Chile rojinegro: En memoria de Carlos Díaz Cáceres «Agustín».

Foto de archivo 2019: “Soy del pueblo, soy parte de él, y solamente dentro de él, mi vida tiene sentido” (Frase de Agustin grabada en lápida de su tumba en el Cementerio N°3 de Playa Ancha).

En memoria de Agustín a 40 años de su muerte física.

El domingo 25 de septiembre realizamos un homenaje al dirigente del MIR Carlos René Díaz Cáceres, “Agustín”, en el Cementerio N°3 de Playa Ancha y en el Centro Cultural de la Ex Cárcel de Valparaíso. Cómo es habitual cada año un grupo de compañeras y compañeros ex militantes del MIR y amigos de Agustín, visitamos en la mañana la tumba de Agustín en víspera de la fecha de su muerte el jueves 30 de septiembre de 1982.

Y en la tarde de este año se sumó una nueva actividad cuando en el Parque de la Ex Cárcel se llevó a cabo un conversatorio entre quienes asistieron a la romería de la mañana. Allí los animadores del proyecto de investigación de la Biografía Militante de Agustín dieron a conocer su avance y pudieron intercambiar ideas acerca de cómo aportar a su realización, ya sea con testimonios personales, documentos e imágenes fotográficas. Igualmente tuvimos la oportunidad de compartir opiniones acerca de las distintas iniciativas de memoria en curso en la zona y de la forma cómo esta labor se funde con las luchas populares y revolucionarias del presente.

¿Quién fue Agustín?

Fue el nombre político que adoptó Carlos René Díaz en el MIR luego de su ingreso en Valparaíso a la organización en 1967. Desde ese instante dedicó su vida a la militancia revolucionaria. Luego ya en su etapa de madurez fue llamado “Pecho de Buque” de manera cariñosa pero respetuosa por sus camaradas: quizás atendiendo al hecho que en su juventud fue grumete, también en consideración a su trabajo político en la marina, unido a su evidente rasgo físico habitual de estar como sacando pecho.

Poesía Popular: * Homenaje a Carlos Díaz Cáceres -Pecho e´ Buque-

De familia humilde pero politizada para los cánones de la época, desde la infancia se incorpora al mundo del trabajo y entra en contacto con la izquierda porteña. Reclutado en la armada como grumete a los 16 años se licencia de ella en 1967 casi con 19 años. Ese año se incorpora al MIR y participa en el tercer congreso de la organización en Valparaíso. A partir de ahí, siendo ya dirigente regional, se destaca el año 1971 en el impulso de acciones de masas, como fue la toma en Febrero de terrenos de Población Salvador Allende en Reñaca Alto, el liderazgo en la lucha callejera y en octubre en la retoma de la Universidad Católica a las fuerzas fascistas que la habían ocupado. Desde ahí se especializa en las tareas de información e inteligencia. En el período de la UP trabaja en la captación y reclutamiento para la causa revolucionaria de marinos, cabos, sargentos y suboficiales antigolpistas de la Armada, el Ejército y Carabineros. Es así como dirige e impulsa el trabajo en “F” y ante la inminencia del golpe de estado, organiza y coordina con marinos y soldados los diferentes planes para impedir la consumación del golpe, ya sea mediante la sublevación de la escuadra o de levantamiento de regimientos. Dadas las condiciones adversas, todos los planes fueron abortados.

Luego del golpe de estado de 1973 permanece en la resistencia clandestina hasta su secuestro en Santiago por la DINA el 7 de enero de 1975. Es torturado en el cuartel Terranova-Villa Grimaldi siendo objeto de intercambio de prisionero con el Servicio de Inteligencia Naval en el cuartel Silva Palma en Valparaíso y con la SIFA, aparato de inteligencia de la Fuerza Aérea en Santiago, en enero y febrero de 1975. Permaneció en marzo de ese año en el Campo de Prisioneros Políticos de Tres Álamos en Santiago y luego, desde fines de abril, en el Campo de Concentración de Melinka-Puchuncaví, frente a la Bahía de Quintero.

Ya como miembro del Comité Central del MIR, participa en Puchuncaví en el liderazgo de la huelga de hambre de los Prisioneros Políticos en agosto de 1975, denunciando el caso de los 119 detenidos desaparecidos, supuestamente muertos entre ellos en el exterior según la dictadura y la prensa oficial uniformada de la época, cuando en realidad todos ellos habían estado detenidos junto precisamente a los presos políticos que en ese momento llenaban los centros de tortura, los campos y prisiones del país. Esa acción de los prisioneros y prisioneras dejó al descubierto ante la opinión pública nacional e internacional el Plan Cóndor: la operación más grande de montaje entre dictaduras de Cono Sur para encubrir el genocidio en curso contra los pueblos y sus líderes

Es condenado a prisión por la Justicia Naval estando ya en la Cárcel Pública de Valparaíso. Más tarde es deportado a Noruega a fines de 1976 donde asume las responsabilidades de miembro del Comité Central del MIR. Retorna clandestinamente a Chile a principios de 1982 donde muere a los 34 años el jueves 30 de septiembre, en una calle de la comuna de Providencia, a causa de la explosión de una bomba que transportaba y que debía usar en un atentado.

 “Encuentro rojo y negro donde Agustín” en el Cementerio de Playa Ancha

El cuerpo de Agustín descansa en un nicho en una de las galerías frente al mar, junto a su abuela Leonor Montenegro viuda de Cáceres, a su madre Beldecira Cáceres y su hermana Gabriela Díaz Cáceres. La placa reza “Carlos R. Díaz Cáceres. Combatiente. Miembro del CC del MIR. Caído en la lucha contra la dictadura”.

En el segundo piso de la galería de nichos una treintena de participantes, afirmados a la baranda de tubos de acero oxidados, Carlos Otazo inició su testimonio leyendo emotiva de carta de Agustín a Alicia Tapia,  madre de Mario Calderón, compañero de lucha y ya en ese entonces Detenido Desaparecido. 

Ricardo Frodden, a su vez, dio a conocer aspectos de su vida que muestran su arrojo, humildad y profesionalismo revolucionario. En la oportunidad uno de los presentes rindió también homenaje a Luis “Conejo” Gúzman” ex militante del MIR en Valparaíso en los años de la UP fallecido recientemente y cuyos restos están depositados en un nicho cercano al de Agustín. La actividad culminó con el canto del himno del MIR “Trabajadores al poder”.

En el Parque Cultural ex Cárcel de Valparaíso

Agustín estuvo en esa prisión desde diciembre de 1975 hasta su partida al exilio a fines del año 76. Allí fue condenado a varios años de prisión en el Proceso Ancla de la Armada, realizado contra un grupo importante de militantes del MIR de la zona. En ese mismo lugar tuvo la oportunidad de reencontrarse con los miembros de la marina con quienes había organizado la actividad antigolpista previa al 11 de septiembre, con los que junto a otros militantes hicieron crecer y darle nuevas perspectivas a la organización revolucionaria en la cárcel.

Asistentes al Conversatorio en el Parque Cultural Ex cárcel de Valparaíso – 25 de septiembre 2022

Quienes participaron en la Romería al cementerio se trasladaron en la tarde a la ex Cárcel de Valparaíso, y en ese lugar desarrollaron un conversatorio con la MEMORIA como tema central.

El primer subtema fue cómo contribuir al proyecto en curso de elaboración de una biografía militante de Agustín.

El segundo subtema fue de qué manera engarzar los actuales proyectos de memoria con los derechos humanos y los actuales desafíos de la lucha de clases.

La idea de escribir una biografía de Agustín, surge hace años en conversaciones y en la correspondencia entre la compañera de Agustín, Mirtha Compagnet con Ricardo Frodden, (ex Jefe Regional del MIR Valparaíso 69-73), quienes realizan la propuesta de investigación a diversos ex compañeros de Agustíb que compartieron distintas etapas de la lucha con él. Es así como en octubre de 2017, Frodden convoca en la U. Academia de Humanismo Cristiano a Luis Costa, Roberto Merino, Raúl Flores, Leopoldo Montenegro y Elías Padilla, a un intercambio de ideas en torno a la propuesta de escribir una biografía política de Agustín. Se analizaron las distintas fuentes y formas de estructurar el relato. Al final se concluyó que debido a la carencia de fuentes escritas para darle soporte a la narrativa se hacía necesario iniciar una investigación, cuya tarea central era comenzar a entrevistar a un buen número de personas que habían compartido la lucha con Agustín y también apoyarse en los documentos, cartas y recortes de diarios archivados por Mirtha en Noruega. El último año, desde Valparaíso, se incorporó al colectivo de investigación el compañero Hugo González quien luego de aportar con su testimonio quiso vincularse a este desafío.

La conversación de este 25 de septiembre en la ex Cárcel del puerto trató sobre la forma como contribuir a  la investigación y escribir la biografía de Agustín, con testimonios y materiales atesorados que tuvieran relación con él por parte de los presentes. Por tal motivo se distribuyó una Reseña de Agustín, una especie de resumen de las grandes etapas de la historia militante de Agustín, con el ánimo de proporcionar un insumo para refrescar la memoria y para incentivar la participación en la investigación. El resultado fue inmediato puesto que varios de los asistentes entregaron su testimonio o prometieron entrevistas para contar aquello que conocían de Agustín. Igualmente, al final, quedó establecido el compromiso de participar en futuras actividades que tuvieran por objeto avanzar en el proyecto Biografía Militante de Agustín.

El segundo tema que trató el conversatorio en la ex Cárcel fue de qué manera engarzar los actuales proyectos de memoria con la lucha por los derechos humanos y  con los actuales desafíos que enfrentan los movimientos sociales en Valparaíso. Le correspondió a Erick Fuentes aportar un breve informe sobre el tema. Explicó que se estaban desarrollando en la zona importantes movilizaciones e iniciativas tendientes a resistir el negacionismo, la imposición de una cultura de olvido e impunidad, junto  los intentos de borrar las expresiones de la resistencia del pasado y del presente del ámbito público. Todas estas luchas han tenido como eje articulador la memoria.

De ahí que, en el intercambio entre los presentes, se relevaron varios hechos recientes en la zona que muestran la importancia de los procesos de memorización en  la lucha contra la impunidad de las violaciones a los derechos humanos del pasado y también como forma de retroalimentar las expresiones de resistencia del presente.  En este sentido son simbólicas las movilizaciones y el éxito alcanzado por la persistente lucha de 8 años por desmonumentalizar la estatua de Merino y la continuidad de la lucha en torno al Cuartel Silva Palma. Del mismo modo la experiencia de la transformación de la ex Comisaria de Carabineros del Cerro Barón en centro social, El “ComiBarón”, es un buen ejemplo del modo como las nuevas generaciones se involucran en los procesos de memorización atendiendo a sus propias reivindicaciones sociales y territoriales. También está en desarrollo la experiencia institucional de la Universidad de Valparaíso, con participación y apoyo de la comunidad, de iniciar la investigación, en voz del propio Rector, de las violaciones a los derechos humanos ocurridas en la Facultad de Arte y Tecnología de la U de Valparaíso, ex U de Chile, en Playa Ancha.

Las intervenciones de los casi 30 asistentes al conversatorio apuntaron a la necesidad de comprometerse, desde cada organización y realidad, con los procesos de memorización en curso en la zona. También incentivar el compromiso de las nuevas generaciones en este empeño, desde el territorio y a partir de los desafíos actuales. Del mismo modo hubo consenso en apoyar el trabajo de construcción de la Biografía Militante de Agustín como parte de este esfuerzo más amplio de memorización colectiva que se está llevando a cabo en Valparaíso. El compromiso fue reunirse en diciembre para continuar la tarea.

Fuente: Recibido por CT Sábado 1 de octubre de 2022.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.