Chile opinión: Mujeres clasistas contra el circo electoral.

Declaración del Movimiento de mujeres clasista.

Mientras desde arriba nos embaucan con el circo electoral, las mujeres clasistas nos organizamos para romper nuestras cadenas.

Los tiempos que vivimos requieren de tomar posición, sin titubeo ni vacilación. Atravesamos un momento en donde la lucha y la conciencia de nuestra clase busca ser aplacada por los dueños del poder y la riqueza para volver a tomar las riendas y mantener sus privilegios, mientras las grandes mayorías seguimos sumidas en la precariedad, la cesantía y la exclusión de derechos.

El pacto por la paz y la nueva constitución buscó que el pueblo en lucha soltara la calle y se volcara a las urnas y a la institucionalidad de la medida de lo posible. Es así como vemos que la tensión generada en la primera vuelta presidencial y el miedo desatado por la probable llegada de la extrema derecha al gobierno resultan ser un escenario perfecto para enmarcarnos nuevamente en una maquineada contradicción entre la derecha y el centro como únicas opciones que tiene el pueblo para elegir. Así, resulta viable también marginar y criminalizar a los sectores que seguimos creyendo que las transformaciones deben ser de fondo, construyendo poder popular por fuera de la institucionalidad.

Posterior al triunfo relativo de Kast, el miedo ha llevado a una desesperada campaña por Boric, incluso teniendo en conocimiento que fue cómplice de la ley de represión que actualmente mantiene a cientos de presos y presas por luchar. En ese revuelo, una vez más se ocupan viejas fórmulas con nuevos maquillajes para obligarnos a seguir en la lógica del mal menor, y nos vemos interpeladas a votar por un candidato que en ningún caso representa los intereses de nuestra clase.

Por otro lado, consideramos muy importante poner nuestra voz como mujeres trabajadoras y populares ante la posición del feminismo liberal que nos llama a votar por la nueva concertación. No debemos olvidar que durante la vuelta pactada a la democracia ha habido cientos de personas perseguidas y asesinadas no sólo por su género u orientación sexual, sino también por defender la tierra y el agua, por luchar por derechos laborales, por vivir en territorios de intereses transnacionales. Cuando el problema es de clase, la burguesía y sus lacayos no son alternativa.

Como mujeres clasistas no aceptaremos caer en la paranoia generada por los poderosos para correr a votar por partidos políticos que no le interesan nuestros problemas. Ante esto decimos que el feminismo liberal ocupa un rol de revalidación del sistema. Tenemos sueños y anhelos que trascienden los límites de la bestia del capital y en esa lucha no sólo seremos perseguidas por nuestra condición de género sino también por nuestra posición de clase, por tanto no confiamos en ninguna de las alternativas que nos impone el circo electoral.

Por último, respecto de la avanzada del fascismo, consideramos que a éste no se le combate con un lápiz sino que en las calles. Con o sin Kast el problema del fascismo ha existido y seguirá existiendo, y para ello hay que responder con los métodos que históricamente se ha dado nuestra clase: organización, lucha popular y combatividad.

Como Movimiento de Mujeres Clasistas tomamos la decisión de no votar y consideramos que las tareas en las que debemos enfocarnos en el presente como pueblo son el levantamiento de organización popular en todos los rincones del país, la lucha por el pliego de demandas gestado en el alzamiento popular del 2019, el fortalecimiento de un movimiento de mujeres hermanadas por el feminismo de clase y la articulación de los diferentes sectores del pueblo en lucha para construir la fuerza necesaria no sólo para combatir al fascismo sino también para luchar contra toda explotación y opresión.

Diciembre 2021

Fuente: https://www.facebook.com/InquietandoDesdeelMargen/photos/a.274676582933936/1430202354048014

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.