Chile por arriba: Senado salvó a Piñera de la destitución…

.. Al no alcanzar los votos para aprobar acusación constitucional.

por El Mostrador.

La acusación constitucional necesitaba de 29 votos a favor para ser aprobada y así destituir al Mandatario. Sin embargo, cuando todavía quedan algunos senadores por exponer en la Sala, matemáticamente ya no es posible alcanzar ese número, toda vez que el oficialismo se alineó y rechazó el libelo acusatorio. La excepción es el senador Manuel José Ossandón (RN), quien se abstuvo. Independiente del resultado, lo cierto es que Piñera es un Presidente ya derrotado políticamente, y que solo se salvó de ser destituido por el alto quórum de dos tercios necesarios para que se aprobara la acusación. De hecho en su intervención, la candidata presidencial de Nuevo Pacto Social, Yasna Provoste (DC) asumía que «la defensa cerrada y ajena a los antecedentes de los senadores de la derecha harán imposible» que se apruebe la acusación. Pero, indicó, «la historia juzgará al que, estoy convencida, es el peor Gobierno en democracia de los últimos 70 años (…) Chile merece más, merece que no se repitan situaciones como éstas”.

En una extensa jornada que comenzó a las 9:00 de la mañana, y a pocos días de la primera vuelta de las elecciones, el Presidente Sebastián Piñera sorteó con éxito la acusación constitucional en su contra, la segunda de su mandato. Pese a que todavía se sigue discutiendo en la Sala y aún faltan algunos senadores por exponer, matemáticamente ya no es posible alcanzar los 29 votos necesarios para la aprobación del libelo acusatorio.

Vale recordar que esta segunda acusación en contra del Mandatario, tuvo como argumento principal la revelación sobre la compraventa de la minera Dominga en las Islas Vírgenes -un paraíso fiscal-  a su amigo personal Carlos Alberto Délano en el año 2010. La investigación dio cuenta de una polémica cláusula para el pago de la tercera cuota, que dependía de que no hubiera cambios regulatorios que impidieran el desarrollo del proyecto minero, lo que dependía del Gobierno que en ese momento encabezaba el propio Piñera.

Uno de los votos que era duda hasta el final era el del senador Manuel José Ossandón (RN), quien días antes había declarado que «no me va a temblar la mano para decidir ninguna de las dos alternativas. Por eso, que la he leído, creo que falta información, pero hay que analizarla en su mérito».

Sin embargo, durante su intervención en la Sala del Senado, consideró que «la primera parte de la acusación al Presidente no responde al mérito del libelo». En esa línea, señaló que «hoy no tengo antecedentes para votar a favor de la destitución del Presidente», tras lo cual anunció que se abstenía.

Otro voto que generaba expectativas era el de Carolina Goic (DC), debido a las fricciones provocadas en la oposición días atrás luego de rechazar el cuarto retiro del 10% de los fondos de pensiones. La parlamentaria votó esta vez alineada, y argumentó que «la impunidad también amenaza nuestra democracia. Ostentar la primera magistratura no puede ser una suerte de blindaje a actitudes personales reñidas con la ética y la probidad».

Consciente del adverso escenario, la candidata presidencial de Nuevo Pacto Social, Yasna Provoste (DC) asumía que «la defensa cerrada y ajena a los antecedentes de los senadores de la derecha harán imposible» que se apruebe la acusación. Pero, indicó, «la historia juzgará al que, estoy convencida, es el peor Gobierno en democracia de los últimos 70 años (…) Chile merece más, merece que no se repitan situaciones como éstas».

«Resulta incomprensible que nuevamente Piñera se salve», dijo a su vez con decepción la senadora Loreto Carvajal durante su fundamentación del voto.

Independientemente del resultado, lo cierto es que se trata de un Presidente ya derrotado, al menos desde el punto de vista político, y que solo se salvó de ser destituido por el alto quórum de dos tercios necesarios para que se aprobara el libelo acusatorio.

Esa postura fue defendida por el analista político Marco Moreno, quien luego de la aprobación de la acusación en la Cámara de Diputados, dijo en entrevista con La Semana Política de El Mostrador que «independientemente de lo que ocurra en el Senado, creo que la derrota política del Presidente Sebastián Piñera ya está. Piñera fue derrotado políticamente. Creo que la acusación en la Cámara de Diputados terminó por ponerle una lápida a su intento de tener un legado, a su intento de ser un gobernante que trascendiera a la historia, porque la historia lo va a recordar como un Presidente que fue acusado en dos oportunidades».

A favor de la acusación han votado: Alejandro Guillier; Carlos Bianchi; Isabel Allende (PS); Rabindranath Quinteros (PS); Adriana Muñoz (PPD); Yasna Provoste (DC); Jorge Soria; Juan Pablo Letelier (PS); Carlos Montes (PS); Guido Girardi (PPD); Jaime Quintana (PPD); José Miguel Insulza (PS); Alfonso de Urresti (PS) y Pedro Araya.

En contra votaron: Iván Moreira (UDI); Carmen Gloria Aravena; Felipe Kast (Evópoli); José García Ruminot (RN); David Sandoval (UDI); Juan Castro (RN); Kenneth Pugh (RN); Ena von Baer (UDI); José Miguel Durana (UDI); Jacqueline van Rysselberghe (UDI); Claudio Alvarado (UDI); Marcela Sabat (RN); Luz Ebensperger (UDI) y Francisco Chahuán (RN).

Mientras se desarrollaba la sesión, diferentes autoridades del Gobierno hicieron una campaña a través de Twitter con el hashtag #CuidemosLaDemocracia. Por ejemplo, la ministra de Desarrollo Social, Karla Rubilar tuiteó que «confío en que hoy el Senado estará a la altura de la historia republicana de nuestro país y rechazará la AC. Los chilenos esperan que sigamos trabajando por el desarrollo y bienestar de las familias y que tengan oportunidad de cumplir sus sueños».

En tanto, el ministro de Educación, Raúl Figueroa manifestó que «presentar una acusación que no tiene fundamentos, basada en falsedades y a semanas de las elecciones no tiene otro calificativo que populismo. Confío que el Senado sea capaz de poner a Chile por sobre los cálculos mezquinos que dañan la democracia».

La intervención de la parte acusadora

El debate en el Senado -que cumplió el rol de jurado- comenzó a las 09:00 de la mañana. La diputada Gael Yeomans (CS) fue la primera en argumentar la acusación en la Sala, señalando que «demuestra un notable conflicto de intereses, negociaciones incompatibles y un actuar sin ética del señor Piñera».

«Estamos hablando de corrupción (…) la familia Piñera Morel pretendía beneficiarse directamente de la decisión del jefe de Gobierno», argumentó la parlamentaria durante su intervención. «El Presidente pretende que creamos que no tenía conocimiento de dichos negocios, cuyo éxito está vinculado a decisiones que le corresponden a él como Presidente» agregó Yeomans.

Posteriormente fue el turno de Leonardo Soto (PS), otro de los diputados acusadores, quien calificó la jornada de «histórica» en la que «todos deberán elegir de qué lado están (…) de quienes aceptan la corrupción como un fenómeno inevitable o quienes desean actuar contra ella».

Asimismo, el diputado Gabriel Silber (DC) manifestó que «el atropello a la probidad ha dañado gravemente a muchas democracias en nuestra región y ha hecho caer gobiernos en toda Latinoamérica».

Luego fue el turno del abogado del Presidente Piñera, Jorge Gálvez, quien intervino durante 60 minutos. En primer lugar, sostuvo que «es mentira que la familia Piñera Morel haya realizado la venta de Dominga». Además recordó la investigación realizada por el fiscal Manuel Guerra, indicando que «encontró que no habían antecedentes».

«Lo que se plantea hoy es una desvaloración de la carrera del Presidente (…) hay una crítica personal y a su trayectoria», agregó el abogado.

Intervenciones de los senadores

Luego que la parte acusadora expusiera sus argumentos a favor de la acusación, y que el abogado Jorge Gálvez se defendiera, fue el turno de los senadores para fundamentar su voto. Para ello, cada uno tuvo un tiempo de 15 minutos. Desde el oficialismo se atrincheraron en la falta de fundamentos del libelo acusatorio, mientras que la oposición consideró que sí habían antecedentes para aprobarlo.

El primero en intervenir fue Iván Moreira (UDI), quien sostuvo que «estamos frente a una acusación constitucional que es un gran engaño» y aseguró que «lo que hay detrás de esto es una cuestión electoral». En la misma línea, el senador Felipe Kast (Evópoli) sostuvo que «se trata de una acusación manifiestamente inadmisible y carente de fundamentos».

En tanto, el senador José García Ruminot indicó que «he escuchado tanto los argumentos acusatorios como los de la defensa y me he fundado la determinación de que los argumentos son infundados».

Del lado del oficialismo, el senador Alejandro Guillier dijo que «no es gratificante ver cómo la cara del Presidente de Chile aparece en la prensa internacional como un campeón de la corrupción».

Guido Girardi (PPD), por su parte, ejemplificó el daño que podría generaría el proyecto minero Dominga en la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt diciendo que «no se me ocurriría que una minera pudiera destruir Machu Picchu, y que eso fuera aceptado por los peruanos».

«El actuar del presidente de la República se opone al precepto constitucional del capítulo 8°, toda vez que se aparta de actuar de manera proba, honrada y prudente», dijo Alfonso de Urresti (PS).

Fuente: https://www.elmostrador.cl/destacado/2021/11/16/senado-salva-a-pinera-de-la-destitucion-al-no-alcanzar-los-votos-para-aprobar-acusacion-constitucional/

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.