Elecciones en Perú: la ultraderecha se queda con Lima.

Rafael López Aliaga, investigado por lavado de dinero y con una millonaria deuda tributaria, fue candidato presidencial en 2021, quedando tercero. REUTERS - ANGELA PONCE

La ultraderecha gobernará Lima.

por Luis Hernán Schwaner/DiarioUchile.

En un recuento final voto a voto, el acaudalado empresario Rafael López Aliaga, candidato del partido Renovación Popular -un partido fascista, según afirma Radio Francia Internacional- ganó las elecciones para ocupar la poderosa alcaldía de Lima.

López Aliaga obtuvo 26,2 %, contra 25,3 % el otro candidato con posibilidades, el general en retiro Daniel Urresti, acusado de violaciones a los derechos humanos. Ese nivel de candidatos se reflejó en la muy baja afluencia de ciudadanos a las urnas, convirtiendo el porcentaje de votos a favor de López Aliaga en el más bajo que haya obtenido un alcalde de Lima en más de 40 años. Por otra parte, el partido marxista Perú Libre del presidente Pedro Castillo, quedó en último lugar entre las ocho candidaturas a la Alcaldía de Lima, obteniendo apenas 1,4%. Otra agrupación duramente derrotada en estas elecciones edilicias fue el fujimorismo, que perdió en todas las gobernaciones y alcaldías.

Investigado por lavado de dinero y con una millonaria deuda tributaria, Rafael López Aliaga ya fue candidato presidencial en 2021, quedando tercero detrás de Pedro Castillo y Keiko Fujimori. Para Castillo, la victoria del radical opositor que busca destituirlo de la presidencia, es un fuerte golpe con sabor a derrota. Ahora, confirmada su victoria, López Aliaga espera convertir la alcaldía capitalina en una plataforma contra el gobierno y ya ha pedido al presidente Pedro Castillo que renuncie a su alto cargo.

Cuando hace poco más de un año el partido marxista Perú Libre llevara a Pedro Castillo a la Presidencia de un modo tan sorprendente, nadie podría imaginar que muy pronto un voto anti clase política -que, por lo demás, cruza América Latina por estos días- también lo iba a castigar con fuerza y con él, a Pedro Castillo. Ese voto también se ha proyectado contra Keiko Fujimori y su partido, el otrora vigoroso Fuerza Popular (FP), que esta vez no fue capaz de acceder al poder ni a nivel superior, ni tampoco a nivel de los gobiernos distritales, municipales, ni regionales que se disputaban.

Rafael López Aliaga

Como consignábamos antes, Rafael López Aliaga está siendo investigado por lavado de dinero y es signatario de una millonaria deuda tributaria. Pero no sólo eso. Este ultra del Opus Dei -conocido popularmente como “Porky” por su contundente figura- es cercano a los planteamientos ideológicos del presidente brasileño, Jair Bolsonaro y se mantuvo, incluso en los sondeos y encuestas, encabezando la elección por un estrecho margen de votos frente al ex militar Daniel Urresti, abanderado de la derecha clásica y de los partidarios de poner mano dura frente a la delincuencia y la  inseguridad. El aspirante con menos apoyos en Lima fue Yuri Castro (Perú Libre), ex profesor de un hijo del presidente Castillo y muy cercano al líder marxista leninista Vladimir Cerrón, gran aliado de Cuba, Venezuela y Nicaragua. Yuri Castro sólo obtuvo  el 1,47% de los votos. Peor les fue a los 15 candidatos de Perú Libre que se presentaron para conquistar gobiernos regionales, En tanto el fujimorismo simplemente declinó presentar una candidatura propia a la alcaldía limeña.

Tanto Perú Libre como el fujimorismo se niegan a adelantar las elecciones  presidenciales, una de las propuestas que está sobre la mesa para intentar dar una solución a la profunda crisis política que vive el Perú. Los índices de aprobación, tanto de la Presidencia de Pedro Castillo como del Congreso Nacional, son muy bajos desde hace meses en medio de los escándalos que sacuden semanalmente a ambos poderes del Estado. Con ello, la fragmentación que se puede apreciar crecientemente desde los comicios presidenciales de 2021, se ha confirmado con los resultados de estos comicios edilicios en todo el país.

Partidos regionales, líderes locales, dirigentes alejados del ruido político nacional, incluso pequeños caciques, ganaron parte importante de las gobernaciones frente a los partidos nacionales tradicionales, evitando una segunda vuelta. Entre ellos, uno de los que fue confirmado en primera vuelta es el controvertido candidato César Acuña, empresario y político líder del partido Alianza para el Progreso, quien, durante la campaña, se vio envuelto en un escándalo político que puso en tela de juicio su postulación y que, sin embargo, fue elegido como el nuevo gobernador de la Región de La Libertad, según informó la ONPE, la Oficina Nacional de Procesos Electorales del Perú.

Ante estos fenómenos políticos que alguien podría asimilar al “realismo mágico” garcíamarqueciano, el analista Augusto Álvarez Rodrich, economista, periodista y presentador de radio, televisión y periódicos, sentenció al cierre de las campañas: “Elección tras elección, la política peruana avanza imparable hacia la degradación, la corrupción y la mediocridad. Las elecciones de ayer no fueron la excepción”.

Foto: Portada periódico Trome

Fuente: https://radio.uchile.cl/2022/10/04/la-ultraderecha-gobernara-lima/

Déjanos un comentario/respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.