Chile aliviado: ni fascismo ni comunismo sino todo lo contrario…

Gana la casa (patronal): ni espectro del fascismo ni fantasma del comunismo.

por Rafael Agacino (*).

¿Quién dijo terror? Anoche [domingo 19, Editor CT] en medio de públicos parabienes entre Boric y el “presidente” Piñera, entre Boric y “José-Antonio” Kast y entre los personajes de la elite – las dos derechas y los señoritos del FA, el miedo se disipó de una, y en menos de media hora, no había ni espectro del fascismo ni fantasma del comunismo. La República se había salvado.

Una gran operación mediática que logró atraer a un 5% adicional de electores, sobre todo de sectores populares que sin restricciones gritaron sus anhelos en las calles, así como los sectores medios, aunque en un tono levemente más moderado, se regocijaron, dando un aire de legitimidad al sistema político y su institucionalidad electoral. Notable.

Si no fuera por las franjas capturadas por el miedo, que votaron sin convicción e incluso con nauseas – una buena parte de esos 5 puntos porcentuales adicionales – y un contingente que explícitamente llamó a no votar, se diría que la potencialidad de la Revuelta en la noche de ayer ya fue definitivamente anulada.  Pero no; aunque solo estemos en los prolegómenos de una obra restauradora mayor.

Viene ahora la negociación, composición y duración del primer gabinete de Boric, sobre todo a la luz del boicot del transporte del día de ayer, cual anticipo de las tácticas amenazadoras que el capital puede ensayar para lograr un gabinete amable, pues en caso contrario, ya sabemos: huelga de inversiones, especulación con el dólar, fuga de capitales, apagones de redes digitales, paro del comercio, etc. Este, el capital, operará para conseguir no sólo se acomode el lenguaje si no también las intenciones un poco más de lo que ya, el ahora presidente electo, hizo para la segunda vuelta. Y sabemos que Boric -por más que lo remede – no tiene la estatura política de Allende para resistir las amenazas del capital criollo ni menos las del imperialismo…

Capaz que de tumbo en tumbo capitule, primero, en la política exterior – decepcionando al progresismo latinoamericano que lo ha ensalzado – y luego en la política interior, y nos comunique de súbito por cadena nacional que se equivocó y que las cadenas si son necesarias para imponer el orden, y este Gabriel mute en ese otro Gabriel, el González Videla, esta vez el del siglo XXI [1]. A falta de guerra fría, tal vez sea el conflicto del Wallmapu la excusa para asir la espada, obtener reconocimiento de las FF.AA. y Policías, e inaugurar la nueva temporada de reprimendas y castigos a los pueblos. Es cierto: legitimar la ley anti-barricada y negar el indulto general a los y las presos políticos de la revuelta, no es lo mismo que imponer una nueva “ley maldita” y desencadenar la represión sobre el pueblo, pero ¿quién sabe?

En otro registro paralelo, la derecha se recuperó respecto de los resultados electorales del plebiscito: subió del 22% al 44% de la votación con una tasa de participación al alza y lo hizo en torno a la derecha más dura, a la vez que también, se recompuso la derecha concertacionista al alero del señorito. Y puesta la vista en marzo próximo, la sustitución de Piñera por un gobierno legitimado, una Convención Constituyente con nueva directiva y tareas, y un pueblo otra vez ilusionado, son razones mas que suficientes para afirmar que se ha dado, al menos transitoriamente, un nuevo aire al sistema político. Solo el parlamento será un campo de batalla ruda.

Y esta es una de las claves de la salida por arriba a la crisis política precipitada por la revuelta de octubre del 2019, pues nuevamente, significativas franjas del pueblo quedarán objetivamente expropiadas de su protagonismo en tanto lo vuelven a ceder al sistema, y subjetivamente domesticadas por ilusiones y esperanzas infundadas. No deja de sorprender la atmósfera de emociones expresadas por hombres y mujeres populares en las calles, casi con lágrimas… escenas similares a cuando ganó Bachelet – la primera mujer presidente, mujer separada y mujer víctima de violación de los DD.HH.-, o el día después del plebiscito del 88, cuando muchos abrazaron a efectivos del ejército y de la policía. ¿Cuánto durará este nuevo cuento? ¿30 años?

Difícil. Porque lamentablemente esas franjas mayoritarias se darán otra vez de bruces contra la dura realidad. Y quienes hemos estado bregando por la constitución del Pueblo como sujeto político, ajenos a todo cinismo, no podemos sino ayudar a trizar y espantar el ilusionismo, intensificar los llamados a levantarse de nuevo y a resistir la cooptación, el desarme y la represión como las hemos resistido colectivamente desde la transición hasta hoy.

Con este resultado electoral el cierre de período (político) por arriba galopa mientras por abajo la resistencia renguea, vacilante e insegura, con el peligro que las franjas populares rupturistas lleguen al plebiscito de salida otra vez resignadas a la lógica del mal menor o vulnerables al chantaje de los de arriba que, con Boric a la cabeza, conminarán al Pueblo a aceptar lo que ofrezca la Convención Constituyente o “seguir con la constitución de Pinochet”.

Pero contamos con condiciones más propicias para que ello no suceda: al menos desde octubre de 2019 las franjas populares tendencialmente se vienen politizando. Parte de ese 5% adicional que saltó de la abstención al voto forzado por la coyuntura, junto a las fracciones de la abstención activa, constituyen una reserva mínima para una primera línea capaz de sostener el espíritu rebelde de ese gran manotazo popular que fue octubre. Hay ahí un nuevo activo de organizaciones y colectivos, premunido de experiencia y memoria de luchas populares recientes, un activo que problematiza aprende, ensaya, enuncia verbos y ofrece caminos.

Sabemos que estas fuerzas son débiles, pero lo son más por dispersión y distanciamientos artificiales que por su número. La tarea es bregar inteligente y generosamente por su convergencia, su unidad, por superar el sectarismo y aunar voluntades. Y no sólo para enfrentar la crisis política en curso y sus salidas por arriba, sino además porque frenar la dinámica actual de un capitalismo que nos conduce al suicidio colectivo, se ha asomado a nuestras vidas como un ineludible imperativo ético.

Santiago, 20-12-2021.

(*) Rafael Agacino: investigador independiente en temas económicos y sociales, profesor par- time y educador popular chileno.

(1) Esta figura la sugirió Sergio Rodríguez Gelfenstein: https://noticiaspia.com/de-venezuela-a-chile-de-caldera-a-boric-un-solo-chavez-y-un-solo-salvador/

 

Anexo.

Para memorias frágiles, no olvidar: Listado Asesinados por luchar desde octubre 2019 a diciembre 2021.

¡JUSTICIA!

Nombre/Edad/Fecha de muerte

1 Mateusz Maj, 30, 19 de octubre
2 Paula Lorca, 44, 19 de octubre
3 Alicia Cofre, 42, 19 de octubre
4 Renzo Barboza, 38, 20 de octubre
5 Manuel Muga, 59, 20 de octubre
6 Andres Ponce, 38, 20 de octubre
7 Yoshua Osorio, 17, 20 de octubre
8 Julián Perez, 51, 20 de octubre
9 Luis Salas, 47, 20 de octubre
10 Romario Veloz, 26, 20 de octubre
11 Kevin Gómez, 23, 20 de octubre
12 Jose Arancibia, 74, 21 de octubre
13 Eduardo Caro, 44, 20 de octubre
14 Manuel Rebolledo, 22, 21 de octubre
15 Jose Uribe, 25, 21 de octubre
16 Sin identificar (hombre), 21 de octubre
17 Alex Nuñez, 39, 22, de octubre
18 Mariana Diaz, 34, 21 de octubre
19 Joel Triviño, 4, 22 de octubre
20 Cardenio Pardo, 37, 22 de octubre
21 Agustin Coro, 52, 24 de octubre
22 Maicol Yagual, 22, 25 de octubre
23 Cesar Mallea, 46, 25 de octubre
24 German Aburto, 30, 26 de octubre
25 Héctor Martínez, 57, 01 de noviembre

26 Robinson Gómez 27, 12 de noviembre
27 Sin identificar (Mujer), 13 de noviembre
28 Abel Acuña, 27, 15 de noviembre
29 Sin identificar (hombre), 21 de diciembre
30 Sin identificar (hombre), 21 de diciembre
31 Mauricio Fredes 33, 27 de diciembre
32 Jorge Mora, 37, 28 de Enero
33 Sergio Aburto, 22, 30 de enero
34 Sin identificar (hombre), 30 de enero
35 Ariel Moreno, 24, 31 de enero
36 Irma Gutierrez, 07 de febrero
37 Sin identificar (hombre), 01 de marzo
38 Danilo Cárdenas, 29, 04 de Marzo
39 Alexis Aguilera, 20, 06 de marzo
40 Cristian Valdebenito, 46, 07 de marzo
41 Sebastian Quevedo, 27, 21 de diciembre
42 Daniela Carrasco, 19 de octubre
43 Esteban Conche, 15, 24 de noviembre
44 Aníbal Villarroel, 26, 18 de octubre
45 Francisco Martínez, 27, 05 de febrero
46 Camilo Miyake, 27, 07 de febrero
47 Jaime Veizaga, 23, 09 de febrero
48 Francisco Reyes, 25, de octubre
49 Javier Cornejo, 24, 30 de octubre
50 Valeska Carmona, 33
51 Cristian Tapia, 24, 12 de enero
52 Emilia Herrera, 17 de Febrero
53 Angela González, 29, de marzo
54 Patricio Machuca, 28 de marzo
55 Pablo Marchant, 29 de julio
56 Denisse Cortés, 10 de octubre
57 Isidora Bravo, 2 de octubre
58 Juan Garabito, 18 de octubre
59 Juan Antonio, González, 20 de octubre
60 Jordán Liempi, 03 de noviembre

61 Patricio Pardo, 10 de diciembre
62 Juanito Garay, 13 de noviembre

EL PUEBLO NO PUEDE SEGUIR PONIENDO LOS MUERTOS

(Fuente: FB de Poder Popular Chile).

 

Fuente: Recibido por CT: 21-12-2021.

4 Comments

  1. Gracias a Agacino y a los compas de Poder Popular Chile por la lista completa de los asesinados entre oct-dic 2019.
    Estoy de acuerdo con la unidad, pero no vacía, sino que a través de delimitaciones necesarias y manteniendo la independencia crítica (no los «frentes únicos fraternales» cuyo modelo con el FRAP solo llevó a fracasos).
    De acuerdo en acabar con el sectarismo (sobre todo con el sectarismo feminista anti-patriarcal, también con el populismo que te mira como marciano cuando hablas de «clase»)

    Una preocupación, eso sí, es que Agacino reivindique a Allende como anti-imperialista (e.g. «Isabelino» siempre bregó durante la UP porque el Estado chileno «pagara lo justo» por la nacionalizacion del cobre). El Agacino que yo recuerdo no solo no era allendista, sino que incluso capaz de criticar a Miguel Enríquez desde una posición de izquierda…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.