraeconómicas para la acumulación. En cada paso de su argumento, también subrayó la centralidad de los poderes y luchas de clase por la naturaleza y el desarrollo del proceso de trabajo, las relaciones sociales de producción y el Estado. Sobre esta base también desarrolló análisis “teórico-estratégicos aplicados” sobre las perspectivas de una transición democrática al socialismo democrático (véase Jessop 1985).

Dicho esto, Poulantzas típicamente combinaba dos tipos de análisis del estado capitalista en sus estudios teóricos e históricos. Desde PPSC, él distinguió implícitamente un relato teórico del tipo de estado capitalista de las reflexiones teóricas sobre el estado en las sociedades capitalistas (1974: Pt II, cap. 2-4). El primero comienza con un análisis más abstracto y simple de la adecuación formal de un determinado tipo de estado en una formación social puramente capitalista, argumenta que su forma suele problematizar su funcionalidad y examina cómo y en qué medida las prácticas políticas pueden superar tales problemas en períodos específicos y coyunturas (Jessop 1982, 1990). En cambio, este último se centra en términos relativamente concretos-complejos sobre “estados realmente existentes” en sociedades que están dominadas por relaciones de producción capitalistas, examina si sus actividades son funcionalmente adecuadas para la acumulación de capital y la dominación política de clase e investiga cómo esta funcionalidad se logra (o no) en coyunturas específicas mediante estrategias y políticas específicas promovidas por fuerzas sociales particulares. En sus estudios teóricos, Poulantzas tendió a privilegiar el análisis de la forma estratégico-relacional para identificar la especificidad histórica del tipo de Estado capitalista y establecer una tipología y periodización de sus diversas formas. Este enfoque es ejemplificado en PPSC, “Classes in ContemporaryCapitalism” y Estado, poder y Socialismo. En su trabajo histórico, sin embargo, priorizó un análisis estratégico-relacional del cambio de equilibrio de fuerzas para mostrar cómo las luchas políticas de clases y sus resultados son mediados y condensados ​​a través de formas institucionales específicas en períodos, etapas y coyunturas particulares, independientemente de si estas formas correspondían al tipo de estado capitalista. Este enfoque es ilustrado por los análisis del absolutismo y tres modelos históricos contrastantes del desarrollo del Estado capitalista en PPSC, por sus análisis periódicamente analizados de regímenes excepcionales, su ascenso, consolidación, tendencias de crisis y colapso en el fascismo y la dictadura y la crisis de las dictaduras, y por varios comentarios sobre las disyunciones estructurales y discontinuidades temporales en los estados capitalistas existentes a lo largo de su obra.

Si bien ambos enfoques demostraron ser productivos para sus propósitos específicos, no está claro si Poulantzas tenía la intención de reunirlos para producir un abordaje relacional completo y coherente del estado capitalista o si simplemente reflejan enfoques diferentes de diferentes objetos analíticos sin ser completamente reconciliables. Si bien ambos enfoques son claramente compatibles con su afirmación de que el Estado es una relación social, el primero prioriza el análisis de formas y el segundo privilegia el trabajo sobre las fuerzas sociales. Además, faltan en toda su obra teórica e histórica, estudios más detallados del papel mediador crucial de las formas institucionales y organizativas de la política y sus implicaciones estratégico-relacionales para el equilibrio de fuerzas. Si los hubiese entregado, sería más fácil evaluar si los dos enfoques pueden, como sospecho, ser adecuadamente reconciliados.

El Estado como una relación social

Al explorar estas cuestiones en Estado, el Poder y Socialismo y estudios anteriores, Poulantzas elaboró ​​los fundamentos de su versión distintiva de la teoría marxista del Estado, es decir, la afirmación de que el Estado es una relación social.  Rechazó explícitamente la opinión de que el Estado es una entidad por derecho propio, ya sea un instrumento dócil o un sujeto racional. En cambio, «como« capital », es … una relación de fuerzas o, más precisamente, la condensación material de tal relación entre clases y fracciones de clase, como ésta se expresa dentro del Estado en una forma necesariamente específica”  (SPS II:1). Por analogía con el análisis de Marx del capital como relación social, esta afirmación puede reformularse de la siguiente manera: el Estado no es una cosa, sino una relación social entre las personas mediada por su relación con las cosas (cf. Marx, Capital I, ch 23) o,  el Estado no es un sujeto sino una relación social entre sujetos mediados por su relación con las capacidades del Estado. Más precisamente, este enfoque interpreta y explica el poder estatal (no el aparato estatal) como una condensación determinada por la forma del equilibrio cambiante de fuerzas en la lucha política y políticamente relevante. Para traducir esta explicación intuitivamente plausible en análisis concretos y complejos de períodos políticos, etapas o coyunturas concretas se requiere el estudio de tres momentos interrelacionados: (1) la constitución histórica y / o formal del estado como un conjunto institucional complejo con un patrón espacio-temporal específico de “selectividad estratégica” estructuralmente inscrita; (2) la organización y configuración histórica y sustantiva de las fuerzas políticas en coyunturas específicas y sus estrategias, incluyendo su capacidad de reflexionar y responder a las selectividades estratégicas inscritas en el aparato estatal en su conjunto; y (3) la interacción de estas fuerzas en este terreno estratégico-selectivo y / oa distancia de éstas a medida que persiguen objetivos inmediatos o buscan alterar el equilibrio de fuerzas y / o transformar el estado y sus selectividades estratégicas básicas. Al adoptar este abordaje estratégico-relacional del poder del Estado, Poulantzas implícitamente rechazó una teoría general del Estado a favor de un análisis de forma analitico-histórico la expandida reproducción mediada por la agencia de la relación del capital. Reconoció que la constitución histórica y formal del estado no está dada sino que resulta de luchas pasadas y también se reproduce (o se transforma) en y por medio de la lucha. También se negó a tratar el equilibrio de fuerzas como fijas y explora cómo se modifican a través de cambios en el terreno estratégico-relacional del estado, la economía y la formación social más amplia, así como por los cambios en la organización, estrategia y táctica.

Este análisis de la materialidad institucional del estado en SPS resalta su especifidad como un terreno de lucha politica vis-à-vis de la lucha de clases económica. Sin embargo, Poulantzas también vinculó esta novedosa relación relacional del Estado con una crítica marxista más amplia e igualmente original de la economía política. En particular, analizó el proceso de trabajo en términos de una compleja división económica, política e intelectual del trabajo y examinó las clases sociales en términos de su reproducción ampliada y no desde la perspectiva económica “estrecha” de su lugar en la producción, distribución y consumo. La reproducción ampliada de las clases sociales implica relaciones económicas, políticas e ideológicas, y conlleva al Estado y la división mental-manual del trabajo, así como el circuito del capital y las relaciones de producción no capitalistas. Poulantzas siempre puso las relaciones sociales de producción en este sentido ampliado y la presencia-ausencia constitutiva del Estado en estas relaciones en el centro de su análisis de la lucha de clases. Por ello también analizó la reproducción social en términos de la reproducción de las condiciones económicas, políticas e ideológicas interrelacionadas para la acumulación (1973, 1975 y SPS).

La contribución de SPS

Poulantzas obtuvo esta visión crucial sobre la naturaleza relacional del Estado en su crítica al fascismo, lo perfeccionó en sus reflexiones sobre la crisis de las dictaduras militares en el sur de Europa y lo desarrolló más plenamente en SPS. La primera parte de este texto presenta un sofisticado relato de la materialidad institucional del tipo de Estado capitalista que pone de relieve sus rasgos más básicos y su impacto estratégico selectivo en las formas y posibilidades de la lucha de clases. Poulantzas muestra primero que todos los aparatos del Estado (incluidos los aparatos económicos y represivos y no sólo los aparatos ideológicos) son la expresión por excelencia de la separación entre el trabajo mental y el trabajo manual y luego traza las consecuencias de esto para la lucha política. Luego explora el significado de la individualización para las formas de lucha política y las posibilidades del totalitarismo. Lo deriva en parte de Gramsci, quien señaló que el Estado democrático moderno, con sus cimientos en la ciudadanía individual y en un estado nacional soberano, alentaba a la política normal a tomar la forma de una lucha por la hegemonía nacional-popular. Pero Poulantzas desarrolló este tema de una manera más profunda y abarcadora a través del compromiso crítico con las ideas de Foucault sobre la normalización disciplinaria del cuerpo y otras técnicas de poder. También desarrolló poderosos argumentos sobre el papel de la fuerza y ​​la ley en la conformación del terreno estratégico del tipo de Estado capitalista y sobre cómo el recurso a ellos es modelado a su vez por las luchas de clases.

La discusión sobre la selectividad estratégica concluye con un análisis innovador de la nación moderna, su papel en la formación del Estado, su sobredeterminación por la lucha de clases y la importancia de las matrices espacio-temporales que circunscriben y segmentan el territorio nacional económica y políticamente y configuran sus ritmos económicos y políticos. Habiendo bosquejado este marco básico para analizar la materialidad institucional del Estado, Poulantzas mostró cómo opera para modificar y condensar el equilibrio de fuerzas en las luchas políticas en el tipo de Estado capitalista. Este análisis se construye en PPSC, pero provee una base mucho más firme y profunda de sus argumentos en las matrices espaciales, temporales e institucionales del tipo de estado Capitalista. Así continuó argumentando que este estado sirve para organizar las clases dominantes y desorganizar las clases dominadas; pero también puso mayor énfasis en la naturaleza necesariamente fracturada y desunificada del aparato estatal y en cómo esto problematiza la imposición de una línea estratégica global sobre el ejercicio del poder estatal. Esto es particularmente importante ya que ahora reconoce que las clases dominadas y sus luchas están presentes tanto en el sistema estatal como a distancia de él. Esto significaba que él podría ofrecer una mejor explicación de la naturaleza relacional del poder mientras que todavía lo fundaba en las relaciones sociales de producción y la materialidad institucional del estado – rechazando así una teoría generalizada del poder y la resistencia en favor de una explicación materialista revolucionaria del poder de clase y su sobredeterminación.

En un tercer paso analítico, avanzando hacia el complejo-concreto en un período determinado, Poulantzas analiza la relación cambiante entre las condiciones económicas y extraeconómicas de la acumulación de capital en la fase contemporánea del capitalismo.Aquí construyó de argumentos de “Classes in contemporaryCapitalism” (1975, CCC) cuatro argumentos: primero, las funciones económicas del Estado ocupan ahora el lugar dominante entre sus funciones (con repercusiones inevitables en sus estructuras y la posibilidad de mantener su hegemonía); En segundo lugar, se han vuelto a trazar los límites entre lo económico y lo extraeconómico, con elementos extraeconómicos previos que ahora se consideran directamente relevantes para la valorización y la competitividad; en tercer lugar, esto significa que las intervenciones económicas del Estado se centran cada vez más en las relaciones sociales de producción mismas y en el intento de aumentar la productividad del trabajo, especialmente a través del aumento de la plusvalía relativa; y, en cuarto lugar, incluso las políticas más directamente relacionadas con la reproducción económica tienen un carácter esencialmente político y deben llevarse a cabo a la luz de su significado político más amplio para mantener la cohesión social en una sociedad dividida en clases. Esta extensión en la intervención estatal intensifica tensiones y fisuras entre diferentes fracciones del Capital y acentúa las desigualdades y disparidades entre las clases subordinadas y dominantes. Por lo tanto, el Estado asume algunas de las características de un Estado excepcional, pero de manera continua y, en este sentido, debe ser visto como la nueva forma “democrática” de la república burguesa en el capitalismo contemporáneo. Por eso, según Poulantzas, “se intensificó el control estatal sobre todas las esferas de la vida socioeconómica combinado con el declive radical de las instituciones de la democracia política y con la reducción draconiana y multiforme de las llamadas libertades” formales “cuya realidad se está descubriendo Ahora que van por la borda ‘(1978b: 203-4).

Regímenes excepcionales

Los primeros trabajos de Poulantzas ignoraron en gran parte dos cuestiones que serían importantes para sus estudios posteriores: la periodización del estado capitalista y la distinción entre regímenes normales y excepcionales. SPPC se centró en el tipo de Estado capitalista en su forma genérica normal (democracia burguesa liberal); Y ofreció comentarios limitados sobre el absolutismo, el bonapartismo, el bismarckismo, el fascismo y el totalitarismo. Estudios posteriores investigaron las formas excepcionales del Estado capitalista, particularmente el fascismo y las dictaduras militares, y el estado intervencionista. SPS combinó estas preocupaciones en la afirmación de que el tipo de Estado capitalista está ahora “permanentemente y estructuralmente caracterizado por un agudizamiento peculiar de los elementos genéricos de la crisis política y la crisis del Estado” en lugar de mostrar signos intermitentes de crisis coyunturales a corto plazo. La base de esta afirmación fue elaborada en un ensayo sobre “La crisis del Estado” (1976), que rechazó las opiniones alternativas de que (a) las crisis en el capitalismo son accidentales y disfuncionales o (b) son permanentes y catastróficas. El propio Poulantzas argumentó que, si bien los elementos genéricos de la crisis se reproducen constantemente en las sociedades capitalistas, las crisis sólo surgen cuando estos elementos se condensan en una coyuntura distinta y se desarrollan según ritmos y fluctuaciones específicos (1976: 21-2,28).

Por lo tanto, la génesis y los ritmos de crisis particulares en el ámbito estatal y político deben estudiarse caso por caso en vez de atribuirse a una crisis institucional o política permanente. Deben relacionarse primero con el campo de las relaciones de clase políticas y sólo secundariamente con instituciones políticas específicas (1973: 63; 1976: 23, 28).

Sólo un tipo de crisis política produce una forma de Estado excepcional, a saber, una crisis de hegemonía dentro del bloque de poder. Esto ocurre cuando ninguna clase o fracción puede imponer su “liderazgo” a otros miembros del bloque de poder, ya sea por sus propias organizaciones políticas o a través del estado “democrático parlamentario”. Esto suele estar relacionado con una crisis general de hegemonía sobre toda la sociedad (1973: 72, 100-1, 124-5). Tales crisis se reflejan en la escena política y el sistema estatal. Los síntomas incluyen: una crisis de representación de partidos, es decir, una división entre clases o fracciones diferentes y sus partidos (1973: 73, 102, 126); los intentos de diversas fuerzas sociales de desviar a los partidos políticos e influir directamente en el Estado; y los esfuerzos de diferentes aparatos estatales para imponer el orden político independientemente de las decisiones que llegan a través de los canales formales de poder (1973: 74, 102-3, 1976: 28). Tales fenómenos pueden socavar la unidad institucional y de clase del Estado aun cuando continúe funcionando y provocando divisiones entre los niveles superiores del sistema estatal y los rangos inferiores (1973: 334). El Estado también puede perder su monopolio de la violencia (1973: 335).

El resultado de las crisis políticas siempre depende de la naturaleza y las modalidades de las estrategias y luchas de clase. Por ejemplo, el fascismo surgió porque una crisis política coincidió con un paso ofensivo de la burguesía y un paso defensivo de la clase obrera (1973: 78-82, 107-8, 130-1, 139-47). Así, las luchas de clase no sólo contribuyen a la génesis de las crisis políticas sino que también determinan si se resuelven restableciendo la democracia o recurriendo a un estado excepcional. Las crisis económicas no causan directamente crisis políticas y estatales, sino que dan forma a la coyuntura en la que surgen tales crisis, especialmente en la etapa del capitalismo monopolista, con sus estrechos vínculos entre el poder económico y el poder político (1973: 53, 1976: 25, 34) . Cuando las crisis afectan a todas las relaciones sociales más que a un campo particular de relaciones, se convierten en crisis “orgánicas” o “estructurales” (1976: 26).

El análisis de Poulantzas sobre el estado excepcional deriva de su punto de vista de que las características definitivas de la forma normal del tipo de Estado capitalista son las instituciones democráticas y el liderazgo de clase hegemónico. Los estados normales corresponden a coyunturas en las que la hegemonía burguesa es estable y segura; Y estados excepcionales son respuestas a una crisis de hegemonía (1974: 293; 1973: 11, 57-9, 72, 298, 313, 1977: 92-3). Así, mientras que el consentimiento predomina sobre la violencia constitucionalizada en los estados normales, los estados excepcionales intensifican la represión física y conducen una “guerra abierta” contra las clases dominadas (1973: 152, 316-18, 330, 1977: 9, 92, 129) . Este contraste básico se refleja en cuatro conjuntos de diferencias institucionales y operacionales entre las dos formas de Estado.

·Mientras que el estado normal tiene instituciones democráticas representativas con sufragio universal y partidos políticos en competencia, los estados excepcionales suspenden el principio electoral (aparte de los plebiscitos y / o referendos controlados de cerca desde arriba) y terminan el sistema de partidos pluralistas (1974: 123, 230, 1973: 324 – 7, 1977: 42, 91, 114). ·         La transferencia de poder en estados normales sigue las reglas constitucionales y legales y ocurre de manera estable y predecible. Estados excepcionales suspenden el estado de derecho, sin embargo, para facilitar los cambios constitucionales y administrativos supuestamente requeridos para ayudar a resolver la crisis hegemónica (1974: 226-7, 311, 1973: 320-4, 1978b: 87-92).

Los aparatos de estado ideológicos en estados normales suelen tener un estatus legal ‘privado’ y gozan de una autonomía significativa frente al control oficial del gobierno. Por el contrario, los aparatos de estado ideologicos en estados excepcionales están generalmente subordinados al aparato de estado represivo y carecen de independencia real. Esta subordinación sirve para legitimar el creciente recurso a la coerción y ayuda a superar la crisis ideológica que acompaña a una crisis de hegemonía (1973: 314-8, 1977: 113-4).

·La separación formal de poderes dentro de la RSA también se reduce a través de la infiltración de ramas subordinadas y centros de poder por la rama dominante y / oa través de la expansión de redes paralelas de potencia y correas de transmisión que atraviesan y enlazan diferentes ramas y centros. Esto produce una mayor centralización del control político y multiplica sus puntos de aplicación en el estado. Esto sirve para reorganizar la hegemonía, para contrarrestar las divisiones internas y las resistencias internas de cortocircuito, y para asegurar la flexibilidad frente a la inercia burocrática (1973: 315-6, 327-30, 1977: 50, 92, 100-1, 1978b: 87 – 92). Poulantzas argumentó que las instituciones democráticas representativas facilitan la circulación orgánica y la reorganización de la hegemonía porque ofrecen un espacio para la clase abierta y los conflictos fraccionarios. De este modo, las instituciones democráticas inhiben rupturas o rupturas importantes en la cohesión social y, a fortiori, en el sistema de dominación de clase política. Sin embargo, si las crisis políticas e ideológicas no pueden resolverse mediante el juego normal y democrático de las fuerzas de clase, las instituciones democráticas deben ser suspendidas o eliminadas y las crisis resueltas mediante una “guerra de maniobra” abierta que ignora las sutilezas constitucionales. Pero el mismo acto de abolir las instituciones democráticas tiende a congelar el equilibrio de fuerzas que prevalece cuando se estabiliza el Estado excepcional. Esto hace más difícil resolver nuevas crisis y contradicciones mediante ajustes de rutina y paulatina política y establecer un nuevo equilibrio de compromiso. Así, Poulantzas concluyó que la supuesta fuerza del estado excepcional esconde su verdadera fragilidad. Esto hace que los estados excepcionales sean vulnerables al colapso repentino a medida que las contradicciones y las presiones se acumulan. Por el contrario, los estados democráticos aparentemente débiles se doblan bajo la tensión y por lo tanto proporcionan medios más flexibles para organizar la dominación de clase política (1977: 30, 38, 48-50, 90-3, 106, 124).

Si estas características tipifican los regímenes más flexibles, los regímenes “frágiles” revelan las características opuestas. Carecen de aparatos político-ideológicos especializados para canalizar y controlar el apoyo de las masas y, por lo tanto, están aislados de las masas. Demuestran una distribución rígida del poder estatal entre varios “clanes” políticos distintos, atrincherados en cada aparato. Y carecen de una ideología capaz de forjar la necesaria unidad estatal y de establecer una efectiva cohesión nacional-popular. Esto produce una confusión de políticas inconsistentes hacia las masas mientras el régimen excepcional intenta neutralizar su oposición. También conduce a compromisos puramente mecánicos, alianzas tácticas y solución de cuentas entre los intereses “económico-corporativos” entre las clases y fracciones dominantes. A su vez, esto intensifica las contradicciones internas del aparato estatal y reduce su flexibilidad frente a crisis económicas y / o políticas (1977: 49-50, 55-7, 79-80, 83-4, 91-4, 112- 13, 120 – 1, 124 – 6).

Poulantzas claramente vio importantes diferencias entre las formas excepcionales de estado y quedó particularmente impresionado por la flexibilidad y la maniobrabilidad del fascismo. En contraste, la dictadura militar es el tipo menos flexible; Y el bonapartismo se encuentra a medio camino entre estos extremos (Jessop 1985). Pero también insistió en que ningún régimen excepcional puede asegurar el tipo de regulación flexible y orgánica de las fuerzas sociales y la buena circulación de la hegemonía que se produce bajo las democracias burguesas (1977: 124). En consecuencia, del mismo modo que el movimiento de un estado normal a un estado excepcional implica crisis y rupturas políticas en vez de tomar un camino continuo y lineal, por lo que la transición de una forma excepcional a una normal implicará también una serie de rupturas y crisis más que una simple Proceso de auto-transformación. Esto pone de relieve la lucha de clases política para lograr la hegemonía sobre el proceso de democratización. De hecho Poulantzas insistió en que el carácter de clase del estado normal variará significativamente con el resultado de esta lucha (1977: 90-7, 124 y passim).

Estatismo Autoritario

Estas ideas se desarrollan en el relato de Poulantzas de la nueva forma “normal” del tipo de estado capitalista, es decir, el “estatismo autoritario”. Su tendencia básica de desarrollo se describe como “un control intensificado del Estado sobre todas las esferas de la vida socioeconómica combinado con un declive radical de las instituciones de la democracia política y con una reducción draconiana y multiforme de las llamadas libertades” formales “(1978b: 203-4). Más concretamente, los principales elementos del “estatismo autoritario” y sus implicaciones para la democracia representativa comprenden: en primer lugar, una transferencia de poder del poder legislativo al ejecutivo y la concentración del poder dentro de éste; en segundo lugar, una fusión acelerada entre el poder legislativo, ejecutivo y judicial, acompañada de una disminución del estado de derecho; En tercer lugar, el declive funcional de los partidos políticos como los principales canales de diálogo político con la administración y como fuerzas principales en la organización de la hegemonía; y, por último, el crecimiento de las redes eléctricas paralelas que cruzan la organización formal del Estado y que mantienen una participación decisiva en sus diversas actividades (1974: 303-7, 310-15, 1975: 173, 1976: 55-7, 1978b: 217 – 31, 1979: 132).

Estos cambios son una característica permanente y estructural del estado moderno. Corresponden a un agudizamiento peculiar de los elementos genéricos de la crisis política y estatal que acompaña a la crisis económica a largo plazo que supuestamente afecta a toda la fase actual del MPC. Entre las tendencias de crisis más importantes en esta fase están: la politización de la resistencia de la clase obrera al intento del capital de resolver la crisis económica; la politización de la nueva pequeña burguesía a causa de la profundización de la división social del trabajo dentro de las filas del trabajo intelectual mismo; la descomposición de la alianza tradicional entre la burguesía y la vieja y la nueva pequeña burguesía; La crisis ideológica que acompaña al crecimiento de los nuevos movimientos sociales en los antiguos frentes secundarios; y la agudización de las contradicciones dentro del bloque de poder debido a la división tendencial del trabajo entre las fracciones comprador e interior del capital (1978b: 210-14, 219, 221).Además, el hecho de que el Estado se desvincule o intervenga para moderar una determinada tendencia de crisis en un área, agrava otras tendencias de crisis en otras áreas. Así, la capacidad del estado de la posguerra de moderar los aspectos “más salvajes” de las crisis capitalistas en el capitalismo avanzado (como es evidente en los años treinta) requiere que asuma la responsabilidad directa de los efectos purgativos de la crisis. Esto puede amenazar su legitimidad y estabilidad. Esto ocurre porque se ha vuelto mucho más difícil para la fracción dominante sacrificar sus intereses económicos y corporativos a corto plazo para promover su hegemonía política a largo plazo. Sin embargo, la falta de actuación contra las tendencias de la crisis económica socavará la acumulación de capital. De la misma manera, la participación creciente del estado en áreas hasta ahora marginales de la vida social politiza a las masas populares, sobre todo porque los compromisos de política social de la posguerra excluyen los recortes de gasto, la austeridad y la recomodificación. Pero cualquier fracaso en intervenir en estas áreas socavaría la reproducción social de la fuerza de trabajo. El creciente papel del Estado en la promoción de la internacionalización del capital también provoca problemas para la unidad nacional. Esto es especialmente claro en su impacto en las regiones menos desarrolladas y las minorías nacionales (1978b: 141-2, 154-3, 210-14, 219, 221 y 245-6).

Poulantzas argumentó anteriormente que los regímenes excepcionales son siempre temporales y se producen en respuesta a coyunturas específicas. Por lo tanto, debido a que estas tendencias de crisis son rasgos permanentes del capitalismo contemporáneo, el estatismo autoritario debe ser visto como normal. Las características “excepcionales” significativas coexisten y modifican características “normales” del tipo de estado capitalista a medida que se orquestan en una estructura permanente paralela al sistema estatal oficial. Esto implica una simbiosis constante y una intersección funcional de estructuras normales y excepcionales bajo el control de las alturas dominantes del aparato estatal y del partido dominante (1978b: 208, 210, 245, véase 1979: 132). El poder real está concentrado y centralizado en las cumbres del sistema gubernamental y administrativo, que se sella fuera del papel de representación de los partidos y parlamentos. Estos últimos son ahora simples cámaras “de registro” electorales con poderes muy limitados y es la administración estatal, guiada por el ejecutivo político, la que se ha convertido en el principal centro de desarrollo de la política estatal. Esto politiza masivamente la administración y arriesga su fragmentación detrás de una fachada formal de jerarquía y unidad burocrática (1978b: 236). De hecho, la política está cada vez más centrada en la oficina del personal de un presidente o primer ministro. Situada en el vértice de las estructuras administrativas, esta oficina aparece como un sistema presidencial primo-ministerial puramente personalista. Pero en realidad condensa muchas presiones contradictorias y trabaja para reequilibrar las fuerzas en conflicto y los intereses populares siguen emergiendo en forma de contradicciones dentro de la administración (1978b: 221-4, 226-9, 233, 236-8, ver 1974: 311 -14). Poulantzas relacionó este “irresistible aumento de la administración del Estado” principalmente con el creciente papel económico del estado, modificado por la situación política. Porque la intervención estatal significa que la ley ya no puede limitarse a las normas generales, formales y universales, cuya promulgación es la preservación del parlamento como encarnación de la voluntad general del pueblo-nación. El imperio de la ley se debilita porque las normas jurídicas son cada vez más modificadas y elaboradas por la administración para adaptarse a coyunturas, situaciones e intereses particulares, y porque la formulación inicial de las leyes también es ahora mayormente asumida por la administración y no por el parlamento (1978b: 218-19; Scheuerman 2005). Este cambio es el producto de la inestabilidad permanente de la hegemonía monopolista dentro del bloque de poder y sobre el pueblo, así como de imperativos económicos cambiantes. De hecho, el declive del imperio de la ley también afecta a la esfera política. Un signo de esto es el creciente énfasis en la policía preventiva de la posible deslealtad y desviantes  más que el castigo judicial de delitos claramente definidos contra la ley (1978b: 219-20). En términos más generales, la crisis de la hegemonía monopolista significa que la administración del Estado se convierte en el sitio central en el que se establece el equilibrio inestable del compromiso entre el bloque de poder y las masas populares dentro del propio bloque de poder. También transforma a los partidos de poder (o “partidos naturales de gobierno” en contraste con aquellos partidos destinados a un papel de oposición permanente) en un único partido (o duopolista) de masas autoritario cuya tarea consiste más en movilizar el apoyo masivo a las políticas estatales de una manera plebiscitaria quela de articular directamente y representar intereses y demandas populares al Estado. Esto también se relaciona con una red cada vez más densa de lazos transversales entre los grandes negocios y los aparatos administrativos centrales del Estado (especialmente los aparatos económicos) y con un aumento general del centralismo político y administrativo. Un aspecto adicional aquí es el aumento del personalismo del poder en la cima del ejecutivo. No se trata de un auténtico dictador bonapartista que concentra sus poderes despóticos en sus manos, sino más bien la búsqueda de un líder carismático que pueda dar un sentido de dirección estratégica a las complejidades de la política tanto para las clases dominantes como de manera más plebiscitaria para las masas (Véase Grande 2000). No obstante, Poulantzas concluye que esta centralización del poder administrativo a expensas del parlamento, los partidos populares y las libertades democráticas no significa que el Estado haya sido enormemente fortalecido. En cambio, subraya la relativa debilidad del Estado autoritario frente a la incomprensibilidad creciente de las contradicciones económicas y las tendencias de crisis y frente a las nuevas formas de lucha popular.  También hay cambios entre los partidos en el poder que buscan participar y participar en el gobierno de acuerdo con un patrón de alternancia regular que es orgánicamente fijado y anticipado por las instituciones estatales existentes en su conjunto (y no sólo por normas constitucionales) (1978b: 220). Sus vínculos de representación con el bloque de poder se vuelven más difíciles porque el capital monopolista tiene más dificultades para organizar su hegemonía a través de los partidos parlamentarios y, por lo tanto, concentra su presión sobre la administración (1973: 171, 1974: 313, 313-14n, 320, 1978b: 221 -3).  De este modo, los partidos ya no cumplen sus funciones tradicionales en la formulación de políticas (mediante compromisos y alianzas en torno a un programa de partidos comunes) y en la legitimación política (a través de la competencia electoral para un mandato nacional-popular). Ahora son poco más que cinturones de transmisión para las decisiones oficiales y difieren simplemente en los aspectos de la política oficial que eligen popularizar (1978b: 229-30, 237). A su vez, la legitimación política se redirige a través de canales basados ​​en técnicas plebiscitarias y manipuladoras que son dominadas por el ejecutivo y canalizadas a través de los medios de comunicación (1978b: 229). No obstante, las actividades de la administración estatal se enfrentan continuamente a los límites inherentes a su propia estructura política y funcionamiento. Estos límites son particularmente claros en las divisiones internas entre los diferentes partidos administrativos, clanes y facciones y en la reproducción dentro del sistema estatal de conflictos y contradicciones de clases. Por lo tanto, debemos preguntar cómo la administración supera estas tensiones para actuar efectivamente en nombre del capital monopolista. Los estados excepcionales lo logran a través de un aparato político (como el partido fascista, el ejército o la policía política) que es distinto de la administración.

En la forma teóricamente normal de la democracia representativa, se logra a través del funcionamiento orgánico de un sistema plural de partidos situado a cierta distancia del aparato administrativo central (1978b: 231, 232-3, cf. 1973: 316-17, 332, 340 – 1, 353, 1974: 318 – 20, 335 – 7, 345 – 6, 348, 353 – 5, 1977: 33, 104 – 7). Pero, ¿cómo se puede realizar esto bajo el estatismo autoritario?

Poulantzas sugirió que el partido de masas dominante funciona como una red paralela y actúa como un comisario político en el corazón de la administración, desarrollando una comunidad material e ideológica de interés con  funcionarios clave. Este mismo partido también debe transmitir la ideología estatal a las masas populares y reforzar la legitimación plebiscitaria del estatismo autoritario (1978b: 236-7). De ahí que el partido de masa dominante funcione realmente como el estado dominante en tanto que representa al estado para las masas y no al revés. Un partido de masas altamente unificado y estructurado es más probable que se desarrolle durante un largo período sin alternancia entre los partidos gobernantes. Pero funciones similares pueden ser desempeñadas por un solo “centro” interpartidario que domine los partidos alternos de poder (1978b: 232, 235-6). El irresistible ascenso de la administración estatal en el capitalismo metropolitano no puede impedir una mayor agudización de los elementos genéricos de la crisis política y estatal. Los ejemplos incluyen: (a) politización de la burocracia, especialmente entre sus filas inferiores, en oposición al “Estado de Partidos” dominante; B) las mayores dificultades a las que se enfrenta la administración, que un sistema de partidos plural flexible para organizar la hegemonía y gestionar el equilibrio inestable del compromiso de clase; Yc) el crecimiento y el impacto de las luchas de masas precipitadas por nuevas formas de intervención estatal con efectos de dislocación potencialmente mayores dentro del propio Estado (1978b: 240-7). Así, el surgimiento del “estatismo autoritario” implica una paradoja. Si bien refuerza claramente el poder estatal a expensas de la democracia representativa liberal, también debilita sus capacidades para asegurar la hegemonía burguesa (1978b: 241, 263-5).

Estatismo Autoritario en la actualidad

El análisis de Poulantzas del estatismo autoritario fue notablemente presciente cuando se escribió por primera vez hace unos 25 años. Las diversas tendencias que identificó en el MSF y subsumidas bajo la rúbrica general de “estatismo autoritario” se han vuelto aún más claras en respuesta a la creciente crisis política en el bloque de poder, la crisis representacional en el sistema político, la legitimidad y las crisis estatales asociadas con los fracasos gemelos del estado intervencionista de la posguerra y el giro neoliberal y el creciente desafío a la primacía del estado territorial nacional frente a la globalización. Debe destacarse, en particular, la continua declinación del parlamento y del Estado de Derecho, la creciente autonomía del poder ejecutivo, la creciente importancia de los poderes presidenciales o primer ministeriales, la consolidación de partidos autoritarios y plebiscitarios que representan en gran medida al Estado ante las masas populares, y, algo descuidado por Poulantzas, la mediatización de la política mientras los medios de comunicación masivos juegan un papel cada vez más importante en la configuración de los imaginarios políticos, programas y debates. Un mayor énfasis en cuestiones de seguridad nacional y de políticas preventivas asociadas con la llamada guerra contra el terrorismo en el país y en el extranjero también ha reforzado el ataque a los derechos humanos y las libertades civiles. El New Labour es una ilustración particularmente atractiva de estas tendencias, pero las mismas tendencias también son claramente evidentes en los Estados Unidos, Italia, España, Francia, Alemania y muchas otras sociedades metropolitanas. Esto plantea preguntas interesantes no sólo acerca de cómo y por qué Poulantzas podría predecir estas tendencias, sino también si, si es así, por qué, perdió otras características igualmente importantes de la forma normal actual del estado capitalista.Su éxito puede explicarse en términos de su compromiso de combinar análisis teóricos e históricos en lugar de involucrarse en el Staatsableiterei crudo (esfuerzos para derivar lógicamente la forma y funciones del Estado desde el análisis previo de la lógica de los aspectos económicos de la relación de capital) o reducir toda forma de Estado capitalista a una simple dictadura de la burguesía. Así, teóricamente, Poulantzas argumentó que una periodización adecuada del tipo de Estado capitalista debe considerar las formas cambiantes de articulación de sus funciones económicas, políticas e ideológicas vinculadas a las diferentes etapas del capitalismo. Su trabajo anterior ya había discutido la correlación entre el capitalismo competitivo y el Estado liberal, el capitalismo monopolista y el Estado intervencionista, y el capitalismo monopolista estatal y el “estado fuerte” (1973, 1974 y 1975). Sus análisis en el CCC y, en especial, en el SPS proporcionaron análisis significativos de los cambios en las relaciones sociales de producción, la relación entre las condiciones económicas y extraeconómicas de la valorización, las formas dominantes de competencia y la cadena imperialista. Combinado con su análisis más sofisticado en SPS de los momentos económicos, políticos e ideológicos de las relaciones sociales de producción y de las cambiantes matrices espacio-temporales de la acumulación del capital, le permitió teorizar la “forma transformada” de las funciones económicas del “Estado fuerte”’en su última fase (1978b: Parte III, capítulos 1-2). Este análisis también está explícitamente en deuda con los estudios empíricos y teóricos de los analistas franceses contemporáneos del capitalismo monopolista estatal, especialmente con respecto a la ley de sobreacumulación-desvalorización y las demandas cambiantes de la reproducción de la fuerza de trabajo (para una apreciación crítica de estos estudios , véase Fairley 1990, Jessop y Sum, 2006). Sin embargo, va más allá de estos estudios al enfatizar la sobredeterminación política de las respuestas del Estado fuerte a la crisis económica, especialmente en un período que también está marcado por la crisis política y estatal.

Su análisis del carácter político distintivo del estatismo autoritario también se basa explícitamente en los estudios contemporáneos del Estado en las formaciones sociales capitalistas metropolitanas, así como en la cuidadosa generalización teórica del caso del fascismo como la forma más flexible de régimen excepcional, actualizada desde el período entre guerras a La etapa actual del capitalismo y adecuadamente modificada para permitir la “normalidad” del estatismo autoritario. Dado este punto de partida teórico y sus reflexiones más generales sobre la especificidad de las crisis políticas y estatales en el capitalismo contemporáneo, Poulantzas también parece haber extrapolado rasgos claves del estatismo autoritario de la experiencia francesa, con su fuerte tradición estadista y la historia posguerra del gaullismo. Probablemente también fue influenciado por el carácter de la CDU-Staat en Alemania y su posterior transformación en unSicherheitsstaat. Lo que distingue el análisis de Poulantzas de las críticas libertarias, liberales y izquierdistas contemporáneas del autoritarismo progresivo es su habilidad para localizar estas tendencias en un análisis forma-analítico-estratégico-relacional del tipo de estado capitalista combinado con una interpretación distintiva del imperialismo contemporáneo y un neo Análisis gramatical de la crisis política del bloque de poder y su hegemonía y, al hacerlo, demostrar que la intensificación de rasgos genéricos de regímenes excepcionales implicaba un fortalecimiento y un debilitamiento del tipo de Estado capitalista. Esto ilustra bien el poder heurístico y explicativo de su tesis clave de que el Estado es una relación social.

Dicho esto, el relato de Poulantzas sobre el estatismo autoritario es problemático. Puesto que, aunque describe adecuadamente algunas tendencias autoritarias importantes en la forma actual del tipo de Estado capitalista, esto puede atribuirse a la exitosa extrapolación de tendencias ampliamente observadas sobre la asunción de la inestabilidad continua en la hegemonía del bloque de poder. La extrapolación demostró ser menos fructífera, sin embargo, en otros aspectos (véase más adelante). También hay algunos problemas más básicos con el concepto de estatismo autoritario desarrollado por Poulantzas. En primer lugar, en relación con el peso asignado a la explicación de la génesis del estatismo autoritario, Poulantzas apenas discute la naturaleza de la hegemonía y su crisis en el capitalismo contemporáneo. En segundo lugar, y relacionado, no mostró cómo las características excepcionales del estatismo autoritario se articulan bajo el dominio de los elementos normales -que es crucial para su afirmación de que esta nueva forma del estado capitalista es un estado democrático normal. En tercer lugar, mientras que sus principios metodológicos y teóricos más antiguos le exigían mostrar cómo el surgimiento del “estatismo autoritario” implica una ruptura o ruptura en el proceso político (ya que implica una transición a una nueva forma estatal), admitió que resulta de la acentuación gradual de las tendencias contemporáneas al capitalismo monopolista y, por tanto, típicas de los Estados intervencionistas. Es sobre esta base que pudo extrapolar con éxito algunas de estas tendencias en el período más reciente del capitalismo de monopolio estatal y no predecir el predominio del giro neoliberal en la transición a un régimen de acumulación post-fordista globalizante que caracterizaría este último período. En particular, parece no haber anticipado el éxito del paso ofensivo del capital monopolista y el debilitamiento del trabajo organizado en respuesta a la crisis del fordismo atlántico y sus estados nacionales de bienestar keynesiano. Un exhaustivo análisis estratégico-relacional habría sido muy útil aquí. Cuarto, a pesar de su reconocimiento en el SPS de que las matrices espacio-temporales de la acumulación de capital estaban siendo radicalmente reorganizadas, su análisis del estatismo autoritario todavía estaba fuertemente impreso por el supuesto de que el Estado nacional seguiría siendo la escala dominante en la que la dominación de clase sería organizada. En resumen, aunque aceptemos el relato básicamente descriptivo de Poulantzas del «estatismo autoritario» como una forma normal del estado capitalista, resulta menos convincente al explicar su aparición y desarrollo futuro.  Además, a pesar de su asombrosa agudeza teórica y presciencia asombrosa en algunos aspectos, perdió otras tendencias y desarrollos importantes en el capitalismo contemporáneo. En primer lugar, al centrarse en las formas cambiantes de la intervención económica estatal y resaltando su papel en el rediseño de las fronteras entre lo económico y lo extraeconómico, perdió los cambios en la dinámica global de acumulación de capital que están asociados con la transición del fordismo atlántico a una globalización de la economía basada en el conocimiento. En segundo lugar, al enfocarse en el papel de los estados nacionales en el imperialismo contemporáneo, no observó hasta qué punto la creciente inter-penetración multi-escala de los espacios económicos que identificó en “Classes in ContemporaryCapitalism” implicaba también un mayor redimensionamiento de los aparatos estatales y del poder estatal . Aunque rechazó correctamente el mito del Estado mundial o de un solo superestado, no previó hasta qué punto los aparatos de Estado y los poderes estatales han sido redimensionados hacia arriba, hacia abajo y de lado para tratar de manejar una economía mundial cada vez más compleja. Este redimensionamiento de competencias estatales particulares no resta importancia a la insistencia de Poulantzas en mantener la centralidad del Estado nacional en asegurar las condiciones para la cohesión social, sino que además debilita su capacidad para cumplir esta función general crucial. Y, en tercer lugar, aunque reconocía el papel vital de las redes en las operaciones del Estado (por ejemplo, las redes de poder paralelas dentro del estado para asegurar una medida de unidad aparatos, redes de poder administrativo y de negocios en las cumbres del aparato económico estatal para facilitar la la elaboración de estrategias económicas a favor del capital monopolista o redes entre los partidos de poder), no se dio cuenta de hasta qué punto esto desplazaría el ejercicio del poder estatal de la planificación de arriba a abajo y el gobierno jerárquico hacia la descentralización coyuntural y otras formas de gobierno a la sombra de la jerarquía. A pesar de estas críticas finales, Poulantzas sigue siendo una figura crucial en el desarrollo de una teoría materialista del estado. Su visión de que el Estado es una relación social no sólo estimuló su análisis abstracto-simple de  la forma del tipo de estado capitalista, sino que también proporcionó un poderoso enfoque para tratar las características concretas y complejas de los estados realmente existentes en las sociedades capitalistas. No puede decirse que haya completado la teoría marxista del Estado capitalista, aunque sólo sea porque tal teoría, aunque fuera posible, no puede ser completada mientras la reproducción expandida descontrolada y discontinua de la relación de capital y la lucha contra esa reproducción continúen en nuevas formas. Pero ciertamente puede ser reconocido por su papel en proporcionar a los teóricos y militantes posteriores un rico y sofisticado marco teórico y conceptual con el que analizar el proceso contradictorio y conflictivo de reproducción ampliada desde el punto de vista de la contribución estratégico-relacional clave del Estado (y el sistema interestatal) en la organización de un bloque de poder y la desorganización de las clases subalternas en diferentes períodos, etapas y coyunturas. En resumen, los textos de Poulantzas pueden ser considerados como clásicos modernos en el sentido de que plantean preguntas importantes y aportan respuestas que, aunque ya no se consideren adecuadas, nos indican la dirección correcta. El reconocimiento continuo como un texto “clásico” no está garantizado. De hecho, “para que un texto logre el reconocimiento de un clásico, debe superar típicamente una variedad de obstáculos culturales; Mientras que para sobrevivir como uno solo, debe someterse a un compromiso crítico continuo, sus conceptos reformulados para enfrentar nuevos problemas y pruebas ‘(Baehr y O’Brien 1994: 127-8). El trabajo de Poulantzas ha desencadenado un renovado compromiso crítico, como lo indica el presente volumen, y sus conceptos ciertamente pueden ser redistribuidos y reformulados para permitirnos enfrentar nuevos problemas y pruebas.

Traducción del Grupo de Investigación sobre Teorías del Estado de la UBA.

Referencias

Baehr, P., and O’Brien, M. (1994) ‘Founders, classics and the concept of a canon’, Current Sociology, 42 (1), 1-151.
Fairley, J. (1980) ‘French theories of state monopoly capitalism’, Science & Society, 44 (3), 305-25.
Gramsci, A. (1971) Selections from the Prison Notebooks, London: Lawrence & Wishart.
Grande, E. (2000) ‘Charisma und Komplexität.Verhandlungsdemokratie, Medien-demokratie und der FunktionswandelpolitischerEliten’, Leviathan, 28 (1), 122-41.
Hall, S., Critcher, C., Jefferson, T., Clarke, J., and Roberts, B. (1978b) Policing the Crisis: ‘Mugging’, the State, and Law and Order, Basingstoke: Macmillan.
Jessop, B. (1982) The Capitalist State, Oxford: Martin Robertson.
Jessop, B. (1985) Nicos Poulantzas: Marxist Theory and Political Strategy, Basingstoke: Macmillan.
Jessop, B. (1990) State Theory, Cambridge: Polity.
Jessop, B. (1999) ‘Globalisierung und Nationalstaat.Imperialismus und StaatbeiNicos Poulantzas – 20 Jahrespäter’, Prokla, 116, 469-495.
Jessop, B. (2002) The Future of the Capitalist State, Cambridge: Polity.
Jessop, B. and Sum, N. (2006) Beyond the Regulation Approach: Putting Capitalist Economies in their Place, Cheltenham: Edward Elgar.
Marx, K. (1967) Capital, Volume One, London: Lawrence &Wishart.
Poulantzas, N. (1973) Political Power and Social Classes, London: New Left Books [in French 1968].
Poulantzas, N. (1974) Fascism and Dictatorship, London: New Left Books [in French 1970]
Poulantzas, N. (1975) Classes in Contemporary Capitalism, London: New Left Books [in French 1974]
Poulantzas, N. (1976a) Crisis of the Dictatorships: Portugal, Greece, Spain. London: Verso [in French 1975]
Poulantzas, N. (1976b) ‘Les transformationsactuelles de l’État, la crisepolitique et la crise de l’État’, in idem, ed., La Crise de l’État, Paris: PressesUniversitaires de France, 19-58.
Poulantzas, N. (1978a) ‘Les théoriciensdoiventretour sur la terre’, Les nouvelleslittéraires, 26 June, p. 8.
Poulantzas, N. (1978b) State, Power, Socialism. London: Verso [in French 1978b].
Poulantzas, N. (1979) ‘Esgehtdarummit der Stalinistischer Tradition zubrechen’, Prokla, 37, 127-40.
Poulantzas, N. (1968/1980)
Scheuerman, W.E. (2005) Liberal Democracy and the Social Acceleration of Time, Baltimore: Johns Hopkins University Press.

 
 
Nota: esta es la versión larga de un capítulo publicado en alemán como ‘KapitalistischerStaatstypundautoritärerEtatismus. Poulantzas’sStaatstheoriealsmodernerKlassik, en L. Bretthauer et al., Eds, Poulantzas Lesen: ZurAktualitätmarxistischerStaatstheorie, Hamburgo: VSA, 65-81, y retraducido en su versión corta en 2011 como “Estado, poder y socialismo de Poulantzas como un clásico moderno”, en L. Bretthauer et al., Eds, Reading Poulantzas, Londres: Merlin, 42-55.
 
 
Fuente: https://jacobinlat.com/2021/10/03/estado-poder-y-socialismo-de-poulatnzas-como-un-clasico-moderno/
 

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: