Chile convencional: juego de manos e ilusionismos. Opinan Fernández y Portales.

Plebiscito de salida: La ruta de un Plan.

por Rodrigo Fernández (*)

El voto en el plebiscito de salida ya no tiene disyuntiva… Es mentira que el plebiscito del 4 de septiembre sea una disyuntiva entre la Nueva Constitución v/s la Constitución del dictador. La Constitución del 80 ya está muerta. Nadie la resucitará, ni la derecha, ni menos el imperio. El plebiscito del 4 de septiembre es la coronación de un proceso que busca la legitimación del actual orden de las cosas al más puro estilo gatopardista de la vieja concertación.

No tengo ninguna duda de que la plutocracia seguirá en el poder con Apruebo o con Rechazo, en este Chile desangrado, mutilado, encarcelado y sin ojos. Todo el proceso de la CC está cumpliendo su diseño político a la perfección, que se inició con el acuerdo por la paz y nueva constitución en noviembre de 2019 para salvar a Piñera, terminar con la revuelta, resguardar los grandes intereses económicos, domesticar a los pueblos y recuperar toda la legitimidad perdida de las instituciones del estado y del poder constituido. En especial, este plan tenía entre sus objetivos recuperar una de las piedras angulares que sostiene al estado neoliberal globalizado chileno, como es la validación popular de los partidos políticos corruptos cuestionados por su rol durante 30 años de mal gobierno y que ahora tienen su versión 3.0. Esa elite hace las leyes, interviene en los nombramientos de los altos cargos del poder judicial y de las fuerzas armadas, encargándose del diseño de la política económica, social y exterior, con decisiones que despojan a nuestro territorio de la gran riqueza mineral, forestal y marina, sin consulta ninguna a los pueblos para beneficiar a los intereses privados multinacionales. Todo esto solo por nombrar algo de la punta del iceberg.

Paso a paso, la casta política institucional, desde la derecha hasta el PC, pasando por el FA y el PS, se impuso en la convención constitucional, logrando que la nueva constitución que nos rija termine siendo escrita en su versión final por ella misma, a su medida, dentro del congreso actual, en un plazo de casi 4 años, extensible ad infinitum en los parlamentos venideros. Entonces, a lxs poderosxs ya no les importa que gane el Apruebo o que gane el Rechazo. Lo mismo da, canta el tango. Ya sea con los 4/7 que tienen de sobra los partidos del acuerdo en las dos cámaras -incluso hasta los 2/3 sumando a los mas conservadores- o con la 3ª vía. Así es el broche de oro que colocó la CC en las normas transitorias este martes 14 de junio en su pleno. El voto del plebiscito de salida ya no tiene disyuntiva. No tiene ningún significado práctico donde vaya la raya vertical. La disyuntiva de hoy está en el acto mismo. En la movida. ¿Qué hacer?

¿Qué hacer?, insiste la pregunta, porque ya sabemos que volverá la política de los acuerdos pegada al modelo neoliberal. Los intereses del gran capital seguirán intactos. El modelo capitalista seguirá intacto. Los tratados de libre comercio ahí estarán vivitos y coleando. Los derechos sociales continuarán en las claves propias de una sociedad con clases. El egoísmo, la competencia, el individualismo y el consumismo seguirán su paso hacia lo profundo, en busca de esa irreversibilidad que está extinguiendo nuestra humanidad y nuestro planeta. Las reglas de la supuesta nueva cancha polítca seguirán bajo el total control de lxs mismxs de siempre. Los medios de comunicación del oligopolio continuarán intactos manejando conciencias. El poder de las grandes empresas seguirá comprándolo todo. Chile, sus instituciones y sus autoridades felices bailarán la música que ponga el mejor postor. Con platita se mueve el monito dice el dicho popular.

Es mentira que el plebiscito del 4 de septiembre sea una disyuntiva entre la Nueva Constitución v/s la Constitución del dictador. La Constitución del 80 ya está muerta. Nadie la resucitará, ni la derecha, ni menos el imperio. El plebiscito del 4 de septiembre es la coronación de un proceso que busca la legitimación del actual orden de las cosas al más puro estilo gatopardista de la vieja concertación. Esa coalición que pactó con el diablo su apoyo para hacerse del poder a cambio de la entrega de las riquezas de la tierra a las grandes transnacionales asociadas con el imperio. Un engaño conciente con pactos de silencio e impunidad. Todo suavecito y con vaselina para que los pueblos se estén quietecitos. Con esperanza. Con miedo. Con promesas imposibles de cumplir. Marquetín. Palabras al viento con piel de oveja y ases bajo las mangas. Siempre es igual. Así fue y así es. El ser humano es el único que vuelve a tropezar con la misma piedra, reza otro dicho popular. Entonces, el círculo no se cierra y la historia se despliega en un espiral.

Pero, ahí están. Siguen pendiente, esperándonos, mirándonos a nuestros ojos: la dignidad, la conciencia de soberanía, la voluntad de poder y la lucha unitaria de lxs excluidxs, oprimidxs, pobres y explotadxs. Siguen rugiendo la ñuke mapu violada y la pachamama acuchillada. Sigue pendiente la Asamblea Constituyente de los Pueblos. El Buen Vivir. La recuperación de la existencia con sentido colectivo. Otro orden. Nuestro pliego octubrista. La insolencia definitiva con la frente en alto. La construcción de nuestra propia cancha con nuestras propias reglas. El fuego ancestral que nos reúne en la ruca. Nuestro futuro caliente y abrasador que nos llama.

Santiago, 15 de junio de 2022.-

(*) Integrante de Asamblea Constituyente en Acción, ACEA, y participante del Trawun por el Poder Popular.

Fuente: Recibido por CT 16-06-2022.


RENDICION TOTAL DE LA CONVENCIÓN CONSTITUCIONAL

por Felipe Portales

Estimad@s amig@s:

Desgraciadamente, con la aberrante e inédita (a nivel mundial en un proceso constituyente) prórroga del viejo Congreso por cuatro años más; la CC le estará entregando todo el poder para desnaturalizarla y modificarla a la derecha y la ex Concertación que juntos tienen ¡más de dos tercios!, tanto en la actual Cámara de Diputados como en el Senado.

¡No intentó siquiera aplicar el Artículo 138 de la Ley 21.200 (Reforma Constitucional) de diciembre de 2019 que la configuró, que la facultaba para llamar a elecciones parlamentarias inmediatas en caso que el Congreso experimentase «sustanciales modificaciones» en el nuevo texto!

Y ya hemos visto como de republicanos a socialistas se expresó una total oposición a establecer un bicameralismo asimétrico; con lo que ya lograron -con su poder de veto en la Convención- asignarle a la futura cámara regional varias funciones importantes del actual Senado.

¿Qué les costará en los próximos cuatro años -con los dos tercios que tienen- reasignarle prácticamente todas sus funciones tradicionales, conservándole el nombre de «cámara regional», para no hacer tan humillante el cambio?

Con la consternación de

Felipe Portales

Santiago, 15 de junio de 2022.

 

Fuente: Recibido por CT 15-06-2022.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.